ManoBook > Romances > La dulzura de una noche

   Capítulo 21 Conflicto

La dulzura de una noche Por María José Palabras: 7110

Actualizado: 2020-01-31 05:38


York conocía la Compañía Mu. Aunque era más pequeña que la Zhao, su empresa, también era una de las compañías más grandes de la ciudad. De hecho, Jonson, el presidente de la Compañía Mu, fue uno de los invitados a la fiesta de su decimoctavo cumpleaños.

Incluso recordó que Jonson tenía una hija llamada Jasmine, y aunque no la conocía personalmente, sabía que vestía ropa y accesorios de marcas famosas.

Esto no tenía ningún sentido; si Leona era la segunda hija de la familia Ling, ¿por qué parecía haber una brecha tan grande entre ella y Jasmine? Era imposible, York no podía creerlo. Quizás Greg solo estaba tratando de crear problemas, así que no caería en su trampa. Se volvió para mirar a Leona; esperaba que ella negara todo lo que Greg había dicho.

Ella estaba mortalmente pálida y su cuerpo temblaba de manera incontrolable. Se daba cuenta de que Greg intentaba hacerla quedar mal ante los ojos de York, pero no pudo encontrar la manera de refutarlo, porque después de todo, lo que había dicho era cierto.

"¡Leona, dime que lo que dice es mentira!". El silencio de Leona puso nervioso a York, quien ya tenía la sensación de que Greg decía la verdad. Pero aun así, quería escuchar a su novia; estaba dispuesto a creer todo lo que dijera.

"¿Qué? ¿Te has tragado la lengua? ¿O simplemente no te animas a decirle la verdad? Quizás quieras aparecer en los titulares mañana, estoy seguro de que tu padre será el hazmerreír de toda la ciudad. ¿No te importa en absoluto su reputación?". Greg no dudó en empeorar la situación de Leona.

"¡Basta de decir tonterías! Sí, el apellido de Leona es Ling, pero, ¿es suficiente eso para asumir que es la segunda hija de la acaudalada familia Ling, propietaria de la Compañía Mu? Hasta donde yo sé, Jonson solo tiene una hija. Incluso si le preguntas a otras personas del mundo empresarial, dirán lo mismo. La familia Ling no tiene una segunda hija, deja de intentar ensuciarla". York todavía hizo todo lo posible para defender a Leona;

pensaba que él era la única persona en el mundo que debería ponerse en pie y hablar por ella. Leona era el amor de su vida e incluso si era realmente la segunda hija de la familia Ling, tenía que protegerla de Greg. Lo primero que debía hacer ahora era alejarlo; la verdad sobre la identidad de Leona podía esperar, se podría confirmar más tarde.

Además, York sabía que Leona era amable e inocente y, de ninguna manera podría engañarlo. Estaba seguro de que Greg solo quería provocarlos.

"Tsk, Tsk". Greg chasqueó la lengua. "No sé si te tiene embobado o eres realmente estúpido. Si miento, ¿por qué ella no se defiende? O tal vez debería llamar a la familia Ling y pedirles que vengan, así pueden identificar a Leona frente a ti", Greg le habló a York pero miraba a Leona con una sonrisa en el rostro.

"No, por favor no hagas eso; admito que soy miembro de la familia Ling, pero las cosas no son como tú crees. Yo soy...". Leona temía que York la malinterpretara, pero la aterraba la idea de que Greg llamara a la familia Ling.

Se sentiría más avergonzada frente a ellos; solo probaría que Cynthia siempre había tenido razón al llamarla perra por seducir a los hombres. Leona ya se imaginaba la escena que la humillaría aún más.

"¿Qué? ¿Realmente eres la segunda hija de la familia Ling? Entonces, ¿por qué me lo ocultaste?". York la miró incrédulo; ya sabía la respuesta, pero todavía le dolía comprobar que ella le había mentido todo este tiempo.

Si Leona no hubiera ocultado su identidad, las cosas podrían haber sucedido de otra ma

nera. Aunque Barbara era muy arrogante, no le habría impedido salir con Leona si hubiera sabido que era la segunda hija de la familia Ling; y sus padres no lo obligarían a casarse con Joyce. Leona y él podrían casarse después de su graduación, como una pareja normal. Pero, ¿por qué le había mentido?

"York, yo... también tengo mis propias dificultades. Por mucho que quiera... no puedo explicarte todo en un minuto. Las cosas son más complicadas de lo que te imaginas", balbuceó ansiosa Leona. Lo último de lo que quería hablar era de su origen, solo la haría sentirse avergonzada y humillada.

Pero si no le decía la verdad a York ahora, temía que él la malinterpretara aún más. Sin embargo, no sabía cómo explicarle bien la situación; necesitaba más tiempo. Leona levantó la cabeza y miró a Greg. "¿Estás conforme ahora? ¿Por qué siempre quieres hacerme sentir miserable? ¿Por qué me tienes rencor? ¿Hice algo para ofenderte? ¿Por qué me haces esto?".

Al ver el resultado de sus acciones, el humor de Greg mejoró, especialmente cuando vio que Arthur venía caminando hacia ellos. Extendió la mano y acercó a Leona a su lado.

Esto la tomó tan de sorpresa que casi se cae al suelo, pero afortunadamente, Greg se movió rápido y logró sostenerla. Sus brazos se sintieron fríos sobre ella, era completamente diferente a la calidez del abrazo de York. Y el fuego en su mirada hizo que su corazón se estremeciera.

Antes de que Leona pudiera decir una palabra, Greg le dijo en un tono diabólico: "Gatita salvaje, ¿te sorprende que haya adivinado tu truco? ¿Te sientes decepcionada y enojada? Desafortunadamente, tu novio ya no te creerá, ahora sabe que pareces inocente por fuera pero en el fondo eres una mala mujer a la que solo le importa el dinero".

Leona sintió que ardía de rabia al escuchar sus palabras, trató de librarse de su brazo, pero él era demasiado fuerte para ella. Las lágrimas corrían por su rostro cuando lo miró a los ojos; luego, se volvió hacia York y dijo: "York, créeme, las cosas no son como cree este hombre. Él no me conoce, realmente tengo mis propias razones y te las explicaré más tarde".

York estaba solo un poco molesto después de confirmar que Leona le había mentido, pero su enojo contra Greg se agravó al ver a Leona de pie junto a él. Estaba seguro de que ella tenía sus razones para decidir ocultarle su verdadera identidad; no debería haber dudado de ella.

De repente, se puso de pie y agarró a Leona del brazo, tratando de alejarla de Greg. Como hombre, preferiría morir antes de no poder proteger a su mujer.

Sin embargo, Greg obviamente no tenía planes de dejarlo ganar; sostuvo a Leona con fuerza en sus brazos, sin intención de dejarla ir.

Leona sintió un dolor agudo en la muñeca cuando York tiró de ella; York había tironeado de la misma muñeca que Greg, y había quedado lastimada, porque Greg había ejercido demasiada fuerza. Ahora que York la había tocado, no pudo evitar llorar de dolor.

"¡Ay! ¡Me duele!", se quejó bajito. Las lágrimas le mancharon el rostro y en su frente aparecieron gotas de sudor.

York se disculpó de inmediato: "Lo siento". Aunque estaba enojado, todavía se preocupaba mucho por Leona, así que, al notar que ella parecía estar sufriendo, le soltó el brazo de inmediato. Le dolió el corazón cuando vio las magulladuras en su hermosa y delgada muñeca. Se sintió culpable al pensar que él las había causado.

Tan pronto como York vio los moretones en la muñeca de Leona, la soltó y rápidamente lanzó un fuerte puñetazo hacia el apuesto rostro de Greg.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir