ManoBook > Romances > Un Regalo Billonario

   Capítulo 82 El Sr. Jin se preocupa mucho por ti

Un Regalo Billonario Por Wen Nan Yin Palabras: 6181

Actualizado: 2020-02-14 00:31


Más tarde esa mañana, cuando Mandy se despertó, estiró su brazo y notó que la cama estaba vacía.

Al bajar las escaleras, vio a Lillian esperándola en la mesa del comedor. Quedaban algunos platos, pero Nathan ya no estaba.

"Buenos días, señorita Zhou", saludó la mujer con tono cálido al notarla un poco deprimida.

"Buenos días, Lillian", alcanzó a decir, algo decepcionada.

Para ella no tenía sentido seguir viviendo allí, ya que él siempre desaparecía cuando deseaba, sin tomar en cuenta sus emociones, no quería continuar con ese desastre.

"Señorita Zhou, disfrute su comida. El Sr. Jin se ha ido a trabajar". Hizo una pausa y miró la expresión en el rostro de la joven, como pensando si era o no conveniente mencionar a su patrón.

"Sí, lo sé", dijo la chica echándole un vistazo al pasillo. Era un lugar grande y fresco, pero vacío, sin rastro de ser un hogar. ¿Cómo podría gustarle a ella un sitio así?

Su relación estaba llena de altibajos, cuando parecía muy perfecta, ella pensaba que estaba soñando. Sin embargo, cuando él se enojaba, sentía que todo era muy real.

"El Sr. Jin está muy ocupado con su trabajo, señorita Zhou, por favor no le preste atención", le propuso Lillian, que al ver a Mandy sentirse miserable, decidió decir algo adicional.

"Esta bien, sé quién soy para él", se burló de sí misma, con un toque de desolación en su voz.

Era solo una acompañante oculta, ni siquiera podía llegar a decir que era su amante, se sentía como su juguete, así que ¿por qué preocuparse por él?

La sirvienta era una mujer muy experimentada, es por eso que podía notar angustia en los ojos de la joven, así que caminó hacia ella, la tomó de la mano, y dijo: "Señorita Zhou, a decir verdad, el Sr. Jin se preocupa mucho por usted".

"No trates de convencerme, me iré de aquí en un par de semanas, quiero que nos llev

el asunto, más aturdida se sentía. En ese momento, su teléfono sonó, al ver quién la llamaba, contestó temblorosa.

"Hola, mamá". Apretó los dientes mientras sentía cómo sus manos comenzaban a sudar.

"Hija, ¿estás libre?, ven a la empresa cuanto antes", dijo Madeline con tono tranquilo.

"Está bien, voy ahora mismo", respondió sin atreverse a decir que no. En el camino, se encontraba en un gran dilema, pensando en qué forma le explicaría el incidente a su madre.

Pasado un rato, llegó al Grupo Zhou.

"Buenos días, señorita Zhou", la saludó la secretaria con calidez.

Aunque era la hija del CEO, iba muy poco a la compañía, por lo tanto, el personal la trató como una invitada especial, y fueron muy atentos con ella.

"Buenos días", trató de mostrar su mejor sonrisa pero su cara demostraba estar abatida.

Al abrir la puerta de la oficina, vio a su madre sentada en su escritorio leyendo unos documentos, y cuando finalmente entró portando una sonrisa culpable, Madeline le ordenó calmadamente: "Trae dos tazas de café".

Ella soltó su bolso y le obedeció, al regresar, su madre la esperaba en el sofá.

"Mandy, ¿cómo has estado últimamente?", preguntó tomando una de las tazas, sonriendo con modestia.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir