ManoBook > Romances > Nunca Es Suficiente

   Capítulo 23 Estás apurada por deshacerte de mí

Nunca Es Suficiente Por H. NICODEMUS Palabras: 10234

Actualizado: 2020-02-27 00:34


Era completamente normal que un hombre necesitara una o dos amantes para satisfacer sus necesidades. Y como CEO del Grupo YS, era muy probable que Víctor siempre estuviera bajo mucha presión laboral, por lo que era natural que tuviera muchas amantes. A Rita no pareció sorprenderle eso. Lo que le sorprendió fue que Sofía también fuera su asistente.

Era obvio que él le daba un trato especial a esa chica. Ningún hombre en su sano juicio permitiría que su amante fuese también su compañera de trabajo. ¡Ni mucho menos compartiría su oficina con ella! Un hombre y una mujer solos en una habitación… Rita no pudo evitar imaginar lo que pasaba entre ellos cuando cerraban la puerta.

Víctor miró a Sofía en absoluto silencio. No planeaba refutar lo que ella había dicho. Solo quería que todo el mundo supiera que Sofía era de él y solo suya. Pero, ella había dicho que se suponía que ninguno debía interferir en la vida personal del otro. ¿Se refería a que estaba de acuerdo con que se acostara con Rita? Ese pensamiento hizo que se sintiera disgustado.

"Entonces, te lo diré aquí y ahora", le dijo Rita a Sofía. "Seguiré persiguiendo a Víctor". Era evidente que a ella no le importaba su relación. No iba a rendirse tan fácilmente con el hombre que le gustaba. Mientras él no se casara, ella tenía una oportunidad.

Desde que comenzó su carrera, Víctor había sido el único hombre que había logrado despertar su interés. ¿Cómo podía quedarse de brazos cruzados?

"Haz lo que quieras", dijo Sofía con calma. Sin embargo, sus labios temblaron levemente.

Sofía sintió que Rita se estaba pasando de la raya, molestándola un montón. Miró a Víctor con un gesto despectivo.

Rita notó el tono irónico en las palabras de Sofía y la miró con recelo. Luego miró detenidamente a la pareja con desconfianza.

"Señorita Rita, ¿no tiene que ir a trabajar?". Al ver que la mujer no mostraba ningún empeño en irse, Víctor perdió la paciencia.

Rita cambió súbitamente de tema. Sabía que Víctor estaba a punto de perder los estribos, así que decidió seguir estudiándolo después que regresara a su casa.

De pronto, recordó que tenía que asistir a un evento comercial esa tarde. Pero, se negó a dejar las cosas como estaban.

"¿Trabajar?", escupió. "¿Quiere que me vaya?". Rita hizo un puchero. Se sintió completamente humillada por la manera en que Víctor la trató. Además, ella era la estrella en ascenso más importante y una belleza indiscutible. ¿Cómo podía ser tan grosero?

"Señorita Rita, lo mejor es que se retire lo antes posible", dijo Víctor en voz baja. Sus ojos estaban llenos de ira. En cualquier momento podía perder los estribos.

El ambiente se tornó tenso y frío, lo que hizo que Rita sintiera un escalofrío a lo largo de su espalda. Ella frunció los labios y se fue a regañadientes.

Una vez que salió de la oficina, suspiró. A pesar de todo, se sintió aliviada por haberse ido de ese ambiente tan espeluznante. Resignada, pensó que pasaría un buen tiempo antes de que pudiera estar detrás de Víctor.

'¡Ah, pero el hombre que amo es realmente maravilloso!', pensó para sí misma. Aunque Víctor tenía muy mal temperamento, seguía siendo muy atractivo para ella.

Se sorprendió al salir y no ver a sus cuatro guardaespaldas esperándola afuera. No tenía idea de adónde se habían ido, así que sacó su celular para llamarlos.

Antes de que Rita se fuera, Víctor había estado conteniendo sus emociones. Pero ahora que ella se había ido, su fachada se derrumbó y desató su ira contra Sofía.

"Parece que estás apurada por deshacerte de mí", dijo Víctor, estaba pie frente al escritorio de la chica. Extendió la mano y la sujetó por la barbilla.

"¿No te sientes atraído por ella?", preguntó Sofía con indiferencia.

"¡Ah!". Al ver una expresión de dolor en el rostro de la chica, soltó su barbilla.

¿Esta mujer no se preocupaba por él en absoluto? ¿Si le daba a entender que le gustaba Rita, se molestaría? Víctor se sintió disgustado.

Sofía se masajeó la barbilla y miró fijamente a la nada, ignorando por completo al hombre que tenía al frente.

En realidad, todo el tiempo que estuvo Rita en la oficina, la pantalla de su computadora permaneció en el escritorio. Si bien había fijado sus ojos en la pantalla todo el rato que la mujer estuvo allí, no había leído absolutamente nada. Su mente había estado centrada en la conversación de ellos.

¿Pero por qué? Su relación se limitaba a ser su amante y solo a eso. ¡Qué acuerdo tan despiadado! Solo debía acostarse con él durante tres años a cambio del Grupo JH.

"¡Vete!", gritó. Al ver su expresión indiferente, Víctor había perdió por completo la paciencia.

Entonces, sus ojos se iluminaron. De repente recordó algo. Sofía había tenido novio en la universidad. ¿Quizás seguía enamorada de él?

Como CEO del Grupo YS, Víctor era una persona muy orgullosa. El hecho de que Sofía se comportara de esa manera hirió su autoestima.

Él apretó los puños, sentía que le hervía la sangre y al mismo tiempo se sintió indefenso. Ella era la primera mujer que lo hacía sentir así.

Anteriormente, Sofía se hubiera alegrad

o de que él le pidiera que se fuera de su oficina; al fin y al cabo, había querido evitar a Víctor a toda costa.

Sin embargo, por alguna razón, ahora se sentía abatida. Era como si alguien le había quitado lo único que quería. Ella asoció el sentimiento con un momento de su infancia, cuando no pudo encontrar su juguete favorito.

Se puso de pie y se dirigió hacia la puerta sin devolverse a mirar a Víctor.

'Es un escandaloso', pensó. '¡Nunca tendrá algo serio con alguien!'.

Cuando salió de la oficina, muchas personas desviaron la mirada hacia ella. Los empleados del Grupo YS parecían estar interesados en ella, pero luego volvieron a fijar su atención en las pantallas de sus respectivas computadoras y siguieron trabajando.

Sofía se quedó allí parada y se sintió terrible.

Enderezó su postura y se esforzó por no prestarle atención a lo que los demás pensaran de ella. Estaba echa un desastre, pero ahora, lo más importante era encontrar un lugar tranquilo para calmarse.

Ella echó un vistazo a su alrededor en silencio y buscó un lugar donde pudiera consolarse. Finalmente, vio las escaleras en lo más remoto de la habitación y pensó que seguramente conducirían a la azotea, ese era el lugar perfecto para ir cuando uno no quería ser molestado.

"¡Agh!". Rita gruñó al tropezarse con alguien. "¿Está ciego?", gritó con impaciencia. Ella había estado ocupada usando su celular y no se percató que iba a chocar con alguien.

"¡Oiga, fue usted quien tropezó conmigo", respondió una voz grave.

Rita retrocedió y miró al hombre. Entrecerró los ojos y pensó para sí misma: '¿Acaso este empleado no sabe que el CEO me ha invitado personalmente?'.

Detrás del hombre, habían unos grandes ventanales por los que entraba la luz del sol y cubrían su figura, por esa razón, entrecerraba los ojos. Aunque la luz la cegaba, aún podía ver sus facciones y notó que era atractivo. La expresión de sus ojos no era retraída y por lo delgado de su rostro, se veía muy débil. Vestía un traje a la medida que le daba un aspecto profesional y daba a entender que era un excelente trabajador.

'Me parece familiar, pero ¿dónde lo he visto antes?', pensó Rita. "¿No sabe quién soy?". El hombre negó con la cabeza, lo que la hizo sentir un poco avergonzada. Quizás era porque tenía demasiados admiradores.

"¿No me conoce?", preguntó nuevamente, pero esta vez decepcionada. El hombre la miró detenidamente, como si estuviera detallando su rostro en silencio.

Incluso retrocedió un poco para detallarla de arriba abajo.

"Lo siento, señorita". Él sonrió. "Pero no". Rita lo miró con extrañeza.

Durante los últimos años, había filmado muchas películas y había aparecido con frecuencia en la televisión. Incluso había grabado algunas canciones. Básicamente, ella era una artista muy reconocida en la industria del entretenimiento. Aunque no era tan famosa como los artistas más experimentados, seguía siendo el tema del momento.

Sin duda, estaba en boca de todo el mundo. ¡Sin embargo, este hombre no la conocía! Su orgullo quedó destrozado.

Rita lo miró con recelo y notó que llevaba su identificación sujeta al bolsillo del traje. Se acercó y le echó un vistazo. Tenía impreso en letras negras: "Leon Li (Director de marketing)".

"Entonces usted es el Director Li", dijo Rita con una sonrisa despectiva.

Leon frunció el ceño. Ella se veía muy bien, inclusive hermosa, pero su maquillaje recargado lo incomodaba. Esta mujer se tropezó con él y le había echado toda la culpa. Incluso se había atrevido a preguntarle si sabía quién era, como si se consideraba una especie de famosa. ¿Por qué se comportaba tan presumida? ¿Cómo podía ser tan grosera?

Él la miró fijamente y se preguntó si la había visto antes. Seguramente sí porque le parecía familiar, pero no lograba recordar dónde.

Entonces, cayó en cuenta.

Ella era Rita, la imagen de los nuevos productos de la empresa. En realidad, fue él quien la eligió entre las docenas de propuestas que le habían enviado sus subordinados para ese proyecto. Pensó que su popularidad sería bastante provechosa para la empresa, pero además, tenía sus propias razones.

"¡Ah, es usted!", dijo finalmente. "Rita He, he escuchado mucho sobre usted". Aunque Leon no estaba familiarizado con su carrera, como empleado del Grupo YS, debía tratarla con cierta gracia. Siempre había sido cuidadoso al separar los intereses públicos de los privados.

Él extendió su mano. Rita la miró, pero decidió no estrecharla, lo que la hizo parecer mucho más arrogante.

Leon detestaba a los artistas que siempre despreciaban a los demás para sentirse mejor con ellos mismos. Después de todo, fuera de los medios de comunicación, eran personas comunes y corrientes.

"Al parecer no quiere saber dónde están sus guardaespaldas, señorita Rita". Leon bajó su mano y le dirigió una sonrisa.

"¿Qué les hizo?", exigió, y tuvo un mal presentimiento.

"Nunca imaginé que los guardaespaldas de la famosa Rita fueran mucho más débiles que los guardias de seguridad del Grupo YS", dijo Leon con indiferencia, mientras miraba a la mujer con desprecio.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir