ManoBook > Moderno > Finalmente Te Encontré

   Capítulo 20 Acusando a Ashley

Finalmente Te Encontré Por Tatiana Palabras: 8979

Actualizado: 2020-05-07 11:58


'¡Esta es la forma más eficiente de hacer callar a Fiona!', pensó Ashley con una visible sonrisa de victoria en sus labios.

Al ver la forma en que su amiga estaba tratando a Fiona, Ellie puso los ojos en blanco con desaprobación.

Sin embargo, Ashley solo le respondió con una sonrisa pícara. '¿Tienes algún problema con eso?', pensó ella.

Las tres chicas se toparon con Rita, quien lucía mucho menos segura y engreída de lo que había sido ayer.

Ashley la miró vagamente mientras pensaba: 'A pesar de que solo ha pasado un día, parece que las cosas han cambiado mucho. Pero sé que está mal regodearse de la desgracia ajena'.

Al percibir que Ashley tenía los ojos puestos sobre ella, Rita la miró con una expresión vacía para posteriormente mirar hacia otro lado.

'Seguramente me odia mucho, pero sé que no es mi culpa. ¡Ella misma se causó este daño!', pensó Ashley.

El tiempo pasó volando, y en un abrir y cerrar de ojos, ya estaba anocheciendo. Las tres chicas estaban paradas frente al edificio del Grupo Luo, preparándose para despedirse.

"Ellie, Ashley, nos vemos mañana", dijo Fiona alegremente mientras decía adiós con la mano.

Su casa estaba en la dirección opuesta a donde vivían las otras dos chicas, pero debido a que las tres eran buenas amigas, siempre salían juntas de la empresa y luego se iban por caminos separados.

"Adiós. ¡Nos vemos mañana!", respondieron Ellie y Ashley al unísono.

Por un breve momento observaron a Fiona mientras caminaba por la calle, y después ellas también se dirigieron a su propio departamento, el cual habían alquilado en un lugar cercano a la compañía, por lo que les resultaba muy cómodo caminar de ida y vuelta todos los días; normalmente solo les tomaba alrededor de diez minutos llegar a casa caminando.

En el camino, ambas iban charlando alegremente, pero de repente, Ellie se detuvo y preguntó: "Oye, ¿ya me vas a decir cómo diablos lograste hacerlo?".

Después, miró con severidad a su mejor amiga y puso una expresión completamente seria, gestos con los que pretendía darle a entender que no la dejaría con otra opción más que responder a su pregunta.

Ashley conocía esa mirada; ya la había visto muchas veces antes, así que no se atrevió a tratar de ocultárselo por más tiempo. Después de respirar profundo, comenzó a explicarle:

"¿Recuerdas aquel día en el que fui al Orfanato de la Estrella?", le preguntó ella.

"Sí, lo recuerdo. Acordamos ir juntas, pero no pude ir porque tenía algo más que hacer, así que fuiste allí tú sola", dijo Ellie mientras asentía con la cabeza.

"Así es. Bueno, cuando salí de allí, me encontré con alguien, y para ser más específica, era un mendigo", dijo Ashley.

"Tenía mugre por toda la ropa y olía terrible, pero cuando lo vi a los ojos, noté una inmensa bondad en ellos. Emitían un fulgor muy brillante y hermoso. Supuse que él tenía hambre, así que después de darle algo de comer, intercambiamos información para estar en contacto".

"¿En serio? ¿Intercambiaste información de contacto con un vagabundo?", exclamó Ellie en voz alta, dejando de caminar en el momento que la escucho y sosteniendo a Ashley por el brazo. Mirando a su amiga con el ceño fruncido, le dijo: "¿Acaso te volviste loca?".

"Ellie, ¿podrías hablar más bajo?", le dijo Ashley con los dientes apretados mientras miraba avergonzada a su alrededor.

Al ser la hora más concurrida del día, el ruidoso comentario de Ellie había llamado la atención de muchos peatones, y aunque a Ashley no le importaba lo que las otras personas pensaran de ella, era consciente de que los transeúntes la miraban con curiosidad y querían escuchar su conversación.

Ellie dejó escapar un profundo suspiro para recobrar la compostura, y después de unos momentos, dijo: "Está bien, ya me tranquilicé. Puedes continuar con tu historia".

"Relájate, solo le di mi cuenta de QQ. De todos modos, pasó mucho tiempo desde que me encontré con aquel hombre, y para ser sincera, incluso me olvidé de él, pero recientemente me envió una solicitud de amistad y la acepté. Al final descubrí que ese hombre no era un mendigo;

al parecer, vino a Ciudad J a visitar a sus familiares, pero fue víctima de una asalto, por lo que lo perdió todo y por eso estaba en esa condición tan deplorable. Posteriormente logró contactar a sus familiares y pudo recuperar algunas de sus cosas. Me agradeció por ayudarle y a veces chateábamos a través de QQ, y durante una de nuestras conversaciones, me dijo que era real

mente bueno con las computadoras, y puso sus habilidades a mi disposición por si en algún momento yo llegaba a necesitarlas. Y eso es básicamente todo", concluyó Ashley mientras se encogía de hombros.

'Eso explica por qué ayer se encerró en su habitación después del trabajo. Y yo aquí creyendo que estaba enojada por los rumores que esparcieron de ella', pensó Ellie.

"Aun así, lo que hiciste fue algo muy tonto. ¿Y si ese sujeto hubiera sido alguien malo? ¡Yo no creo en su historia! ¿Vino a Ciudad J a visitar a sus parientes y lo asaltaron? Solo tú creerías una historia tan ridícula como esa", le dijo Ellie mientras su rostro se volvía sombrío por la ira.

'¿Y si ese tipo hubiera tenido malas intenciones y hubiera terminado lastimando a Ashley? Ella realmente se puso en riesgo de forma innecesaria. Gracias a Dios que no le pasó nada malo', pensó con enfado.

"Bueno, no comparto tu opinión. A mí me pareció un tipo realmente agradable, y apuesto a que no es la persona malvada que imaginas que es", respondió Ashley en su defensa.

"No se puede juzgar un libro por su portada, al igual que no se puede juzgar a una persona por su apariencia. Si no hubiera gente mala en el mundo, entonces no veríamos policías en todas partes", espetó Ellie en un tono malhumorado.

"Oye, vamos, no te enojes conmigo. Ya aprendí mi lección", dijo Ashley con voz suplicante mientras sacudía el brazo de Ellie. 'No tuve el corazón para ignorarlo, ya que sus ojos son los más hermosos que existen', pensó ella.

Por lo general, solo les tomaba diez minutos llegar a casa, pero como se iban deteniendo para hablar sobre el nuevo amigo de Ashley, al final les tomó media hora llegar a su departamento.

En el instante en que Ashley entró en la casa, su teléfono comenzó a sonar, y se preguntó quién podría estar llamandola a esta hora.

Cuando sacó su teléfono celular del bolsillo y vio en la pantalla el nombre de la persona que estaba llamando, su buen humor se esfumó de inmediato.

Ellie se lavó las manos y se dirigía hacia la cocina para comenzar a preparar la cena de ambas, mientras que Ashley estaba sentada en el sofá de la sala de estar, lista para contestar la llamada.

"¿Hola?", respondió ella con vacilación. En el instante en que contestó el teléfono, una voz colérica le gritó desde el otro lado de la línea:

"¡Ashley! ¡Ven a casa ahora mismo!", era Peggy quien estaba llamando.

Ashley se quitó el teléfono de la oreja en cuanto escuchó gritar a su madre adoptiva desde el otro lado de la línea.

'Por suerte actué rápido. Si no lo hubiera hecho, habría quedado sorda por culpa de sus gritos', pensó ella con alivió.

"¿Qué pasa? ¿No puedes decírmelo por teléfono?", le preguntó Ashley tranquilamente.

Sabía que Peggy estaba enojada con ella, y la quería ver en casa porque Lena le había contado todo lo que había sucedido.

Esto no era algo nuevo para Ashley, ya que cada vez que Lena intentaba molestarla, pero las cosas terminaban yendo en su contra y metiéndola en problemas, se quejaba con su madre y luego ella se desquitaba con su hija adoptiva.

Ashley escuchaba en silencio mientras la otra mujer la agredía y juzgaba verbalmente de manera injusta.

Cuando Peggy terminó de maldecirla, la llamada finalizó en el momento que esta última colgó groseramente. Ashley se dirigió a la cocina con una expresión de resignación en su rostro, apoyando el hombro contra el marco de la puerta para observar a Ellie preparar la cena. "Ellie, creo que solo vas a tener que cocinar la cena para ti", le dijo Ashley con una voz desganada y que denotaba su frustración.

"¿Qué? ¿Qué pasó?", Ellie paró con lo que estaba haciendo y se dio la vuelta para mirarla con el ceño fruncido.

"Recibí una llamada de la familia Mu, y tengo que ir con ellos de inmediato", explicó Ashley.

"¿En serio? Pero ya es tarde", se quejó Ellie.

"A ellos no les importa si me pongo en peligro o si estoy cansada, lo único que les importa es vengar a su hija favorita", dijo Ashley con un suspiro mientras se sobaba las sienes para aliviar su dolor de cabeza.

"¿Qué? ¿Lena volvió a acusarte delante de ellos?

"Así es. ¿Por qué iba a detenerse ahora? Ella siempre me acusa", respondió Ashley.

"Bueno, entonces, buena suerte con eso. No creo que te den nada para cenar, así que prepararé algo para ti. Recuerda comértelo cuando vuelvas", dijo Ellie.

"De acuerdo, gracias. Bueno, ya me tengo que ir. ¡Adiós!".

"Adiós. Ten cuidado en el camino".

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir