ManoBook > Romances > El CEO y Su Encantador Hijo

   Capítulo 8 Una reunión de viejos amigos

El CEO y Su Encantador Hijo Por E. CASTELLON Palabras: 6290

Actualizado: 2020-02-21 00:20


Después de escucharlo, Fiona frunció el ceño;

Gregory la había usado para hacer negocios, y eso la molestó mucho. Pero no podía encontrar un amante más adinerado al fin y al cabo, por lo que tuvo que ayudarlo mientras continuaba buscando un mejor partido.

Ahora, al ver el brillo en su mirada, Fiona comenzó a preocuparse en si se interesaría de nuevo en Nicole. Ella podía abandonar a Gregory, pero eso no significaba que él pudiera abandonarla a ella.

"No me importa si te es útil o no, ten cuidado de no ir demasiado lejos", dijo ella con una mirada de advertencia mientras estiraba el dedo y lo señalaba.

"No te preocupes. Te amo y eres la única mujer de mi vida", respondió él, inclinándose para darle un suave beso en la mejilla.

"¿Puede Nicole ayudarte? Porque tal vez yo sí", mirando a Kerr por detrás, una luz intensa brilló en los ojos de Fiona. Luego apartó a Gregory, se bajó un poco el escote y caminó hacia él sensualmente.

"Señor Gu, ¿por qué está fumando aquí solo?".

Al oír su voz, Kerr se dio la vuelta pero no apagó el cigarrillo. Este la miró sin expresión alguna:

"¿Qué sucede?".

Al darse cuenta de que el hombre no la rechazó directamente, pensó que esta sería una buena oportunidad para ganarse su corazón, así que se inclinó hacia él y lo miró con unos ojos encantadores.

"Todo está bien, Sr. Gu".

El perfume que le llegó hizo que Kerr retrocediera instintivamente, pero no se fue en el acto; sabía que Fiona podría saber algo que Jared no había descubierto todavía, ya que ella conocía a su directora.

"¿Conocías a Nicole desde antes?".

Al darse cuenta de que Kerr estaba interesado en ella, los ojos de Fiona llenos de celos centellearon astutamente:

"Por supuesto, crecí con ella, así que sé todo sobre su vida. Si te interesa, puedo contártelo", dijo a la vez que extendía su mano y tocaba el pecho de Kerr con un dedo. Era evidente que estaba intentando seducirlo.

Sentada en la sala privada, Nicole discutía brevemente la cooperación con el Sr. Chu. Al darse cuenta de que su jefe aún no había regresado, se levantó y salió a buscarlo pero, una vez fuera, se encontró con un rostro que odiaba.

"Hola, Nicole, cuánto tiempo sin vernos".

Gregory vio que Fiona se acercó a Kerr, pero que no logró irse con él; con tal de que uno de ellos pudiera convencerlo de invertir en el Grupo Song, este se salvaría.

No esperaba encontrarse con una escena así;

frente a él, estaba Nicole con un traje de negocios, luciendo un encanto lleno de madurez. Su largo cabello negro estaba cuidadosamente peinado.

Él siempre había estado obsesionado con su cabello.

"Tú y Fiona son iguales; hasta sus frases iniciales son las mismas".

La extraña luz en los ojos de Gregory le hizo saber que sus intenciones no debían ser nada buenas. Hacía siete años que ya no tenían nada que decirse el uno al otro.

Esta reunión había sido una mera casualidad, y ella no tenía ninguna intención de involucrarse con nadie en absoluto, por lo que se dio la vuelta y se dispuso a buscar a Kerr. Inadvertidamente, sus ojos se volvieron hacia el final del pasillo, y vio que Fiona la esta

ba mirando provocativamente, mientras Kerr estaba a su lado, de espaldas a ella.

Al ver que Nicole estaba a punto de irse, Gregory rápidamente le bloqueó el camino:

"Muy bien, vayamos al grano, tal y como quieres. Fiona me dijo que ahora estás con Kerr y, sin importar lo que haya pasado, nos la pasamos bien.

Necesito que convenzas a Kerr de que invierta en el Grupo Song. Necesitamos una gran cantidad de dinero; cincuenta millones bastarán".

Sabía que esa cantidad no era nada para un empresario como él, pero era suficiente para salvar a su grupo. Pero lo que él no sabía todavía era que Nicole era mucho más capaz ahora que antes.

Aunque la belleza de Fiona le había permitido obtener algunos beneficios para el grupo, eso no era nada en la actualidad. Pero parecía que la vida de Nicole era muy buena y, aunque ella lo escuchó, no desvió la mirada de Kerr. A esta le preocupaba que Fiona estuviera con él; si llegara a decir algo sobre aquella noche de hace siete años, sería terrible.

"Gregory, no tienes vergüenza. ¿Quieres que hagamos las paces? ¡Ni muerta!". Su juventud fue malgastada por estar con él.

Aunque de todos modos, fue ella quien eligió estar con Gregory en aquel entonces, pero solo fue porque él era muy atento y considerado.

Nunca creyó que esa decisión estuviera a punto de arruinarle la vida. Todo fue culpa suya.

De inmediato, lo empujó para ir a buscar a Kerr, pero este la tomó de la muñeca con fuerza:

"Nicole, no seas tan malagradecida. Crees que puedes obtener todo lo que quieras confiando en Kerr pero, ¿crees que él te seguirá manteniendo a su lado si se enterara de lo sucedido hace siete años? Hazte un favor y escúchame; quizás pueda ayudarte a guardar el secreto".

Luego tomó su mano y se la llevó a los labios. Bajando la cabeza, intentó besarla pero, antes de que la tocara, esta se lo quitó de encima violentamente.

Por otro lado, Kerr evitó que Fiona lo tocara dando un paso hacia atrás;

quería saber qué le había pasado a Nicole, pero eso no significaba que aceptaría su seducción. Odiaba el olor de su perfume, así que se dio la vuelta y estuvo a punto de irse cuando vio a Gregory sosteniendo la mano de Nicole, y un destello de enojo llenó sus ojos.

"Gregory, nunca había conocido a alguien tan cínico como tú. Terminarás destruyendo el Grupo Song tarde o temprano".

Los modales del hombre la hicieron enojar y, cuando alzó la vista, vio a Kerr detrás de ella. Cuando sus ojos se encontraron, no pudo evitar sentirse un poco culpable.

Su mirada aguda la sorprendió, y supuso que esta se debía a que Fiona le había contado algo al respecto.

Con esto en mente, ignoró a Gregory y caminó directamente hacia él, poniéndose más nerviosa con cada paso que daba.

Tan pronto como Fiona la vio acercarse, quiso sostener el brazo del hombre, pero ella la detuvo echándola del lugar.

"Ya que quieres acercarte tanto al Sr. Gu, creo que deberías tener clara la situación. Puedes estar segura de que no tiene tiempo de escuchar tus tonterías".

Intentó mantener la compostura, pensando que el CEO no se creería nada de lo que su examiga le dijera.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir