ManoBook > Moderno > Finalmente Te Encontré

   Capítulo 10 Interrogatorio

Finalmente Te Encontré Por Tatiana Palabras: 7740

Actualizado: 2020-05-01 00:11


Tras dejar atrás a Lena y Raymond, Ashley se dirigió hacia la residencia de la familia Mu. Pero aun así, la pareja de prometidos logró llegar antes que ella; después de todo, ellos iban en auto, mientras que ella iba a pie.

Cuando llegó al destino, Ashley tocó el timbre, y a la brevedad una criada abrió la puerta.

Al ver a Ashley, puso los ojos en blanco, se dio la vuelta y se alejó sin siquiera molestarse en saludar; era evidente que no tenía ni el más mínimo respeto por la chica que acababa de llegar.

Si incluso la sirvienta de la casa la trataba así, era fácil darse cuenta de que Ashley lo había pasado mal el tiempo durante el cual vivía con esta familia.

Sin embargo, ella no le prestó atención al comportamiento irrespetuoso de la criada, ya que a Ashley no le importaban las personas que no significaban nada para ella.

Cuando entró en la sala de estar, escuchó que los presentes hablaban y reían con júbilo, todos lucían una sonrisa brillante y la habitación estaba llena de un ambiente alegre.

Pero con la llegada de Ashley, esa atmósfera tan agradable se volvió sombría al instante, porque todos dejaron de hablar y miraban fijamente a la intrusa; evidentemente su presencia les disgustaba.

'No quieren verme, pero me pidieron que volviera aquí; no les agrado, pero ponen una sonrisa falsa y fingen que les alegra verme. ¿No pueden simplemente parar con toda esta farsa? Estoy harta de jugar este estúpido juego con ellos', se quejó Ashley interiormente.

"Papá, mamá", ella saludó a sus padres adoptivos que estaban sentados en el sofá y eligió el asiento más lejos de ellos, porque Ashley era consciente de que no les agradaba y sabía que lo mejor era mantener una distancia que la mantuviera a salvo de ellos.

"Ashley, finalmente llegaste. Raymond nos contó una broma que fue muy divertida". Lena rompió el agobiante silencio que reinaba en la sala de estar.

Aunque Ashley la detestaba, no creía que fuera una buena idea ignorarla en presencia de sus padres adoptivos, por lo que respondió fríamente: "Ya veo".

Desde el momento en que entró en la habitación, sintió que era la causa de que todo los presentes se sintieran incómodos. Pero al saber que esto no era su culpa, y en un intento por calmar los sentimientos negativos que crecían dentro de ella, se dijo a sí misma que estaba aquí solo porque se lo habían pedido.

"Ashley, necesito hablar contigo", comenzó a decir Spencer mientras la miraba. Después, se puso de pie y subió las escaleras. Peggy lo siguió, sabiendo que su esposo le preguntaría a su hija adoptiva sobre dónde había estado aquella noche.

Ashley fue detrás de ellos obedientemente y entró tímidamente al estudio, viendo que Spencer Mu ya había tomado asiento, pero como su padre adoptivo no la invitó a sentarse, tuvo que quedarse allí parada, lo que hizo que se sintiera incómoda.

"Ashley, ¿dónde estuviste esa noche? Tu madre y yo nos preocupamos mucho al ver que no podíamos encontrarte por ninguna parte", preguntó él con una preocupación falsa.

Ashley le dirigió a Peggy una mirada desafiante y respondió: "Mamá sabía dónde estaba. Ella vio que me emborraché y me llevó a una habitación para que pudiera descansar".

Peggy espetó enojada: "Estás mintiendo. Esa noche no estabas...". Pero su voz se apagó cuando se encontró con la mirada de advertencia de su marido, ya que a pesar de que detestaba a Ashley, no tenía las agallas para desafiar a su esposo; a fin de cuentas, él era el jefe de la familia.

Mordiéndose el labio inferior, Peggy solamente pudo fulminarla con la mirada, pero Ashley actuó con indiferencia, como si no hubiera visto la furiosa mirada de su madre adoptiva.

"Pero no estabas en la habitación que preparamos para ti", preguntó Spencer Mu, fingiendo no ser consciente del hecho de que Ashley había sido drogada por su propia esposa.

"No lo sé.

Mamá me llevó a esa habitación y me quedé dormida. Eso es todo lo que recuerdo", explicó Ashley mientras miraba a su padre adoptivo con inocencia.

Spencer Mu se creyó todo y parecía convencido de su historia, por lo que le indicó que saliera de la habitación y le ordenó: "Puedes irte, tú madre y yo seguiremos hablando. Quédate en casa y acompáñanos a cenar. Más tarde tu madre tiene algo que decirte".

"De acuerdo... lo haré", respondió Ashley dócilmente antes de salir del estudio.

"Spencer, no te dejes engañar por esa chica. Yo sí la iba a llevar a la habitación del señor Du, pero ella se escapó", dijo Peggy con el ceño fruncido.

'Ashley lo ha arruinado todo. Fue por ella que ofendimos a Michael Du y perdimos la oportunidad de hacer negocios con él. ¡Esto es una gran pérdida y todo es por su culpa!', pensó ella mientras por dentro hervía de ira.

"Entiendo. Ya te puedes ir, solo no olvides decirle a Ashley que vaya a esa cita a ciegas", le recordó Spencer.

"Ten por seguro de que me encargaré de hacerlo", prometió Peggy con confianza.

...

Ashley estaba a la mitad de las escaleras cuando vio a Raymond y Lena besándose. Se detuvo un momento y continuó bajando las escaleras, como si no los hubiera visto.

Quizás la pareja de comprometidos escuchó los pasos, así que de repente se soltaron y fijaron sus ojos en ella.

Haciendo un gesto con la mano, Ashley se encogió de hombros y comentó: "Por favor, continúen con lo suyo. Yo no vi nada".

"¡Ashley!", gritó Lena mientras enterraba la cara en el pecho de Raymond, fingiendo estar avergonzada.

Este último permaneció inmóvil y con los ojos fijos en la mujer que acababa de llegar.

Cuando Ashley escuchó a Lena llamándola con una voz tan tímida, sintió que la piel de todo su cuerpo se erizaba, y sin darse cuenta de que su hermana adoptiva la estaba mirando con furia, fue al sofá que estaba más alejado de la pareja para sentarse en él.

Pronto Peggy volvió a la sala, mirando primero a Lena, quien seguía acurrucada en los brazos de Raymond, para posteriormente dirigir sus ojos hacia Ashley, dibujando una sonrisa de satisfacción por lo que acababa de presenciar.

Ella estimaba mucho a su futuro yerno, no solo porque provenía de una familia acaudalada, sino porque también trataba bien a Lena. Sin embargo, estaba molesta por el hecho de que Raymond no podía superar a Ashley, así que por el bien de la felicidad de su hija biológica, estaba decidida a casar a su hija adoptiva lo antes posible.

Peggy se acomodó en la sala de estar y tomó una taza de té de la mesa. Después de tomar un sorbo, se volvió hacia Lena para decirle: "Sé que tienes mucho trabajo pendiente en la compañía, pero debes visitar a la madre de Raymond con más frecuencia. Él es su único hijo, y como ya eres su prometida, deberías pasar más tiempo con tu futura suegra".

Su voz estaba llena de orgullo; quería que todos supieran que Raymond era el prometido de su hija.

"Sí mamá, lo haré. Cuando tengo un poco de tiempo libre, iré con Raymond a visitar a mi suegra", respondió Lena gentilmente mientras se recargaba en el hombro del hombre a su lado y sostenía su mano.

Ashley los miró en silencio, sentada sola y apartada de ellos como si fuera una extraña.

Técnicamente hablando, ella en realidad no era parte de la familia Mu, ya que ni siquiera compartían lazo consanguíneo; era una hija adoptada.

Ese año Lena sufrió de mucha fiebre y no había forma de curarla, así que alguien les dijo a Spencer y Peggy que su hija se recuperaría si adoptaban a un niño del orfanato. Aunque era solo una superstición, ellos lo intentaron y fueron al orfanato donde finalmente adoptaron a Ashley.

Cuando la llevaron a casa, Lena mejoró milagrosamente, sin la necesidad de tomar medicamentos o ir al médico; esa fue la única vez que Spencer y Peggy fueron buenos con Ashley.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir