ManoBook > Moderno > Finalmente Te Encontré

   Capítulo 22 Buen trabajo

Finalmente Te Encontré Por Tatiana Palabras: 8349

Actualizado: 2020-05-08 00:31


Ashley estaba sumida en sus pensamientos:

'He estado parada aquí desde que entré a esta casa y nadie ha tenido la decencia de ofrecerme un asiento. ¡Qué personas más antipáticas e irrespetuosas!'.

"Bueno, puedes volver a tu apartamento.

Tú y Lena son hermanas después de todo. Deberían apoyarse mutuamente en el trabajo, ¿entiendes? Deja de ser tan mala con ella. Eres su hermana mayor y deberías darle un buen ejemplo", dijo Spencer en voz baja y severa.

"Entiendo", respondió Ashley secamente.

'Yo no hice nada, ella fue quien comenzó todo. ¿Cómo puede culparme con ese tono tan severo?', gimió por dentro.

Cuando se encontró con su repulsiva mirada, sintió cómo la ira y el dolor corrían por sus venas.

'¿Quién se creen que soy? ¿Un títere sin emociones con quien pueden hacer lo que se les venga en gana?

Bueno, de todos modos a nadie le importa. Después de este sábado cortaré los lazos con esta familia y no tendré que regresar a esta maldita casa.

Y cuando llegue ese momento, nunca volveré, aunque me lo rueguen de rodillas', pensó furiosamente.

Ashley salió de la casa para tomar un poco de aire. De repente se dirigió hacia un árbol y le dio una patada con enfado.

De todos modos, no sentía nada por la familia Mu, especialmente por Peggy, que siempre la había tratado como una enemiga. Dejarlos sería realmente la mejor decisión.

Siempre había sido indiferente para la gente. Después de que sus padres biológicos la abandonaran a una temprana edad, se había vuelto un lobo solitario.

Además, los Mu nunca la habían tratado de manera justa.

La única razón por la que había seguido sus órdenes durante todos esos años era porque no paraban de decirle que debía devolverles el favor que le habían hecho por aceptarla en su familia.

Sin embargo, había una persona en la familia Mu que había sido muy amable con ella:

el hijo de Peggy. Pensar en su amable hermano adoptivo embargaba su corazón de tristeza.

De repente salió de su trance y se recuperó.

Acelerando el paso, Ashley abandonó el patio y descubrió que el taxista todavía la estaba esperando a petición de ella.

Respiró hondo y se tranquilizó, alejando todos los pensamientos negativos.

Abrió la puerta del vehículo y rápidamente se deslizó en el asiento trasero. "Señor, vamos. Solo sáqueme de aquí", le dijo al conductor que jugaba con su teléfono.

"¿Está segura?", preguntó él, cuando se dio la vuelta y le dirigió a Ashley una mirada inquisitiva.

"Por supuesto. ¿De verdad cree que vivo aquí? No pertenezco a este lugar. No puedo permitirme vivir en este sitio", respondió Ashley, un poco molesta.

"Ustedes, las chicas, son demasiado ingenuas. ¿Tiene idea de cuántas personas malas deambulan por las calles? Si tuvo una pelea con sus padres, debería regresar y disculparse con ellos. La quieren mucho y seguro que la perdonarán. ¿Por qué escapó de casa?", dijo el conductor, sermoneándola.

Tendría unos cincuenta y tantos años, era robusto, pero parecía ser amable.

Tal vez le recordaba a su propia hija, que debía de tener su edad y por eso le daba aquel consejo tan paternal.

"Tiene razón. Debería hacerlo", Ashley asintió distraídamente. A pesar del amable gesto, el conductor obviamente no entendía lo que estaba sucediendo. Lamentablemente, ella no estaba de humor para explicarle su situación a un extraño, así que permaneció en silencio, sin importarle lo que él pudiera pensar de ella.

El conductor arrancó el motor y se alejó.

Fue un largo viaje desde el Jardín del Esplendor hasta el apartamento de Ashley. El aburrimiento se fue apoderando de ella mientras observaba el fugaz paisaje a través de la ventana, lo bueno es que la idea de deshacerse de la familia Mu la animó un poco después de todo.

De repente, sonó su teléfono

y lo sacó de su bolsillo, encontrándose con un mensaje de QQ.

Skyline: "Hice lo que me pediste. ¿¿¿Estás satisfecha con mi trabajo???", y agregó un lindo emoticono

que la hizo reír a carcajadas.

AAAAshley: "Sí, lo estoy. Buen trabajo. Eres el mejor. Gracias".

Skyline: "Es bueno escucharlo, bonita. Sabía que estarías feliz con mi trabajo. Soy un hombre de palabra

después de todo y nunca te defraudaré".

Al mensaje le seguía otro: "Bonita, ¿cuándo me vas a invitar a comer?", terminando con una carita de sonrisa nerviosa.

AAAAshley: "¿Qué te parece el próximo domingo? Estaré libre para entonces".

Skyline respondió con cautela: "¿Qué tal si quedamos antes?¿este sábado? No puedo esperar para ver tu cara bonita", y agregó una carita tímida.

"Jaja", fue todo lo que ella pudo decir

porque realmente le había divertido ver la carita.

"Lo siento, pero no puedo este sábado. Mejor nos vemos el domingo", respondió Ashley con firmeza.

"Está bien, no te presionaré más porque sé que eres sincera", concedió Skyline.

...

Ashley de repente sintió curiosidad por su gracioso amigo. '¿Cómo será físicamente?', se preguntaba ella.

El conductor habló de repente: "¡Ya llegamos, señorita!". Su voz sacó a Ashley de sus pensamientos.

"¡Gracias, señor!", guardando su teléfono celular rápidamente, Ashley sacó su bolso, pagó al conductor, abrió la puerta y salió del taxi.

Una vez estuvo afuera, esperó a que el vehículo desapareciera antes de darse la vuelta y dirigirse hacia su apartamento.

Ashley y Ellie eran muy quisquillosas sobre su estilo de vida y comida pero no les importaba mucho la ropa que usaban, eran bastante afables cuando se trataba de marcas de ropa.

Por lo tanto, ambas habían hecho todo lo posible para encontrar el alojamiento perfecto.

El apartamento que encontraron estaba ubicado en el centro de la ciudad y el transporte estaba convenientemente cerca. Además de eso, el vecindario proporcionaba una alta seguridad. Definitivamente era un lugar seguro para chicas solteras como ellas.

Cuando llegó a casa, era pasada la medianoche y Ellie ya estaba dormida. El lugar estaba completamente oscuro cuando abrió la puerta. Las luces estaban apagadas.

Para evitar despertar a Ellie, cerró la puerta con cuidado y encendió la luz de la sala para ir de puntillas hacia la cocina. Después de calentar algunos platos y colocarlos sobre la mesa, se sentó apresuradamente en la silla y devoró tota la comida en un santiamén mientras le echaba un vistazo a su cuenta de Weibo.

La débil luz de su teléfono celular se reflejaba en su bello rostro, dándole una apariencia espeluznante.

Ellie había dejado mucha comida para ella y, afortunadamente, se la acabó toda.

No mucho después, solo quedaban algunas sobras en su plato.

Satisfecha, Ashley se frotó lentamente el estómago, se levantó lentamente de su asiento y recogió los platos en un intento de lavarlos antes de acostarse. Pero, de repente, escuchó una voz detrás de ella: "Puedes lavarlos mañana. Ya es muy tarde, ve a descansar un poco".

Tomada por sorpresa, Ashley se quedó petrificada.

"¡Ah!", gritó Ashley, poniéndose rápidamente de pie y haciendo que por poco los platos cayeran al suelo.

Al darse la vuelta al instante, lanzó un suspiro de alivio al ver que se trataba de Ellie. Se palmeó el pecho y trató de calmarse mirando furiosa a su amiga, mientras decía jadeando: "Oh, cielos, me asustaste muchísimo".

'Sé que es una cobarde. Pero no esperaba que se asustase tanto', pensó Ellie, blanqueando los ojos.

Luego, con una expresión resignada, hizo un mohín y respondió: "¿En serio? He estado parada aquí por mucho tiempo ya. Pero estabas tan concentrada en Weibo que ni siquiera me notaste".

"Bueno, bien, tienes razón. Regresa a la cama", dijo Ashley, molesta, a su amiga y llevó todos los platos al fregadero antes de ir directamente a su habitación.

Después de darse una ducha rápida, Ashley se lanzó a su cama. Vislumbró su teléfono y vio que ya eran las 2:00 am. Estaba tan concentrada en otras cosas que ni siquiera se dio cuenta de lo tarde que era.

Aunque los acontecimientos que se habían desarrollado aquel día estaban más allá de su imaginación, podía decir que se sentía complacida. Al menos Lena no había logrado terminar con ella.

Derrotada por la somnolencia, cayó profundamente dormida. No obstante, tuvo un sueño. En su sueño, había un hombre cuya cara no podía ver claramente. Un aura peligrosa emanaba de su cuerpo pero ella no podía evitar acercarse más a él.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir