ManoBook > Fantasía > Los fantasmas de Lucien

   Capítulo 3 Parte 2

Los fantasmas de Lucien Por K.V. Agares Palabras: 13535

Actualizado: 2021-04-07 09:55


⏤Uhm, Natalie tiene ojeras ⏤comentó Karl cuando estuvimos dentro del autobús que rentaron los profesores. Ella tenía una cámara entre sus manos⏤, pero aún sigue viéndose bien, ¿no, Lucien?

Le di un codazo, y él río.

Me sentía cansado, y es que la noche anterior nos la pasamos investigando sobre Olivia, Hall e incluso Jace. Descubrimos que Olivia había conocido a Hall cuando él fue el abogado de la familia Volkov, ya que habían demandado al asaltante. Al final los Volkov ganaron y el asesino fue a prisión.

Tal vez por eso Jace seguía en el mundo de los vivos, porque quería salvar a su hermana.

Y yo lo ayudaría.

⏤¡Atención, chicos y chicas! ⏤expresó la maestra Lorenzo⏤. Nuestra primera parada será en el museo del Louvre.

⏤¿Alguien sabe cuándo fue su inauguración? ⏤preguntó el profesor Bandura, y alguien levantó la mano⏤. ¿Sí, señorita...?

⏤Cowen, Natalie Cowen.

⏤Cowen, ¿sabes cuándo se inauguró el museo del Louvre?

⏤Diez de agosto del año 1793.

⏤¡Es correcto! Toma una paleta ⏤le lanzó una paleta roja que sacó de la bolsa de la señora Lorenzo.

Al llegar, algunos aprovecharon y se tomaron fotos para Instagram frente a la pirámide de cristal. Ya sabes, aquella que está en todos los perfiles de modelos e influences.

⏤¡Bueno, Bueno, vámonos! ⏤les dijo la maestra, queriendo entrar al museo.

Mientras pasábamos al lado de una pequeña pirámide con una grande de cristal encima, y de cabeza, los profesores nos decían cosas que yo no escuchaba porque no les prestaba atención. Me sentía vigilado, a tal punto que fui al baño para saber de quién se trataba.

Me escondí en uno de los compartimientos, y oí entrar a alguien. Los pasos eran tranquilos, y me buscaba. Venía por mí.

La persona se colocó frente a mi puerta, y casi pegó un grito cuando asomó la cabeza sobre ella.

⏤¿Leonardo? ⏤fruncí el entrecejo. Luego salí⏤. ¿Qué haces aquí? ¿Cómo me encontraste?

⏤Seguí tu energía ⏤se encogió de hombros, y frunció el entrecejo⏤. ¿Jace no te dijo?

⏤¿Decirme qué exactamente?

⏤Sobre que quería usar tu cuerpo.

⏤¿Ahora?

Asintió.

⏤¿No puede ser otro día o cuando estemos en el pueblo?

No quería quedar como un loco ante mis compañeros, más de lo que ya pensaban que estaba.

⏤Me gusta París, quiero disfrutarla. Por favor, Lucien, solo un día.

Exhale.

⏤De acuerdo, pero cuando venga Jace debes salir, y no hables extraño con las personas que me conocen, o no me conocen, ¿bien?

⏤Está bien ⏤asintió.

Narrador omnisciente.

El hombre entró en el cuerpo del chico, y se miró en el espejo del baño. Sonrió, y luego salió.

Había una bolita de estudiantes que miraban una pintura, mientras un guía les decía datos interesantes, pero la mayoría no ponía atención o se aburría.

⏤Bola de ignorantes ⏤expresó "Lucien" mientras pasaba a su lado, en dirección a una escultura de una mujer semidesnuda y sin brazos.

El profesor se dio cuenta de que uno de sus alumnos se alejaba, así que lo llamó:

⏤¡Joven Benedetti!

Karl volteó al igual que todos, creyendo que estaría hablándole a la nada, pero solo estaba viendo la escultura.

⏤¿Sí, profesor? ⏤dijo cuando estuvo cerca.

⏤No te alejes, o te perderás.

⏤De acuerdo ⏤asintió, esbozando una sonrisita pícara. A Leonardo le pareció atractivo el profesor de Lucien.

Karl lo miró con rareza, al igual que Natalie.

⏤¿Todo está bien? ⏤le preguntó su amigo cuando se puso a su lado.

⏤Por supuesto, ¿por qué no lo estaría?

El chico notó algo extraño en su amigo, pero creyó que se trataba de Natalie.

⏤¿Es Natalie? ⏤le susurró con voz pícara⏤. ¿Te pidió una cita o qué?

No supo qué decir, así que mintió.

⏤Así es.

Karl abrió más los ojos, pero se contuvo de saltar.

⏤¡Amigo, eso es increíble! ⏤siguió susurrando.

⏤¡Lo sé! ⏤fingió estar también emocionado.

Natalie estaba hasta el otro extremo. Lo miró con los ojos entornados.

Siguieron recorriendo el lugar, hasta que se detuvieron en una de las pinturas de Leonardo y éste se quedó ahí, pasmado. Los demás no lo notaron, nada sorprendente, y se fueron, dejándolo solo.

Miró el cuadro hasta que alguien se acercó a él.

⏤Lindo, ¿no?

Lo miró. Era un hombre de unos treinta, alto, tenía algo de barba, pero le quedaba genial, sus ojos eran grandes y color miel, su piel era algo bronceada, nariz grande, recta, el pelo lo tenía corto y castaño.

⏤Es una copia horrible.

Hundió las cejas.

⏤¿Copia?

Señaló la pintura cuando lo dijo:

⏤Es demasiado obvio. No está bien difuminado, y a ese niño le falta una ceja. Simplemente es algo totalmente opuesto a lo que Leonardo hacía.

⏤Vaya, eres muy fan de él.

⏤Simplemente me fijo en los detalles ⏤se encogió de hombros⏤. La pintura original se perdió, la perdieron, y creo que les gustó tanto que decidieron hacer una, horrible, copia.

⏤¿Cómo sabes eso?

Recordó de pronto las advertencias de Lucien.

⏤Alguien de la familia conocía a alguien muy cercano a él ⏤fue lo primero que se le ocurrió.

⏤Interesante... ⏤le extendió una mano para que la estrechara⏤. Mi nombre es Phoenix, un placer.

⏤Le... ⏤se detuvo rápidamente⏤. Lucien, e igualmente.

De repente, Phoenix notó algo extraño en "Lucien", algo familiar.

⏤¿Te conozco? ⏤decidió preguntar⏤. Te me haces familiar...

⏤No lo creo ⏤no supo qué hacer.

Asintió. Iba a decir algo más, pero de pronto un teléfono sonó.

⏤¿No vas a contestar? ⏤le preguntó Phoenix.

Al principio no lo entendió, pero cuando sintió el vibrar de algo dentro de su bolsillo del vaquero lo sacó.

«Karl» decía en la pantalla.

⏤Ah... ⏤no sabía cómo apagarlo, así que decidió que era mejor irse⏤. Tengo que irme, me están esperando.

⏤Bueno, hasta luego, Lucien ⏤verbalizó para luego alejarse, y dejar a Leonardo extrañado.

La forma en la que lo había dicho le pareció extraña, pero estaba ocupado en apagar el móvil. Optó por correr hacia los compañeros de Lucien, quienes lo esperaban en el lugar de descanso, y Karl, al verlo, colgó la llamada, haciendo que el móvil dejara de sonar.

El rubio dio un suspiro de alivio.

⏤Ah, ahí está ⏤anunció la maestra al verlo acercarse⏤. ¿Dónde estaba usted, joven Benedetti?

⏤Lo lamento, me quedé observando un cuadro ⏤contestó con la respiración agitada.

⏤Hum ─dudo, pero al final optó por seguir con la excursión⏤. Bueno, suban al autobús.

Ya en el autobús, Natalie veía las fotografías que había tomado con la cámara que le había regalado su abuelo. Tomó muchas, y la mayoría eran buenas. En algún momento se quedó viendo una en especial; en ella salía Lucien sonriendo, pero en realidad era Leonardo quien sonreía.

⏤No puede ser... ⏤emitió su amiga al lado, sobresaltandola. De inmediato guardó su cámara⏤. ¿Te gusta ese bicho raro?

⏤¿Bicho raro? ⏤hundió las cejas, indignada⏤. ¿Por qué le ponen apodos horribles a las personas?

⏤Porque lo son ⏤dijo como si fuera obvio.

⏤¿Tú

qué sabes que son y que no? No lo conoces, no puedes deducir si es o no un bicho raro. No sabes por qué hace o dice lo que hace.

La chica se quedó pasmada al ver a su amiga explotar.

⏤¿Y tú sí?

Natalie no dijo nada por un momento.

⏤Sí ⏤confesó al final⏤. Lucien no es un loco, y tal vez algún día sepas del porqué lo hace ⏤luego de decir aquello se levantó y fue al asiento de Lucien y Karl⏤. Karl, Cassie quiere hablar contigo.

⏤¿E-en serio?

Asintió, y él de inmediato se levantó. Natalie se sentó al lado de "Lucien" y éste, extrañado, no dijo nada.

⏤Estás extraño, ¿pasó algo con Jace?

Leonardo alzó las cejas.

⏤¿Sabes quién es Jace?

⏤Sí, el fantasma ⏤contestó con una risita absurda.

Dejó caer su cabeza en el espaldar del asiento, aliviado.

⏤Ah, bueno, entonces creo que puedo decirte.

⏤¿Decirme qué?

⏤No soy Lucien.

La castaña hundió las cejas.

⏤¿Ah?

⏤Lucien me dejó poseer su cuerpo ⏤aclaró⏤. Mi nombre es Leonardo Da vinci.

La castaña no supo qué decir, estaba en shock.

⏤¿El pintor?

⏤También soy otras cosas, pero sí.

⏤Guau... ⏤siguió sorprendida⏤. T-tengo demasiadas preguntas ⏤comenzó a decir, emocionada.

⏤Bueno, las puedo contestar hasta que Jace aparezca.

De repente, recordó que tenían que buscar más información sobre Olivia y Hall.

⏤¿No ha hablado contigo?

Negó con la cabeza.

⏤Lo hicimos antes de venir aquí, pero solo hablamos de mí y el cuerpo de Lucien.

Se removió en su asiento.

⏤Bueno, es que descubrí que los Volkov se mudaron aquí en París, y tengo la dirección del lugar de trabajo de Hall, el esposo de Olivia...

⏤¿Quiénes son?

⏤Son personas, vivas, que necesitan nuestra ayuda, la ayuda de Lucien.

⏤¿Ahora ayuda a los vivos? ⏤preguntó, ceñudo.

⏤Comenzó apenas ⏤asintió.

⏤¿Y qué esperamos? Vamos a espiarlo.

⏤¿En serio? Pero, ¿y Jace?

Se encogió de hombros.

⏤Él debe estar con la mujer.

⏤Bien, iremos cuando nadie nos vea.

La adrenalina le llegó al cuerpo. Estaba entre nerviosa y emocionada.

⏤Es ahí ⏤señaló Natalie con la cabeza el edificio enfrente de ellos, luego de bajar del Uber.

El edificio estaba compuesto por ventanas de vidrio, pero no veían lo que sucedía dentro, la puerta era giratoria, y las personas entraban y salían.

⏤«Empresas Benson» ⏤leyó Leonardo el letrero que estaba sobre la puerta. Las letras eran doradas⏤. ¿Qué haremos ahora? ¿Vamos a patear culos? ⏤había oído a un estudiante hablar así, y quiso imitarlo.

A Natalie le hizo gracia ver a "Lucien" hablar así, y es que su voz no había cambiado a pesar de que no era él.

⏤No, debemos ser discretos: Fingiremos estar aquí por la escuela, le diré que quiero hacerle algunas preguntas y mientras yo hago eso, tú ve e inspecciona todo, ¿de acuerdo?

⏤Entiendo.

Entraron al edificio y se acercaron a la recepción.

⏤Hola, ¿qué puedo hacer por ustedes? ⏤les preguntó amablemente la mujer detrás del mostrador.

⏤Tenemos un trabajo de la escuela, y queríamos entrevistar al dueño, Hall Benson, o Volkov, según sé.

⏤Mmm, bueno, ahora está en una junta, pero si gustan pueden esperarlo y yo le diré.

⏤Eso sería estupendo.

Y se fueron a los pequeños, pero cómodos, sillones color azul marino.

⏤Esto es emocionante ⏤manifestó Leonardo.

⏤Creo que será mejor, y más fácil, que salgas del cuerpo de Lucien, así podremos conseguir más información ⏤le susurró, cuidando de que nadie la oyera.

El hombre se sintió un poco desanimado, pero sabía que eso era importante, así que accedió. Salió del cuerpo de Lucien, y éste, abrumado y confundido, miró a todos lados.

Narra Lucien.

⏤Lucien, Lucien ⏤me llamó Natalie, haciendo que la mirase.

⏤¿Q-qué pasó? ¿Dónde estoy?

⏤Calma, te diré.

Luego de contarme el plan, solo asentí, ahora más tranquilo.

Al parecer Hall era como una versión masculina de Jery Howard, con todos esos abogados trabajando para él.

⏤¿Cómo es? ⏤me preguntó de pronto⏤, ser poseído por un fantasma.

Me encogi ligeramente de hombros.

⏤No oigo ni veo nada, solo duermo.

⏤Tú me ayudarás a husmear, ¿bien? ⏤le dije a Leonardo, quien se encontraba sentado frente a mí.

⏤Bueno ⏤asintió.

Luego de un minuto, el jefe apareció. Nos levantamos y le estrechamos la mano.

⏤¿Qué tal? ¿Qué puedo hacer por ustedes, chicos? ⏤preguntó amablemente el hombre.

⏤Hola, mi nombre es Alicia y él es Scott, tenemos un trabajo en la escuela y debemos entrevistar a alguien influyente y eso, entonces queríamos hacerle algunas preguntas ⏤contestó Natalie⏤. Si tiene tiempo, vaya.

⏤Oh, me halagan, y por supuesto que me encantaría ayudarlos.

Natalie me había asegurado de que él aceptaría, ya que había leído que Hall era, como dije, una Jeri Howard.

⏤Vengan, les haré un tour.

Nos subimos al elevador, junto con Leonardo, y llegamos a la segunda planta.

Las paredes, y puertas, de algunos cuartos eran de vidrio.

⏤¿Por qué abogado? ⏤le preguntó Natalie.

⏤Mi padre lo era, y quiso que yo siguiera sus pasos.

⏤¿Se arrepiente de haberlo hecho?

⏤No. Bueno, al principio era así, pero cuando comencé a defender a personas inocentes y veía que otros hacían lo contrario, todo cambió para mí. Me juré siempre estar del lado correcto.

⏤Eso es muy psicópata de su parte ⏤opinó Leonardo.

Una mujer se le acercó de repente, le enseñó una hoja y Hall nos miró.

⏤Lo siento, acaba de surgir un problema.

⏤Tenemos todo el día.

⏤Bueno, mi asistente los pondrá cómodos mientras esperan.

Asentimos y se fue.

⏤Disculpe, ¿dónde está el baño? ⏤le pregunté a la asistente.

⏤Sígueme.

Miré a Natalie antes de irme.

En realidad no tenía ganas de ir al baño.

Leonardo entendió de inmediato y me siguió.

⏤Gracias ⏤le agradecí a la mujer cuando estuvimos frente a los baños.

⏤No hay de qué.

Entré, esperé unos minutos y salí.

⏤De acuerdo, esto haremos ⏤comencé a decir. Por suerte no había nadie por ese pasillo⏤: buscaremos en la oficina de Hall algo que lo relacione con un trato con algún asesino a sueldo.

⏤Bien.

Caminé de forma casual, nada sospechosa.

⏤Te ves sospechoso.

Lo miré.

⏤Bueno, es mi primera vez haciendo algo así.

⏤Estás tenso, solo relájate.

Solté aire por la nariz, intentándolo.

De tanto buscar y buscar, encontramos el despacho de Hall. Por suerte no había nadie y estaba abierto.

⏤Quédate en la puerta y avísame si alguien se acerca ⏤le dije a Leonardo.

Asintió y salió.

Primero revisé el portátil: encontré mensajes subidos de tono con otra mujer, pero luego los mensajes con un asesino a sueldo, al menos eso era lo que parecía ser.

⏤¡Lucien, ya viene!

⏤Mierda.

Metí el portátil en mi mochila y salí como un pedo silencioso.

Volví al baño, y salí cuando Leonardo se aseguró de que Hall y su asistente ya habían pasado.

Le hice un movimiento con la cabeza a Natalie, me siguió y nos fuimos de ahí con rapidez y temor a que nos atraparan.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir