ManoBook > Romances > Los Besos de Jacob

   Capítulo 5 Una oscuridad abrumadora

Los Besos de Jacob Por Lan Ke Ke Palabras: 10173

Actualizado: 2020-02-05 00:02


A Emily nunca se le habría ocurrido que Jack pudiera reaccionar así, tan violento e irracional, por lo que comenzó a tenerle miedo. Aunque el hombre estaba presionando todo el peso de su cuerpo contra ella, Emily siguió luchando con desesperación: "¡Quítate! ¡No me toques!".

¡De ninguna manera accedería a tener sexo con Jack!

"¿Por qué no me dejas tocarte? Emily, entiende que ahora eres como una mercancía manoseada. ¡Deberías agradecer que todavía estoy dispuesto a follarte!", le gritó Jack ferozmente con una mirada penetrante y llena de ira, fulminándola como si quisiera despellejarla viva.

"Beep", sonó de la nada. Entonces, Jack fue interrumpido por el sonido agudo de la bocina de un automóvil que estaba detrás de ellos, tomándolos a ambos por sorpresa.

Aprovechando que Jack había bajado la guardia, Emily alzó el pie para patearlo con todas sus fuerzas en la entrepierna.

"Auch...", gimió Jack cerrando los ojos por el dolor insoportable y desistiendo de sus sucias intenciones.

Emily lo empujó a un lado y rápidamente se acomodó la ropa para salir del auto, completamente horrorizada. Corrió lo más rápido que pudo sin siquiera prestar atención a su entorno, como si estuviera siendo perseguida por el mismísimo Diablo.

Jack la vio perderse en la distancia, incapaz de hacer nada pues todavía se retorcía de dolor. Como pudo logró reunir todas sus fuerzas para emitir un último grito desesperado y lleno de ira: "Emily...", Jack no podía aceptar que ella se hubiera escapado tan fácilmente. No soportaba el hecho de haber sido traicionado por su amada novia y lo transtornaba la idea de que se había acostado con otro hombre antes de que él pudiera tocarla. Negras nubes de venganza oscurecieron su corazón y se prometió a sí mismo hacer que Emily y su nuevo amante pagaran por lo que le habían hecho.

Cuando Jack finalmente logró recuperar el aliento, recordó la bocina del coche que había interrumpido repentinamente la velada con su ex-novia. Así que salió del auto para buscar el origen de todas sus frustraciones actuales.

Se paró en seco a medio camino cuando se dio cuenta de lo familiar que le resultaba el Maybach estacionado no muy lejos de ahí. No solo sabía quién era el dueño del automóvil, sino que también se sentía intimidado por aquella persona.

Como prueba contundente de esa observación, el hombre salió del Maybach y caminó hacia él con una expresión sepulcral en su rostro y una mirada tan fría que podría congelar un océano entero.

Jack se peinó el cabello con las manos, se arregló la ropa y se enderezó mientras miraba al hombre que caminaba hacia él.

Tal como sospechaba se trataba de Jacob Gu, el hijo adoptivo de su abuelo, y por lo tanto, su tío político. El hombre era tan solo tres años mayor que él y aunque Jacob todavía era joven, ya ocupaba el puesto de CEO en la compañía de la familia. Jack conocía la agresiva reputación de su tío y, en el fondo de su corazón, sentía admiración y respeto por él.

No estaba seguro de si Jacob se había dado cuenta de lo que estaba pasando en el interior del auto, pero de alguna manera seguía sintiéndose temeroso, como si fuera culpable de haber hecho algo malo: "Tío Jacob, ¿qué haces aquí...?".

"¡Zaz!".

Las palabras de Jack fueron interrumpidas de forma inesperada y como respuesta, recibió un puñetazo en la cara por parte de Jacob.

De la conmoción, Jacob quedó sin palabras; estaba completamente atónito por el golpe de su tío. "¿Tío Jacob?".

Sin embargo, y para mayor decepción de Jack, Jacob no tenía ninguna intención de explicarse. Ni siquiera llegó a decirle nada, sino que, de una vez y sin pensarlo mucho, le dio una patada rápida y feroz en el abdomen, que lo tumbó en el suelo al instante e hizo que se retorciera del dolor.

A pesar de que le tenía respeto a Jacob, Jack no podía tolerar que lo golpeara sin ninguna razón o explicación aparente, de modo que le exigió: "Tío Jacob, ¿qué es lo que está pasando?". Pero sus palabras provocaron que Jacob se enojara mucho más y, en vez de parar, continuó atacándolo brutalmente, como si quisiera matarlo a golpes.

Jack sabía que no era rival para su tío y, considerando la posición que este tenía en la familia, no se atrevió a defenderse ni a responder a sus golpes. Simplemente soportó el dolor y aceptó cada golpe sin inmutarse, hasta que finalmente perdió el conocimiento, pues no era fuerte como para soportar un castigo tan duro.

Jacob, por su parte, se fue poco después, dejándolo ahí tirado sin haberle dado ninguna explicación. Sólo se permaneció allí su asistente, Sam, quien fue el que llevó a Jack al hospital.

Incluso luego de haber sido atendido en el hospital, Jack seguía teniendo todo el cuerpo dolorido. Además, todavía no sabía por qué Jacob había desatado en él toda su furia de una manera tan despiadada.

De hecho, su tío siempre había sido muy amable con él, brindándole la mejor educación y oportunidades, incluso llegando a otorgarle ciertos privilegios. De hecho, siempre le había perdonado sus errores, al menos aquellos que no habían perjudicado

la imagen de la familia.

Entonces Jack se se cuestionó si todo aquello era porque se había enterado de su reciente estadía en la comisaría.

Y cuanto más lo pensaba, más seguro estaba de ello. 'Sí, seguro que ha sido por eso', pensó. Dedujo que zurra no había sido porque Jacob lo hubiese atrapado con las manos en la masa justo en el momento en que estaba forzando a Emily a tener sexo con él, pues no tenía ningún sentido que lo golpeara para defender a una desconocida. ¡Dios mío!

De ahora en adelante tendría que ser más cuidadoso cuando se tratara de Jacob. Pero en cuanto a Emily... ¡¿Cómo es que se había atrevido a traicionarlo?! Entonces, juró encontrar a su misterioso amante para aplastarle la cabeza por tocar a su novia.

Emily pasó los siguientes días en paz, lejos del hostigamiento de Jack gracias que todavía convalecía en la cama del hospital. Sin embargo, la noticia de su ruptura se había extendido por la compañía como un incendio forestal. Y para empeorarlo, gracias a las mentiras de Rose, todo el mundo la consideraba una mujer desvergonzada por haber engañado a su novio, pensando que eso era lo que había llevado a su ruptura..

'Todas las mentiras que dice sobre mí no son más que una descripción de ella misma', reflexionó, aunque no dejaba de preguntarse cómo es que Rose podía ser tan desvergonzada como para mentirle a todos e inculparla de una manera tan cruel.

A pesar de despreciar estas acciones, no quiso hacerle frente, pues de todas formas ya se veía afectada por los rumores. No solo el señor Huan la había destituido de todas sus actividades, sino que también había sido asignada como una de las asistentes de Rose, quién no podía estar más contenta, ya que creía que había vuelto a derrotar a Emily. Rose siempre había estado celosa de ella por ser una diseñadora de joyas mucho más talentosa. '¿Y ahora qué?', se burló Rose internamente ante la idea de la destitución de Emily. ¡De ahora en adelante, ella tendrá que seguir y obedecer sus órdenes!

Ese día, en el trabajo, Rose sobrecargó a Emily con asignaciones a propósito, para que tuviera que trabajar horas extras y quedarse en la compañía.

Para cuando Emily terminó de hacer todo, ya eran casi las nueve de la noche. Tan pronto como se dispuso a irse descubrió que todos ya se habían ido a casa y que ella era la única que quedaba en la oficina.

Entonces, recogió sus cosas y estaba a punto de partir cuando notó que la puerta de la oficina parecía estar cerrada desde afuera.

Al instante, Emily no tuvo ninguna duda de que Rose estaba detrás de esto.

Estaba confundida y perdida en sus pensamientos cuando de repente escuchó un "crac". Poco después, las luces de la oficina se apagaron y pronto toda la oficina quedó envuelta en la penumbra.

La pobre Emily se puso pálida en seguida y empezó a sentir claustrofobia; además la oscuridad le recordó el trauma que había sufrido cuando la habían secuestrado siendo apenas una niña.

De hecho, Rose lo había hecho con toda la intención, pues como habían sido amigas, conocía todos sus traumas y debilidades.

La oficina estaba tan oscura que no se podía ver nada. Entonces, Emily se calmó y buscó en su bolso su teléfono para pedir ayuda.

Tímidamente le llamó a algunos colegas para que la rescataran, pero todos le respondieron con excusas y le colgaban al instante como si se hubiesen puesto de acuerdo para excusarse y no ayudarla. Ahora era aún más obvio para ella que Rose lo había planeado todo.

Emily no tenía muchos amigos y los únicos que tenía vivían en otros lugares.

Entonces, vaciló por un momento antes de decidir llamar a Jack. Esperaba que él la ayudara, al menos por los viejos tiempos.

Desafortunadamente, todas sus esperanzas se desvanecieron cuando fue Rose la que contestó al teléfono.

Al otro lado de la línea, la mujer gemía de forma provocativa. Emily supuso que tenía la intención de provocarla exhibiendo su intimidad con Jack, quien, de hecho, también se escuchaba jadeando a lo lejos.

Asqueada por el ruido, Emily no pudo evitar sentir náuseas y colgó cuanto antes.

En ese instante se dio cuenta de lo estúpida que había sido la idea de llamar a Jack para pedir ayuda.

Después de dedicar un breve momento para arrepentirse por su decisión, Emily se sentó contra la pared y sostuvo el teléfono con fuerza sin saber a quién más pedir ayuda.

Estaba abrumada por la oscuridad y el misterioso silencio que se había apoderado de la habitación. Conforme pasaban los minutos, se iba asustando cada vez más y los recuerdos traumáticos del secuestro que sufrió en su infancia poco a poco fueron acaeciendo en su mente, brotando como consecuencia de la ansiedad que sentía al estar encerrada en una habitación sin luz. Una vez más, la desesperación y el miedo inundaron sus pensamientos, abrumándola y casi asfixiándola.

"No, no puedo quedarme aquí...", susurró. Emily comenzó a inquietarse y las gotas de sudor no tardaron en perlar su frente. En seguida agarró su teléfono con firmeza y recorrió su lista de contactos hasta que apareció el nombre de Jacob.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir