ManoBook > Romances > Los Besos de Jacob

   Capítulo 563 ¿Por qué me traicionaste

Los Besos de Jacob Por Lan Ke Ke Palabras: 7451

Actualizado: 2020-08-01 02:31


Emily observaba las hojas verdes afuera, pero sus ojos captaron algo que llamó su atención.

Se dio la vuelta, e inconscientemente, contuvo la respiración. Al principio parecía haber sido solo su imaginación.

Cuando volvió a mirar, trató de deshacerse de la esperanza que yacía en su corazón.

Deseaba que la persona que la había estado observando fuera Jacob.

Pero él ya no la trataba como antes, pues la odiaba tanto que ni siquiera podía verla.

Ante este pensamiento, la mujer se deprimió de inmediato.

Ella sabía que él había regresado, pero no se atrevió a ir a verlo aunque se moría de ganas por hacerlo. A pesar de que el hombre tenía una actitud fría e insoportable, ella lo extrañaba muchísimo.

¿Qué podía hacer?

Como había estado parada en el mismo lugar por demasiado tiempo, las piernas ya se le habían entumecido. Finalmente, cuando Bonnie pasó junto a ella con una actitud arrogante, Emily retrocedió unos cuantos pasos porque la criada dejó una estela con olor a fuerte perfume.

"Cof, cof". Emily se atragantó y tosió.

Por su parte, Bonnie puso los ojos en blanco de inmediato, se detuvo para mirar de arriba abajo el vestido de Emily, y luego dijo con una sonrisa arrogante: "Te ves fea con ese vestido tan simple".

Por el contrario, el vestido de Bonnie era imposible de ignorar: bonito, pero revelador. Sus pantorrillas blancas desfilaban en un par de tacones nacarados; un abrigo ligero cubría sus hombros. Su cabello largo y rizado caía sobre su espalda, y llevaba un maquillaje natural.

Con ese atuendo, Bonnie parecía pura e inocente, tal como una adolescente en su primera cita. "Mmm, te ves bonita", dijo Emily en un tono indiferente, "Sin embargo, te sugiero que uses una copa de tu talla la próxima vez. Es fácil notar la diferencia".

Bonnie tardó un poco en captar lo que la mujer había querido decir. Entonces, se sintió cohibida por el comentario, y su rostro se puso rojo como tomate, "Tú... Tú solo dices tonterías. ¡Tengo muchas cosas que hacer como para hablar contigo!".

"¿De verdad? Porque yo sí tengo que hablar contigo sobre una cosa".

"¿Sobre qué?", preguntó la criada.

"Lo que había en el detergente de ropa...".

Emily ni siquiera había terminado

...". Emily estaba familiarizada con ese tipo de ruidos, y pronto se dio cuenta de lo que estaba sucediendo del otro lado de la puerta.

La pobre mujer no pudo soportarlo más, quería irse de allí, pero fue incapaz de moverse. Sus pies parecían tener raíces. Impotente, escuchó todo lo que ocurría. Mientras más escuchaba, más le dolía el pecho.

Ya casi no podía respirar.

¡Estaba a punto de desmayarse!

La traición de su ser más querido había resultado ser demasiado dolorosa.

Quería gritar y llorar para desahogarse, sin embargo, toda su fuerza parecía haber desaparecido y no pudo hacer nada.

Los sonidos en el estudio eran tan claros que aún podía seguir oyéndolos, como si hubiera sido hechizada. Le dolían los oídos y sus nervios la estaban matando.

Con sonidos tan claros, su corazón se rompió, y se hizo pedazos, como cuando un objeto de cristal cae al suelo.

Duele, duele mucho...

¿Por qué duele tanto?

¿Por qué me olvidaste? ¿Por qué me traicionaste?

¿Por qué ya no me amas?

Ni siquiera tuvo el coraje de abrir la puerta, porque temía presenciar la destrucción de su amor. Temerosa de no poder soportarlo más, simplemente se quedó temblando.

¡Qué patético!

Su cuerpo no pudo tolerarlo más y sus piernas cedieron, haciéndola caer. La mujer se arrastró por la pared, hasta que encontró un montículo y se quedó ahí.

"Jacob...", murmuró aturdida, cuando de repente escuchó la voz de alguien detrás de ella.

"¿Qué haces sentada aquí?".

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir