ManoBook > Historia > Finalmente Te Encontré

   Capítulo 552 Alquilar un apartamento

Finalmente Te Encontré Por Qing Han Palabras: 7351

Actualizado: 2020-09-16 00:12


El chofer era bastante amable y conversador. Hablaba sin cesar sobre cualquier cosa que se le ocurría, pero Ashley a duras penas lo escuchaba, solo asentía y sonreía cortésmente.

En ese momento, no había mucha gente en las calles. Transitaron frente a varias tiendas que extrañamente estaban casi desiertas, sorprendida, se distrajo pensando en este hecho, cuando, de repente, el auto se detuvo. "Bueno, aquí estamos. Ya hemos llegado a la plaza de Ciudad Dorada", dijo el chofer.

La muchacha le agradeció y le pagó el pasaje con una propina extra. Luego sacó sus cosas del taxi y observó a su alrededor, de pie en medio de la plaza, se dio cuenta de que estaba sola en una ciudad extraña, rodeada por desconocidos, y de pronto una sensación de impotencia le invadió.

La plaza era muy grande y en aquel instante, estaba muy concurrida, por lo que Ashley hizo su mayor esfuerzo por darse ánimos, pensó que probablemente no sería tan complicado conseguir una casa para alquilar por allí.

Lo primero que debía hacer era encontrar un lugar para quedarse, necesitaba un sitio donde pasar la noche, su melancolía y su tristeza podían esperar un poco más.

Era consciente de que estaba anocheciendo y no habría forma de encontrar una casa en alquiler en ese preciso momento, o al menos no por ese día. A ella le urgía conseguir una habitación para dejar sus cosas y dormir.

Por suerte, encontró hospedaje en un hotel local, era un lugar bastante sencillo y barato, carente de todos los lujos a los que estaba acostumbrada, pero a ella no le importó nada de eso, lo importante era que tenía un lugar donde dormir.

El ambiente era simple y para nada sofisticado; si usaba su imaginación, podía hacerse creer que estaba en una pequeña casa de campo de vacaciones, pues las tablas del suelo, los armarios y la base de la cama estaban hechos de una madera barata.

El mundo lujoso, ocupado y bullicioso de Andrew y su familia estaban muy lejos, sin embargo, no le interesó, ella podía acostumbrarse a una vida más campestre como esa.

Ashley se duchó, se cambió de ropa y decidió salir a caminar, pero antes de salir, aprovechó para hablar con el personal del hotel, quizás ellos podían darle

r lo que el sol entra todas las mañanas; si los rayos del sol no son de su agrado, simplemente puede cerrar las cortinas.

Los inquilinos anteriores eran una agradable pareja de mediana edad. Les gustaba decorar las habitaciones y se habrían quedado más tiempo, de no ser porque el hombre fue reasignado a otra ciudad con mejor salario. No les quedó más remedio que mudarse, estaban indignados. Pero como puede ver, las habitaciones están en excelentes condiciones.

Puede tomarse el tiempo que necesite para pensarlo".

Ashley asintió una vez más y le dijo: "Está bien, gracias, Selma".

Luego caminó hacia el interior del lugar. Cuando entró al apartamento, vio la sala de estar y la cocina a su mano izquierda, ocupaba unos ocho o nueve metros cuadrados. La sala y el comedor estaban prácticamente juntos, había una gran cortina que servía de separador.

A la derecha había una habitación de invitados de unos 15 a 16 metros cuadrados y junto a ella el dormitorio principal, el cual era más grande. Había un baño independiente y una estantería. Todo parecía en orden y se notaba que quienes vivieron allí, cuidaron muy bien del lugar.

También había un balcón de cinco o seis metros cuadrados en el que se ubicaban unas macetas con pequeñas florecitas y magnolias, además de una silla plegable, el sol entraba a la perfección e iluminaba la silla. Ashley se imaginaba sentada perezosamente en el balcón leyendo un libro, mientras transcurría la tarde.

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir