ManoBook > Romances > El CEO y Su Encantador Hijo

   Capítulo 22 Figura paterna

El CEO y Su Encantador Hijo Por E. CASTELLON Palabras: 11401

Actualizado: 2020-02-25 05:39


La enfermera se tomó su tiempo para explicar con detalle en qué consistía la inyección y cómo se sentiría Nicole después de que le fuera aplicada; aunque era inusual que se tomara tanto tiempo para explicar en qué consistía un procedimiento, pero en este caso la asistencia médica tenía que ser impecable, ya que la mujer había notado cuán importante era la paciente para Kerr.

Aunque la chica escuchó con atención a la enfermera, seguía teniendo sus dudas. "Mire, aprecio mucho lo que está haciendo, pero sigo pensando que no necesito la inyección. Me siento bien", al concluir, alzó las manos con frustración y evitó entablar contacto visual con ella.

Kerr, quien se encontraba parado junto a Nicole, estuvo observando cada uno de sus movimientos y gestos faciales; se pudo dar cuenta fácilmente que ella tenía pavor a las inyecciones.

"No eres una gran fanática de las inyecciones, ¿verdad?".

Después de escuchar lo que el hombre le dijo, se sonrojó al instante.

Ella siempre había detestado la idea de que una aguja estuviera demasiado cerca de su piel; era tal su aversión, que había desarrollado un rechazo natural a cualquier clase de inyección. Sin embargo, sintió que debía demostrar que no la temía, a pesar de que no quería hacerlo.

A lo largo de esos años, gracias a los diversos artículos que había leído, Nicole tenía ciertos conocimientos de medicina, y haciendo uso de esa información, hizo todo lo posible para convencerlos de que las inyecciones tenían más aspectos negativos que positivos.

"Las inyecciones no sirven para nada. Simplemente debilitan tu cuerpo y no aportan nada bueno a tu salud. Es por eso que me niego a que me inyecten nada".

Desafortunadamente, sus argumentos fueron inútiles.

Portando una sonrisa amistosa todo el tiempo, la enfermera se comportó tranquila y paciente con ella:

"Señorita Ning, la inyección le ayudará a mantenerse estable y los médicos se asegurarán de que no surjan efectos secundarios que puedan poner en peligro su salud".

Los doctores sabían que esa paciente merecía la mejor atención y debería ser tratada lo más profesionalmente posible, ya que Kerr fue quien la llevó allí; a pesar de que el hospital estaba bajo el control de la familia Gu, casi nunca aparecían por allí, salvo en ocasiones que fueran realmente urgentes.

El hombre cambió de posición, y con la intención de tranquilizar a Nicole, la tomó de la mano.

"No temas. No te dejaré sola hasta que esto termine".

De repente, sin darle a la mujer el tiempo suficiente para reaccionar, él agarró su muñeca con fuerza para que la enfermera pudiera localizar su vena e inyectar la dosis; Kerr fue muy cuidadoso, ya que cubrió sus ojos para que no viera la aguja.

"¡No! ¡No pueden hacer esto sin mi consentimiento! ¡Es mi cuerpo!", Nicole estaba bastante desesperada mientras trataba de escapar, pero él en ningún momento soltó su muñeca y no había manera de que ella pudiera enfrentarse a la descomunal fuerza de ese hombre.

De manera instintiva, ella giró la cabeza, y al hacerlo, se halló de frente con la cara de su jefe, quedando entre ellos una distancia prácticamente inexistente; desde esa posición, los delgados labios del hombre casi se encontraron con los brillantes y florecientes labios rojos de la mujer, lo que provocó que esta última de inmediato volteara hacia otro lado.

Ese incómodo incidente distrajo a Nicole y, al no prestar atención a lo que estaba sucediendo, la enfermera finalmente pudo encontrar la vena para aplicar la inyección.

El hombre respiró hondo y soltó un suspiro de alivio, pero en cuestión de segundos su rostro se oscureció como el sol siendo eclipsado por la luna cuando notó la forma en la que Nicole lo estaba evitando;

podía sentir lo mucho que esa mujer repudiaba cada una de sus acciones.

Kerr era un hombre tan seguro de sí mismo que estaba convencido de que podía conseguir a cualquier mujer que quisiera, y por eso mismo no las tomaba en serio, pero en el caso de Nicole, parecía tratarse de algo completamente diferente, ya que cada vez que la tenía cerca, el deseo de que fuera suya se intensificaba, como una vela ardiendo en el interior de su corazón.

Al observar la incomodidad que ellos reflejaban con sus expresiones faciales y la atmósfera tan tensa que había entre la pareja, la enfermera creyó que era el momento perfecto para marcharse:

"Bueno, señorita Ning, eso es todo por hoy. Espero que se recupere pronto", dicho eso, empacó sus instrumentos, se dirigió a la puerta y salió corriendo de la habitación.

Después de verla partir, Nicole se volvió hacia el hombre y lo miró directamente a los ojos. "¿Por qué no deja de molestarme? Mire a su alrededor, hay muchas mujeres que se mueren por estar con usted. Así que por favor, escoge a otra y deje de perder su tiempo conmigo".

Nicole también tenía experiencia en el ámbito de las relaciones amorosas, ya que aunque en ningún momento mostró estar realmente interesada en esa faceta de la vida, la dedicación de Gregory cuando fue su novio la enseñó mucho sobre el amor.

Además, ella también poseía la sabiduría suficiente para diferenciar entre un hombre que realmente se había enamorado de alguien y uno que simplemente buscaba satisfacer sus propios intereses.

Por el momento, lo único que le importaba era su hijo Jay; incluso si descubriera que los sentimientos de Kerr hacía ella eran auténticos, lo seguiría rechazando.

El hombre comenzó a sentirse un poco enojado al notar que la decisión de Nicole parecía ser definitiva: "¿Realmente te preocupan las demás mujeres que me rodean? ¿O es solo que quieres ser la única que posea mi amor?", él vería las cosas de una manera totalmente d

iferente en caso de que eso último fuera cierto; que ella se preocupara por las demás mujeres demostraba que sí estaba interesada en él.

Esperando una respuesta, el hombre se quedó inmóvil frente a Nicole mientras la sostenía de la mano.

"No creo ser tan afortunada como para ser la única que posea su amor", tras decir eso, ella poco a poco apartó la mano de su jefe, y sin mover un solo músculo, fijó los ojos en él para hacerle saber que su determinación era tan real como aparentaba.

Sin embargo, cada vez que lo miraba a los ojos, un sentimiento de culpa la consumía por dentro;

Nicole no estaba segura de si ese sentimiento de culpa estaba allí debido a Jay o simplemente era algo que nacía de ella misma.

Antes de que alguno de los dos dijera algo más, un golpe a la puerta interrumpió la intensa situación.

Nicole se volvió a acomodar para separarse más de Kerr, pero él no cedió e insistió en quedarse a su lado: "Por favor, pasa".

Sin importar lo mucho que esa mujer intentaba alejarse, él siempre hacía todo lo posible para estar cerca de ella; de hecho, en ese momento, por la manera en la que estaban posicionados, parecían ser una auténtica pareja.

"Discúlpeme si lo interrumpo, señor Gu, pero su desayuno ya está listo", cuando Jared colocó la bandeja de comida sobre la mesa que estaba al lado de Nicole, pudo sentir un ambiente extraño en la habitación, como si la situación estuviera algo tensa.

El jefe tomó un tazón de gachas y lo movió con una cuchara;

como su asistente aún no se iba, sin alzar la cabeza aprovechó la oportunidad para preguntarle sobre cualquier noticia relevante relacionada con la compañía:

"Jared, muchas gracias. ¿Hay algo más que me debas informar?".

El hombre respondió al instante, casi como si estuviera esperando esa pregunta: "Bueno, señor Gu, esta mañana tiene una reunión con los integrantes del Grupo QY. Usted mismo declaró que era crucial discutir los detalles de la cooperación que se formará entre ambas compañías".

Desde mucho antes, Kerr ya sabía que estaba destinado a convertirse en el jefe de una compañía como el Grupo Gu, por lo que era consciente de que estar en la cima de una corporación tan grande lo privaría de algunas libertades, como por ejemplo, las vacaciones;

debido a eso, él debía ser consistente y hacerse cargo de las tareas que demandaban altos niveles de responsabilidad que otros no podían hacer.

"Llama al asistente del Grupo QY y dile que la reunión se va a posponer", al final, Kerr optó por quedarse con Nicole, a pesar de que la asociación entre el Grupo Gu y el Grupo QY era un asunto muy importante y beneficioso para él.

Jared conocía lo suficientemente bien a su jefe como para saber que no era buena idea contradecirlo, así que sin decir nada más, siguió sus órdenes al pie de la letra: "Muy bien, señor Gu, les avisaré de inmediato".

Entonces, cuando el asistente se dio la vuelta para hacer lo que le indicó su jefe, de repente escuchó la voz de Nicole:

"¡Espere! No se vaya todavía, señor Kang", después de decir eso, la chica se dirigió a Kerr y le comentó:

"El personal del Grupo Gu ha estado trabajando muy duro para preparar el proyecto que sería revisado en la reunión, y por esa misma razón no la debería posponer como si se tratase de algo sin importancia. Consolidar esta asociación es un asunto en el que debemos ser muy cuidadosos, ya que ayudará a que el Grupo Gu explore y se fortalezca en el mercado europeo. Además, escuché que los representantes del Grupo QY ya llegaron a la Ciudad A ayer. Sería muy irrespetuoso de nuestra parte hacer que pierdan su tiempo, señor Gu", ella no quería que su jefe retrasara una reunión tan importante para la compañía solo por quedarse allí cuidándola: "Le sugiero que prosiga con esa reunión y no pierda la oportunidad de proliferar. Yo puedo arreglármelas sola".

La elección de Kerr por posponer algo tan importante hizo que Nicole se sintiera mucho más culpable, y de hecho, también cambió la opinión que tenía respecto a él, ya que a esas alturas, estaba confundida y no sabía si ese hombre era tan considerado con todas las mujeres, o solo con ella.

"Ya he lidiado antes con situaciones similares a esta. Confía en mí, posponer una simple reunión no afectará nuestro convenio con el Grupo QY".

Desde que era un niño, Kerr se caracterizaba por ser una persona muy sensata, y aunque no vivió una niñez normal debido a que estaba destinado a ser el único heredero del Grupo Gu, eso le ayudó a convertirse en una persona más madura y sabia que los demás;

él tenía la facilidad de analizar todos los pros y los contras de cada una de sus decisiones para que al final pudiera elegir lo que le ayudaría a obtener lo que quería.

Jared no perdió más tiempo y siguió al pie de la letra la decisión final de su jefe.

Cuando su asistente se marchó, el hombre tomó una cucharada de gachas y la llevó directamente hacia la boca de Nicole mientras le hacía señas para que comiera, tratándola como si fuera una paciente en estado vegetativo.

"¿Qué está haciendo? No hace falta que me alimente. Puedo hacerlo yo misma", dijo ella a la vez que extendía la mano para quitarle la cuchara con gachas.

Sin embargo, al ver lo que la mujer pretendía hacer, él la esquivó y le dijo en tono de broma mientras miraba la aguja en el dorso de su mano: "¡Oye! No deberías moverte demasiado. ¿O quieres que te vuelvan a inyectar?", Aunque la chica no dijo una sola palabra, el hombre supuso que ella se desmayaba al ver las inyecciones, de lo contrario, no les tendría tanto miedo.

Cuando Nicole escuchó sus palabras, rápidamente retiró la mano e instintivamente lo miró con temor y desconfianza.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir