ManoBook > Romances > Adicto

   Capítulo 17 Amistad

Adicto Por Xiomara Palabras: 10016

Actualizado: 2020-01-06 01:04


"¡No olvides divertirte, señora Amelia!", exclamó Lucian con una sonrisa antes de girar el volante para marcharse.

Cuando quedó sola, ella finalmente suspiró aliviada, pero en la parada pudo escuchar los susurros de la gente.

"¡Qué rara es esa mujer, el nervio que ha de tener para venir gritar en medio de la calle!", comentó con sarcasmo un transeúnte.

"¡Es que los hombres no sirven! ¿Cómo pudo tener una aventura con otra cuando su mujer está embarazada? ¿Puedes creerlo?", dijo otra, sacudiendo la cabeza mientras hablaba.

"Es probable que ella esté embarazada y es evidente que él no quiere casarse", intervino otro.

"Estás en lo cierto, hoy en día los hombres solo quieren divertirse, pero en cuanto las responsabilidades llegan a la puerta, ¡desaparecen", asintió en otro que lo acompañaba.

"..."

Mientras escuchaba el cuchicheo de la gente, Amelia no pudo evitar pensar en Jasper y Yolanda. ¿Pero acaso él podría llegar a hacerle algo así?

Si Jasper traicionó a Amelia era porque sabía lo mucho que ella confiaba en él. Pero Yolanda no era como ella, definitivamente no era el tipo de mujer dispuesta a aguantar la mierda de nadie; ella lucharía con uñas y dientes para lograr lo que quería y naturalmente le guardaría un profundo resentimiento a cualquier mujer que se viera involucrada con Jasper.

"Lo más increíble es que el hombre solía salir con la hermana menor de esa mujer y rompieron por alguna razón; luego él terminó con esa loca...".

Amelia solo pudo captar un retazo de la conversación de la mujer, pero fue suficiente para llamar su atención.

Asombrada, se preguntó a sí misma: 'Es muy extraño todo esto, ¿acaso está hablando de Jasper y Yolanda'.

"De que está loca no hay dudas, ¿viste lo aterrorizado que estaba el pobre hombre?".

Definitivamente todas las señales apuntaban a su hermanastra y a su exnovio.

Amelia no quiso seguir escuchando nada más, pues al fin y al cabo no tenía nada que ver con ellos ahora.

Ella solo pudo lamentarse por el infortunio que fue haber conocido a Yolanda.

De nuevo el corazón se le arrugó al pensar en la traición de Jasper.

Fue justo cuando cumplía sus 25 años y pensaba que todas las cosas en su vida iban agarrando su cauce; se sentía feliz por primer a vez en mucho tiempo, pero él tenía que arruinarlo todo.

Cuando llegó al lugar donde trabajaba Courtney, respiró hondo para prepararse para sus habladurías.

"Hola, Courtney; me gustaría ordenar un té con leche de almendras, por favor", dijo Amelia, tan pronto como entró al establecimiento.

Al escuchar su voz, Courtney se dio la vuelta con parsimonia. Entonces frunció los labios y dijo juguetonamente: "¿Qué tal, Amelia? ¡Parece que mi pequeña tienda va a ser un éxito muy pronto. Seré rica! "

Amelia sonrió para sí misma y dijo: "¡Oh, no tengo dudas! ¿Crees que podrás manejarlo?".

"¡Hmf!", murmuró Courtney, poniendo los ojos en blanco.

Amelia encontró un lugar para sentarse y luego añadió: "Descuida, el té con leche de almendras no será necesario, pero me gustaría un vaso de agua, por favor".

Courtney la fulminó con la mirada y procedió a preparar su té con leche de almendras.

"No me avisaste que vendrías, si hubieses traído a tu marido millonario, me habría puesto muy nerviosa", dijo Courtney, echando un vistazo hacia la calle para ver si había algún auto lujoso estacionado afuera. Le alivió no ver ninguno, pero aun así tenía que seguir molestando a su amiga.

"Somos muy distintos, ¿sabes? Yo sigo siendo la misma de siempre, no pienso cambiar; pero si no quieres ser mi amiga, no tengo problemas con eso". Dijo Amelia seriamente, antes de empezar a beber su té con leche de almendras.

"¿Desde cuando eres tan directa y desvergonzada?", preguntó Courtney en un tono grosero. Luego se puso de pie y agarró un periódico para mostrárselo:" ¡Mira! ¡Nada más mira el montón de chicas que dicen haber estado con Lucian!".

Amelia volvió su atención al periódico que su amiga sostenía. En el artículo se podía ver la foto de Lucian rodeado de mujeres hermosas y famosas. Aunque nunca había visto tal foto, mantuvo la calma y respondió: "Bueno, tu misma lo has dicho, son solo rumores".

Después de todo, dado que su matrimonio era un teatro, ella no tenía por qué sentirse celosa.

"¡Amelia, de nuevo estás dejando que el amor te ciegue!". Su indiferencia exasperaba a Courtney, quien no podía dejar pasar semejante agravio así como así. Entonces señaló con el dedo el rostro de Lucian en el papel y dijo apasionadamente: "¡El tipo sale con una mujer nueva cada semana! Si eso a ti te parece correcto, muy bien; pero no puedes pensar que Lucian es Jasper, si él te engaña, las consecuencias serán mucho peores".

A Courtney le preocupaba que Amelia no pudiera conseguir a otro hombre si Lucian la dejara.

"No te preocupes por mí, Courtney. Sé lo que estoy haciendo". Aunque agradecía la preocupación de su amiga, no había nada que pudiera hacer al respecto, pues ya ella había accedido a fin

gir ser su esposa y hasta que él no decidiera cancelar ese acuerdo, ella estaba indefensa. Además, Lucian no era malo con ella, solo un poco mandón de vez en cuando pero nada grave. Con eso en mente, no pudo evitar reír y comentar: "¿Sabes algo? Fue Lucian quien me pidió que viniera a verte porque no quería que muriera de aburrimiento en la casa".

Amelia era consciente de que ese comentario podía hacer enojar más a Courtney, sin embargo, tuvo que hacerlo para defender a Lucian de alguna forma.

"Oh, Señora Amelia, ¿realmente eres feliz?", preguntó Courtney con desdén, frunciendo los labios.

Amelia sonrió e hizo un mohín de niña malcriada. "Está bien, está bien; sé que solo te preocupas por mí porque eres mi mejor amiga, pero realmente no tienes nada que temer, estoy bien", dijo.

"Bueno, pero si tan solo no hubiese llegado tarde aquella noche quizás...", se lamentó Courtney, sintiéndose algo culpable.

"¡No fue tu culpa! Esto no tiene nada que ver contigo. Además, Lucian es bueno conmigo, no me ha hecho nada malo..." dijo Amelia, pero su voz se apagó al final.

"¿Quieres decir que... no se aprovechó de ti?", replicó con incredulidad.

"¿Qué creías, Courtney?". Finalmente ella pudo comprender su hostilidad hacia Lucian, no era de extrañar que actuara de esa forma.

Courtney todavía no estaba convencida, así que insistió: "¿Por qué aceptaste casarte con él si no te hizo nada? ¡No me vengas con que fue amor a primera vista! ¿O fue por interés?".

Sus palabras arremetieron contra Amelia con fuerza, como si la hubiese atropellado un autobús. Courtney era su amiga desde la secundaria, habían pasado años juntas y nadie la conocía mejor que ella.

"Yo ..." tartamudeó Amelia, sin saber cómo responder.

"¿Lo estás usando para superar a Jasper?", adivinó con vacilación, escrutándola con la mirada.

Omitiendo lo de las fotos que Lucian le había tomado, era cierto que ella había accedido a fingir ser su esposa para olvidarse de lo que había pasado con Jasper y el dolor que le había causado.

A Amelia no le quedó de otra que asentir con vergüenza a la pregunta de su amiga.

"¡Oh, por favor!". Courtney estaba visiblemente irritada, así que alzó la voz: "¡Jasper es un imbécil! ¡No puedo imaginar cómo puede soportar a Yolanda!".

"Suficiente, Courtney. Ya ellos se casaron y están esperando un hijo; deberíamos dejarlos quietos. Es obvio que su matrimonio carece de amor, pero más bien deberías estar feliz de que pude escapar de eso", dijo Amelia tranquilamente con una ligera sonrisa.

Courtney la miró por un momento antes de preguntarle: "¿Y qué hay de Lucian? ¿Lo amas?".

Esa fue una pregunta difícil.

Amelia abrió mucho la boca y respondió: "Bueno, con el tiempo lo sabré".

Ella esperaba que esa respuesta bastara para acallar a su amiga, pero para su sorpresa, fue todo lo contrario porque Courtney siguió: "¿Cuándo vas a aprender? ¡Después de haber soportado los maltratos de tu madrastra y la traición de Jasper deberías ser más inteligente! ¡No vengas a mí a por Lucian cuando lo arruine todo!".

Era normal que Courtney se preocupara tanto por ella, pues había visto de primera mano cómo la familia Mo la había tratado mal durante tantos años e incluso había interferido para defenderla en algunos casos.

Sin embargo, ya Amelia estaba cansada de lamentarse por su pasado; es por eso que cuando descubrió lo de Yolanda y Jasper, no se hundió en eso sino que salió adelante. Eso era realmente una sorpresa..

"Por cierto, ¿cómo van las cosas entre tú y Kent?". Kent había estudiado con ellas en la secundaria, después que se graduaron él empezó a cortejar a Courtney y parecía que se llevaban bien. Definitivamente era un buen partido para una chica tan esquiva como ella.

"¿Realmente quieres saber?", murmuró Courtney sin pensar, pues realmente no le gustaba hablar sobre él.

Preocupada, Amelia dijo: "No me digas que rompiste con él".

"¿Pero qué demonios estás diciendo?", saltó Courtney a la defensiva y luego continuó explicando: "Seguimos juntos, pero últimamente hemos peleado; la noche que me invitaste a beber no me sentía bien y quería salir a distraerme, pero no esperaba que Kent apareciera de la nada...".

"¿Siguen peleados?". No era normal que ellos discutieran así, generalmente si Courtney empezaba una pelea, él al final del día regresaba a ella pidiéndole disculpas y ya había pasado una semana desde aquella noche en el bar.

Amelia empezó a temblar al considerar eso, apenas había pasado una semana desde que había conocido a Lucian y ya estaban casados.

"Creo que sería mejor si lo estuviéramos". Courtney suspiró y luego continuó: "Todo es culpa de mi padre, él no aprueba mi relación con Kent porque él no viene de una familia acomodada; dice que si me caso con alguien así tendré una vida dura, incluso me amenazó con no dejarme regresar a casa si me casaba con él...".

Las lágrimas comenzaron a brotar de sus ojos.

Amelia solo pudo suspirar en silencio mientras la escuchaba.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir