ManoBook > Romances > El CEO y Su Encantador Hijo

   Capítulo 21 Un blanco fácil

El CEO y Su Encantador Hijo Por E. CASTELLON Palabras: 6185

Actualizado: 2020-02-25 00:23


"Lo digo en serio".

Aunque no sabía por qué había elegido a Nicole, conocía bien ese impulso primitivo que le impedía alejarse de ella.

"Por favor, no bromee con eso. Mientras esté libre, siempre tendrá a un séquito de mujeres revoloteando a su alrededor. Yo solo soy una persona común y corriente que no piensa aceptar nada de eso. Dígame, ¿dónde está mi hermana?", Nicole extendió su mano y empujó a Kerr, cambiando el tema con un tono distante.

Su instinto le decía que un hombre como él estaba totalmente fuera de su alcance. Ella se había enterado en secreto de que había obligado a una mujer a abortar, y estaba segura de que había muchas más cosas que no sabía.

"Ken", llamó Kerr sentado en la silla, y al ver que estaba amaneciendo, sacó su teléfono y envió un mensaje.

"¡Voy!", Ken se había puesto un atuendo casual blanco. La noche anterior había sido más como un chico frívolo pero, en ese momento, parecía ser una persona más encantadora, lo cual hacía que la gente bajara la guardia sin darse cuenta.

"¿Es esta la señorita Nicole?", antes de entrar, él ya se informó por encima sobre la identidad de esa mujer. Sin importar quién fuera, sabía que no era cualquiera a juzgar por la expresión nerviosa que mostraba Kerr.

"¿Quién eres? ¿Ken? ¿Sabes dónde está mi hermana?".

La cara inocente del chico de alguna forma le inspiró confianza.

"¿Tu hermana? ¿Quién es?", él la miró sin entenderlo.

"La que estaba en tu cama anoche".

Kerr se volvió para mirar a su amigo con calma, pero las personas que lo conocían bien sabían que nada bueno estaba por suceder.

"¿Qué ha dicho?", preguntó enojada.

Ayer, había logrado evitar que Kerr se acercara a Bonnie, su hermana. ¿Acaso él solo estaba jugando con ella, pero el que realmente le hizo algo fue Ken?

"No lo escuches, Nicole. Yo no soy ese tipo de persona. Te refieres a Peach, ¿verdad? Le conseguí una suite presidencial para que pudiera dormir cómodamente, imagino que ahora estará todavía durmiendo".

En The Good Time, cada chica tenía su propio nombre en clave. ¿Cómo iban a usar su nombre real?

"¿En verdad está bien?", aunque el chico parecía sincero, Nicole no dejaba de sentirse preocupada. Pero ella estaba más familiarizada con Kerr, así que, inconscientemente, giró la cabeza hacia él para buscar la respuesta en su rostro.

"Ella debería estar durmiendo".

El hombre sabía que la habilidad de Ken podía dejar a una jovencita dormida hasta dos días.

Al escuchar eso, la chica se sintió aliviada y, apoyada contra la cabecera de la cama, la herida de la frente comenzó a dolerle. Mirando el cielo soleado, se puso nerviosa, perdiendo la calma que acaba de conseguir.

"¡Oh Dios mío! No le dije a Jay que no regresaría. Debe estar enojado conmigo".

Nunca se había quedado fuera toda la noche por lo que, esta vez, su hijo definitivamente no dejaría de criticarla.

"No te preocupes, ya hablé yo con él. Pasaré a recogerlo más tarde. Tú todavía tienes que quedarte en el hospital un día más", le dijo Kerr mientras le colocaba una colcha con suavidad.

"Nicole, es

cuché que tienes un hijo encantador, y los niños son lo que más amo. Yo me ocuparé de él, no te preocupes", Ken prometió mientras se daba una palmada en el pecho. Aunque parecía serio, su movimiento fue un poco divertido.

"¿Cuántos años tienes? Tal vez soy hasta más joven que tú, pero aun así eres incluso más infantil que mi hijo", una sonrisa finalmente apareció en la cara tensa de Nicole. No había nada que Jay odiara más que a las personas infantiles, sobre todo los adultos.

"Oh, tienes razón. Tengo veintiséis años, y sigo soltero, soy uno de los mejores amigos de Kerr", él la miró seriamente y se presentó sin vergüenza.

"Escuché que la hija del CEO del Grupo Wen lleva mucho tiempo admirándote. La última vez, tu padre me pidió que te convenciera de casarte con ella".

Había cierta amenaza en la voz de Kerr; él sabía que a Ken le gustaba hacer amigos, pero ese día le pareció que estaba hablando demasiado.

De alguna manera, se molestó cuando vio que le hacía una reverencia a Nicole.

"No importa. Todavía soy joven y ser soltero no está nada mal. Nicole, ¿podrías darme tu dirección? Iré a recoger a tu hijo".

Sabía que si no se iba de inmediato, Kerr terminaría entregándolo a la hija del CEO del Grupo Wen.

En cuanto Ken se fue, la atmósfera cambió y la sala se quedó repentinamente en silencio. Nicole miró a su jefe con un poco de vergüenza:

"Aunque me trajo aquí, fue usted quien me lastimó, por lo que no necesito agradecerle".

Ella era una mujer muy razonable, pero tenía un sentimiento extraño hacia él. Su mente le decía que se mantuviera alejada pero, cuanto más escapaba, más conectados estaban.

"Tienes tiempo para pensar detenidamente en mi sugerencia".

Él pensaba que, aunque Nicole era muy hábil, no podía cuidar a su hijo sola. Ella necesitaba a un hombre que pudiera ayudarla, y nadie, excepto el verdadero padre de Jay, era más adecuado que él.

"Me halaga demasiado. Pero creo que está muy fuera de mi alcance", sin dudarlo, ella lo rechazó directamente.

Antes de que su jefe pudiera decir algo, una enfermera entró con la medicina.

"Señor Gu, tenemos que darle una inyección a la señorita Ning para evitar que su herida se inflame".

La jefa de enfermeras hizo todo lo posible para mantener la calma cuando vio la ira en el rostro de Kerr.

Él asintió con la cabeza y se puso de pie para permitirle hacer su trabajo.

"No, gracias. Las pastillas son suficientes, me pondré bien después de tomarlas", al ver a la enfermera acercándose, Nicole comenzó a arrinconarse con los ojos llenos de mucho miedo.

Desde que era niña, siempre había tenido muchísimo miedo a las inyecciones, sin saber por qué. En una ocasión, cuando estaba en Manhattan, tuvo una fiebre de 39 grados, pero luchó para evitar que la pincharan.

Finalmente, Baron y Jay tuvieron que agarrarla para llevarla al hospital y ahí se desmayó en cuanto vio la aguja.

"No se preocupe, señorita Ning. Mañana mismo la daremos de alta, pero tiene que pasar un día con la inyección. Así se recuperará mucho más rápido que tomando medicamentos".

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir