ManoBook > Romances > Nunca Es Suficiente

   Capítulo 11 ¡Él está aquí!

Nunca Es Suficiente Por H. NICODEMUS Palabras: 10511

Actualizado: 2020-02-23 00:14


Sofía esperaba que todos reaccionaran de esa manera. Ella sabía que no sería nada fácil asumir el cargo. Y conocía muy bien lo hipócrita que podía ser Stella, por lo que ya estaba preparada para eso.

"Educación no es sinónimo de capacidad. ¿Cómo puedes reconocer la fuerza de una persona sin haberla visto en acción? Además, estoy segura de que no todos fueron excelentes en sus inicios. Es más, una empresa como la nuestra necesita una nueva influencia como la mía", dijo Sofía con confianza.

"¡Eres muy joven! ¡¿Cómo puedes ser tan desvergonzada para presumir?!".

"¿Por qué no nos hablas de tu formación académica? ¡Parece que no tuviste una buena educación! ¡Simplemente eres una elocuente".

"¡Sí! ¡Qué boquita tan linda!".

Todas esos comentarios crueles resonaban en los oídos de Sofía. Aunque estaba muy bien preparada, se sintió desanimada al escucharlos. Sin embargo, hizo todo lo posible por parecer fuerte y mantener una sonrisa educada en su rostro.

"Sofía, ellos son tus superiores. Debes escucharlos. Después de todo, aún eres muy joven. ¿Crees que es fácil dirigir una empresa? Tienes mucho que aprender de tu padre. Siempre debes afrontar los problemas desde la perspectiva de la empresa", comentó Stella con una voz suave tras ponerse de pie.

A pesar de que su voz era tenue, sus palabras tenían un gran peso. Algunos ejecutivos comenzaron a asentir en concordancia con lo que decía.

"¡Es cierto! ¡La empresa no debe dejarse en manos de una niña así nada más! ¡Ella provocará un desastre! Señor Casper, espero que reconsidere su decisión".

"¡Estoy de acuerdo! Señor Casper, no fue fácil superar la crisis. ¿Cómo es que ahora vamos a dejar la empresa en manos de una jovencita?".

Casper había permanecido en su asiento en absoluto silencio durante todo el rato. Nadie pudo averiguar lo que estaba pensando.

Si bien fue él quien anunció el cargo de Sofía en primer lugar, no intentó defenderla. No solo eso, ni siquiera intervino cuando los superiores la cuestionaron a ella y a sus habilidades.

Frente a Casper, estaba sentada Jenny. Mientras los ejecutivos discutían, ella jugaba con un bolígrafo y tenía una mirada divertida. Al ver el descontento de aquellos que no querían que Sofía asumiera el cargo de la empresa, sonrió con satisfacción.

Sofía vio de reojo la expresión desagradable en el rostro de Jenny. No pudo evitar apretar los puños por la frustración. Así vendiera su cuerpo y su alma por el Grupo JH, sabía que Casper nunca accedería a darle un cargo importante.

"¡Ya basta!". Casper habló de repente.

Levantó la cabeza y fijó sus ojos en Sofía que había estado de pie durante todo ese tiempo, luego, se puso él de pie para ver mejor a las personas que habían estado discutiendo.

Sofía desvió la mirada obstinadamente hacia su padre, vio una pizca de impaciencia en sus ojos y sintió que su corazón se detuvo.

Los ejecutivos dejaron de hablar y miraron a Casper, tratando de descifrar su expresión.

Jenny hizo una mueca de descontento. Le había gustado presenciar cómo atacaban a Sofía. No entendía por qué su padre tenía que intervenir. ¡Ella lo estaba disfrutando!

"¡Sofía, siéntate!". Casper le hizo un gesto con la mano.

"¡Sofía, te deben dolor los pies después de haber estado parada durante tanto tiempo!", dijo Stella. Habló en un tono amable y tenía una sonrisa gentil, nadie creería que en realidad le daba un trato despiadado a Sofía.

A pesar de que la mujer la agarró de la mano, solo la hizo sentir disgustada; sin embargo, Sofía tuvo que mostrar una sonrisa gentil para no quedar como una irrespetuosa con los mayores a los ojos de los demás.

Una vez que todos guardaron silencio, Casper se aclaró la garganta y se dirigió a todos los presentes en voz alta: "Antes que nada, gracias por atender este asunto desde la perspectiva de la empresa. Sé que solo quieren lo mejor para el Grupo JH. También tomaré en cuenta sus preocupaciones. Como ustedes, tampoco creo que Sofía tenga la madurez como para…".

¡Pum! Justo cuando Casper estaba a punto de expresar su punto de vista, la puerta de la sala de conferencias se abrió de golpe. El fuerte ruido captó la atención de todos a la vez.

Sofía ya había supuesto lo que diría desde el principio; si los ejecutivos del Grupo JH no la aprobaban, quizás lo mejor era que no trabajara con ellos.

Pero el repentino golpe los sorprendió a todos, haciéndolos voltear a mirar en la dirección del sonido.

Dos filas de hombres vestidos con traje negro, entraron de manera ordenada, y se ubicaron dejando un espacio entre cada una como especie de camino. Tan pronto los hombres de traje pusieron un pie dentro de la sala, todo el ambiente se tornó intimidante, hasta tal punto que los presentes comenzaron a respirar con cautela.

Casper seguía de pie en medio de la sala con el ceño fruncido. '¿Por qué nadie me informó que vendrían estas personas? ¡Qué montón de mierda!', pensó.

"¿Quiénes son? ¿Qué es lo que quieren? ¿Por qué están aquí?". Casper levantó la voz para mostrar cuán molesto estaba.

Stella se puso de pie y miró a los intrusos con una expresión perpleja.

"Señor Casper, ¿ya olvidaste qué día es hoy? ¡Vamos, piensa!". Cuando Casper terminó de hablar, habló el jefe de los hom

bres de traje.

Sofía se paralizó al escuchar la voz. La reconoció de inmediato porque la persona detrás de esa voz era un completo idiota.

No obstante, una parte de ella seguía incrédula. La última vez que hablaron, él le prometió que dejaría en paz al Grupo JH. Ella miró ansiosamente la puerta para saber si su suposición era correcta.

Víctor tenía el cabello negro y vestía ropa casual cara, era tan guapo que las personas no podían evitar maravillarse con su elegancia. Si bien era extremadamente atractivo, tenía un aura sombría.

Todos lo miraban fijamente mientras entraba a la sala de reuniones. Una leve sonrisa apareció en su rostro frío y arrogante cuando se encontró con los ojos curiosos de Sofía.

Jenny y Sofía estaban sentadas juntas, Víctor le había sonreído a Sofía, pero Jenny pensó que era a ella. Se sentía nerviosa, pero no podía dejar de mirar el rostro encantador del hombre.

Sofía estaba impactada por la actitud de Víctor. Pero al ver su mirada juguetona, sintió una sensación de humillación y vergüenza.

¿Por qué se había aparecido así? Sintió que su piel se erizaba por todas partes. Cada vez que Víctor estaba cerca de ella, no pasaba nada bueno.

Debido a que Stella había estado involucrándose en las reuniones de la empresa desde hacía un buen tiempo, de inmediato reconoció a Víctor. Y al confirmar que era él, recuperó la compostura.

"Señor Víctor, ¡qué sorpresa! ¡Por favor siéntate!". Stella dio un paso adelante con elegancia y le ofreció una de las sillas.

"¡Disculpe, señor Casper!". Al darse cuenta de que Víctor no tenía la intención de responder, John se acercó a Casper con calma.

Para sorpresa de todos, Víctor caminó hasta el asiento de Casper y se sentó tranquilamente. Actuó con destreza y sin sentir ni una pizca de vergüenza.

Stella simplemente le dirigió una sonrisa incómoda. En completo silencio retiró la mano de la silla y regresó a su asiento. No tenía idea de lo que planeaba hacer el joven CEO del Grupo YS. Sofía, por su parte, se burló discretamente en su asiento.

"Señor Víctor, ¿a qué te refieres?", preguntó Casper en voz baja y pausada mientras se esforzaba por reprimir su ira.

"Señor Casper, debes haber estado muy ocupado. Hoy es el día en el que el Grupo YS comprará al Grupo JH. ¿Por qué otra cosa vendría? ¿Acaso no es obvio?", respondió Víctor pausadamente sin siquiera levantar la cabeza. Golpeó la mesa con el dedo medio. Mientras tanto, todos los demás estaban petrificados en su lugar, preguntándose qué acababa de pasar. Hace un momento, Casper les había dicho que el Grupo JH ya no se vendería. Y ahora, aparecía Víctor así de la nada a avergonzarlo. Sin importar lo sereno que estuviera Casper, había quedado mal parado frente a todos.

Stella sabía que Casper tenía mal carácter. Notó que las venas de su cabeza se hinchaban y rápidamente lo jaló por la manga y dijo: "¡Casper, creo que Sofía es la que nos debe explicar qué es lo que está sucediendo!".

Desde que Víctor puso un pie en la salsa, Sofía ya estaba preocupada, pero había averiguado qué era lo que planeaba mucho antes de que se sentara. La razón por la que ella había accedido a ver a Víctor fue para recuperar la foto de su madre. Por otro lado, el motivo por el que había ido al Grupo JH fue para trabajar y luego vengarse. ¡La vida y la muerte del Grupo JH no tenían nada que ver con ella!

En ese momento, Jenny se dio cuenta de la gravedad del asunto. En contra de su voluntad, apartó la mirada de Víctor, y luego, se volvió y miró a Sofía como si intentara atravesarla con la mirada.

"¿No dijiste ayer que todo estaba bien entre el Grupo JH y el Grupo YS? ¿Qué está pasando? ¡Dame una explicación razonable de esto!". Todos se sorprendieron al escuchar a Jenny y fijaron la mirada en Sofía confundidos.

"No esperaba que el CEO del Grupo YS no cumpliera con su palabra. Aun así, no es de extrañar. Al fin y al cabo, él no es el único que rompió su promesa". Sofía desvió la mirada hacia su padre.

Tras escucharla, Víctor arqueó las cejas. Luego miró a Sofía con curiosidad; al parecer se estaba burlando de su padre. Y para su sorpresa, su información era correcta, Sofía y su familia no se soportaban.

John estaba de pie detrás de Víctor y miró a Sofía con una mirada significativa. 'Esta mujer es interesante'.

Cuando Casper entró en razón, le temblaban los labios, pero estaba demasiado iracundo como para decir una palabra.

"Tú…". Jenny quería darle una cachetada a Sofía. Pero debido a la presencia de Víctor, tuvo que fingir que era una dama.

"Sofía, somos una familia. No te molestes con tu padre. Además, has visto lo que ha pasado. No todo es su culpa", le habló suavemente Stella.

Víctor había permanecido en silencio desde que se sentó. Le dio un sorbo al café que John le había dado, ni siquiera intentó defenderse.

Sofía lo miró fijamente con el ceño fruncido. El solo mirarlo la irritaba. Parecía haber olvidado que él era culpable de la situación.

Víctor dejó el café en la mesa y se levantó. Lentamente, caminó hasta donde estaba Sofía y la miró de arriba abajo.

Jenny se acomodó la ropa al ver que Víctor se acercaba. Estaba segura de que era mucho más hermosa que Sofía. Quizás Víctor se enamoraría de ella.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir