ManoBook > Romances > La dulzura de una noche

   Capítulo 10 Encontrarse a Greg en el bar

La dulzura de una noche Por María José Palabras: 8100

Actualizado: 2020-01-28 00:27


Era la primera vez que Cynthia se quedaba despierta toda la noche. Todo porque revisó el teléfono de Jonson y leyó accidentalmente un mensaje que la volvió loca. Este decía: "Jonson, hace años que no nos vemos. ¿Cómo está nuestra hija?". Aunque el remitente era desconocido, ella sabía quién era. Debía ser Bess, la madre biológica de Leona. Después de todo, Jonson solo tuvo dos hijas, una con ella y otra con Bess.

Cynthia discutió fuertemente con su esposo al respecto, y no paró hasta que él no pudo soportarlo más y la dejó, cerrando la puerta de su dormitorio. Sentada sola en la habitación, se puso más furiosa. Esa mujer estuvo a punto de arruinar a su familia, pero como ella no sabía dónde encontrarla, solo podía descargar su ira contra Leona por ahora. Le haría saber a esa mujer que su hija estaba en sus manos, y Leona nunca tendría la oportunidad de tener una vida feliz mientras estuviera viva.

Cynthia corrió hacia el dormitorio de la chica, pero para su sorpresa, esta no estaba allí. Eso significaba que ella aún no había llegado a casa, por lo que se enojó más y murmuró: "Eres tan disoluta como tu madre. Ambas son buenas para seducir a los hombres. ¿A una edad tan joven, ya has aprendido a pasar la noche fuera?".

Cuando salió de la habitación, escuchó un leve sonido que provenía de la pequeña puerta del patio trasero. Entonces miró hacia ese lugar y vio entrar a la chica, por lo que corrió como loca hacia la puerta. No podía esperar para abofetearla. Tan pronto como se abrió la puerta, su mano derecha aterrizó pesadamente en la cara de Leona y le gritó: "¡Perra! Realmente eres tan disoluta como tu madre. Eres demasiado joven, pero ya sabes cómo permanecer fuera toda la noche. ¡Eres una de esas chicas malas de la calle!".

"No, madrastra. Yo...". Cynthia la había malinterpretado, así que ella quiso explicarlo. Quería hacerle saber que no pudo volver a casa temprano porque había tenido un accidente.

Sin embargo, antes de que pudiera terminar de hablar, la mujer le gritó de nuevo: "¡Cállate! Y no me llames madrastra. Debes llamarme señora Ling Tu madre es una mujer desvergonzada y tú eres como ella. Bueno, ¿por qué debería sorprenderme? De hecho, te pareces a ella. ¿Y sabes qué? ¡A ambas les gusta coquetear con hombres!". Luego agarró el cabello de la chica y comenzó a golpearla. No fue hasta que esta cayó al suelo con sangre por todo su cuerpo que la mujer se detuvo en busca de aire.

Las lágrimas corrían por el rostro de Leona mientras observaba cómo Cynthia retrocedía. En su mente, no pudo evitar culpar a su madre: 'Mamá, ¿por qué tuviste que darme a luz si no me querías? Y la señora Cynthia siempre dice que coqueteabas con papá. ¿Por qué hiciste semejante cosa?'.

Después del incidente con York, Leona siguió yendo al bar a trabajar. Pero ahora, se sentía nerviosa cuando pasaba de un cliente a otro con su sexi traje de conejito rosa. Estos últimos días había estado muy ocupada. Tenía dos trabajos por la noche mientras iba a la escuela durante el día y dedicaba un poco de tiempo a visitar a York en el hospital. Cada vez que la madre de este no estaba cerca, se colaba para verlo. Necesitaba hacerlo porque estaba segura de que su madre no le permitiría ni siquiera mirarlo. Como resultado, la chica había perdido mucho peso en solo medio mes.

Esta noche, dos hombres altos y guapos entraron al bar. Eran tan guapos que casi todas las mujeres les prestaron atención. Parecía que los dos tenían personalidades totalmente diferentes. Uno siempre tenía una sonrisa en su rostro. Tenía un par de hermosos ojos llenos de ternura, y su piel clara sorprendía a cualquier mujer.

Aunque solo llevaba una camisa blanca informal, cada uno de sus movimientos emanaba un aura noble. Era Evan Mu, el mejor amigo de Greg desde la infancia. El hombre junto a él tenía un rostro firme y masculino. Sus delgados labios estaban apretados con tanta fuerza que parecían congelados. La gente no pudo evitar preguntarse si al menos sabía cómo sonreír.

Pero sus ojos profundos mostraban qu

e era una persona que rara vez sonreía. Vistiendo un traje formal de Armani y una mirada severa en su rostro, siguió en silencio a Evan dentro del bar. Si Leona estaba allí, definitivamente lo reconocería. Era Greg, el novio de Jasmine. Evan miró a la gerente que caminaba hacia ellos y le dijo vagamente: "Amelia, prepáranos una habitación".

"Me alegro de volver a verlo, señor Mu", lo saludó la mujer con una amable sonrisa. Era uno de sus clientes habituales, así que ya lo conocía. Inmediatamente llevó a los dos hombres a una habitación privada.

Esa noche, Evan arrastró a Greg al bar. A este realmente no le gustaba ir a estos lugares, pero cuando sus ojos vieron a una hermosa figura sosteniendo una bandeja en sus manos y sirviendo vino a los clientes, su interés se despertó repentinamente, pues reconoció a la hermosa joven de inmediato. Era Leona, la segunda hija de la familia Ling y la hermana menor de Jasmine. Greg recordó la noche en que tuvo un encuentro con ella en el patio trasero. Ya era tarde en la noche y olía el humo del cigarrillo por todo su cuerpo. Ahora sabía la razón. Esta vez, no pudo evitar preguntarse si ella estaría trabajando en ese lugar para enrollarse con hombres ricos.

Ese pensamiento fue interrumpido por la voz de Evan: "Por aquí, Greg. Por lo general vengo aquí cuando quiero relajarme. Este bar es agradable, especialmente por sus hermosas camareras". La mirada de este recorrió todo el bar y una sonrisa pícara apareció en su rostro.

Dentro de la habitación privada, Evan pidió una botella de vino. Sentado tranquilamente en el sofá, Greg señaló a Leona, que estaba de pie cerca de la puerta, y dijo: "Déjala entrar para que nos sirva".

Amelia volvió la mirada para ver a la chica. Luego, avergonzada, dijo: "Señor, ella es solo una mesera, no una animadora".

"Déjate de pendejadas. Solo queremos que ella traiga nuestro vino. Y pídele a Olivia que venga aquí también", la interrumpió Evan, quien se dio cuenta de que su amigo había estado mirando a Leona, por lo que supo que él estaba interesado en ella. En cuanto a Olivia, la conoció cuando estuvo allí la noche anterior. Ella fue la razón por la que decidió volver esta noche.

Como Evan era un cliente habitual, Amelia no tuvo más remedio que concederle su pedido. De manera que se acercó a Leona y le pidió que llevara una botella de vino importado a la habitación privada No.1. La chica dudó de inmediato. Una de las políticas de su bar era que solo las animadoras entraban a los cuartos privados, y las camareras como ella solo se encargaban de atender los pedidos de los clientes en el salón.

Al ver la duda en esta, Amelia le dijo inmediatamente: "No te preocupes. Solo servirás la botella de vino a los clientes que están allí. Y Olivia irá contigo".

De alguna manera, la joven se sintió un poco aliviada cuando escuchó que Olivia estaría con ella. Entonces tomó la bandeja de la mano de Amelia y fue a la habitación que esta le había indicado. En el momento en que abrió la puerta, vio indistintamente a dos hombres sentados en el sofá. La habitación privada estaba tan oscura como el exterior, pero era mucho más silenciosa y lujosa.

Al principio tenía dudas de entrar, pero cuando vio que Olivia ya estaba sentada al lado de uno de los hombres, decidió hacerlo. Sin embargo, aun así se sentía extraña. Olivia y ella eran camareras, y se suponía que no debían beber con los clientes. ¿Por qué Olivia estaba sentada y bebiendo con el hombre?

'Tal vez son amigos', pensó ella para descartar la extraña sensación que surgió en su corazón. Sin pensarlo demasiado, dejó la botella de vino sobre la mesa y se dio la vuelta para salir.

No obstante, de repente, una gran mano la agarró del brazo por detrás y tiró de ella. Antes de que pudiera saber lo que estaba pasando, escuchó una voz familiar: "Gatita salvaje, no esperaba verte aquí. Parece que estamos realmente destinados a encontrarnos".

Leona se sintió nerviosa en un instante, pues solo conocía a una persona que la llamaba con ese sobrenombre.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir