ManoBook > Historia > Finalmente Te Encontré

   Capítulo 336 La bofetada

Finalmente Te Encontré Por Qing Han Palabras: 7246

Actualizado: 2020-08-03 00:02


Se dio cuenta de que algo andaba mal con ella.

Ashley tenía muchas cosas en mente y no se sentía capaz de conciliar el sueño tan fácilmente, aunque tampoco quería enfrentarse a Andrew y su infidelidad, por lo que fingió quedarse dormida.

Parecía estar actuando muy bien esta vez, ya que Andrew ni siquiera se dio cuenta.

Él apartó su libro, la atrajo hacia sí y la sostuvo en sus brazos. Entonces, murmuró: "¿Qué te pasa hoy?".

Podía sentir la barrera que Ashley había puesto entre ellos.

A él no le interesaba Lesley, había tirado la ropa en el basurero porque no le gustaba que la hubiera tocado alguien como ella.

Tenía muchas otras prendas y no le agradaba que ninguna otra mujer diferente a su esposa lo tocara.

Por lo general, el trabajo de Johnny era mantener a las mujeres alejadas, pues estas siempre lo estaban acosando. No estaba interesado en ninguna de ellas, así que simplemente las ignoraba.

Andrew rechazaba mujeres a diestra y siniestra y el trabajo de su asistente era asegurarse de que se mantuvieran lejos.

Él siempre tuvo aversión a cualquier contacto físico con las mujeres, así que supuso que se debía a algún suceso de su infancia. Sabía que sus padres no se amaban, nunca los había visto besarse o abrazarse. Su matrimonio había sido arreglado por conveniencia. Una vez, buscando a su madre, la encontró en la cama con otro hombre, con uno que era mucho más joven que su padre. Verla a ella así lo dejó traumatizado, le hizo sentir tanto asco que a partir de ese día le había resultado desagradable el contacto con cualquier mujer.

Ashley era la única excepción.

Ella era la luz de su mundo. Cuando entró en su oscura vida todo se iluminó de repente. La amaba con toda su alma y esperaba pasar el resto de su vida con ella.

Él la abrazó con más fuerza al pensar en ello y la sostuvo como si fuera la cosa más preciada de su vida.

Ashley se sentía frustrada mientras fingía dormir, su esposo la estaba abrazando con tanta fuerza que apenas podía respirar.

En silencio, ella continuó reflexionando: '¿Por qué me abraza tanto? ¿Acaso no se acostó con otra mujer?'.

Pudo sentir su corazón retorcerse de dolor

Era guapo y tenía el don de la palabra. Tampoco estaba de más que a veces les llevara pequeños regalos.

¿A quién no le gustaría?

Ese día, Ellie finalmente había regresado y, cuando llegó a su apartamento, se sentó en el piso de la sala.

Tenía los ojos apagados y parecía exhausta, como si fuera una persona completamente diferente. Parecía que ya no quería sonreír y le hubieran quitado toda la energía.

Se quedó un buen rato sentada allí hasta que finalmente decidió abrir la caja que había traído consigo. Era una caja de cervezas, y ni siquiera se molestó en ponerse de pie para coger un vaso, sino que empezó a beber directamente de la botella.

Una vez la probó empezó a toser.

Nunca antes había tomado ese tipo de licor y la sorprendió su amargo sabor.

Después de un momento, tomó otro sorbo, y pronto las lágrimas empezaron a correr por sus mejillas. Quizás el mal sabor de la cerveza fue lo que la hizo llorar, o tal vez le había caído algo de polvo en los ojos; de cualquier manera, era difícil saberlo.

Ella no dejó de beber mientras las lágrimas seguían rodando por sus mejillas.

Era una escena desgarradora.

Francis había estado yendo al apartamento de la chica constantemente y ese día, cuando intentó abrir la puerta, se dio cuenta de que algo andaba mal.

La puerta no estaba asegurada, y él estaba seguro de que la había cerrado bajo llave el día anterior. Entonces, ¿cómo pudo abrirse por sí sola?

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir