ManoBook > Romances > La dulzura de una noche

   Capítulo 23 Una amenaza

La dulzura de una noche Por María José Palabras: 8029

Actualizado: 2020-02-01 00:17


Arthur no esperaba que su hijo se comportara de esa forma y, de hecho, se sintió un poco avergonzado frente a Greg. Tan pronto como vio que el rostro del señor Wei se oscurecía debido a la terquedad de York, una sensación de miedo emergió en su corazón. Sabía que su familia y su negocio estarían condenados.

Con el fin de tranquilizar a Greg, levantó la mano inmediatamente y le dio una bofetada a su hijo, quien se quedó desconcertado. Antes de que pudiera reaccionar, su padre le lanzó una mirada de advertencia y les gritó a sus hombres: "¡Lleven al joven a casa! Tiene que prepararse para la fiesta de compromiso. Su prometida y la familia Shen lo están esperando".

Al momento, varios hombres se acercaron y sacaron a rastras a York del aeropuerto. Él trató de oponer resistencia, pero su fuerza no era nada comparada con la de los guardaespaldas de su padre.

"Prefiero morir antes que comprometerme con Joyce. ¡Leona, espérame! Vendré a rescatarte", gritó el chico.

Ante la reacción de su hijo, Arthur tembló de rabia. Luego lo señaló y le dijo: "¡No eres un buen hijo! Si te niegas a casarte con Joyce, no recibirás ni un centavo de mí".

"No me importa tu dinero. Estoy dispuesto a llevar una vida pobre mientras esté con Leona. ¡No me gusta Joyce!". York continuó discutiendo con su padre a pesar de que los guardaespaldas lo seguían arrastrando.

"Me estás enfureciendo", expuso Arthur con los dientes apretados. Luego se volvió hacia Greg y dijo en tono de disculpa: "Lo siento mucho, señor Wei. Me aseguraré de darle una lección a este estúpido hijo mío. Disculpa, por favor. Tenemos que irnos".

"Lleva a tu hijo con su prometida ahora", respondió Greg con rotundidad. En realidad, no quería perder el tiempo hablando con Arthur.

Al ver a York irse con su padre y los guardaespaldas, el corazón de Leona se estremeció de dolor. ¿Por qué tenía que ser tan desgraciada? ¿Era una maldición?

Hasta su propio padre le había dicho en infinidad de ocasiones que la Compañía Mu no se habría enfrentado a ninguna crisis si no hubiera nacido. Era como si ella solo hubiera provocado desgracia a la familia Ling.

Leona se sobresaltó un poco cuando escuchó de repente la voz fría de Greg: "Tu pequeño novio se ha ido. Da igual lo que hagas, nunca lo volverás a ver".

La chica fue consciente en ese momento de la situación en la que se encontraba y un escalofrío recorrió su cuerpo. Seguramente fue Greg quien informó a Arthur de que York estaba en el aeropuerto. Si no fuera por su intromisión, ella y su novio ya habrían aterrizado en otra ciudad.

La verdad era que no necesitaba que Greg se lo confirmara. Nadie sabía que estaban ahí excepto él. Además, acababa de decir claramente que no quería que ella fuera feliz. Cualquiera que fuera la razón de que la odiara tanto, ella no lo sabía. Leona no recordaba haberlo ofendido. Y aunque le preguntara, sabía que no iba a obtener una respuesta sensata de su parte. Lo había intentado muchas veces y el resultado fue siempre el mismo.

"Gatita salvaje, ¿estás enojada porque arruiné tu plan? Olvídate de tu pequeño novio. Ahora que se ha ido, es momento de que hablemos de nosotros. Parece que has vivido bien con ese chico mientras yo estaba en el extranjero los últimos meses", expuso el hombre con frivolidad.

El asistente de Greg, Wayne Zhang, se había escondido en un rincón cuando este se dirigió a la sala de espera del aeropuerto, por lo que había presenciado todo. Desde allí tuvo la sensación de que algo andaba mal. Había estado trabajando con Greg durante años y rara vez lo había visto sonreír. Y fue una sonrisa espeluznante lo que le hizo desear mantenerse alejado de su jefe en ese instante.

A pesar de que sentía lástima por la joven que estaba al lado de Greg, no había nada que pudiera hacer. Después de todo, él era solo el asistente y no podía entrometerse en los asuntos de su jefe. Por lo tanto, no tuvo más remedio que ignorar la mirada suplicante de Leona.

Greg arrastró furiosamente a la chica

a su auto. Solo se había ido por unos meses y, sin embargo, ella ya estaba con otro hombre. Tenía que hacerle saber cuál era su lugar.

"¿A dónde me llevas? No iré contigo. Suéltame. Si no lo haces, pediré ayuda". Leona forcejeó con él. Solo quería alejarse de un demonio como Greg. El miedo se apoderó de su corazón pensando en lo que podría hacerle.

"Te llevaré a un hotel y haré lo que quiera contigo", soltó el hombre. Humillar a Leona lo hacía sentir extremadamente feliz.

"¡¿Qué?! ¿Estás loco? Eres el novio de mi hermana. ¿Cómo vas a llevarme a esa clase de lugar? No, no iré contigo. ¡Déjame en paz!". La chica no esperaba que él dijera esas palabras en un lugar público. Su rostro se sonrojó de vergüenza mientras continuaba forcejeando.

No podía creer que Greg fuera así. Por la forma en que Jonson hablaba de él y lo veía, parecía muy noble. Incluso podía decir que su padre lo veía más como un mayor que como un futuro yerno. Aunque ella no lo conocía demasiado, sabía que no era un hombre común y corriente. Definitivamente no era alguien con quien pudiera meterse.

Podía ser una chica sencilla, pero no era tonta. Las personas como él eran peligrosas. Debía huir antes de entrar en el auto. De lo contrario, a saber qué le pasaría.

Lamentablemente, Greg parecía haber leído la mente de la chica. Sabía lo que quería hacer, pero no le dio vueltas al asunto. Ella era como un conejito para él, débil y fácil de tratar. No hacía falta decir que era un experto en tratar con personas como ella.

Mientras caminaba, el hombre le susurró al oído: "Si no quieres aparecer en los titulares mañana, pórtate bien y ven conmigo. Si continúas enojándome, no te garantizo qué tipo de noticias se publicarán sobre ti en Internet mañana".

Como era de esperar, la chica dejó de luchar tras escucharlo. Aunque Jonson nunca había mostrado interés en ella, seguía siendo su padre y se preocupaba por él. La chica no quería causarle ningún problema. Por otro lado, también estaba preocupada por Jasmine. Si se enterara de lo que había pasado entre ella y Greg, se sentiría herida y probablemente la odiaría. Jasmine era su única hermana y la única persona que la había tratado con amabilidad en la familia Ling. No podía romperle el corazón.

Finalmente, Leona decidió que tenía que escapar. Cuando echó un vistazo a su alrededor, se dio cuenta de que había un baño no muy lejos de ellos y, de repente, dijo con ansiedad: "¿Puedo ir al baño primero? No aguanto más". Aunque solo estaba poniendo una excusa, no pudo evitar sonrojarse. Su rostro estaba rojo como un tomate. Tenía la sensación de que con Greg había sentido un nivel de humillación y vergüenza como nunca antes.

El hombre intuyó lo que la chica se traía entre manos y apareció una sonrisa malvada en su rostro. Luego asintió levemente y le susurró: "No te atrevas a huir de mí. Tengo hombres en todos los rincones de este lugar, así como en la parte de atrás y frente al baño. Si intentas escapar, aprenderás las consecuencias más tarde".

Leona soltó desafiante: "¿Dónde más crees que iré? Si no confías en mí, ¿por qué no entras conmigo?".

Los ojos del hombre se oscurecieron de inmediato y su mandíbula se tensó mientras la fulminaba con la mirada. Fue un atrevimiento por parte de la chica dirigirse a él con tal descaro. "Parece que no es tan urgente. Quizá puedas ir al baño del hotel", dijo Greg con frialdad. Él nunca caería en sus trucos. 'No importa lo que haga, nunca la dejaré ir', pensó para sus adentros.

Leona se sorprendió un poco al ver la expresión del rostro de Greg. Ella no sabía que él tenía tan mal genio. De alguna manera, se sintió un poco arrepentida por su lengua afilada. A veces decía cosas en el momento equivocado. Era mejor que se callara y pensara en una forma de escapar.

Entonces, puso una mirada agraviada y le suplicó: "Por favor, necesito ir al baño ahora. ¿Quieres que estropee tu lujoso auto?". Si pudiera, se enterraría bajo tierra avergonzada después de decir esas palabras.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir