ManoBook > Romances > Los Besos de Jacob

   Capítulo 835 Déjame darte de comer

Los Besos de Jacob Por Changdu Palabras: 10165

Actualizado: 2020-09-27 14:04


"Emily, ya dormiste un día y una noche entera, y aún no has comido nada. ¿Acaso no tienes hambre?", preguntó Tyron preocupado, con una voz tan tierna como la brisa de abril.

El comportamiento de Emily era muy dócil, parecía un obediente cordero en sus brazos, inclinándose silenciosamente hacia él. Tyron sonrió ligeramente, pues sus labios se curvaron formando indudablemente una sonrisa, mientras acariciaba el cabello sedoso y revuelto de Emily con su barbilla, sintiendo una textura algodonosa en el rostro, suave pero extrañamente fascinante.

La mujer se tocó los vendajes que cubrían sus ojos para evitar que la intensa luz la lastimara, mientras sacudía la cabeza con fuerza, y con la otra mano se aferraba a Tyron, temerosa de que, al soltarlo, él pudiera marcharse en cualquier momento, dejándola sola en la más total oscuridad.

"No, no tengo hambre...", Emily respondió con voz ronca, dejando ver que no tenía el mejor humor.

Al notar el inusual tono en su voz, Tyron tomó sus pequeñas manos con las suyas, transmitiéndole a través de sus bien definidos dedos una sensación de seguridad.

"No te preocupes. Le pediré a la sirvienta que traiga algo de comida. No me voy a ir a ningún lado, me quedaré a acompañarte", dijo Tyron en voz baja, tratando de hacerla sentir mejor, mientras le hablaba como a un niño asustado.

Después de haber hecho eso, él se quedó un poco sorprendido al notar que nunca antes le había hablado a alguien con tanto cariño, ni siquiera a su querida abuela.

'Emily, sin duda eres alguien muy especial para mí'.

La mirada del hombre reflejaba un leve brillo al entrecerrarla, mientras pensaba en el gran aprecio que sentía hacia ella. Sus ojos parecían flores de durazno, pues irradiaban una enorme ternura que él nunca antes había logrado experimentar.

"Bien... De acuerdo, en realidad sí tengo un poco de hambre". En cuanto tuvo la certeza de que Tyron no se marcharía, Emily sintió una enorme alivio, por lo que aceptó su ofrecimiento con gran timidez, mientras fruncía los labios.

Aunque acababa de decir que no tenía hambre, rápidamente había cambiado de opinión. ¿Acaso Tyron podría pensar que ella estaba actuando como una tonta? ¿Podría pensar que su personalidad albergaba dos distintas caras?

Emily era una persona demasiado susceptible, y Tyron lo había descubierto desde su estadía en el hospital, por lo que no le dio ninguna importancia a su súbito cambio de idea, pues en su opinión, eso la hacía lucir más linda, a pesar de que fácilmente se dejaba dominar por la timidez y la vergüenza.

Suavemente hizo a un lado el flequillo de su frente, mientras le decía: "Entonces voy a pedirle a la sirvienta que te traiga algo de comer. ¿Te gustaría comer algo en especial?".

"No... Lo que sea está bien". Emily pareció percibir de repente que Tyron la estaba tocando, lo que le causó una gran incomodidad, provocándole una súbita inmovilidad. Un poco después ella sutilmente trató de liberarse de sus brazos, pues le parecía que ese comportamiento no era apropiado.

Ha

ntras recordaba a su esposo.

¿Por qué Jacob aún no había ido a verla? ¿Sería posible que ni siquiera hubiera notado su ausencia todavía?

"Gracias".

Emily inclinó la cabeza con la intención de rendirse, decidiendo poner fin a cualquier resistencia. Cuando Tyron le ofreció una cucharada de gancha, ella simplemente abrió la boca obediente, comiendo todo su contenido una y otra vez.

El hombre siguió repitiendo constantemente la acción, pues parecía estar disfrutando mucho esa tarea, ya que le daba un motivo para mantener una aceptable cercanía con ella. Solo hasta que la boca de Emily estuvo llena de gancha y sus mejillas rebosaban abultadas, ella sacudió la cabeza, negándose a seguir comiendo, y fue hasta ese momento que Tyron se detuvo.

"¡Ya no puedo comer más, estoy muy llena!", dijo Emily mientras tocaba su vientre abultado, pues Tyron le había dado demasiada comida y ahora ella ya no podía comer nada más.

Después de escucharla, una expresión de incredulidad apareció en el rostro del hombre, por lo que volvió a insistir, "Por favor, come un poco más, has comido muy poco".

"No, gracias. Estoy completamente llena". En cuanto escuchó las palabras de Tyron, Emily inmediatamente sacudió la cabeza vehementemente, pues ella estaba acostumbrada a comer poco, y al haber estado encerrada en una oscura habitación, su apetito era aún mucho menor, por lo que ya no podía seguir comiendo.

"De acuerdo, pero si te da hambre más adelante, por favor, avísame". Tyron hizo a un lado el tazón y la cuchara, con gran decepción en el rostro, y luego le pidió a la sirvienta que se llevara todo.

"Como comí tanto, no volveré a sentir hambre en un buen rato", murmuró Emily, mientras fruncía los labios, descubriendo que había quedado algo de comida en la comisura de sus labios, por lo que sin pensarlo demasiado utilizó su lengua para limpiarse.

En cuanto Tyron se dio la vuelta, notó inmediatamente el gesto de la mujer, mientras una tenue luz brillaba en su mirada, albergando remotas esperanzas.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir