ManoBook > Historia > Finalmente Te Encontré

   Capítulo 558 Un dolor repentino

Finalmente Te Encontré Por Qing Han Palabras: 7643

Actualizado: 2020-09-17 06:39


Tan pronto como Ashley subió las escaleras, vio a Selma saliendo. "Oh, ¿a dónde vas?, estaba a punto de tocar a tu puerta".

La joven sonrió alegremente. "Voy a desayunar.

¡Oh!, ¡mi pobre memoria!, ¡olvidé que eres nueva aquí!, seguro que todavía no tienes nada para comer en casa", exclamó Selma con tristeza, un poco molesta consigo misma.

Ashley rápidamente negó con la cabeza mientras sonreía tímidamente: "¡Selma, por favor!, no hay de qué preocuparse, has sido muy amable conmigo, ¿cómo podría seguir molestándote?".

"Bueno, las tiendas de la ciudad están a punto de abrir, ¿quieres que vayamos juntas?, así también podrías familiarizarte con el área".

Ante esa sugerencia, la chica aceptó sin mucha discusión: "Yo..., mmm..., sí, está bien".

De esta manera, Selma la llevó a conocer la comunidad circundante, y le mostró el centro de la ciudad.

Por su parte, Ashley solo quería tener consigo un bolígrafo y un cuaderno para poder anotar todo lo que la señora le estaba indicando.

"Dijiste que querías desayunar, ¿verdad?, ¿es este el lugar en el que estabas pensando?", preguntó Selma, señalando un pequeño y pintoresco restaurante.

La chica asintió: "¡Ah, sí, lo es!".

"Genial, allí tienen un amplio menú y la comida es muy buena, también es uno de los más populares de la zona, aunque está un poco lleno, ¿no crees?", dijo la señora mientras se acercaban. Ciertamente el restaurante estaba repleto. "Por lo que veo, creo que la mayoría de estas personas están pidiendo para llevar, así que quizás podríamos conseguir una mesa si esperamos un poco".

Ashley asintió y le sonrió a su nueva amiga.

Después de comer juntas, Selma la llevó al supermercado local, este estaba abierto las 24 horas del día, por lo que sería fácil para Ashley ir a abastecerse cuando quisiera, no obstante, era un poco más pequeño de lo que esperaba.

"¿Hay algo más que tengas que comprar para tu nuevo apartamento?", preguntó Selma, de modo que ella se puso una mano en la barbilla mientras pensaba en ello. Ya había comprado la mayoría de las cosas que necesitaba, pero por si acaso, quería asegurarse.

"Bueno, realmente creo que por ahora no, tal vez debería comprar un poco de comida para poder cocinar en casa, ¿verdad?", respondió mientras miraba a Selma algo dub

que todos los presentes dirigían sus miradas hacia él. Luego, cerró los ojos y calmó la respiración, era la primera vez que sentía un dolor así, entonces, trató de hacer una seña con la mano para que todos lo ignoraran, pero solo logró que le prestaran más atención.

En ese instante, Johnny se le acercó rápidamente y le habló en voz baja.

Andrew rápidamente abrió los ojos y le dijo: "No es nada", pero sus ojos estaban rojos y llorosos.

"¿Todavía quiere continuar con la reunión?".

"Sí, yo..., yo...". El joven trató de hablar, pero el dolor se estaba volviendo insoportable. "Lo siento, diles que se vayan", ordenó, levantándose abruptamente de su silla, haciendo que los demás también se levantaran. Se disculpó y salió de la sala de conferencias sin decir nada más. Al verlo alejarse, Johnny corrió tras él, mientras los gerentes se miraron entre sí confundidos y suspiraron exasperados.

Debido a que Andrew se había esforzado en ir hasta allá, muchos de los directivos de alto rango fueron despedidos por no poder manejar el problema por sí mismos.

Johnny lo siguió a través del pasillo, donde se detuvo de repente, al punto que el asistente tuvo que frenarse de golpe para evitar chocar con él, luego puso su mano sobre el hombro de Andrew y se lo apretó.

"Señor Lu, ¿qué está pasando?".

Andrew le apartó la mano y frunció el ceño mientras se apretaba el pecho con fuerza, se sentía vacío y con mucho dolor al mismo tiempo. Sabía que solo podía tratarse de Ashley, ¿acaso le había pasado algo?

Free to Download MoboReader
(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir