ManoBook > Romances > Nunca Es Suficiente

   Capítulo 27 Se pone de parte de Rita

Nunca Es Suficiente Por H. NICODEMUS Palabras: 10225

Actualizado: 2020-02-29 00:14


Leon, que estaba junto a Sofía, sentía ganas de apretarse la cabeza con los dedos. Se había quedado sin palabras al ver a una mujer tan irracional.

Por otro lado, Sofía no se inmutó lo más mínimo. Miró a Rita directamente a los ojos y dijo con un tono de voz perfectamente calculado: "Si no coopera con nosotros, rescindiremos el contrato y buscaremos otra actriz. Para el Grupo YS resulta mucho más rentable pagar la penalización y salvar a la empresa de futuras pérdidas".

Rita no podía creer lo que oía. ¿Sofía no era una chica sumisa? ¿Cuándo se había vuelto tan poderosa? Se movió, incómoda, bajo su atenta mirada y finalmente se comprometió de mala gana. "De acuerdo. Tú ganas. Volvamos a empezar".

"Gracias por su cooperación, Srta. Rita".

Esta agitó la mano con desdén y llamó a una maquilladora para que le retocara la cara pero, en secreto, rechinaba los dientes y refunfuñaba por la repentina impertinencia de Sofía. Esta se volvió hacia Leon y asintió levemente mientras decía: "Aunque la Srta. tiene mal carácter, no es una mala persona. Por favor discúlpala".

Leon le sonrió con cariño, extendió su mano y se inclinó levemente. "Gracias por la ayuda. Si no fuera por ti, no creo que hubiera podido resolver este asunto tan rápido".

Ella se sonrojó un poco, nerviosa por el elogio de Leon, tomó tímidamente su mano extendida y la estrechó. "¡No hay necesidad de ser tan formal! Aquí somos todos colegas".

Rita aún se estaba maquillando cuando les vio charlando alegremente. Cerró los ojos para calmarse. ¡Menuda perra! Rita pensaba que Sofía debía de estar molesta por lo que había sucedido en la oficina de Víctor esa mañana y que por eso había sido tan cruel con ella en ese momento.

Poco a poco, todo el personal regresó a sus puestos. Después del incidente, nadie se atrevió a cruzarse con Rita, por temor a que ella desatara su furia contra ellos.

"Sofía, quiero un poco de agua", ordenó, tras otra sesión de fotos promocionales.

Esta frunció los labios y dijo: "Espere un momento, Srta. Rita".

Luego puso un poco de agua helada en un vaso y se lo entregó. Cuando estuvo segura de que ya lo estaba sosteniendo el vaso, retiró la mano y el vaso cayó al suelo de repente, rompiéndose en mil pedazos, empapando y arruinando los zapatos de la actriz.

Ante el estupor de todos los presentes, Rita la abofeteó. El eco del golpe resonó en todo el estudio. Fue tan fuerte que todos quedaron atónitos. Las personas que vieron lo que había sucedido no podían creer lo que veían pero nadie se atrevió a intervenir.

Sofía no pudo evitar que se le saltaran las lágrimas por el intenso dolor y, antes de que pudiera decir nada, Rita empezó a chillar: "¡No pudiste sostener el vaso correctamente y ahora mis zapatos están empapados!".

En ese momento, John pasaba frente a la entrada del estudio y pudo vislumbrar en su interior a Sofía cubriéndose el rostro con la mano y a Rita levantándose sobre ella. Toda la escena hizo que se sintiera incómodo, por lo que corrió junto a la joven.

Cuando se acercó, vio las lágrimas correr por su rostro y fue entonces cuando se dio cuenta de que su mejilla estaba roja e hinchada. La colocó detrás de él y miró a la actriz. "Srta. Rita, ha cruzado la línea", le dijo con frialdad. "Nuestros trabajadores son capaces de aguantarla, pero eso no significa que no tengan dignidad. ¡Realmente no podemos tolerar a una persona como usted en nuestra empresa!".

"¿Un asistente protegiendo a otro asistente?", se burló ella.

"¡Es ridículo!"

Sofía se negaba a levantar la cabeza. A pesar de su miserable infancia, ahora se sentía prácticamente incapaz de tolerar cómo la estaban haciendo daño.

"John, detente", susurró. "Estoy bien...". Se secó las lágrimas y trató de mostrarle una sonrisa. ¿Cuándo se había vuelto tan cobarde?

Sin embargo, justo en este momento, Víctor entró al estudio y cuando vio a John consolando a Sofía, sus cejas se alzaron con indignación. Solo entonces se dio cuenta de que su asistente podría estar interesado en ella. ¿Cómo se le podía haber pasado por alto?

"John, ¿qué ha ocurrido?", preguntó. Caminó hasta ponerse al lado de Rita y miró a Sofía, quien bajó la cabeza apresuradamente. No sabía lo que había pasado de modo que preguntó a la actriz: "¿Qué está ocurriendo?".

"Tu asistente dejó caer el vaso de agua sobre mis zapatos, así que la regañé. Luego, tu otro asistente dijo que el Grupo YS no podía tolerarme y me pidió que me fuera", lloriqueó ella, como un cachorro herido en los brazos de su dueño.

"Es usted una charlatana", dijo John con frialdad.

"Es suficiente", dijo Víctor, y detuvo la discusión antes de que se intensificara. Mantuvo los ojos fijos en Sofía, cuya cabeza aún estaba agachada y dijo: "¿Cómo pudiste ser tan torpe?".

Ella no emitió ningún sonido. Al ponerse de parte de Rita, Víctor la había hundido por completo.

"Sr. Víctor...", intervino John con la intención de defenderla, pero sintió que le tiraban ligeramente del dobladillo de la camisa. Por el rabillo del ojo, la vio rogándole en silencio que mantuviera la boca cerrada.

De pr

incipio a fin, nunca levantó la cabeza frente a Víctor. Se inclinó y se disculpó con la actriz: "Lo siento. Ha sido culpa mía. Lamento haberla molestado".

Tan pronto como terminó de hablar, salió corriendo del estudio. No podía soportar un segundo más allí. Víctor era solo su pareja sexual. ¿Por qué le sentaba tan mal que se hubiera puesto de parte de Rita?

Este se puso rígido mientras la veía salir corriendo. '¿Cuál es su problema? ¿Por qué no se defendió? ¿Y por qué ha mantenido la cabeza gacha todo el tiempo? Ella no es ese tipo de persona...'.

"Srta. Rita, realmente se merece todo el estrellato del mundo", dijo John con frialdad. "Sus habilidades actuando son excelentes". Ni siquiera podía mirarla porque estaba demasiado disgustado por su actitud.

"¡John! ¿Qué te ocurre hoy?", le dijo Víctor, llamándole la atención. Le conocía muy bien y nunca era descortés.

Algo grave tenía que haber sucedido para justificar ese comportamiento. Tal vez... ¿Sería por Sofía?

John no dijo nada. Solo asintió levemente y luego caminó hacia la salida.

Una vez que había salido, se apresuró para alcanzar a Sofía. Cuando vio su mejilla hinchada y enrojecida, no pudo evitar sentir mucha pena. La llevó a una farmacia cercana y compró una crema para reducir la hinchazón.

Caminaron hasta un banco en un parque cercano y se sentaron. Sofía se colocó el pelo detrás de la oreja, dejando al descubierto su mejilla y, tímidamente, le pidió a John que le aplicara el medicamento. "¿Parezco un bollo al vapor ahora mismo?", bromeó.

Él sonrió con gentileza: "Sí, un bollo al vapor muy mono".

Esta chica no se tenía a sí misma ninguna estima. No fue su culpa, ¿por qué soportó todo aquello sin decir nada?

Mientras le aplicaba la crema, ella hizo una mueca y comenzó a preguntarse qué pensaría Víctor de ella, ahora que su rostro estaba un poco desfigurado. Debe ser el tipo de hombre que solo presta atención a la apariencia así que si ahora estaba fea, probablemente pondría fin al contrato por adelantado...

Al mirarla tan aturdida, John no sabía qué decir. "Aunque no nos conocemos desde hace mucho tiempo, me sigue pareciendo que tienes una virtud".

Confundida, ella lo miró con ojos dudosos. "¿Qué virtud? Dime. Que se consuele mi corazón herido".

"Tienes un gran corazón", afirmó él con rotundidad. "Te disculpaste con una mujer que te abofeteó sin motivo alguno. ¡Niña boba!". Ella hizo un puchero. Solo estaba echando más leña al fuego.

"Gracias".

"¿Por qué?".

"Gracias por hacerme aún más daño".

Él se quedó sin habla.

Sin decir palabra, volvió a poner la crema en la caja que tenía en la mano y le dijo: "Aplícalo tres veces al día y disminuirá la hinchazón en unos dos días".

"Ya veo", suspiró. "Gracias por defenderme allí dentro". Lo miró agradecida y pensó que era realmente una suerte haber conocido a un hombre tan amable en este mundo cruel.

"De nada", dijo él, mientras sonreía con calidez. "Mantente fuera de peligro y me consideraré suficientemente recompensado". Él la miró con seriedad. Era una chica tan sincera que no tenía idea de cuánto sufriría en el futuro.

Ella le devolvió la sonrisa. Con una persona tan compasiva a su lado, se sentía mucho más relajada y el paisaje a su alrededor parecía mucho más hermoso que antes.

Después de caminar un rato por el parque, de repente, Sofía le dijo: "Me gustaría estar sola. ¿No te importa? Te invitaré a comer en otro momento".

Aunque estaba preocupado por ella, él asintió y, después de despedirse, regresó directamente a la empresa.

De vuelta en el estudio, la atmosfera se había enfriado varios grados desde el momento en que Sofía se había marchado.

Obviamente, Víctor estaba de parte de Rita, pero todos se daban cuenta de que estaba disgustado porque Sofía se había ido. Sin embargo, nadie se atrevió a hablar con él, e incluso la actriz se retiró para que le retocaran el maquillaje.

"Sr. Víctor, ¿seguimos grabando?", preguntó uno del personal con cautela, temiendo que pudiera decir algo malo.

Tras un momento de silencio, todos escucharon la voz fría y serena de su jefe: "Sigan grabando".

Luego, se dio la vuelta y salió del estudio.

Todos lanzaron un suspiro de alivio en el momento en que desapareció detrás de las puertas del estudio.

"Me pregunto por qué el jefe apareció aquí. Nunca antes había venido al estudio. ¡Todo esto es muy raro!".

"Sí, ¿y sentiste cómo cambió la atmósfera cuando Sofía se fue?".

"¿Tú también lo notaste? Entonces, ¿serán ciertos los rumores? ¿A nuestro jefe le gusta?".

Sus incesantes cotilleos llegaron a oídos de Leon. Enderezo su postura y los reprendió: "Si les gusta tanto cotillear, ¿por qué no lo hacen con nuestro director general?".

Esto hizo callar a todos de inmediato.

"¿Ya estás satisfecha?", le preguntó a Rita mientras se acercaba a su espejo.

Ella apartó la mano de la maquilladora, le miró fijamente, observando su rostro alargado y dijo: "¿Quieres decir que todo es culpa mía? Si es así, no creo que sea necesario seguir grabando hoy. Ya hablaremos después de que todo se calme".

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir