ManoBook > Romances > Mi querida CEO

   Capítulo 2 He encontrado al hombre ideal para ti

Mi querida CEO Por Nezu Palabras: 3782

Actualizado: 2021-05-04 14:38


5 años después En una villa vivia una mujer a quien todos los hombres deseaban tanto por su belleza como por su fortuna, esta se estaba preparando para ir almorzar con su padre, pues el tenía una gran noticia que darle.En una cabina del restaurante más lujoso de la ciudad se encontraba la señorita Yuki Tanaked y su padre el señor Jibram Tanaked, -"¿entonces padre cual es la gran noticia que me tiene?" Dijo yuki - " he encontrado al hombre ideal para ti"_" padre yo lo adoro y haría cualquier cosa que me pidiera pero por favor no me obligue a casarme"-"yo pronto moriré y no quiero que te quedes sola, quiero que tengas a alguien que cuide de ti"-"yo se que solo busca mi felicidad pero sabe que aparte de usted no confío en nadie más y no puedo casarme con alguien en quien no confio"-"ya es tiempo de que dejes ir el pasado y a las personas que te hicieron daño, no todos somos iguales "-"hay cosas que jamás podré dejar ir, el pasado es una de ellas. Pero ya que es usted quien ha elegido al hombre me daré la oportunidad de conocerlo, ahora tengo que ir a reunirme con el CEO de la compañía moon"Más tarde en su oficina se encontraban el CEO de la compañía moon junto con su sobrino, la compañía moon es una de las dos mejores compañías en el mercado, estaban esperando a Yuki, pues esa misma tarde esperaba poder firmar un contrato con ella, de esa manera las dos mejores compañías se unirían y ninguna otra sería capaz de hacerles frente. Yuki se había retrasado unos diez minutos gracias a la conversación con su padre, al llegar a la oficina del CEO se encontró con dos hombres, un joven de piel Blanca, ojos verdes, cabello negro al que jamás había visto y el CEO a quien ya conocia. Al verla entrar ambos se pusieron de pie y le dieron un asiento.Los dos CEOS hablaban sobre su contrato, el otro hombre se limitaba solo a observar, el CEO recibió una llamada que sa

bía debía contestar, se disculpó con la señorita y salío de la oficina dejando a los dos jóvenes solos.-"me sorprende que alguien que no es capaz de llegar a tiempo a una reunión de trabajo pueda dirigir una compañía como la tuya" dijo el apuesto joven-"tuve que arreglar unos asuntos que se llevaron más tiempo del que esperaba, le ofrezco una disculpa "-"estoy seguro de que esos asuntos tienen que ver con que estuviera en la cama con algún hombre"-"no se quien eres pero tampoco me importa, si te atreves a volver a ofenderme te haré ver las consecuencias "-"yo no he dicho nada con la intención de ofenderte ¿o esque acaso no te agrada que te digan tus verdades?" Respondió el con una sonrisa cínica-"por lo que veo eres un hombre con una educación nula, si se agota mi paciencia le haré saber al CEO que por culpa de usted no se llevo a cabo el acuerdo "-"crees que mi tío te creerá a ti, si decides no firmar el acuerdo, simplemente le diré que como me negué a ir a la cama con tigo tu te negaste a..."El joven no pudo terminar de hablar pues Yuki le había dado una bofetada con todas sus fuerzas, después de eso no dijo una palabra más y se fue de ahí.Cuando Yuki iba camino a su casa recibió una llamada de su padre para informarle que mañana mismo a la hora del desayuno conocería a su prometido.

Al otro día muy temprano Yuki ya se estába alistando para conocer a su prometido, se puso un vestido azul pegado que le llegaba unos centímetros arriba de la rodilla y que resaltaba su figura, de maquillaje solo se riso las pestañas y se pintó los labios pues aún sin eso ella ya era bastante hermosa.Al llegar a casa de su padre le dijo que esperaran afuera a los invitados, ambos salieron y enseguida un carro estacionó frente a ellos de el salieron dos hombres, Yuki se llevó una gran sorpresa pues jamás se imaginó que las personas a las que esperaban fueran ellos.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir