ManoBook > Romances > Un Regalo Billonario

   Capítulo 1 Harta de ti

Un Regalo Billonario Por Magdalena Palabras: 7757

Actualizado: 2020-01-15 00:22


Era 14 de julio, el día de San Valentín en China.

El cielo nocturno estaba acompañado de las luces de los faroles de la calle y letreros de neón, las cuales se mezclaban borrosas iluminando toda la ciudad.

Estaba lloviznando. Una mujer delgada con un vestido blanco caminaba rápidamente por una calle tranquila con un paraguas sobre la cabeza.

Una leve sonrisa de alivio apareció en el rostro de Mandy Zhou cuando miró el pastel que llevaba en su mano derecha.

Hoy era el tercer aniversario de su relación con Daniel Zhao, quien era su primer novio y al cual amaba mucho. Siempre habían celebrado su aniversario juntos, pero hoy Daniel estaba demasiado ocupado en el trabajo para pasar tiempo con su novia. A pesar de eso, Mandy había pasado toda la tarde haciendo un pastel para darle una sorpresa.

La mujer entró al complejo de viviendas Elegance Residential Quarters, abrió la puerta del departamento y encendió la luz. Lo que entró a su vista fue la sala de estar de su pareja, la cual le era muy familiar. Dejó el pastel sobre la mesa de café con cuidado para no echar a perder su arduo trabajo.

Cuando Mandy pensó en el hecho de que habían estado juntos por tres años, se le dibujó una sonrisa alegre en los labios. Al instante, se quitó las pantuflas y se dio la vuelta para meterse en la habitación de su novio y sorprenderlo.

De repente, escuchó un jadeo que hizo desaparecer su sonrisa: estaba segura de que el sonido provenía de una mujer. Con el corazón acelerado, se quedó parada en el lugar para escuchar con atención. Unos segundos después, escuchó el gemido de un hombre.

Los sonidos definitivamente venían del interior de la habitación de Daniel. Estupefacta, Mandy se quedó paralizada frente a la puerta con los ojos bien abiertos, su rostro se puso rojo y luego empalideció.

Obviamente había reconocido la voz del hombre.

Sacudió la cabeza y pensó que tal vez estaba imaginando cosas, pero los sonidos aún permanecían en el aire, y no sabía si irrumpir en la habitación para atrapar a Daniel con las manos en la masa.

Mientras tanto, dentro del cuarto, había dos cuerpos entrelazados entre sí.

"Daniel, ¿cuándo terminarás con ella?", le preguntó suavemente Celine Liu mientras lo abrazaba por el cuello.

"Cariño, cuando todo salga según lo planeado, me separaré de ella", le respondió él, pellizcándole su esbelta cintura.

"Mmm... He hecho todo lo que se suponía que tenía que hacer, pero aún no has tomado una decisión. Dime, ¿sigues enamorado de ella?", le preguntó Celine Liu frunciendo el ceño y se puso celosa de repente.

La mayoría de los hombres no podrían resistir la tentación de una mujer coqueta, especialmente si estaban en la cama. Daniel no quería hacer nada que enojara a Celine en ese momento crucial, por lo que la convenció de inmediato: "¿Cómo es posible? Mi amor, eres la persona más importante en mi vida. Incluso la dejé para acompañarte el día de San Valentín, entonces, ¿qué piensas?".

"¿Qué pasaría si ella se enterara de lo que estamos haciendo aquí?", preguntó Celine con su voz seductora, que era como un cuchillo afilado apuñalándole el corazón a Mandy.

"¿Lo que estamos haciendo aquí? ¿Y qué si se entera? Hace mucho tiempo que quiero deshacerme de esa mujer, siempre tan pura y distante. No tengo interés en ella. ¿Quién podría soportar a ese tipo de mujer?", le contestó Daniel resoplando.

Obviamente, el tono del hombre estaba cargado de infelicidad. Al escuchar sus palabras, Mandy finalmente se dio cuenta del tipo de persona que realmente era. La furia que ardía en su pecho pareció extinguirse en un instante.

Respiró hondo para calmarse, y giró la perilla de la puerta sin dudarlo.

La puerta se abrió haciendo un clic y la imagen de Celine sobre su novio se presentó ante ella.

Tan pronto como la pareja escuchó que se abría la puerta, dejó de hacer lo que e

staba haciendo de golpe.

Daniel quedó petrificado en el momento en que vio a Mandy. Toda la emoción que sentía se disipó en el aire.

Celine se bajó con calma de Daniel y miró a Mandy a los ojos, desafiante, como si fuera la pareja legítima del joven.

"Daniel Zhao, ¡creo que me debes una explicación!", dijo Mandy apretando los dientes, haciendo todo lo posible para contener las lágrimas. En los tres años que habían estado juntos, nunca había pensado que tenían problemas, ni siquiera cuando estuvieron separados durante un año.

Una relación a larga distancia es la prueba de confianza más difícil entre parejas. Sin embargo, a Mandy nunca se le había ocurrido que la persona en la que más confiaba podía traicionarla, no hasta ese momento.

Se dio cuenta de lo tonta que había sido.

"Mandy, ahora que has visto todo, no tengo nada que decirte. Antes de que vinieras, Celine y yo estábamos haciendo el amor, así que... puedes irte ahora", le dijo Daniel, ahora sin evidencia alguna de estar nervioso y con una expresión fría como el hielo.

Mandy estaba demasiado enojada para hablar. No podía creer que Daniel le estuviera pidiendo que saliera en lugar de intentar disculparse con ella. En los tres años que habían estado juntos, él nunca le había dicho algo tan cruel.

"Mandy, ya lo escuchaste. Vete de aquí ahora, aún no hemos terminado", le ordenó Celine, y luego le sonrió coquetamente a Daniel mientras estiraba sus suaves brazos para abrazarlo por el cuello.

"Celine, mi padre siempre te ha tratado bien. ¿Cómo pudiste hacerme esto? Cuando estabas pasando por una situación económica difícil, mi padre fue quien te patrocinó para que pudieras estudiar en la universidad, e incluso después de que te graduaras te consiguió un trabajo de contadora en su empresa. Pero en lugar de ser agradecida con él, fuiste a seducir a mi novio. ¿No tienes miedo de las consecuencias?", preguntó Mandy conteniendo las lágrimas, sin poder soportar verlos a los dos juntos.

"¡Ah!, ya veo. Ustedes los ricos piensan que pueden solucionar todo con dinero, ¿no?", dijo Celine revoleando los ojos.

"¡Perra!", le gritó Mandy, quien, al escuchar sus palabras sarcásticas, se le acercó rápidamente y la abofeteó.

Si la mujer que se había acostado con su novio hubiera sido otra, tal vez no la habría golpeado, pero Celine se estaba comportando como una perra desagradecida.

Las cosas sucedieron tan rápido que Celine no pudo reaccionar, y cuando sintió la palma de Mandy contra su mejilla, se le llenaron los ojos de lágrimas. "¡Daniel, me abofeteó!", se quejó.

Al ver que Mandy todavía continuaba el drama, Daniel la cacheteó.

El sonido de su bofetada fue aún más fuerte que la de la mujer.

Anonadada, Mandy se quedó quieta, con lágrimas en los ojos que le borroneaban la visión.

El dolor que sentía en su corazón era más fuerte que el de la mejilla.

Daniel saltó de la cama, enderezó lentamente la espalda y dijo fríamente: "Basta, Mandy. Te pedí que salieras, ¿no me escuchaste?".

Al ver la expresión triste en el rostro de Celine, Daniel se angustió.

"¡Cómo te atreves a pegarme!", le gritó Mandy con resentimiento, temblando de ira.

"Sí, te golpeé. Ahora sal de aquí antes de que te dé una lección", le dijo Daniel mirándola con furia.

De todos modos, su plan había tenido éxito, así que ya no tenía por qué ser amable con Mandy.

"¡Hijo de puta! ¡Te haré pagar por lo que me hiciste!", le gritó Mandy, quien levantó la cabeza con lentitud y le miró con desilusión.

Daniel levantó una ceja y la apuró: "Bueno, estoy esperando".

'Deja de soñar, Mandy Zhou. De ahora en adelante, vamos a jugar un juego nuevo. ¿Todavía crees que puedes conseguir lo que quieras solo porque tu padre es rico?', pensó él.

"Espero que ustedes sean una pareja perfecta", dijo Mandy con frialdad antes de salir furiosa del apartamento.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir