ManoBook > Romances > Atados Por El Destino

   Capítulo 2 Una segunda oportunidad

Atados Por El Destino Por T. CAMERINO Palabras: 10581

Actualizado: 2020-03-04 00:26


"¡Mi bebé! ¡Mi bebé! ¡No, no, no!", gritó Lily, y de un susto se levantó repentinamente de la cama.

Estaba sin aliento cuando abrió los ojos. Gradualmente fue volviendo a sus sentidos y se percató de que no estaba en un hospital, sino en una habitación que le parecía familiar.

De repente, oyó un ruido proveniente de afuera: el chirrido agudo de los neumáticos de un auto mezclado con el llanto de una mujer.

Se levantó rápidamente de la cama y corrió hacia la ventana, donde vio que dos matones fornidos arrastraban a una mujer hacia un vehículo.

Conocía muy bien esa escena, que ahora se estaba repitiendo inesperadamente. Sin vacilación, corrió descalza hacia las escaleras.

No sabía si lo que estaba sucediendo era un sueño o la realidad. Bajó corriendo los escalones de dos en dos mientras solo tenía una idea en mente: no dejar que se llevaran a su madre.

Debido a que corría demasiado rápido, se resbaló a los últimos dos escalones y aterrizó con las rodillas. Por suerte, se agarró a la barandilla con la mano y logró evitar caerse.

El dolor severo se extendió por todo su cuerpo en un instante, haciéndola darse cuenta de que esto no era un sueño en absoluto, sino la realidad.

Estaba reviviendo su adolescencia, el año en que estaba en el noveno grado de la escuela secundaria. Y la escena que estaba presenciando era cuando su madre fue expulsada de la familia Qiao por la fuerza.

Sin siquiera importarle el dolor en sus rodillas, se levantó y siguió corriendo. Cuando llegó a la entrada, su madre ya había sido obligada a entrar en el auto y los matones estaban a punto de cerrar la puerta de golpe.

"¡Mamá! ¡Mamá!", gritó mientras corría. "¡Dejen ir a mi mamá! ¡Dejen ir a mi mamá!".

Sin embargo, los hombres no le hicieron caso. Cuando finalmente se acercó al auto, la puerta fue cerrada de seguida y el vehículo salió disparado como una flecha.

Y la velocidad del automóvil consiguió tirarla al suelo. Ella fijó la mirada en la dirección que desaparecía el vehículo y gritó: "¡Deténganse! ¡Deténganse! ¡Mamá! ¡Mamá!".

Su vida pasada había sido cruel y ahora que tenía la segunda oportunidad, no pudo hacer más que ver cómo se llevaban a su madre. Esto no era algo que ella quisiera vivir de nuevo.

"¡Santo cielo! Lily, ¿por qué estás tirada en el suelo? Estás sucia. ¡Levántate rápido!", le dijo una voz familiar, ayudándola a ponerse de pie.

La joven frunció ligeramente el ceño cuando se volvió y vio a Lucía Zhao, una mujer que no olvidaría por el resto de su vida.

"¿Estás bien? ¿Te lastimaste? Vamos, límpiate las lágrimas". Lucía le secó las lágrimas de la cara y le dijo: "A partir de hoy, seré tu madre. Te trataré como si fueras mi propia hija, y formaremos una nueva familia en adelante".

La chica inclinó la cabeza ligeramente hacia atrás para evitar el toque de su nueva madrastra. Debido a los recuerdos de su vida pasada, recordaba claramente a lo que se refería con "te trataré como si fueras mi propia hija".

"Sí, Julia". En ese momento, Claire, quien estaba detrás de Lucía, dio un paso adelante y, cariñosamente, tomó la mano de Lily mientras decía: "De ahora en adelante, serás como una hija más para mi madre y yo también te trataré como a mi propia hermana. Y también lo hará nuestro hermano, ¿verdad?".

Cuando pronunció la última frase, miró a Eden Qiao, quien estaba de pie no muy lejos, mostrándose desinteresado. Este alzó las cejas como indicando su respuesta.

Lily siguió la mirada de su nueva hermana. Aunque también tenía algo de resentimiento contra Eden Qiao, no porque fuera una mala persona, sino porque él era quien había causado que Lucía Zhao se convirtiera en la mujer de la familia Qiao y que su madre hubiera sido expulsada.

No obstante, el rostro del chico carecía de expresión; las miraba con indiferencia. Finalmente, cuando sus ojos se encontraron con los de su nueva hermana, asintió.

Al ver su reacción, Claire lo miró con reproche. Luego se volvió hacia Lily y, con una sonrisa, le dijo: "Mi hermano es así. No muestra mucho entusiasmo por los demás. Te acostumbrarás".

"Está bien", respondió Lily en voz baja. Bajó la cabeza con un atisbo de disgusto brillando en sus ojos; sin embargo, su voz sonaba muy agradecida. "Gracias por apreciarme y tratarme como a su familia".

"¿De qué estás hablando? Somos familia", Lucía le dirigió una mirada de reproche, pero sus palabras parecían llenas de ternura.

"Mamá tiene razón", dijo Claire, sonriendo. "Por cierto, ¿has comido alguna vez en el hotel Westin? Es bueno. Te llevaremos a comer allí en el futuro. ¿No tienes ropa de Dior? La próxima vez te compraré un atuendo, una cartera Louis Vuitton y joyas Pomellato. Puedo darte todo eso si quieres...".

Lily no pudo evitar burlarse internamente mientras su nueva hermana no dejaba de pronunciar los nombres de marcas de lujo. Por lo que había vivido en la vida anterior, ya conocía las falsas muestras de afecto de la madre y la hija.

Pasado un rato, Claire finalmente cambió de tema. "¿Podrías hacerme un favor? Ayúdame a decorar mi nueva habitación", se llevó a Lily a rastras, sin esperar su respuesta.

Tan pronto como entraron en la habitación, la soltó, abrió el armario y dijo: "Todo esto es de la línea de ropa de Dior. Es mi marca favorita,

pero no me parece que se vea bien colgado así. ¿Tienes una mejor sugerencia?".

Lily pensó en una respuesta, mientras un atisbo de sarcasmo brillaba en sus ojos. Ella conocía muy bien esta estratagema. Claire no estaba realmente interesada en sus opiniones, solo quería lucirse.

Finalmente, solo sonrió y negó con la cabeza, diciendo: "Creo que se ve bien".

"¿Qué hay de todas mis joyas?". Esta abrió su joyero y le pidió un consejo a Lily: "¿Crees que los pendientes deberían ir junto a los collares, o debería separarlos?".

"Simplemente organízalos de acuerdo con tus propias preferencias", respondió la otra, aún indiferente.

Claire se sintió un poco disgustada al notar su actitud. Después de haber dicho tanto, Lily no parecía impresionada en absoluto.

Sin embargo, negada a darse por vencida, tomó un frasco de perfume de la cómoda y dijo: "Este perfume es de Chanel. Me lo regaló papá. Ya has sido durante mucho tiempo la hija de papá, ahora me toca a mí. La verdad es que ser la señorita Qiao es realmente magnífico", finalmente expuso la razón de su comportamiento.

Lily se burló y dijo: "Así es, he sido la hija de mi padre durante muchos años y sigo siéndolo. ¿Qué hay de ti? Tú solo eres una hija nominal de mi padre. ¿Quién sabe? Tal vez ni siquiera seas su hija en absoluto".

"¡Tú!". Claire miró a su hermana y gritó: "¿Quién eres tú para decir que no soy hija de mi padre? ¡Soy su hija biológica!".

"¿De verdad? ¿Quién puede probarlo?", preguntó Lily, alzando una ceja.

"Lily Qiao, ¡no te pases de la raya! ¡Si yo te digo que soy su hija, es porque lo soy!".

"Incluso si lo eres, ¿qué importa? A fin de cuentas, nunca serás la hija legítima de la familia Qiao".

"Tú...", Claire se enojó tanto, que arrojó el frasco de perfume directamente a Lily.

Esta había anticipado que su hermana haría algo así, así que rápidamente se hizo a un lado, evitando el ataque. La botella de vidrio se hizo añicos en el suelo. En ese momento, el sonido de pasos apresurados se hizo cada vez más creciente, seguido de la voz de Dillon Qiao, quien preguntó: "¿Qué está pasando aquí?".

Al oír a su padre, los ojos de Lily brillaron. Aparentemente agraviada, se dejó caer al suelo y miró a la otra. "Tuve la amabilidad de ayudarte a decorar la habitación. ¿Por qué me arrojaste el frasco de perfume? Si hice algo mal, podrías habérmelo dicho", exclamó.

Esto fue lo que vio Dillon al entrar en la habitación. Estupefacto, miró a cada una de sus hijas antes de volver a preguntar fuertemente: "¿Qué diablos está pasando aquí?".

"No, yo no hice nada. Ella se tiró al suelo sola", explicó Claire con temor.

"Claire, ¿cómo puedes mentir?", Lily tenía los ojos rojos, mientras intentaba obligarse a llorar. Se cubrió las rodillas heridas con las manos y se volvió hacia su padre. "Papá, me duele...".

Al oír eso, Claire reaccionó de inmediato. Tapando su brazo, miró a su padre con una expresión agraviada, y explicó: "Fue ella quien inició la pelea. Si no me hubiera hecho daño, no le habría arrojado el frasco de perfume".

"Déjame ver", dijo este con preocupación.

"¡Papá, mira!", la chica levantó el brazo revelando una herida, y sonrió con aire victorioso a su media hermana cuando su padre no estaba mirando.

Lily dijo con indiferencia: "Claire, ¡qué extraño! Esta herida parece ya haber cicatrizado".

El rostro de Claire se puso pálido. Estaba a punto de refutar la acusación, pero, de repente, Dillon la regañó. "Claire, ¡qué desconsiderada eres!", el hombre la miró fijamente, y luego se dio la vuelta y ayudó a Lily a levantarse. Cuando vio las rodillas raspadas que sangraban de su hija, sintió un toque de culpa. Siguió regañando a la otra: "Debes admitir tus faltas y no tratar de incriminar a los demás. Lily es tu hermana. ¿Cómo puedes hacerle esto?".

"Papá...", Claire lo miró, sintiéndose agraviada, pero no pudo decir nada.

"Ella no quiso hacerlo. Tampoco es un asunto serio. Solo me raspé las rodillas. No la culpes, papá", Lily intentó persuadirlo. Luego, soltando la mano de su padre, dijo: "Volveré a mi habitación y me trataré la herida".

Al verla cojeando mientras se alejaba, Dillon se sintió más culpable y no pudo evitar lanzarle una mirada de reproche a Claire.

De regreso a su cuarto, Lily sacó el botiquín y empezó a tratar sus raspaduras rápidamente. La escena de la expulsión de su madre aún estaba fresca en su mente.

'¡Dios mío!', gritó en su corazón. En su vida anterior, después de que su madre fuera expulsada de la familia Qiao, le habían informado de su muerte esa misma noche. El hospital dijo que había sufrido un infarto de miocardio causado por un estrés excesivo. Y esa fue la causa de muerte revelada en ese momento.

Pensando en el tema, se levantó de inmediato y se dirigió hacia las escaleras. Una vez allí, escuchó la voz de Lucía proveniente desde abajo. "Voy a salir a relajarme un poco. No me esperen para cenar".

¿Relajarse?

¿Por qué necesitaba relajarse a esa hora? Recordando el momento en que su madre moriría, Lily comprendió de inmediato lo que esa mujer iba a hacer.

Entró en pánico y llegó a la conclusión de que debía detenerla, o de lo contrario, ¡haber renacido sería en vano!

'¡Oh, sí!', sus ojos se iluminaron cuando una idea llegó a su mente.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir