ManoBook > Historia > Finalmente Te Encontré

   Capítulo 2 Un hombre peligroso

Finalmente Te Encontré Por Qing Han Palabras: 7302

Actualizado: 2020-04-25 00:08


Andrew Lu encontró a una mujer parada en la habitación cuando abrió la puerta. En cualquier otra circunstancia habría echado a quien hubiera entrado a su habitación sin su permiso.

Pero en el momento en que la vio, se quedó parado en el lugar.

Algo se agitó dentro de él y, sin duda, algo se había endurecido debajo de su toalla.

Estaba sorprendido por la reacción de su cuerpo ante ella, sin imaginarse que alguien como la chica pudiera excitarlo de aquella forma. Por un lado, era extremadamente quisquilloso cuando se trataba de mujeres, y su extraña aversión a los perfumes femeninos era testimonio de ello.

Eso explicaba por qué no lo veían con ninguna mujer.

Dejando de lado ese pensamiento, su rostro se volvió sombrío. 'Solo unas cuantas personas saben que estoy aquí ahora mismo. ¿Quién habrá soltado la lengua?', pensó Andrew para sí mismo.

Mientras tanto, Ashley, que se dirigía hacia él, tropezó y cayó directamente en sus brazos.

Cuando sus ojos se encontraron, Andrew sintió que su pulso se aceleraba.

"¡Oh, Dios!", susurró él.

Cuando recuperó el control de sus sentidos, le frunció el ceño a la joven, haciendo todo lo posible para parecer molesto por la intrusión.

Se quedó allí, con el rostro crispado. El desdén que sentía por la mujer estaba claramente escrito en su rostro.

Ashley, sin embargo, disfrutaba la sensación de su piel fría contra la de ella, y antes de que pudiera detenerse, estaba abrazando su tensa cintura.

"¡Mmm! ¡Qué agradable!", murmuró ella.

Para ella, Andrew no era más que un enorme trozo de hielo destinado a sofocar el fuego inducido por la droga que corría por su cuerpo.

Estaba perdiendo el conocimiento.

Pero, lo más importante era que no era consciente de lo que hacía, ya que el hombre al que estaba seduciendo sin saberlo estaba fuera de su alcance.

"Hace tanto calor...", susurró ella. Los efectos de la droga continuaban devastando su cuerpo. Sentía como si su interior se estuviera quemando y finalmente se derrumbaba.

Ya era suficiente con que Andrew lamentara no haberla alejado desde el principio, pero ahora se sentía mucho peor porque la chica se estaba aprovechando de él descaradamente.

Sin embargo, por alguna razón, estaba reacio a rechazarla. '¿Acaso se debe a que no usa el fuerte perfume que tanto detesto en la mayoría de las mujeres?', pensó él.

Para Ashley, todo se había vuelto borroso, tanto el rostro como el cuerpo del hombre. Andrew la llevó a la cama y la recostó.

Su ondulado cabello negro cayó en una espesa melena alrededor de ella y su vestido morado se deslizó de su hombro, revelando su cremosa piel.

Tenía la cara sonrojada y su piel también se había vuelto rosa. Su frente blanca estaba empapada de gotas de sudor y sus labios rosados se volvían más atractivos a medida que los mordía.

Al observar a la encantadora mujer frente a él, Andrew comenzó a sudar a pesar de haber salido de una ducha fría minutos antes.

"¡Tú te lo buscaste!", gruñó él.

La lujuria en sus ojos se convirtió en fuego cuando se arrojó sobre ella.

...

"¡Oh!", el ruido exterior la despertó, volviéndose cada vez más fuerte al tiempo que escuchaba vagamente su nombre en medio de toda esa conmoción.

De repente, Ashley recordó que a su vino le habían puesto un bebedizo la noche anterior.

Sus ojos se abrieron de golpe y se levantó tan rápido que sintió dolor en sus partes íntimas. "¡Ay!", lloró.

Cuando se levantó y la sábana se deslizó por su cuerpo, vio que estaba cubierta de moretones. Además, el dolor entre sus muslos la mataba.

Cuando vio los chupetones en todo su cuerpo, sus ojos se humedecieron

y un recuerdo brilló vívidamente en su mente. Peggy había agregado secretamente una droga en su vino y estaba a punto de entregarla a Michael Du.

Los recuerdos de la noche anterior surgían poco a poco en su mente. Lentamente, todo volvía a ella. Se las había arreglado para deshacerse de Peggy y había entrado en una habitación abierta.

Cuando Ashley trató de recordar un poco más, se volvió hacia su lado y vio a un hombre acostado allí, con los ojos cerrados y los delgados labios ligeramente fruncidos. Su atractivo rostro estaba esculpido perfectamente, y se veía tranquilo en ese momento.

Ashley dio un profundo suspiro de alivio cuando vio la cara del hombre.

'¡Gracias a Dios! ¡No fue Michael Du!', pensó para sí misma.

Luego apretó los dientes cuando el ruido exterior se hizo más fuerte. Estaba segura de que la fuente del ruido era Peggy. Debió de haber dejado de buscarla la noche anterior para reanudarlo esa mañana.

Afortunadamente, el hombre no le había rasgado el vestido. Encontró su ropa y se vistió, agradeciendo que el largo dobladillo ocultaba todas las contusiones en su cuerpo.

"¡Ay! ¡Duele mucho!", murmuró Ashley irritada tan pronto como se levantó de la cama. De repente sus rodillas se debilitaron y sus brazos se sintieron pesados, haciendo que casi cayera, pero rápidamente agarró la cama para mantener la balanza.

Miró al hombre acostado en ella mientras el persistente dolor entre sus piernas la hacía ver el infierno.

Ashley se obligó a ponerse de pie a pesar del dolor. Estaba segura de que Peggy y su equipo solo la perseguían a ella y no quería crearle problemas a aquel hombre, por lo que decidió escabullirse en silencio.

Agarró la cama en busca de apoyo e intentó levantarse, pero de repente una mano cálida la agarró.

Ashley levantó la vista para descubrir que el hombre estaba despierto, observándola en silencio, con una extraña emoción brillando en sus atractivos ojos, lo que habría hecho que las piernas de cualquier mujer temblaran.

Sin preocuparse por sutilezas, Ashley espetó: "Me están buscando. Será mejor que te escondas. Márchate después de que me vaya".

"Puedo encargarme de eso por ti", ofreció él después de un rato de silencio, justo antes de que Ashley casi perdiera la paciencia. Su voz era profunda y todavía un poco ronca, ya que acababa de despertarse, sonaba bastante embriagadora. ¿Qué mujer podría resistirse a una voz tan atractiva?

Ashley, sin embargo, era una excepción.

Sabía que cualquiera que pudiera permitirse el lujo de vivir aquí era rico o poderoso, ¡o ambos! El hombre podría ayudarla a deshacerse de Peggy de una vez por todas. Después de todo, la malvada mujer no tenía las agallas para ir contra un poderoso hombre como él. Tras un momento de vacilación, Ashley decidió arriesgarse.

Sin embargo, no había esperado que aquel extraño le ofreciera ayuda incluso antes de preguntar. Ella no creía que existieran tales cosas como los almuerzos gratis, pero en ese momento estaba muy agradecida por su oferta.

"¿Y qué quieres a cambio?", preguntó ella con cautela. Aunque estaba reacia a aceptar la oferta del extraño, sabía que necesitaba su protección. Después de todo, no quería estar desprevenida una vez tuviera que enfrentarlos a todos pues no sabía cuál era el plan que le tenían preparado.

"¡Bésame!", le ordenó él.

Ashley estaba tan sorprendida que se quedó sin palabras. '¿Qué?', Ashley miró a Andrew confundida.

"¡Bésame!", repitió él. Era el tipo de hombre que conseguía lo que quería sin tener que repetir sus órdenes, pero al ver la expresión desconcertada de la joven, no pudo evitar ordenar de nuevo.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir