MoboReader> Ciencia Ficción > Cuando los administradores de sistema gobernaron la Tierra

   Clásico 3 No.3

Cuando los administradores de sistema gobernaron la Tierra By Cory Doctorow Palabras: 8458

Updated: 2018-11-14 00:03


Le pasó a Felix su Blackberry.

Felix estaba tan concentrado en el informe -que se suponía enviado por Salud de Canadá- que ni siquiera notó que se habían apagado todas las luces. Entonces se dio cuenta, devolvió la Blackberry a su propietario, y dejó escapar un pequeño sollozo.

***

Los generadores de emergencia se pusieron en funcionamiento un minuto después. Los adminsis corrieron hacia las escaleras. Felix tomó a Van por el brazo, lo retuvo.

-Tal vez deberíamos esperar en la celda a que esto termine -dijo.

-¿Y qué me dices de Kelly? -dijo Van.

Felix sentía que iba a vomitar.

-Deberíamos meternos en la celda, ahora. -La celda tenía filtros de aire de micropartículas.

Corrieron escaleras arriba hasta la celda grande. Felix abrió la puerta y luego dejó que se cerrara siseando detrás de él.

-Felix, debes ir a casa…

-Es un arma biológica -dijo Felix-. Súper gusano. Mientras los filtros aguanten estaremos bien aquí, creo.

-¿Qué?

-Métete al IRC -dijo.

Lo hicieron. Van tenía la McCheese Gigante y Felix usaba a Pitufina. Cambiaron de canal de chat hasta que encontraron uno con algunas frases familiares.

> Pentágono desaparecido / Casa Blanca también

> MIS VECINOS VOMITAN SANGRE POR SU BALCÓN EN SAN DIEGO

> Alguien golpeó el Pepinillo. Los banqueros están huyendo de la ciudad como ratas.

> Oí que el Ginza estaba ardiendo

Felix tecleó: estoy en Toronto. Acabamos de ver caer a la Torre CN. He escuchado informes de armas biológicas, algo muy rápido.

Van lo leyó y dijo:

-No sabes qué tan rápida es, Felix. Tal vez todos estuvimos expuestos hace tres días.

Felix cerró los ojos.

-Si eso fuera cierto creo que sentiríamos algunos síntomas.

> Parece que un pulso electromagnético sacó a Hong Kong y tal vez a París… las secuencias satelitales las muestran totalmente oscuras, y todos los bloques de red allí no están ruteando

> ¿Estás en Toronto?

Era una frase poco familiar.

> Sí - en Calle Front

> Mi hermana está cerca de Toronto y no puedo contactar - ¿puede llamarla?

> No hay servicio telefónico

Felix tecleó, mirando PROBLEMAS DE LA RED.

-Tengo un teléfono en McCheese Gigante -dijo Van, iniciando su aplicación de voz en IP-. Acabo de recordar.

Felix tomó la laptop de sus manos y marcó el número de su casa. Sonó una vez, luego escuchó un sonido monotonal, gimoteante como de una sirena de ambulancia en una película italiana.

> No hay servicio telefónico

Felix tecleó otra vez.

Levantó la mirada hacia Van, y vio que sus delgados hombros se sacudían.

-Sagrada madreputa de mierda -dijo Van-. Es el fin del mundo.

***

Felix dejó de fisgonear en IRC una hora después. Atlanta se había quemado. Manhattan estaba radiactiva, lo bastante para retorcer las cámaras que tomaban el Lincoln Plaza. Todos culpaban al Islam hasta que se volvió claro que la Meca era un hoyo humeante y que los reyes sauditas habían sido colgados delante de sus palacios.

Sus manos temblaban y Van lloraba serenamente en la esquina opuesta de la celda. Trató de llamar a casa otra vez, y luego a la policía. No fue mejor que las últimas veinte veces que había intentado.

Se metió en su caja en el piso de abajo y abrió su correo. Spam, spam, spam. Más spam. Mensajes automáticos. Allí… un mensaje urgente del sistema de detección de intrusos en la celda Ardent.

Lo abrió y leyó rápidamente. Alguien estaba sondeando sus ruteadores de una manera rudimentaria y repetida. No encajaba con la firma de un gusano, tampoco. Siguió la ruta del ataque y descubrió que se había originado en el mismo edificio, un sistema en una celda ubicada un piso más abajo.

Tenía procedimientos para esto. Registró el puerto de su atacante y descubrió que el puerto 1337 estaba abierto; 1337 era "leet" o "elite" en el código de sustitución numérico de los piratas informáticos. Ése era justo el tipo de puerto que los gusanos dejaban abierto para deslizarse entrando y saliendo. Buscó gusanos conocidos que abrieran el puerto 1337, ajustó la búsqueda en base a los rastros en el sistema operativo del servidor comprometido, y entonces lo tuvo.

Era un antiguo gusano, contra el cual todas las cajas deberían haber sido

MoboReader, bring tons of novels with you.
Free toDescargar Manobook

emparchadas muchos años atrás. No importaba. Tenía el cliente, y lo utilizó para crear una cuenta raíz propia en la caja. Ingresó y echó un vistazo.

Había otro usuario registrado, "Scaredy". Revisó el monitor de proceso y vio que Scaredy había generado los cientos de procesos que estaban sondeando su caja y muchas otras.

Abrió un chat:

> Deja de sondear mi servidor

Esperaba una jactanciosa y culpable negación. Quedó sorprendido.

> ¿Estás en el centro de datos de Calle Front?

> Sí

> Cristo. Pensaba que era el último vivo. Estoy en el cuarto piso. Creo que afuera hay un ataque biológico. No quiero dejar el cuarto aislado.

Felix resopló.

> ¿Me estabas sondeando para que te siguiera el rastro?

> Sí

> Eso fue astuto

Inteligente bastardo.

> Estoy en el sexto piso, tengo uno más conmigo.

> ¿Qué sabes?

Felix pegó la información en el IRC y esperó mientras el otro tipo la digería. Van se puso de pie y caminó. Sus ojos estaban vidriosos.

-¿Van? ¿Amigo?

-Tengo que hacer pis -dijo.

-Nada de abrir la puerta -dijo Felix-. Vi un botellón vacío de agua mineral allí en la basura.

-Correcto -dijo Van. Caminó como un zombi al tacho de basura y sacó la botella vacía. Volvió la espalda.

> Soy Felix

> Will

El estómago de Felix dio una lenta voltereta mientras pensaba en 2.0.

-Felix, creo que debo salir -dijo Van. Se estaba dirigiendo hacia la puerta de la cámara de compresión. Felix dejó caer su teclado, se puso de pie como pudo y se lanzó de cabeza hacia Van, volteándolo antes de que llegara a la puerta.

-Van -dijo, mirando dentro de los ojos vidriosos y perdidos de su amigo-. Mírame, Van.

-Debo irme -dijo Van-. Debo llegar a casa y alimentar a los gatos.

-Hay algo ahí afuera, algo letal que actúa velozmente. Tal vez se vaya con el viento. Tal vez ya se ha ido. Pero vamos a sentarnos aquí hasta que lo sepamos con seguridad o hasta que no tengamos elección. Siéntate, Van. Siéntate.

-Tengo frío, Felix.

Estaba helado. Los brazos de Felix tenían piel de gallina y sus pies se sentían como bloques de hielo.

-Siéntate contra los servidores, junto a las ventilaciones. Toma el calor que sale. -Encontró un rack y se acomodó contra él.

> ¿Estás ahí?

> Todavía aquí - solucionando alguna logística

> ¿Cuánto tiempo hasta que podamos salir?

> No tengo idea

Luego nadie tecleó nada durante bastante tiempo.

***

Felix tuvo que usar dos veces la botella de agua mineral. Van la usó otra vez. Felix trató de llamar a Kelly de nuevo. El sitio de la Policía Metropolitana estaba fuera de servicio.

Al final deslizó la espalda contra los servidores, envolvió los brazos alrededor de sus rodillas y lloró como un bebé.

Después de un minuto, Van se acercó y se sentó a su lado, con el brazo alrededor de los hombros de Felix.

-Están muertos, Van -dijo Felix-. Kelly y mi hi… hijo. Mi familia está muerta.

-No lo sabes con seguridad -dijo Van.

-Estoy bastante seguro -dijo Felix-. Cristo, todo ha terminado, ¿verdad?

-Lo limpiaremos en unas pocas horas más y saldremos. Las cosas deben regresar a la normalidad pronto. El Departamento de Bomberos lo arreglará. Movilizarán al Ejército. Estará todo bien.

A Felix le dolían las costillas. No había llorado desde… desde que había nacido 2.0. Abrazó sus rodillas más fuerte.

Entonces se abrieron las puertas.

Los dos adminsis que entraron tenían mirada salvaje. Uno tenía una camiseta que decía HÁBLAME NERDY y el otro vestía una camisa de Electronic Frontiers Canada.

-Vamos -dijo HÁBLAME NERDY-. Nos estamos reuniendo en el último piso. Usen las escaleras.

Felix descubrió que estaba conteniendo la respiración.

-Si hay un agente biológico en el edificio, estamos todos infectados -dijo HÁBLAME NERDY-. Vayan, los esperaremos allí.

-Hay uno en el sexto piso -dijo Felix, mientras se ponía de pie.

-Will, sí, ya lo tenemos. Está allá arriba.

HÁBLAME NERDY era uno de los bastardos operadores del infierno que habían desenchufado los grandes ruteadores. Felix y Van subieron las escaleras con lentitud. Sus pasos resonaron en el desolado pozo. Después del aire frío de la celda, el hueco de la escalera se sentía como un sauna.

Free toDescargar Manobook
(← Keyboard shortcut) Previous Contenidos (Keyboard shortcut →)

Similar Ciencia Ficción Ebooks to Cuando los administradores de sistema gobernaron la Tierra

 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Back to Top