ManoBook > Romances > Un Regalo Billonario

   Capítulo 3 Quinientos dólares

Un Regalo Billonario Por Magdalena Palabras: 4459

Actualizado: 2020-01-16 00:22


Sin pronunciar palabra, el hombre de la máscara miró a Mandy con una fría sonrisa en su rostro.

Estaba seguro de que podía conquistarla, y esta noche, quería jugar con ella hasta quedar totalmente satisfecho.

Por otro lado, Mandy estaba desconcertada por la extraña atmósfera en la habitación.

Mientras se lamía suavemente sus labios secos, un seductor sonido salió de su propia boca, lo que la hizo volver a la realidad.

"Lo... lo siento. No sé qué hago aquí. Me voy ahora mismo".

Aunque no estaban muy cerca el uno del otro, ella podía sentir la caliente exhalación que venía del hombre sentado en la cama.

No se atrevía a quedarse ni un minuto más, solo quería irse lo antes posible. Además, el calor que sentía la hacía encontrarse cada vez más incómoda.

Sintiéndose mareada, tiraba inconscientemente de su bata de baño mientras trataba de encontrar una salida. Pero apenas había dado unos pasos cuando un par de brazos fuertes la agarraron por detrás.

El rostro de Mandy se puso pálido por lo sorprendida que estaba.

El hombre de la máscara se aferró fuertemente a su cuerpo, haciéndola sentir un miedo que nunca antes había experienciado.

Él apenas podía sostenerse al oler la ligera fragancia de su cuerpo.

Fue entonces cuando Mandy lo empujó con los codos, pero en cuanto dio un paso, se cayó al suelo. Ella estaba al borde del colapso.

No estaba muy sobria, ¡pero se dio cuenta de que había sido drogada!

'¡De ninguna manera! ¡Absolutamente no!', se dijo a sí misma.

Durante 22 años, Mandy había mantenido su virginidad.

Aunque ella y Daniel habían tenido una relación por tres años, nunca habían cruzado esa raya.

"Lo siento, por favor, déjame ir. Puedo darte todo el dinero que quieras", dijo ella, sin que se le entendiera muy bien.

Estaba tendida en el suelo impotente y con la cabeza baja, sin atreverse a mirarle.

En ese momento, ella ni siquiera tenía fuerzas para levantarse, y en su mente, sabía exactamente lo que él le iba a hacer.

Los arrogantes labios del hombre se transformaron de repente en una sonrisa burlona.

'¿Dinero? ¡Quiere hablar de dinero conmigo! Imagino que todos los miembros de la familia Zhou son iguales. Solo porque son ricos, pie

nsan que el dinero puede ayudarlos en cualquier situación, incluso en un momento de vida o muerte'.

La ira del hombre era como un fuego que se encendió de inmediato al escuchar las palabras de Mandy. Sus ojos profundos estaban llenos de odio.

Entonces la levantó del suelo y la tiró sobre la cama. Seguidamente, un beso suave cayó sobre la chica. Mandy se retorció bajo él, lo cual solo consiguió enloquecerle más. La apretó más con sus brazos y la besó con más fuerza.

Ella no sabía cuándo sucedió, pero en algún momento de la noche, Mandy comenzó a dejar de poner resistencia, y a cooperar con él.

Como una mujer virgen, ella parecía estar obsesionada con él. Cada vez que él jugaba con ella, ella respondía con el doble de intensidad. Él sentía que la estaba integrando en su cuerpo.

Fue una noche de intensa pasión y romance.

Cuando Mandy finalmente se despertó a la mañana siguiente, sintió un terrible dolor de cabeza. Le dolía todo el cuerpo, como si hubiera sido aplastada por un auto.

Extraña habitación, hombre enmascarado...

Poco a poco, ella recordó lo que había sucedido la noche anterior.

Llena de horror tiró la colcha y abrió los ojos, en la sábana blanca, había una mancha de sangre.

Su corazón se sacudió ligeramente y las lágrimas brotaron de sus ojos. La tristeza que sentía era difícil de describir, pues sentía que había perdido algo muy querido para ella.

En la mesilla de noche estaba la exquisita máscara que el hombre había llevado puesta la noche anterior, y, debajo de ella, un billete de quinientos dólares.

'¿Qué es esto? ¿Acaso ese hombre pensó que yo era un producto? ¡Quinientos dólares!'.

Mandy no podía creer que su primera vez valiera solo quinientos dólares.

Sintiéndose enferma por todo lo que había pasado y con miedo de que el hombre volviera, se puso rápidamente la ropa y salió de la habitación.

Justo antes de irse, se dio la vuelta para ver el número de la habitación: 1314. Ese número era como una broma cruel que le atravesó el corazón.

Atrapar a Daniel engañándola con Celine anoche ya había sido un golpe duro para ella. Pero ahora, después de despertarse en una cama extraña esta mañana, sintió que su mundo se había derrumbado.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir