ManoBook > Romances > Nunca Es Suficiente

   Capítulo 1 El primer encuentro

Nunca Es Suficiente Por H. NICODEMUS Palabras: 11243

Actualizado: 2020-02-19 00:15


En la suite presidencial del Resch Hotel.

"Ay", un dolor agudo hizo que Sofía Jian emitiera un grito ahogado y que, a posteriori, despejara su mente caótica. Apretó los dientes y se agarró con fuerza a las sábanas.

Mientras trataba de soportar el dolor, Sofía abrió sus pesados párpados y ¡un hombre enormemente atractivo apareció ante sus ojos!

Era el jefe del mayor grupo financiero de la ciudad, el hombre más poderoso de Ciudad S: ¡Víctor Xiao!

'¿Qué está pasando? ¿Dónde estoy? ¿Por qué estoy manteniendo relaciones con este hombre? '. Buscando en sus recuerdos, Sofía recordó que había ido a la fiesta de compromiso de Jasper Lin y Alice Ye. Alice era hija de la prominente familia Ye. Después de que Sofía tomara una copa de vino con ella, Wade Kang la había molestado y habían comenzado a pelear, pero él acabó avergonzado públicamente y después de eso... 'Después de eso...

¡Maldita sea! ¡No recuerdo qué ocurrió después!'.

"¡Uhmm!". De repente, Víctor se inclinó y la besó en su suave boca y ella, enfadada y con los ojos entrecerrados, mordió con fuerza los labios de aquel hombre.

El sabor metálico de la sangre se extendió por su lengua.

Víctor se retiró de inmediato, con una mirada de sorpresa en sus ojos.

Había innumerables mujeres que habían intentado seducirlo y llamar su atención y, a pesar de ello, nunca les había dedicado más de una fracción de segundo. ¡Cómo podía esta mujer hacerle perder la cabeza!

'Esta mujer me hace sentir.. bastante bien!', pensó, con una sonrisa diabólica.

"¡Aléjate de mí!", gritó ella. '¡He estado enamorada de Peter durante mucho tiempo y ni siquiera me he entregado a él todavía! ¡Y ahora voy a perder mi virginidad con este extraño!', pensó, mientras comenzaba a sentir pánico.

Con todas sus fuerzas, trató de escapar del fuerte abrazo de Víctor Xiao pero era demasiado fuerte para ella. La tenía firmemente inmovilizada en la cama. Sofía gritó de frustración y su hermoso rostro se enrojeció de ira y vergüenza.

"¿Alejarme?", preguntó él, con frialdad, haciendo que ella temblara de miedo.

"Si te detienes ahora mismo, yo... ¡Podemos fingir que nunca pasó nada!", dijo Sofía, pero se arrepintió de haberlo hecho en ese mismo instante. Era obvio que, en esta situación, Víctor Xiao tenía toda la culpa. ¿Por qué tenía que ser ella la que se comprometiera?

"¿Y si no lo hago?", susurró Víctor, inclinado más cerca de ella, hasta el punto que su aliento caliente rozó su rostro.

"Entonces yo... eh... Voy a... ¡Te voy a denunciar!", tartamudeó Sofía, haciendo todo lo posible por amenazarlo. Sin embargo, Víctor se dio cuenta de lo nerviosa que estaba con aquella amenaza.

En sus labios apareció una sonrisa cruel y desdeñosa. "Mi nombre es Víctor", dijo en voz baja junto a su oído. "Recuérdalo. Ahora eres mía".

Con un movimiento rápido, Víctor entró en su interior, poseyéndola por completo.

La noche se hizo más profunda y los sonidos de sus relaciones llenaron la lujosa suite presidencial.

¡El cuerpo de Sofía acabó agotado tras pasar toda la noche con Víctor!

No tuvo suficiente hasta el amanecer y, para entonces, ella estaba tan exhausta que durmió hasta el mediodía.

Cuando se despertó, se encontró sola en la gran habitación.

Abrió los ojos y pudo sentir cuánto le dolía todo el cuerpo. Se sentó y se frotó las sienes porque también le dolía bastante la cabeza. Al cabo de un rato, volvió a recordar todo lo ocurrido la noche anterior. "Víctor... ¡Ese maldito bastardo!", gritó, agarrando una almohada.

Después de un rato dando rienda suelta a su furia, comenzó a sentirse un poco mejor. Tras respirar profundamente, se puso de pie para vestirse y, para su sorpresa, encontró un vestido recién comprado colocado con delicadeza en el borde de la cama. ¡Y luego, en el suelo junto a sus pies, vio el vestido de noche que llevaba anoche hecho pedazos!

Apretó los dientes. 'Bueno, no es de extrañar que me haya comprado ropa nueva. ¡Arruinó completamente mi vestido de ayer noche! ¡Qué hombre tan violento!'.

Como no tenía nada más que ponerse, se puso la ropa que Víctor le había dejado. Obviamente, no podía regresar a casa después de haber peleado con Wade Kang. 'Papá debe estar preocupado por mí', pensó.

Justo cuando estaba a punto de ir al baño para refrescarse, sonó su teléfono.

Efectivamente, era su padre.

"¿Dónde estás?", dijo Casper Jian lentamente, tratando de reprimir su ira.

La ira de su padre no era nada nuevo para ella. En realidad, su padre nunca parecía haber sido amable con ella.

Sofía frunció el ceño, pero mantuvo un tono tranquilo y modulado. "Estaré allí enseguida. Te lo contaré todo cuando llegue".

Después de lavarse, tomó su bolso y salió por la puerta. Sin embargo, al abrirla, le sorprendió que dos camareros estuvieran de pie justo afuera. Uno empujaba un carro de comida, mientras que el otro balanceaba una bandeja de plata en la punta de sus dedos cubiertos con guantes. "Señorita Sofía, el Sr. Víctor preparó esto para usted", dijo uno de los camareros con una sonrisa.

Echando un vistazo a aquella suntuosa y extravagante comida que llenaba el carrito, se burló y dijo: "el Sr. Víctor es muy amable, ¡pero es demasiado prepotente!".

"Este es la tarjeta de visita del Sr. Víctor. El señor nos pidió expresamente que se la diéramos", dijo el otro camarero mientras sacaba una pequeña tarjeta de su bolsillo.

"¡De ninguna manera!", exclamó ella mientras cruzaba los brazos sobre su pecho.

"Me temo que no podemos dejarla ir si no la toma. Por favor, señorita. No hay necesidad de hacer esto más difícil".

"¿Me está

amenazando?", preguntó ella, alzando las cejas con incredulidad.

Los dos camareros guardaron silencio y se pararon junto a la puerta, como si no tuvieran intención de moverse ni un centímetro hasta que tomase la tarjeta.

Al cabo de un instante, ella dejó escapar un suspiro exasperado y agarró la tarjeta de presentación, metiéndola descuidadamente en su bolso. "Ahora, salgan de mi camino".

En la casa de la familia Jian...

Cuando Sofía no volvió a casa por la noche, Casper Jian y Stella Ruan se sintieron realmente felices y llenos de esperanza. Pensaron que, tal vez finalmente, Wade y Sofía habían llegado a un acuerdo positivo sobre su compromiso y que pronto podrían contar con Wade Kang como uno más en la familia.

Sin embargo, por la mañana temprano, habían recibido una llamada del asistente de Wade. ¡Enseguida supieron que su hija había causado muchos problemas! '¿Sofía se peleó con Wade? ¡No puedo entender a esa chica! ¡Debe haber avergonzado al hombre frente a mucha gente importante!', pensó Casper.

'¡Todo ha sido en vano!'. Hace bastante tiempo, había planeado utilizar a su hija para poder conseguir un contrato firmado por Wade. Se suponía que ella era una especie de "mercancía" para él pero, ahora, parecía que no había forma de que él fuese a cooperar.

Sofía llegó a casa con los hombros encorvados hacia adelante y sintiéndose increíblemente deprimida.

"¡Sofía! ¿Dónde diablos estuviste anoche? ¿Cómo te has atrevido a pelearte con Wade?", la regañó su padre, con las orejas enrojecidas por la ira.

'Oh, no. Ya sabe lo que pasó...', pensó ella, sintiendo pánico.

Entonces, la ansiedad que estaba sintiendo pasó a convertirse en desprecio. "Hice lo que me dijiste y fui a la fiesta de compromiso de la familia Lin", dijo con frialdad mientras ponía derechos sus hombros.

En este momento, comenzaba a darse cuenta de lo que su padre intentaba hacer. Ayer, Casper le había dicho que mientras pudiera obtener el contrato de Wade, le permitiría salir con Peter Sun. Al principio, pensó que era porque su padre era bondadoso y quería darle la oportunidad de estar con Peter pero se demostró que eso no es cierto.

'¡Cómo pude ser tan ingenua! ¡Prácticamente pretendía vender mi cuerpo a cambio de ese estúpido contrato!', se dijo a sí misma con desprecio.

Había tanta tristeza y decepción en su corazón.

"Tu padre te está preguntando por qué ofendiste a Wade anoche y por qué no regresaste a casa. Y además, ¿de dónde ha salido ese vestido que llevas puesto? ¡Cuesta decenas de miles de dólares! ¿Cómo has podido permitirte algo así?", intervino Stella. Siempre le resultaba un poco confuso a Sofía decidir si debía considerar a Stella su madre o su madrastra. Era la única mujer con la que se había casado Casper, pero no era la madre biológica de Sofía.

Esta miró de arriba abajo la ropa de su hija, con los ojos llenos de duda y sorpresa. Aunque, públicamente, era la respetada hija del jefe del Grupo JH, en realidad no tenía mucho dinero de bolsillo y nunca se lo pedía a su padre.

¡Esa ropa es muy cara! ¡De ninguna manera se lo ha podido permitir!', pensó.

Sofía la miró de reojo. Era innegable que era una mujer inteligente y elegante, pero a ella no le agradaba nada.

"Wade me humilló. Solo intenté protegerme. ¿Es algo tan malo? Anoche, estaba borracha y de mal humor, así que dormí fuera", mintió. mientras pensaba que de ninguna manera podía admitir que un extraño le había quitado la inocencia.

Los acontecimientos fueron tan irreales que parecían un mal sueño que se desvanecía. Nunca en su vida pensó que se relacionaría con personas como Víctor. Siempre pensó que se casaría con su novio Peter Sun y viviría feliz para siempre pero, dado como estaban las cosas ahora, parecía poco probable que las cosas fueran a salir como ella quería.

"¡Es que no puedes hacer nada bien! ¡Me da tanta vergüenza que seas mi hija! ¡Eres una basura inútil!", gritaba Casper, echando humo, furioso.

Aunque generalmente trataba a su hija así de mal, esta era la primera vez que decía cosas tan hirientes. Sus palabras fueron la gota que colmó el vaso. Sofía cambió el semblante y miró a su padre con frialdad. "Bueno, ya es demasiado tarde, ¿no? ¡Quizás no deberías haber dejado embarazada a mi madre si hubieras sabido que este día iba a llegar!".

"¿Cómo te atreves a responderme? ¡Te voy a dar una lección!", dijo su padre y, con las fosas nasales dilatadas, levantó la mano con intención de golpearla. Aunque ella se dio cuenta, no se inmutó ni se apartó, y solo le miró con ojos inundados de odio.

¡No podía entender cómo alguien podía amar a un hombre así!

Justo cuando la mano de Casper estaba a punto de caer sobre su rostro, Stella lo detuvo. "¡No importa!", le consoló. "Golpearla no serviría para nada bueno. Ahora no tiene sentido".

Sofía la miró con una ceja levantada. '¡Esta mujer es tan falsa! Siempre fingiendo ser tan amable y dulce... Bueno, ¡a mí no me engaña! Sé que es una persona superficial y de mente estrecha. Solo me está protegiendo ahora para su propio beneficio. El que sea. Ya he tenido suficiente'.

"Estoy cansada. Me voy a la cama", dijo, y fue directamente arriba.

Al ver esto, su padre se puso aún más furioso. "¡Si no puedes conseguir que Wade firme el contrato, no podrás estar con Peter!", gritó a sus espaldas.

Ella hizo una pausa y sus manos se cerraron en puños a su lado. "Puedo tomar mis propias decisiones", dijo sin mirar atrás.

"No sabes lo que soy capaz de hacer".

La amenaza de su padre la puso un poco nerviosa pero, sin decir nada más, se dirigió a su dormitorio.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir