ManoBook > Romances > La dulzura de una noche

   Capítulo 27 Sospecha

La dulzura de una noche Por María José Palabras: 8474

Actualizado: 2020-02-02 00:27


Leona estaba muy asustada, pero estaría acabada si llamaba la atención de alguien dentro de la casa y la veían junto a Greg en la oscuridad del patio trasero.

Era una fría noche de verano en la que solo vestía unos jeans con una camisa ligera, de modo que la mezcla entre la brisa y el miedo que sentía hicieron que su piel se erizara. Desde su óptica, bajo la tenue luz que venía de la casa, Greg alcanzó a notar el rastro de pánico en el hermoso rostro de la joven. Hecho qué, aunque pudiera sonar extraño, encontraba encantador. Era como una gatita aterrorizada, arrinconada en la oscuridad. Al ver esto, los ojos del hombre ardieron de deseo.

De pronto, la empujó contra la pared para abalanzarse sobre ella. A pesar de que la chica trató de resistirse, lo único que logró fue agachar la cabeza para volver a llorar sin poder moverse más. "Por favor, déjame ir. De verdad lo siento mucho, no lo volveré a hacer", suplicó entre sollozos.

"¿Greg? ¿Dónde estás?", se escuchó la voz de Jasmine no muy lejos de ellos. Ante eso, Leona permaneció inmóvil e inmediatamente se tapó la boca para suprimir el ruido de su llanto.

Sin embargo, a Greg parecía no importarle en absoluto que Jasmine los encontrara en alguna postura inadecuada.

"Te lo ruego. Por favor, suéltame. Te juro que haré todo lo que me pidas. Pero no dejes que nos vean así". Allí, escuchando los pasos de Jasmine cada vez más cerca, Leona estaba completamente invadida por el pánico, fue tan elevado el nivel de desespero que no tuvo más remedio que comprometerse con Greg. Ya tendría tiempo de pensar en las consecuencias de lo que acababa de decir, lo que le importaba ahora era ser liberada para irse a su habitación antes de que Jasmine los descubriera.

Finalmente, Greg la soltó pero no le permitió alejarse. Entonces, volvió a echarle un vistazo a su rostro asustado, antes de entregarle una tarjeta dorada sonriendo diabólicamente. Acto seguido, dijo: "Toma esto. Ve al hotel Emgrand mañana a las nueve de la noche. Te estaré esperando en la habitación 8008, y asegúrate de no dejarme plantado de nuevo. De lo contrario, no seré tan permisivo contigo la próxima vez".

"Sí... entiendo. Solo vete ya", contestó ella, agarrando la tarjeta mientras lo empujaba nerviosamente.

"¿Me estás mandando a retirarme?", preguntó Greg, levantando una ceja. Lo que él más odiaba en la vida era cuando alguien le hablaba en un tono autoritario. Y en este caso particular, una mujer como Leona ni siquiera estaba calificada para intentarlo. Pues ella era un simple juguete.

En ese instante, al notar la expresión de enojo en la cara del hombre, la joven se asustó de nuevo, por lo que negando con la cabeza, tartamudeó: "No... yo... no lo quise decir de esa manera. Bueno... me iré yo primero". Dicho esto, corrió a su habitación sin mirar atrás.

Unos segundos después, Jasmine vio a Greg parado en ese oscuro rincón. Incluso también le pareció haber visto una sombra desaparecer repentinamente en la distancia. De todos modos no le prestó mucha atención, ya que su principal preocupación era él. No obstante, la luz de la habitación de Leona se encendió, lo que sorprendió a Jasmine tomando en cuenta la hora que era. En consecuencia, surgió la sospecha en su corazón. '¿Leona acaba de entrar a su dormitorio? ¿Acaso estaba aquí con Greg?'.

Esa idea le despertó los celos que siempre le había tenido a Leona, que desde el jardín de infancia siempre había encantado a todos los chicos. A pesar de que era tímida y sencilla, muchos habían estado tras ella a lo largo de los años.

Por ende, Jasmine sentía un gran desprecio por la chica. Si bien por fuera intentaba ser amable, por dentro la odiaba por atraer la atención de cualquier hombre. Con esto en mente, lo que más le preocupaba era que también pudiera seducir a Greg.

Entonces, ya frente a él, preguntó con suspicacia: "¿Con quién estabas hablando?".

"Oh, con Wayne. Como he estado fuera unos meses, tiene que darme reportes diarios. Por cierto, ya es tarde, así que debo irme, mañana tengo una reunión a primera hora". Luego, sin esperar respuesta, se dio la vuelta y se fue, dejándola triste, viendo su espalda alejarse mientras se mordía los labios con fuerza. Definitivamente se

sintió un poco decepcionada, sobre todo porque Greg nunca había tomado la iniciativa de tener intimidad con ella desde que estaban juntos. Y como mujer, no tenía el valor de hacerlo ella.

Jasmine nunca se sintió segura con respecto a su relación. A decir verdad, siempre sintió que Greg estaba cerca, pero a la vez lejos. Era como si ella realmente nunca se hubiera ganado su cariño. Aun así, cuando se enteró de que Greg fue directamente a su casa desde el aeropuerto, sintió un poco de esperanza. Esa era la primera vez que él tenía un gesto así, por eso pensó que podría haberla extrañado después de pasar varios meses fuera.

De pronto, le vino a la cabeza lo que Cynthia siempre le decía, que no era otra cosa más que el recordatorio de que debía salir embarazada de lo antes posible. Pues esa era la única forma de asegurar su permanencia al lado de este hombre. Cynthia sabía que una vez que ella quedara en estado, eventualmente Greg se casaría con Jasmine. Llegado ese momento, la chica se convertiría en la esposa del director ejecutivo de la Compañía Wei.

El solo pensar en esa idea provocó que el corazón de la joven se acelerara incontrolablemente y se sonrojara. En seguida, rápidamente siguió a Greg, gritando nerviosa: "¿Greg?".

"¿Sí?", replicó él dándose la vuelta.

"Bueno... Es que ya es más de la una de la mañana, me parece que es demasiado tarde para conducir a tu casa. ¿Qué tal si te quedas aquí? Tenemos muchas habitaciones vacías", tartamudeó, insegura de lo que estaba diciendo. Sinceramente, al reflexionar sobre sus palabras, tal vez pudo haber sonado demasiado proactiva, por lo que no pudo evitar volver a sonrojarse.

Por su parte, Greg intuyó de inmediato cuáles eran las intenciones de la mujer. Y aunque honestamente ella no le disgustaba, contestó sonriente: "No. Quiero dejar todo eso para el día de nuestra boda, adiós".

Ante esa respuesta, Jasmine no insistió más, solo lo vio salir, feliz de escuchar lo que dijo. Sin embargo, el problema era que aún no estaban comprometidos. Siendo así, ¿cómo podrían casarse? Como destacado hombre de negocios, siempre había rumores sobre la vida privada de Greg, vinculados a innumerables mujeres. Pero por mucho que Jasmine quisiera quejarse, no podía hacerlo porque ni siquiera era su prometida.

En cuanto a Leona, tan pronto como entró a su habitación, aun llorando, corrió directamente al baño para tomar una ducha sin quitarse la ropa, simplemente quería eliminar cualquier rastro de Greg en su piel, especialmente en sus labios.

Para ella había sido un largo día, y después de todo lo que sucedió, sintió que estaba a punto de no soportarlo más. Luego, habiendo permanecido bajo la ducha fría durante tanto tiempo, comenzó a estornudar mientras temblaba, de modo que ajustó la temperatura para calentarla un poco. Al terminar, la chica miró su reflejo en el espejo, en el que pudo notar que sus ojos y labios estaban rojos e hinchados.

También tenía algunas marcas rojas en su cuello, todo por culpa de Greg. Viendo esto, se frotó la piel con furia, sin detenerse hasta que comenzó a sangrar. Seguidamente le echó un vistazo a la tarjeta dorada que el hombre le dio, antes de tirarla a la basura. Definitivamente no sería tan estúpida como para ir a ese hotel y caer en su trampa.

De todos modos sabía que tarde o temprano ya no podría evitar a Greg. Por lo tanto, necesitaba trabajar más duro para ganar el dinero suficiente lo antes posible. Luego, chequeó sus ahorros para ver si podía alquilar una habitación pequeña ese mes para sobrevivir sola lejos de ese tipo y de los Ling.

Pronto, se hizo la mañana del domingo. Jasmine sabía que era difícil ver a Leona incluso los fines de semana porque ella no paraba de trabajar, así que fue al patio trasero temprano en la mañana, pensando en que no pudo dormir por culpa de tener en su cabeza la idea de Leona y Greg juntos. A pesar de que no sabía nada, no pudo evitar sospechar que algo realmente estaba pasando entre ellos.

Si bien no los vio juntos la noche anterior, todavía estaba preocupada. Por ende, decidió visitarla en su habitación, preparada para lidiar con ella. Lo único que quería era recordarle quién era la novia de Greg para mantenerla al margen.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir