ManoBook > Romances > Los Besos de Jacob

   Capítulo 569 ¿Por qué eres tan extraña

Los Besos de Jacob Por Lan Ke Ke Palabras: 7153

Actualizado: 2020-08-02 06:24


Se miraron el uno al otro fijamente sin hacer ningún movimiento, y luego Jacob preguntó fríamente: "¿De verdad esperas que te los ponga yo?", Pero ella no le respondió nada y se quedó sin palabras, mirándolo fijamente, como un títere esperando a ser manejado por su titiritero.

"¿Es que acaso te he tratado demasiado bien últimamente?". Él frunció el ceño ante la falta de respuesta de su parte y se sintió impelido a aventarla en la cama y enseñarle algunas lecciones más. Pero en lugar de eso, continuó diciendo con un tono gélido: "¿Crees que te tendré compasión cuando te comportes de esa manera? Si no quieres usar zapatos, entonces haz lo que quieras".

Su sombría expresión daba a entender que estaba a punto de perder los estribos. Pero, cuando ella estaba a punto de responderle, él se agachó de repente.

Con su cálida mano, el hombre le agarró su tobillo blanco y delgado. Su piel era muy áspera, comparada a la de ella, pero le rozaba el dorso de su pie con mucha delicadeza.

"¿Qué estás haciendo, eh? ¡Te dije que llevaras zapatos!".

El tono de voz de Jacob seguía escuchándose muy serio, quizá se debía a que él jamás había hecho ese tipo de cosas con nadie, pues él era quien recibía esa clase de tratos. Pero, curiosamente, contrario a lo que decía, no sentía objeción en llevar a cabo tal acto, así que deslizó suavemente la pie de la mujer en el zapato.

Parecía como si ya lo hubiese hecho antes.

El enorme mano del hombre abarcaba casi todo el delgado tobillo de Emily, entonces, le acarició la piel y se puso rojo provocado por la excitación del momento.

"Está bien, olvídalo. No te lo pongas si así lo deseas", y antes de que pudiera decir algo, fue arrojada a la cama nuevamente. La enorme cama era tan suave y flexible que casi sale disparada con el impacto.

Tan pronto como ella se incorporó para sentarse, él se agachó y la comenzó a besar en el cuello, curiosamente en el mismo lugar que la había mordido.

"Ay...", Emily se quejó un poco del dolor y recordó que la había mordido en ese mismo sitio. "No... Para... Por favor...".

"¿Que no pare?". Deliberadamente, él comenzó a bromear y a t

Esta palabra representaba el último resquicio de dignidad que le quedaba a Emily, si la perdía, ya no la recuperaría nunca.

"¿Y qué pasa si insisto?". Jacob se sintió atraído hacia su actitud, así que la jaló hacia él y le dijo: "¿Quién te crees que eres? No eres nadie. ¿Creías que todo se resolvería al hacerlo conmigo algunas veces? ¡No te olvides de que somos enemigos!".

Emily apretó los labios y le respondió: "Y aun así, no puedes resistir la tentación de acostarte con tu enemiga, ¿no es así?".

"¡Oh!", él sonrió, pero su mirada era seria. "¿Crees que ya ganaste? El juego acaba de empezar. ¡Y tú sufrirás mi venganza! Nunca he conocido a nadie tan sinvergüenza como tú".

Mientras hablaba, él mismo sentía una puñalada que le provocaba un dolor intenso en el pecho, sentía como si un mazo gigante lo estuviera machacando. Incluso creía que podía escuchar los golpes infringidos en su pecho.

Al mirar cómo el rostro de la mujer se le palidecía y la desesperación aumentando en sus ojos, Jacob comenzó a sentirse arrepentido de lo que había dicho y sintió la necesidad de retractarse.

'¡No, espera! ¿Por qué me debería de importar lo que esta mujer sienta? Si no es capaz de soportar mis palabras, ¿cómo espera poder quedarse a mi lado?'.

Él trataba de repetir esto en su mente una y otra vez pues trataba de convencer a su corazón. Sin embargo, se estremeció al ver el cambio de expresión en ella.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir