ManoBook > Romances > La chica de mi vida

   Capítulo 261 ¡Actuación! ¡Actuación! ¡Actuación!

La chica de mi vida Por Vegetable Palabras: 11136

Actualizado: 2020-08-02 06:59


Mientras tanto, Terence estaba haciendo todos los preparativos para anunciar su 'resurrección'.

Aunque las cicatrices que él tenía en la cara y el cuerpo ya no se notaban tanto, aún podían verse si uno lo hacía de cerca, por lo que Carla se encargó de maquillarlas para hacer que estas cicatrices resaltaran más y así los demás vieran que Ternce había sufrido mucho.

"Carla, ¿guardas alguna clase de rencor hacia mí? Sé que el accidente me dejó algo herido, ¿pero es realmente necesario ponerme tantas cicatrices en la cara?", se quejó Terence, quien en ese momento solamente podía ver cómo la mujer que amaba usaba un pincel para hacerle garabatos en todo el rostro, y al parecer, ella estaba disfrutándolo.

"¡No te muevas!", Carla lo regañó, y luego le sujetó la barbilla con una mano para enderezar la cabeza de su novio.

"Muy pocas veces te he visto poniéndote maquillaje. ¿Por qué ahora haces todo un alboroto por esto?", le preguntó Terence con un poco de preocupación; para ser honesto, él no estaba tan seguro de que Carla fuera buena maquillando, y fue por eso que decidió hacerle esa pregunta. Cuando la chica finalmente terminó, Terence estiró el brazo, tomó el espejo que se encontraba sobre la mesa y se miró la cara.

Tras hacerlo, Terence dejó de quejarse y se quedó callado; el maquillaje no era tan malo como había pensado en un principio.

"¿Entonces? ¿Ahora qué opinas respecto a mi habilidad para el maquillaje?", le preguntó Carla sintiéndose muy segura de sí misma mientras observaba la reacción de Terence. Luego, ella agregó: "¿Estás satisfecho con mi trabajo?". Carla volvió a tomar la brocha, y después de hacer que Terence alzara la barbilla, ella miró su rostro con detenimiento; entonces, pasado un rato, ella decidió que el maquillaje ya se veía perfecto, así que dejó la brocha y usó el spray de fijación para que el maquillaje durara más tiempo en el hermoso rostro del hombre.

Terence volvió a fruncir el ceño en el momento que la chica le roció el fijador. 'Esto es demasiado oloroso', pensó él.

"No te preocupes. Más tarde, cuando te cambies de ropa, el olor ya no será tan fuerte", Carla consoló a Terence mientras seguía mirando su rostro con detenimiento; ella se estaba asegurando de que los demás no pudieran notar que las cicatrices eran falsas. Cuando Carla finalmente confirmó que su trabajo estaba bien hecho, ella exclamó con confianza: "¡Listo! Rainer, ¡tráeme la ropa!".

Al escuchar esta orden, Rainer entró de inmediato con un traje entre las manos, el cual colocó luego sobre la mesa. "Sr. Terence, esta es la ropa que usted llevaba puesta cuando viajó a la Ciudad NF. Como sabíamos que estas prendas serían de ayuda, decidimos conservarlas tal como estaban, lo que significa que no han sido lavadas. Ahora... podría usarlas de nuevo...", le dijo Rainer con un poco de vacilación, ya que él nunca había visto a su jefe con ropa sucia.

La expresión de Terence nuevamente se tornó sombría, y después de volverse hacia Carla, le dijo: "Carla, no creo que sea necesario hacer estas cosas. Incluso si mi padre cree que acabó de regresar después de haber estado muchos días perdido, sería totalmente comprensible que yo pasara primero a cambiarme antes de ir a verlo. Es por eso que realmente no creo que necesite usar esta ropa tan sucia".

"Sr. Terence, nosotros no

ni un solo error, y era tal su obsesión que incluso fue muy meticuloso cuando seleccionó el horario del vuelo. Ahora, lo último que Rainer debía hacer era asegurarse de que Terence pudiera entrar al aeropuerto antes de que su padre Edmund llegara allí para recogerlo.

Él ya tenía en el auto todas las cosas que necesitaban; lo único que faltaba era Terence, pero el hombre no podía atreverse a llamar a la puerta e interrumpir a la pareja que se encontraba adentro.

Unos diez minutos más tarde, él finalmente vio que abrieron la puerta.

Terence salió vistiendo la ropa apestosa que le habían entregado, pero a juzgar por su expresión, era obvio que todavía no se acostumbraba al hedor.

Con el ceño fruncido, él dijo: "Vámonos", pero su actitud y tono evidentemente eran más relajados que antes.

Después de que Terence se fue, Carla se quedó sola en la habitación, y antes de salir, también se puso algo de maquillaje.

Ella puso unas gotas para los ojos en su bolso, ya que le daba miedo no poder actuar con la intensidad y emoción necesaria al momento de ver a Terence en el aeropuerto, después de todo, Carla había estado viviendo con él en los últimos días, cuando todos creían que este último estaba muerto.

Antes de salir, la chica respiró hondo e intentó organizar sus pensamientos y su estado de ánimo.

Como Race le informó de que hoy harían el montaje de Terence regresando a casa, ella también tenía que ir al aeropuerto a recibirlo, por lo que obviamente, para darle más realismo a la escena, ella debería llorar en cuanto viera a su amado, quien acababa de volver de entre los muertos.

Una vez lista, la chica respiró hondo y finalmente salió.

Race ya le había el horario del avión en el que supuestamente llegaría Terence, pero tenía planado llegar más temprano para darle más emoción al momento y demostrar que estaba ansiosa por volver a mirar a su novio.

Desafortunadamente, era muy probable que Carla llegara tarde. ¡Perdió demasiado tiempo en la habitación con el mismo hombre al que se suponía que iría a recoger!

De camino al aeropuerto, se presentó un embotellamiento, algo que casi hizo enloquecer a Carla, pero después de un rato, ella finalmente llegó a su destino.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir