ManoBook > Romances > Mi Adorable Ex-mujer

   Capítulo 4 No la toques

Mi Adorable Ex-mujer Por Star Palabras: 5276

Actualizado: 2020-02-13 00:17


Justo cuando Sherry estaba pensando en la forma de deshacerse de Steve, Jeremy, quien ya había resuelto su asunto, llegó al lugar, aunque no la encontró donde la había dejado. Entonces miró a su alrededor y la divisó, arrinconada a la fuerza por Steve, quien estaba tratando de tomarse libertades con ella.

Frunciendo el ceño, el hombre rápidamente lo apartó y se paró frente a la muchacha. "Steve, no seas tonto. No es bueno que el abuelo te vea. ¿Por qué no te fijas primero en el lugar donde estás cuando coqueteas con una mujer?", le dijo Jeremy, sin rastro de ira o sátira en su voz, solo era como una broma entre los dos.

Steve levantó las cejas y le dijo: "Pensé que, al dejarla aquí sola, me la habías entregado a mí".

Ambos hablaban sobre ella como si fuese un asunto rutinario. Su conversación sonaba muy fluida, pero no se imaginaban lo difícil que era la situación para Sherry, quien seguía de pie detrás de él.

Cuando ella vio a Jeremy, una serie de ideas y escenas pasaron por su mente.

Ella no esperaba que este se enojara, aunque sí esperaba que les dijera a todos que ella era su mujer, su legítima esposa. Al menos, debería haber cambiado su expresión y su tono, no contaba con que se hablaran de ese modo.

En un instante, apreció cómo la arrojaron directamente del cielo al infierno, y se sintió muy incómoda. Sin embargo, las cosas no pararon ahí, ya que, obviamente, Steve estaba interesado en ella y no se rindió.

"Por el momento, no puedes hacerle nada", respondió Jeremy.

'¿Por el momento?', pensó Sherry, pálida, antes de tropezarse y casi caerse.

Accidentalmente, lo golpeó en la espalda, pero él solo frunció el ceño y la ignoró.

"Bueno, parece que la belleza no atrae la felicidad", cedió Steve y se encogió de hombros, agregando: "Jeremy, bebe conmigo esta noche".

Este sonrió y asintió.

Luego, los dos hombres encontraron rápidamente un sitio para ponerse a beber.

Sin embargo, ambos ignoraron por completo a la mujer, como si ella no existiera en absoluto.

Sherry recién volvió a tener la oportunidad de acercarse a Jeremy cuando los dos hombres ya habían bebido lo suficiente y una mujer se había llevado a Steve. Como esposa, tuvo que hacerse cargo del Jeremy borracho.

"Más despacio", le dijo él.

A pesar de que ella medía 1, 68 metros, cuando se paraba a su lado, se veía muy pequeña y adorable.

El auto entró al jardín de la casa y la mujer rápidamente se bajó del asiento del conductor, luego se dirigió al asiento del copiloto y ayudó a salir a su esposo.

"No estoy borracho", le dijo él.

Después, apoyó las manos sobre la muchacha y dejó caer

casi todo su peso sobre ella, pero aun así decía que no estaba borracho. "Puedo beber, Steve, pero no puedo beber más", balbuceaba.

Sherry estaba acostumbrada a ese tipo de escenas, así que le ayudó cuidadosamente a entrar a la casa y, al mismo tiempo, no se olvidó de consolarlo. "No estás borracho. Todavía puedes beber", le dijo ella con voz suave y cuidando cada palabra que decía, por temor a irritarlo.

Calmado por su tono, él se quedó en silencio y la siguió.

Cuando ella llegó a la puerta y estuvo a punto de abrirla, él le dijo de nuevo: "Déjame abrir la puerta. Solo afírmame bien". Luego, sacó la llave.

Ella no se negó y lo sostuvo obedientemente, esperando que abriera la puerta.

Pasó un minuto.

Dos minutos.

Tres minutos.

Finalmente, y con gran dificultad, logró insertar la llave en la cerradura. Dio dos vueltas, pero la puerta no se abrió.

La mujer lo seguía sosteniendo, sin embargo, ya tenía las piernas resentidas y adormecidas y la frente le sudaba.

La muchacha no pudo evitar acercarse para ayudarlo, pero cuando sus dedos estaban a punto de alcanzar la llave, vio que el llavero era un colgante similar a un reloj de bolsillo y tenía la foto de una mujer incrustada en él.

¿Cómo podría abrir la puerta si la llave no era la de su casa?

Sherry sintió envidia, pero bajó rápidamente la cabeza y fingió no haber visto nada. Al mismo tiempo, Jeremy se dio cuenta de que algo andaba mal y observó más de cerca las llaves.

Maldición, había tomado la llave equivocada.

En ese momento, el ambiente entre los dos se volvió incómodo. Inconscientemente, él miró a la mujer, que tenía la expresión de una muñeca aburrida.

Al pensar en eso, el hombre se sintió nuevamente deprimido. Luego, sacó la llave, la guardó en su bolsillo y la regañó: "¿Por qué no abres la puerta? ¿Qué estás esperando?".

Irritada por lo que había dicho, ella ni siquiera tuvo la fuerza para responderle, por lo que simplemente asintió y sacó la llave de su bolso para abrir la puerta. La muchacha apretó los dientes por el enojo y lo dejó en el sofá de la sala de estar.

"Descansa. Te prepararé un poco de sopa para que te repongas", le dijo ella y volvió a la puerta para ponerse las pantuflas. Con la cabeza baja, Sherry fue directamente a la cocina, diciéndose:

'No preguntes. No culpes'. Parecía que Jeremy daba por sentado todo lo que ella hacía por él, incluso tras su traición.

Sherry era alta y no muy delgada, pero muy encantadora.

Él miró la espalda de la mujer y, por alguna razón, recordó de repente que hacía mucho tiempo que no tenía sexo con ella, lo cual lo excitó mucho.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir