ManoBook > Romances > Regresar Al 1995

   Capítulo 7 ¡Wendy fue intimidada!

Regresar Al 1995 Por Meng Xiaoqi Palabras: 7360

Actualizado: 2020-02-28 00:12


Sobresaltados al ver al soldado, los tres delincuentes detuvieron momentáneamente sus viles actos. No obstante, al percatarse de que lo superaban en número, de inmediato sintieron un aire de confianza.

"¡Ah, mira, es un soldado! Esto no es problema tuyo, así que, ocúpate de tus propios asuntos", habló uno de los malhechores, agitando el cuchillo hacia el soldado.

"¿Cómo pueden abusar de estas mujeres a plena luz del día? ¿Qué pasa ustedes? ¿Acaso no tienen miedo de ser castigado por la ley? ¡Váyanse ahora!". El soldado ayudó a Wendy a levantarse, para luego caminar hacia los hombres sin señal de tener miedo.

Girando los cuchillos en sus manos, los delincuentes se burlaron: "¡Buff, no trates de ser un héroe! Somos más que tú. Dejaremos que te vayas con tu dignidad íntegra, solo vete".

Pese a esas palabras, el soldado se mantuvo firme y miró a los ladrones con fuego ardiendo en sus ojos, hizo una pausa y, entonces, arremetió contra ellos sin dudarlo.

Corrió sin temor alguno y arrebató un cuchillo de una de las manos ajenas, moviéndose como un rayo, subiendo y bajando, golpeando a un malhechor tras otro y dejándolos a todos maltrechos y magullados en el piso.

Pese a la fachada varonil que sacaron a relucir, tan pronto como fueron conscientes de las inmensas habilidades del soldado, todos huyeron como perros con la cola entre las patas.

Las dos mujeres estaban más que asombradas ante tal escena. Si eran honestas, ninguna había tenido esperanzas en el soldado, pero resultó siendo un hombre increíble, el cual logró asustar a los delincuentes en cuestión de segundos.

Tras ello, él se acercó a Celia, y le preguntó: "¿Te encuentras bien?". En el instante en que sus ojos se encontraron, hubo una conexión instantánea, una chispa que ambos sintieron, como si se conocieran desde mucho antes.

"¿Nos conocemos de alguna parte?", preguntó el hombre, frotándose la nuca con timidez, la belleza natural de la joven lo tomó por completa sorpresa. No era de extrañar que aquellos hombres no pudieran resistirse, el dinero no era suficiente ni tenía comparación cuando vieron lo hermosa que era.

'¿Qué puedo decirle a una chica así?', pensó él. Celia apretó los labios, para luego sonreír alegremente. Aunque aún se hallaba en estado de shock, al menos podía sentirse un poco aliviada de que ese ángel-soldado estuviera allí para protegerlas.

"Ejem, ¿qué acaba de pasar?", preguntó, deslumbrado por la dulce sonrisa de la chica, al tiempo que bajaba la cabeza y se sonrojaba incontrolablemente.

"Mi madre y yo regresábamos de la ciudad, cuando nos encontramos con estos hombres horribles. Solo querían nuestro dinero, pero pronto cambiaron de planes. Tenemos suerte de que aparecieras, de lo contrario, no sé qué habría pasado". Ella aún lucía realmente agotada.

Aunque todo ese calvario fue traumático, todavía podría decirse que contaba con ciertas bendiciones, primero se encontró con Jasper, y ahora ese soldado apareció para salvarla. A pesar de todo, no era un mal día por completo.

"Me llamo Shalom Qin. ¿A dónde van?", quiso saber, alternando su mirada entre las dos mujeres.

"Vivimos en D Village", respondió la menor.

"¿Eso no está a más de treinta millas de aquí? ¿Van a caminar todo el camino?", cuestionó, mirándolas con sorpresa.

"No tenemos mucho dinero, así que, no tenemos otra opción".

Luego de decir eso, Celia sonrió con amargura. Existían otras formas de llegar a casa, pero el autobús llegaría mucho más tarde, por lo que las dos decidieron regresar a pie.

Tras considerarlo un breve momento, Shalom observó fijamente a la joven, e inquirió: "Voy por ese camino. ¿Puedo llevarlas?".

"No,

muchas gracias. Ya hiciste suficiente, no podemos pedir más ayuda", se negó Wendy rápidamente, temerosa, pues, jamás en su vida había estado en un auto.

"Mamá, aún tenemos cosas que hacer después de que lleguemos a casa. Si está de paso, ¿por qué no? ¡Me duelen los pies!", chilló Celia, curvando su labio inferior en un puchero.

"Pero...".

"No te preocupes, está bien, yo voy por ese camino. Además, tardarán horas en llegar a su casa si van caminando, pero si vienen conmigo, las dejaré allí en media hora", persuadió el hombre, con una sonrisa amable en el rostro, dejando en evidencia su actitud tranquila.

Parecía bastante obvio que Shalom y Celia se enamoraron a primera vista.

Charlaron alegremente durante todo el camino de regreso a la aldea, y el tiempo se pasó volando, incluso demasiado rápido para su gusto. Él no se quedó, de hecho se fue de inmediato, demasiado tímido para quedarse más tiempo.

D Village no era un lugar grande, por lo que al enterarse de que retornaron en un vehículo militar, los intensos rumores se expandieron más rápido que un relámpago por todo el lugar; todos deseaban saber cuál era la relación entre ella y el soldado.

Las mujeres de la zona no dudaban a la hora de juzgar a la gente, la única razón por la que se abstuvieron esa vez contra Celia y el soldado era por el respeto que profesaban hacia un oficial militar. serían incapaces de ofender a ningún soldado.

Para ella, lo más importante ahora era comenzar a ganar dinero, razón por la que dejó a su madre limpiar la casa, mientras ella iba a la montaña a recolectar más bambú para tejer cestas esa misma noche.

La villa estaba rodeada de montañas casi en su totalidad, así que no había escasez de bambú ni era una tarea difícil para los aldeanos conseguirlo.

Media hora después, volvió a casa exhausta, arrastrando un poco de bambú. Al llegar se encontró con una visión desgarradora, su madre se encontraba sentada en la puerta con moretones en el rostro y lágrimas en los ojos.

La expresión en el rostro de la joven se ensombreció al ver a la mayor dolorida, entonces, se apresuró a dejar el bambú y corrió hacia ella para preguntarle: "Mamá, ¿qué pasó? ¿Quién te hizo esto?".

"No, fue un accidente". Queriendo evitar preocuparla, Wendy reprimió su dolor y ocultó lo que realmente sucedió.

No obstante, Celia tomó su mano y la levantó para inspeccionarla, así, descubrió arañazos y magulladuras que cubrían su piel, lo que hizo que su propia rabia se disparara a niveles extraordinarios. "Mamá, tienes rasguños por todas partes y la marca de una mano plasmada en tu rostro. ¿Quién te hizo esto? No me voy a quedar de brazos cruzados".

A ella ya no le importaba su vida anterior, después de renacer, estaba decidida a proteger a su madre sin importar qué.

"No, hija, por favor no te preocupes. Me encuentro bien", suspiró la mujer. Realmente no quería causar problemas y, ciertamente, tampoco era su intención involucrar a su hija sin ninguna razón aparente.

"No, no puedes dejar que la gente te pisotee. Te intimidaron, te lastimaron. No puedo soportar esto. Solo dime qué fue lo que sucedió", exigió, observando a su madre, con los ojos rojos a causa de la rabia. Necesitaba hacer que esa persona pagara por lo que le hizo.

"Fue tu tía. Vino a nuestra casa y vio las dos bolsas de sal que compramos, dijo que ella no tenía y se llevó una de las nuestras. Yo no dije nada, y luego vio los fideos que te traje para ti, entonces, dijo que a Wade le gustaban y que quería tomarlos, pero yo no la dejé, así que me golpeó. La peor parte fue que ella igual e los llevó...", Wendy trató de contener las lágrimas, mientras sollozaba.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir