ManoBook > Romances > Nos volveremos a encontrar

   Capítulo 3 Una noche loca

Nos volveremos a encontrar Por Maria Tun Che Palabras: 7713

Actualizado: 2021-03-24 11:16


Después de salir del trabajo melisa y karla se dirigieron al apartamento, melisa se encontraba sumergida en sus pensamientos no podía imaginar por qué un hombre como él puede ser tan frío y sin sentimientos, karla que iba a su lado estaba tan contenta que le decía lo excitante que estuvo el día de hoy pero al darse cuenta que melisa estaba distraída la jalo del brazo, melisa reaccionó y miró a karla con cara de disgusto, por que no me estas escuchando en que estas pensando, ella se empezó a reír y la abrazo, eres muy traviesa y claro que te escuche simplemente que estoy cansada por todo lo que sucedió el día de hoy en el trabajo.

Karla le preguntó, por el el CEO es tan frío le habrá sucedido algo en el pasado que lo volvió así o simplemente es así, mirando la cara de karla confundía melisa la brazo y le dijo, deja de pensar en esas cosas a fin de cuentas nosotras nunca estaremos a su altura, un hombre como el nunca se fijaría en chicas como nosotras, terminando sus palabras melisa y karla continuaron caminando las dos iban tarareando una canción.

Después de varios días de tanto trabajo debido a la llegada del nuevo CEO melisa se sentía tan cansada ya que se le había estado pidiendo demasiados contratos, ya era hora de la comida melisa estaba sentada en su escritorio comiendo cuando karla se acercó para decirle si iba a asistir a la fiesta de bienvenida del jefe, melisa miraba ya que ella estaba tan emocionada por la fiesta, estoy muy cansada y me gustaría ir a casa después del trabajo, karla sugeto su mano y le pidió que fueran juntas, melisa no pudo negarse debido a que la mirada de karla era como de un gatito implorando comida.

Después de salir del trabajo todos se dirigieron al bar donde se celebraría la fiesta de bienvenida del CEO al entrar al bar melisa miro el lugar repleto todos los del trabajo se encontraban ahí pero mark no había llegado, melisa y karla tomaron asiento, karla miró a melisa y le dijo, por que será que el jefe no ha llegado será que no vendrá, melisa le contesto, posiblemente no llegue con tan solo mirarlo se ve que es una persona solitaria y no le gusta estar con otras personas por eso siempre come en su oficina.

Después de mucho tiempo por fin mark apareció en el bar, tenía una cara de póker que al entrar miró que el bar estaba totalmente lleno, al mirarlo entrar el gerente jorge se le acercó para darle la bienvenida e invitarlo a sentarse, para la mala suerte de melisa la mesa que ocupaba con karla era la única que tenía lugar para sentarse así que el gerente lo llevo hasta ahí, al mirar que jorge llevaba a mark hacia ellas melisa estaba tan nerviosa más sin embargo karla estaba tan fascinada de tenerlo cerca para poder admirar lo guapo que está.

Mark se sentó junto a ellas todos los de la oficina se quedaron mirandolas deciando estar en el lugar de ellas, mientras melisa deseaba lo contrario, sentados los tres en el mesa melisa mantenía su vista en otra dirección no quería mirarlo más sin embargo mark la miraba, melisa era hermosa, sencilla mark pensaba que era un chica atractiva, desde el día que el la vio por primera vez llamo su atención pero trato de eliminar ese sentimiento.

De repente karla lo miro y le dijo jefe mark por que tardó mucho en llegar melisa y yo pensamos que no vendría, el la miro e ignoro su pregunta, melisa patio la pierna de karla para que ella dejara de hablar, después de un rato jorge comenzó a hablar, prestenatencion el día de hoy estamos aquí para darle la bienvenida a nuestro CEO el cual está reunión fue organizada para él, esperemos que nuestro jefe se divierta y se la pase bien, después de terminar su discurso todos aplaudieron.

Mark levanta la mano se acerca el mesero y le pide que le trajera la botella más cara que tenga, todos se quedaron mirándolo pero los ignoro, luego se escucho una voz que dijo, esta noche todo va

por mi cuenta, no podían creer lo que escucharon así que la fiesta se puso más divertida ya que no tenía que pagar nada de lo que pudieran, noche fue larga melisa seguía sentada sola con mark en la mesa, karla se había ido a bailar con Samuel en la pista dejándola sola ahí, de repente mark se acerca a ella y le sirve un trago pero lo rechaza, la mira y le pregunta por que lo ha estado ignorando toda la noche, al mirarlo melisa no sabe que decir simplemente baja la mirada, de repente la toma de la mano y se la llega al área de la parte de arriba.

Melisa hizo todo lo posible por liberarse pero fue inútil, llegando a una de las salas privadas del bar mark se sentó ella seguía parada no muy lejos de él hasta que le dijo, por que no te sientas acaso me tienes miedo que más puedo hacerte, no tengo miedo simplemente que no es correcto estar aquí cuando la fiesta fue organizado para ti, estarán buscándote y no te encontraran, él se levando la tomo de la mano y la siento junto a él, melisa estaba nerviosa pensando en que diablos esta pensando este hombre que acaso no se da cuenta que no quiero estar aquí.

Mark la miro por que no quieres estar aquí conmigo acaso te he hecho algo que te moleste por que no bebes un trago conmigo acaso crees que te haré algo que no quieras, o simplemente no quieres beber por que no puedes con el alcohol, al escuchar esto melisa lo fulminó con la mirada, oye por que hablas de mi así acaso me conoces no sabes nada de mi como yo no se nada de ti por que crees que puedes decir esas cosas, mark se hecho a reír me disculpo no fue mi intención hablar así pero para aliviar las peresas te invito un trago, ella lo miraba en el fondo ella no podía negar lo guapo que era con una sonrisa perfecta que cualquier mujer se rendiría a sus pies sin pensarlo pero ella noneda de esas, después de pensarlo melisa acepto.

Mark estuvo mucho tiempo mirándola ella estaba sonrojada por sus miradas que comenzó a beber como loca, después de cuatro tragos melisa ya estaba ebria su comportamiento le causó risa a mark tal ves por que se veía linda en estos momentos, después de un rato melisa ya no podía más que le pidió a mark que la llevara a casa ya que no podía pararse él acepto pero el detalle es que no sabia donde vivía, de repente se le ocurrió mejor rentar un cuarto del hotel que se encontraba en la parte de arriba del bar, cuando lo solicito le especificó a la recepcionista que no quería que nadie se enterara que se iba a quedar ahí en caso de que preguntaran por el decirles que ya se había marchado.

Mark cargó a melisa y la llevó a la habitación cuando entraron él la puso en la cama la acomodó y la cubrió con la manta después se dispuso a irse y dejarla descansar pero ella lo tomó del brazo y lo atrajo hacia ella al mirarlo de cerca melisa no pudo seguir callando, eres tan hermoso cuantas mujeres no morirían por estar contigo el la miro con la ceja levantada trato de levantarse para irse pero ella no se lo permitió, al estar tan cerca melisa froto sus labios con las suyas, él no se resistió sin darse cuenta ya la tenía en sus brazos la sostenía con fuerza y poco a poco le fue quitando prenda por prenda hasta estar desnudos los dos en la cama.

Él la acariciaba y le besaba el cuello, ella no se negaba y se entregaba cada ves más a él, la noche se hizo más larga en la habitación solo se escuchaba los gemidos cada vez con más fuerza, teniéndola en sus brazos el quería más y ella quería lo mismo, después de un largo rato los dos estaban exhaustos recostados en la cama melisa no podía creer lo que había pasado sentía tanta pena que no podía mirarlo, más sin embargo mark estaba fascinado nunca había estado con una mujer que lo exitara de esa manera, melisa no sabía que decir cuando trato de hablar el la abrazó con fuerza ya es hora de dormir mañana te llevaré a tu casa cuando te despiertes.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir