ManoBook > Romances > La chica de mi vida

   Capítulo 9 Aunque ella era pobre, tenía dignidad

La chica de mi vida Por Orange Palabras: 9686

Actualizado: 2020-03-10 00:07


Aunque Carla era pobre, tenía dignidad, así que apretó los puños con fuerza cuando Nina la menospreció y la insultó de esta manera. Si no fuera por Evan, la habría abofeteado.

'No, una bofetada no sería suficiente. ¡Es un asco! ¡Incluso si pudiera golpearle el rostro hasta que quedara como una masa deforme, no me bastaría!', pensó Carla, tratando de mantenerse la calma.

"¡Cállate, Nina! ¡Pídele disculpas a Carla ahora mismo!", justo cuando Carla estaba a punto de perder los estribos, intervino Evan, quien lanzó a su novia una mirada de reproche. Ya sabía que a Nina no le agradaba Carla, pues antes ella había intentado varias veces llenarle la cabeza con cosas malas que se suponía que Carla había hecho. En aquel momento, como su novia tenía la característica de ser directa y audaz, él simplemente creyó que ella estaba malinterpretando ciertas cosas sobre Carla, por lo que no le prestó demasiada atención, pero ahora se dio cuenta de que, si había malentendidos entre las dos, estos debían ser grandes.

Al ver que Evan se había enojado con ella, Nina se inclinó hacia él y se puso a hacer pucheros con la barbilla levantada. "No te enojes conmigo, cariño.

Tal vez lo que dije fue demasiado directo, pero simplemente no me agrada esta mujer, o sea, ¡no la soporto!

Es que no soy tonta y puedo ver que le gustas. Ya sabes que me dan celos cuando te veo hablando con otra mujer, especialmente con una que le gustas. Fue por eso que le dije tantas cosas duras".

Evan estuvo a punto de reprenderla, pero después de escuchar lo que le dijo y de ver su cara haciendo pucheros, se conmovió y no pudo seguir, así que se volvió hacia Carla avergonzado.

"Lo siento, Carla. Por favor, perdona a Nina. Sucede que es una chica muy franca y a menudo habla bruscamente pero sin intención de dañar a nadie, así que por favor no te lo tomes tan a pecho".

Tan pronto como Carla lo escuchó intentar disculparse por el comportamiento inaceptable de su novia, eso solo pareció haberle agregado más leña al fuego.

'¿Que no me lo tome tan a pecho?

¿Cómo es posible que no lo haga?

En este momento solo quería arrancarle el pelo a esa perra y meterlo en su sucia boca. ¿Qué le ve a esa mujer?', pensó Carla, burlándose para sus adentros.

Sin embargo, una mujer inteligente no debía dejar relucir su malicia, especialmente frente al hombre que le gustaba.

"No te preocupes, Evan. Eso fue como quitarle un pelo a un gato. No lo tomaré en serio". Entonces le dirigió una sonrisa fingiendo que no la había afectado el incidente, pero tan pronto como escuchó esa respuesta, Nina le lanzó una mirada furiosa y la vio con los ojos entrecerrados.

'¿Cómo te atreves a ignorarme así?', pensó Nina mientras rechinaba los dientes hirviendo de rabia.

Pero Evan, por su parte, no notó la expresión de su novia y pensó que todo estaba arreglado entre las dos, así que le dijo a Carla, "Bien, Carla, quiero invitarte a ti y a tu hermano a almorzar más tarde. Tómalo como una disculpa, ¿de acuerdo?".

Al escuchar esta invitación, Carla parpadeó sorprendida y una amplia sonrisa de felicidad apareció en su rostro. Pero antes de responder, ella volteó a mirar hacia el juego del barco pirata para ver dónde estaban Sean y Terence, y cuando los vio, notó al instante lo atractivo que eran los dos. Aunque su hermano pequeño tenía solo 10 años, era un chico mono y Terence, sin duda, era un tipo guapo y robusto, así que las mujeres que pasaban por delante de ellos, sean jovencitas o mujeres casadas, los miraban con curiosidad.

"Eso suena genial, pero hay una cosa más, no somos dos, sino tres. ¿Está bien?".

Después de los insultos de su novia, parecía justo que él la compensara comprándoles el almuerzo, que le ahorraría a Carla un gran costo ese día. Era una buena ganga, y todos ganan, por lo que se trataba de una oferta que Carla ciertamente no rechazaría.

"¡Por supuesto, no hay problema!", le respondió Evan con una sonrisa amistosa.

Al obtener su respuesta, la chica les hizo una seña a Sean y a Terence para que se acercaran.

"¡Ven aquí, Sean!".

Sean, desde el otro lado, oyó su llamada y se puso rápidamente de pie antes de correr hacia ella enseguida.

"¡Carla!", la llamó dulcemente, quien le tomó del brazo a su hermana como protegiéndola mientras puso los ojos en Nina, que estaba al lado de Evan.

Carla sonrió y le revolvió el pelo. "Sean, te acuerdas de Evan".

"Hola, Evan. Me alegro de volver a verte", asintió Sean mientras saludaba al hombre con cortesía.

"Hola, Sean. Me alegro también". Incluso un niño de diez años se comportaba mejor que su novia.

Nina sabía que Carla la estaba provocando, de modo que se limitó a resoplar un poco, ignorándolos a los dos.

Justo en ese momento Terence se les acercó y la mandíbula de Nina se fue hasta el suelo cuando lo vio.

"Por

cierto, Evan, no he tenido la oportunidad de presentártelo. Él es... mi novio, Terence An".

Carla posó su mirada en Terence con una dulce sonrisa mientras él se les acercaba, y con una dulce sonrisa, fue rápidamente hacia él como si fuera a darle un leve abrazo mientras le susurraba al oído: "Habías dicho que me querías compensar, ¿cierto? Bueno, ya es la hora. No lo eches a perder".

Terence la miró profundamente a los ojos y le guiñó un ojo con picardía para hacerle saber que le había comprendido, mientras pasó el musculoso brazo alrededor de su cintura, atrayéndola hacia él.

'Esta chica me ha impresionado otra vez, es bastante inteligente. Cualquiera en su situación habría perdido los estribos, pero ella logró contener su ira. Obviamente, ha aprendido mucho de la dura vida, sobre todo lo de sobrevivir en diferentes situaciones, como esta.

Pensé que ella iba a lanzarse sobre esa mujer y a pelear como una gata, o que se iba a acobardar y simplemente se daría la vuelta y saldría corriendo, pero no hizo nada de estas cosas'.

Mientras Nina estaba al lado de su novio mirando a Terence y a Carla con celos y rabia en los ojos, Evan, por su parte, se quedó sorprendido. Parecía que esa noticia lo había tomado por sorpresa.

"Carla, ¿acabas de decir... que él es tu novio?", le preguntó Evan, atónito.

Carla miró a Terence, quien era incluso más alto que Evan, y sonrió cariñosamente. "Sí, Evan. Nos hemos enamorado hace poco tiempo, y probablemente es por eso que todavía no lo sabes".

Terence dio un paso adelante para presentarse con el brazo extendido y le dijo, "Terence", mientras le tomó la mano con firmeza y le miró a los ojos de Evan. "Quiero agradecerte por ayudar a Carla. Creo que debería ser yo quien te invite a almorzar para mostrarte mi agradecimiento".

Carla había estado sonriendo dulcemente detrás de él hasta que escuchó estas últimas palabras, y entonces la sonrisa en su rostro se congeló de inmediato. Ella extendió la mano discretamente y le dio un fuerte pellizco en la cintura.

'¡Maldita sea!

Iba a matar dos pájaros de un tiro, pues Evan nos iba a invitar una comida como disculpa por los groseros comentarios de su novia y también sería una buena forma de humillarla a Nina, y ahora te estás comportando como un caballero galante. ¡Pero ni siquiera tienes dinero! ¡Así que, al final seré yo quien tendrá que pagar por la comida de todos!'.

Terence no se inmutó, sino que mantuvo la sonrisa en el rostro y tomó su pequeña mano disimuladamente en la suya. "Carla, ¿no te gustaría agradecerle también por su amabilidad? Fue muy afortunado que te encontraras con él hoy. ¿Por qué no aprovechamos la situación y le agradecemos juntos? ¿Te parece?".

Carla se aclaró la garganta y sonrió con rigidez. "¡Qué buena idea! Conozco un restaurante al oeste del parque...", pero antes de que ella pudiera terminar, Terence la interrumpió y agregó: "Bien, pero te equivocas, cariño, el con estrellas Michelin está al este del parque. Vayamos al mediodía".

De repente Carla sintió que un rayo le había caído encima.

'¿Qué?

¿Un restaurante con estrellas Michelin? ¿Es una puta broma?'.

Ya no se sentía fría, tranquila y serena, y su mente comenzó a trabajar rápidamente. Ella pensaba recomendar un restaurante al lado oeste del parque de atracciones donde no era tan caro y todo el mundo podía ir a comer, mientras que en el lado este solo había restaurantes carísimos que atendían especialmente a invitados distinguidos o a personas muy ricas, y ese restaurante en particular que tenía estrellas Michelin era el más caro de todos ellos.

Justo en ese instante Nina de repente abrió la boca.

"¡Bien! Evan, dado que el novio de Carla insiste en invitarnos a almorzar, sería grosero de nuestra parte negarnos, ¿no es cierto?".

Desde que lo vio a Terence, no podía dejar de mirarlo, pero al examinarle de pies a cabeza con una mirada altiva, pensó ella, 'Aunque tiene el comportamiento y la apariencia impecable, la ropa que lleva no es de ninguna marca que conozca, por lo que solo hay una posibilidad. ¡No es tan rico como parece!

Bueno, me gustaría ver si este hombre realmente tiene ese tipo de riqueza'.

"Muy bien", asintió Evan, mostrando que estaba de acuerdo con ella.

"Vamos, querida. ¿No dijiste que tenías hambre? Vamos a comer".

Cuando Terence volvió a tomarle la mano de Carla, descubrió que ella tenía las palmas sudorosas que temblaba, así que frunció el ceño y le preguntó suavemente: "¿Qué pasa, Carla? ¿No te sientes bien?".

"Por supuesto que no me siento bien. Me duelen todas las partes, especialmente mi corazón", murmuró ella con impotencia.

'¿Cómo podría sentirme bien?

Con cinco de nosotros yendo a uno de los restaurantes más caros de la ciudad, me va a costar un ojo de la cara, probablemente cientos de dólares'.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir