ManoBook > Romances > Doble Moral

   Capítulo 1 Tu única opción

Doble Moral Por Elizabeth R Palabras: 13592

Actualizado: 2021-03-31 10:57


Por fin tengo la oportunidad de demostrar mi valía en el "negocio" familiar. Demostrar que puedo manejar cualquier cosa y hacer que los tratos se lleven a cabo. Que seré un jefe fuerte y fiable, y que llenaré los zapatos de mi padre una vez que me los ceda. Somos la familia más fuerte de la Costa Este; sí, nuestras manos están en toda ella. Armas, drogas, discotecas, restaurantes, clubes de striptease, y la lista continúa.

Tuve mi primera muerte a los 18 años. Ahora que tengo 24 he perdido la cuenta mientras los cuerpos se acumulan en mi haber. Sin embargo, mi primera muerte es única… El bastardo pensó que nos acabaría, dando información a los latinos, con la esperanza de que asesinaran a papá.

No voy a mentir, disfruté viendo al bastardo dar su último aliento mientras le clavaba mi cuchillo en el corazón, pues vivo bajo una ley y una sola ley… No me traiciones a mí ni a mi familia.

Así que, aquí estoy en Alabama, yendo a un pueblo jodido en la antigüedad por bombas, con la esperanza de convencer a un viejo cabrón de venderme sus tierras a cambio de una miseria. El objetivo es despejar la tierra y abrir otro centro comercial o algo así. Y solo espero que vea las cosas a mi manera y no tenga que recurrir a tácticas menos amistosas.

—Maldita sea, hace más calor que en un sauna aquí —murmuro mientras pongo a tope el aire acondicionado de la mierda de auto de alquiler que me han dado en el aeropuerto. Claro que hace calor en Nueva York, pero este calor aquí en el sur es una tortura. Por no hablar de esquivar baches tan grandes como para tragarse mi auto.

Llevo viajando por esta solitaria carretera rural varios kilómetros ya. Y no hay ni un alma a la vista. Solo pasto casi muerto a ambos lados. Pero es entonces cuando ocurre lo peor.

Comienza como un suave tintineo que rápidamente se convierte en un vibrante estruendo.

—Qué coño —gruño mientras maniobro el auto a un lado de la carretera donde finalmente se apaga.

—¡Maldición! —grito golpeando el volante. Intento encenderlo varias veces, pero lo único que consigo es el sonido de un pulmón de fumador. Salgo del auto.

Al levantar el capó, sale gran cantidad de humo. Lo abanico y echo un vistazo al motor. Pero parece que estoy mirando un gráfico de la anatomía humana. Qué puedo decir… Soy el que pronto será jefe de la mafia de la Costa Este, no un puto mecánico.

Cojo mi teléfono del asiento para llamar una grúa, pero rápidamente me doy cuenta de que no tengo cobertura en este lugar. Lanzando el teléfono dentro del auto, empiezo a caminar, pensando en mi próximo movimiento… Pruebo el teléfono un par de veces más y me doy cuenta de que mi única opción es caminar por esta carretera hasta encontrar algo.

Agarro mi bolsa, la abro y guardo unos cuantos objetos esenciales. Agarro mi teléfono y mi botella de agua casi vacía y empiezo a caminar.

A los veinte minutos de mi caminata estoy empapado. Con la chaqueta del traje colgada del hombro y las mangas remangadas hasta el tope, murmuro:

—Debo de estar en el infierno. —Procedo a aflojarme la corbata y liberarme de algunos botones.

Mientras pienso en cómo matar al cabrón del rent a car, un jeep pasa volando por delante de mí. Se detiene con un chirrido y veo cómo se encienden las luces de marcha atrás. Rápidamente meto la mano en la parte trasera de mi cintura y saco mi arma, por si acaso.

El jeep se detiene a mi lado y veo que son dos chicas.

La conductora sonríe y habla con un profundo acento sureño,

—¿Necesitas un aventón?

Miro a la pasajera, que está ocupada estudiándose las uñas y haciendo sonar su chicle de la manera más molesta.

Parecen bastante inofensivas y también mi único billete de salvación por ahora.

—¿Y bien? —pregunta la conductora sacándome de mis pensamientos.

Aparto los ojos de la pasajera y pongo mi famosa sonrisa de moja bragas.

—Voy a Montgomery.

—Eso está a unas horas de distancia, pero podemos llevarte a la ciudad. Puedes conseguir una habitación y empezar de nuevo por la mañana —me responde.

—Oh no, no, no —escupo agitando mis manos, tratando de mantener mi temperamento a raya—. Necesito llegar esta noche.

—Lo siento hombre, no se puede. El único servicio de grúa de la ciudad cierra a las 5 de la tarde, como casi todo lo demás. Y ya son casi las seis.

—Joder —me quejo pasándome las manos por el cabello—. ¿Qué clase de ciudad cierra a las 5?

Oigo un fuerte suspiro de la pasajera y miro hacia ella. Se vuelve hacia mí y mira por encima de sus gafas de imitación. Me quedo paralizado al encontrarme con los ojos más azules de la historia, penetrando en mis profundos ojos marrones. Luego, abre sus labios rosados:

—Mira, amigo, lo que yo veo es que estás a unas seis millas del pueblo, y que somos tu única opción. Así que, ¿quieres que el aventón o no?

Le dirijo mi oscura mirada de no te metas conmigo y me sorprende que me la devuelva con el ceño fruncido.

Esta mirada hace correr a los cabrones, pero no a ella.

—¿Me estás desafiando? —pregunto arqueando las cejas.

Ella resopla:

—¡No, y si lo hiciera lo sabrías! Ahora, o entras o nos vamos, porque estoy a punto de perder la cabeza.

Miro a mi alrededor sabiendo que esta es mi única opción, y queriendo romperle el cuello por hablarme así, decido aceptar.

—Bien —digo, y procedo a subirme. Y antes de que pueda sentarme, el jeep da un bandazo que me hace caer hacia atrás mientras las dos chicas se ríen.

La conductora aparta los ojos de la carretera para mirarme.

—Soy Ela y mi compañera es Camille.

Camille se limita a levantar la mano y a moverla a modo de saludo.

—Soy Benjamín, Benjamín Harper.

—Encantada de conocerte Benjamín. Por favor, disculpa a Camille, parece que su hospitalidad sureña ha volado por la ventana.

Me quedo mirando la parte posterior de la cabeza de Camille pensando qué arma sería la más agradable para golpear su cráneo. Por supuesto, también tendría que matar a Ela, y podría deshacerme fácilmente de los cadáveres en cualquiera de las cien granjas de cerdos por las que he pasado.

Veamos, estrangularla, dispararla o follarla. ¡Espera, ¿qué?! ¿De dónde demonios ha salido ese último pensamiento? Estoy aquí estrictamente por negocios, no para tener las piernas de una chica alrededor de mi cintura. Diablos, tengo muchas mujeres en casa dispuestas a hacer cualquier cosa que les pida, sin tapujos. Esperando que me enamore locamente y las espose. Pero el amor y todas esas cosas no están en las cartas para mí. El amor hace a un hombre débil y vulnerable. No voy a querer a alguien solo para perderla por mi estilo de vida. No necesito esa mierda.

Ahora, volviendo a Camille. Tal vez sea un polvo divertido después de todo. Nadie me falta el respeto como lo ha hecho ella. Nada me gustaría más que romperla en el dormitorio. Demostrarle quién es el jefe, quién tiene el control, hac

er que me ruegue por piedad. Una sonrisa sádica se extiende por mi cara mientras las imágenes de romperla se apoderan de mi mente.

—Ummm… ¿Interrumpo algo? —pregunta Camille en un tono algo sarcástico.

Mi cabeza se levanta rompiendo mis pensamientos. Camille me mira con una sonrisa de sabelotodo.

—¿Eres como un asesino loco o algo así?

—Pues sí, sí lo soy —respondo con una voz profunda y misteriosa.

Ella pone los ojos en blanco.

—No, no lo eres. —Ella declara.

—¿Cómo lo sabes? —pregunto arqueando una ceja en forma de pregunta.

—Bueno, para empezar, estás demasiado limpio —dice, recorriendo con sus ojos azules mi traje limpio y entallado.

—Bueno, entonces Camille, dime cómo se ve un asesino —pregunto con una pizca de diversión molesta.

—Oh, ya sabes, ojos locos, sudorosos, cara marcada por la marihuana… —Ella dice mientras todo el tiempo hace estallar su goma de mascar, molestándome.

—¡Gracias Camille! Seguro que sabré reconocer a uno —digo con sarcasmo.

Se gira y me da una botella de agua:

—Tu sentido del humor parece un poco seco. Deberías hidratarte. —Su voz es rotunda.

—Oh, cielos, ahora no puedo matarte porque me has mostrado amabilidad. —Mi voz es sarcástica e irritable.

Camille me da su sonrisa de sabelotodo y se gira. Esta perra no me tiene miedo. Si esto ocurriera en casa, la estrangularía. La única razón por la que mantengo la calma es que necesito pasar desapercibido mientras estoy aquí y necesito este aventón. Sin embargo, hay algo que me tira hacia ella, algo que no estoy seguro de cómo describir. Mi habilidad para leer a la gente normalmente es muy aguda, pero con ella… con ella corre en todas direcciones como una ardilla cruzando una calle concurrida. Una parte de mí quiere herirla, posiblemente matarla solo para demostrarle con quién y qué está tratando. Pero su actitud no es culpa suya. Ella es de un pequeño pueblo del sur e ingenua ante los peligros y la oscuridad del mundo.

—¿De dónde eres? —pregunta Ela, sacándome de mis pensamientos.

—De Nueva York —respondo con un tono aburrido.

—¿Por qué estás aquí?

Jesús, ¿qué pasa con todas las preguntas? Estoy aquí para estafar y pasar desapercibido. No divulgar la historia de mi vida.

—Negocios —gruño queriendo salir del tema.

—¿Así que eres italiano?

—Eso es correcto. —Y las preguntas siguen llegando.

Camille gira su cuerpo en el asiento y me mira por encima de sus gafas de sol baratas. Con una voz baja y misteriosa pregunta.

—¿Es cierto lo que dicen de los italianos?

Estirando mis largas piernas en el estrecho jeep, miro a esta problemática chica a los ojos sin ninguna emoción en mi rostro. Usando mi voz profunda y acentuada retumbo:

—Depende de lo que preguntes. He oído muchas cosas sobre nosotros los italianos.

Sin embargo, esto no la sacude ni un poco. En todo caso, despierta más su interés.

—¿Dicen que Nueva York está cubierta de mafiosos italianos? ¿Es por eso que estás aquí? ¿Estás huyendo o algo así? ¿Eres un pandillero? —pregunta con una ligera risa.

Mis nervios empiezan a crisparse ante lo cerca que está de la verdad. Mi mano se apoya en la pistola que llevo oculta bajo la chaqueta mientras barajo la idea de matarla ahora mismo, pero decido esperar. Ahora no es un buen momento. Antes de despedirme de ellas esta noche acabaré con ella… con las dos. Sí, podría revolcarme con ella en la cama primero, pero su certificado de defunción acaba de ser firmado. Camille sabe demasiado ahora, conoce mi nombre y mi cara. Si algo se despertara en esta ciudad de caballos, ella podría identificarme. Debo matarlas y problema resuelto. Jadeando, finjo una mirada de sorpresa en mi rostro.

—Me has pillado. Me has descubierto. Ahora debo matarte.

La intrépida muchacha resopla y me increpa.

—Estás tan lleno de mierda. Para empezar, si fueras parte de la mafia no nos habrías dado tu nombre real y mucho menos estarías en medio de la nada. Además, te aseguro que, si intentas hacerme daño, sonreiré mientras te corto los huevos.

Por primera vez me quedo sin palabras. Nunca nadie ha sido tan atrevido conmigo, tan irrespetuoso y sin miedo. Atribuyo su actitud a que simplemente no sabe nada mejor que esto, pero una cosa es segura… No puedo esperar a oírla gritar mientras veo cómo su espíritu salvaje abandona su cuerpo.

Finalmente llegamos a un pueblo del tamaño de un cacahuete. Entramos en un aparcamiento de tierra. A un lado hay un motel de aspecto sucio hecho de hormigón, al otro una especie de choza de hojalata con un cartel de neón que dice "Angry Rooster".

—Qué carajos —gimo con incredulidad.

Ela se ríe.

—Lo siento, pero es todo lo que ofrece la ciudad. Camille y yo vamos a comer algo en Angry Rooster. Por qué no te unes a nosotras.

—No —escupo mientras me pregunto qué nuevo infierno me espera.

—Bueno, es tu única oportunidad de comer. Ahora, consíguete una habitación y esperaremos. —Camille insiste.

Al parecer no tengo otra opción si quiero comer, por ello sigo su indeseado consejo… Veinte minutos después salgo recién duchado y cambiado. Vuelvo al jeep y a las chicas que me esperan.

—¿Vamos? —pregunta Ela.

—Adelante —murmuro de mala gana.

Camille sale del jeep y es la primera vez que la veo bien. Caliente es un eufemismo en ella. Largos mechones rubios ondulados, con curvas en el buen sentido. No como esas modelos delgadas de riel a los que estoy acostumbrado. Lo tiene todo en los lugares adecuados. Su cabeza apenas llega a mi pecho en mi marco de 1.95m. Tan chiquita y tiene tanta boca. Es difícil que no me guste lo que veo y pienso que es una pena desperdiciar semejante belleza.

A medida que nos acercamos al bar, el olor a humo y a cerveza rancia impregna el aire. La música country suena a todo volumen, con botas y sombreros de vaquero hasta donde alcanza la vista. En qué coño me he metido.

Una vez dentro, un borracho choca con Camille casi haciéndola caer. Rápidamente la agarro por la cintura y la sostengo contra mí. Me agacho y le susurro al oído:

—Debería haberte dejado caer.

Ella levanta la cara hacia mí con esos ojos desafiantes y sonríe dulcemente:

—Pero no lo hiciste.

Viendo esas palabras salir de sus labios carnosos, mi cuerpo siente un impulso que no conozco. Rápidamente retiro mi brazo de su cintura y doy un paso atrás.

Un Harper no se deja llevar por los sentimientos, me digo en la mente.

Esta pequeña imbécil demuestra ser más peligrosa cada minuto que pasa.

----------

¡HOLA! Aquí me tienen de nuevo con una nueva historia, tal como anuncié en mi libro “AL BORDE DEL PLACER” n.n

Espero esta les atrape tanto como mis demás historias que han leído aquí de mí ♥♥♥

Las actualizaciones serán: Martes, Jueves y Sábado. Espero sean pacientes y respetuosas si en algún momento no llego a actualizar. Recuerden que yo también tengo vida al igual que uds.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir