ManoBook > Romances > El CEO y Su Encantador Hijo

   Capítulo 9 ¿Cómo te atreves a lastimar a mi mujer

El CEO y Su Encantador Hijo Por E. CASTELLON Palabras: 8002

Actualizado: 2020-02-21 04:44


Nicole estaba tan nerviosa que no se atrevió a mirar a su jefe, y al mismo tiempo, podía sentir cómo este la miraba fijamente.

Sabía que estaba condenada; seguramente Kerr ya había descubierto que fue ella la que escapó hace siete años.

Fiona por otro lado, no esperaba que la directora hiciera un movimiento tan repentino, y como fue tomada por sorpresa, la acción casi la hizo titubear, algo que la puso completamente furiosa.

"Nicole, ¿todavía te consideras parte de la familia Ning? Hace siete años que perdiste toda tu honra. ¿Crees que podrás seguir ocultándole tu verdadera identidad al Sr. Gu? Fuiste tú quien se puso voluntariamente en esa situación...".

Al ver que Fiona estaba a punto de mencionar lo sucedido, Nicole rápidamente la interrumpió:

"Fiona, ¡cállate! Lo que en verdad pasó hace siete años fue que Gregory y tú me vendieron a otro hombre. ¿Cómo te atreves a mencionar eso aquí? Eres capaz de hacer cualquier cosa con tal de salvar la empresa de tu novio, pero yo tengo principios y no soy tan desvergonzada como tú".

Con el tema de lo ocurrido ya en el aire, Nicole no lo evitó, pues con tal de que el presidente no descubriera que la mujer de los hechos era ella, no le temía a nada más.

De todos modos, en el caso de que la delataran, ya no importaba. No era su culpa y no había nada de lo que avergonzarse.

Gregory se apresuró a ir con ellos, y justo cuando llegó, escuchó las palabras de injuria que Nicole pronunció; con el temor de que su imagen quedara arruinada ante Kerr, Gregory decidió que debía hacer algo, después de todo, el Grupo Song necesitaba desesperadamente de su ayuda.

"Nicole, no digas tonterías. Sé que quedaste resentida ante el hecho de que elegí a Fiona en lugar de a ti. Sé que te entregaste a otro hombre porque querías ayudar a revivir a tu familia, pero sin importar lo que hicieras, en ese momento la familia Song no podía aceptarte".

El hombre miró a escondidas al Sr. Gu, que se encontraba a su lado, notando que él simplemente contemplaba fríamente la escena que se estaba desarrollando, con unos ojos que reflejaban lo interesado que estaba en esto.

Como Kerr ni los detuvo ni se fue, Gregory ganó más confianza y fijó sobre Nicole una mirada acusadora; ahora que él y Fiona se habían unido, simplemente no la dejarían defenderse.

Sin embargo, para su sorpresa, en el rostro de la mujer no había ira, sino solo una sonrisa sarcástica.

Para Nicole, Gregory y Fiona ya se habían convertido en personas irrelevantes, y como a ella solo le preocupaban los comentarios o críticas de los seres que de verdad apreciaba, no le importaban ni la herían las palabras de dicha pareja. En consecuencia, Nicole asumió una actitud indiferente y solo se limitó a observarlos.

"¿Creías que al volver Manhattan ibas a poder ocultar tu verdadera identidad? Nicole, tu pasado siempre te perseguirá. Eres una maldita ramera, y sin importar lo mucho que intentes escapar, no podrás cambiar ese hecho". Al mirar la forma en que Gregory la defendió, Fiona estaba segura de que el Sr. Gu no se preocupaba por Nicole, ya que en ningún momento intervino para ayudarla.

"Tengo que admitir que ustedes dos son realmente buenos para la actuación, pero es una lástima, ya que parece que el Grupo Song quedará en la ruina porque el Sr. Song se ha entregado por completo a la actuación, lo que significa que no tiene tiempo para encargarse de su empresa, ¿o me equivoco?", tras decir eso miró a Gregory con una sonrisa burlona, ya que sabía que le había pegado en el lugar donde más le dolía: su ego.

"¡Zas!", una fuerte bofetada cayó sobre una de las mejillas de la mujer, golpeándola con tal fuerza que incluso la hizo inclinar la cabeza. De manera instintiva, Nicole alzó la mano para cubrirse la cara, y en ese momento ella comenzó a sentir un ardor que invadía toda esa parte de su rostro.

Gregory miró su propia mano, la cual seguía alzada, percatándose de que había golpeado a la mujer de manera inconsciente. Últimam

ente él había estado viviendo con la enorme presión que implicaba rescatar la empresa de su familia, y por eso mismo, ahora lo que más odiaba era que la gente le dijera que el Grupo Song estaba en la ruina por su culpa; era una cuestión de honor y dignidad.

"¿¡Cómo te atreves a lastimar a mi mujer!?", Kerr alzó la mano y rápidamente sujetó la muñeca que Gregory todavía mantenía en alto. Una vez en sus garras, miró al hombre con frialdad; la tranquilidad en sus ojos se esfumó y estos mismos se pusieron completamente rojos, formando con ellos una mirada asesina.

"Sr. Gu, yo...", cuando Gregory le miró directo a los ojos sintió un poco de miedo, ya que parecía que sus ojos arrojaban llamas infernales y no podían ser evadidos; daba la impresión que el dueño de esos ojos lo controlaba todo.

Antes de que Gregory pudiera terminar, sus palabras fueron interrumpidas por el sonido de los huesos de su mano rompiéndose, emitiendo un alarido que reflejaba el terrible dolor infligido por la inmensa fuerza de Kerr.

"¡Ah!", sosteniendo su brazo herido, se arrodilló en el suelo temblando.

Al ver la expresión de terror en su rostro, Fiona dio un paso atrás inconscientemente, mostrándose completamente asustada e indefensa.

Después de aflojar su agarre, Kerr, ignorando a su víctima, dio un paso adelante y caminó hacia Nicole. Alzó con mucho cuidado el rostro de la mujer, y al mirar que su mejilla estaba roja e hinchada, no pudo evitar sentirse más furioso.

"Ven conmigo", sin darle a Nicole ninguna oportunidad de reaccionar, este la tomó de la muñeca y la llevó hacia afuera.

Cuando ella vio a su jefe sosteniendo su mano, se sorprendió un poco; las cosas sucedieron tan rápido que jamás esperó que este hombre lastimara a Gregory con el afán de defenderla.

El presidente se subió tras colocar a Nicole en el asiento trasero del auto, con sus ojos completamente fijos en el lado de su rostro que se había hinchado. Era obvio que Gregory la había golpeado muy fuerte, ya que la mitad del rostro de la mujer estaba todo magullado.

"¿Te duele?".

No fue hasta que Nicole se subió al auto que finalmente volvió en sí, y cuando ella escuchó la voz de su jefe, se sonrojó y volteó hacia otro lado, negando con la cabeza suavemente:

"No, no me duele", ahora solo sentía un poco de calor en su rostro, pero le seguía doliendo cuando se tocaba en ese lugar.

Kerr la miró con asombro; si este incidente hubiera sucedido en el pasado, ella seguramente estaría llorando desconsoladamente por no haber obtenido la aceptación de los demás.

Sin embargo, la mujer que tenía enfrente no parecía nada herida, dando la impresión de que se trataba de una Nicole completamente diferente.

"Vámonos".

Sentado completamente erguido, él planeaba preguntarle directamente a la mujer si todo estaba bien, ya que ella nunca se ponía sentimental, sin importar cuán intenso fuera el momento.

Ella, por su parte, estaba preocupada por lo que Fiona le había dicho a Kerr, ya que eso lo llevó a intervenir y defenderla; cuanto más pensaba en ello, más nerviosa se sentía.

"¿Qué?", tartamudeó nerviosamente al escuchar la voz de Kerr, pero justo después se dio cuenta de que no le había hablado a ella, sino al chófer.

Sintiéndose avergonzada, se volvió rápidamente hacia la ventana, como si nada hubiera pasado;

rara vez era tan despistada, y solo llegaba a sucederle cuando algún pensamiento se quedaba atorado en su mente.

Cuando vio la reacción de Nicole, él por primera vez frunció el ceño, aunque su rostro seguía luciendo igual de inexpresivo;

para él, ella era todo un enigma.

Cuando el automóvil estaba a punto de ingresar al complejo habitacional, la mujer miró la farmacia que se encontraba en la entrada y llamó al chófer:

"Espere, por favor, pare aquí".

Ella sabía que no podía irse a casa ahora, ya que Jay se preocuparía por ella en cuanto le viera la cara.

Cuando el auto se detuvo, Nicole se giró para mirar y despedirse de su jefe.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir