ManoBook > Romances > Atados Por El Destino

   Capítulo 6 Humillación

Atados Por El Destino Por T. CAMERINO Palabras: 11826

Actualizado: 2020-03-05 00:36


Después de los exámenes trimestrales, la escuela tuvo dos días libres. Esto le dio a Lily suficiente tiempo libre para planear lo que debía hacer a continuación.

Claire estaba herida, por lo que Lucía dedicaba la mayor parte de su atención a ella. Ya no pasaba mucho tiempo fijándose en Lily, así que todo iba bien.

Lily aprovechó uno de los días libres para visitar a Colin, y sintió un gran alivio al saber que Tina estaba en un lugar secreto que él había encontrado. Al menos, su madre estaba a salvo ahora, ya que Lucía no podría encontrarla, no en tan poco tiempo.

Gracias a esta buena noticia, tenía menos cosas de las que preocuparse. Podría gastar más energía lidiando con Claire, Eden y su terrible madre.

Cuando se reanudaron las clases, fue a la escuela con sus hermanos. Ese día publicaron los resultados de los exámenes.

Tan pronto como entraron por la puerta, el ruido de discusiones incesantes llegó a sus oídos. Había un gran grupo de personas apiñadas, revisando sus notas en la columna de calificaciones.

"Llegó Lily", anunció alguien de la multitud. Todos se volvieron para ver a los tres, pero la mayoría de los ojos estaban fijos en Lily. Y cada uno tenía diferentes expresiones en sus rostros, había gente que mostraba burla, desdén, desprecio, mientras que otros parecían estar esperando un buen espectáculo.

Lily se fijó en sus semblantes, pero no tenía idea de lo que sucedía. Todavía estaba confundida cuando escuchó una voz familiar sobresalir entre la aglomeración.

"Felicitaciones, Lily", Becky Song se abrió paso y se acercó a ella Luego le tomó la mano y le dijo: "Hiciste un gran trabajo esta vez. ¡Ahora estás entre los cinco primeros de todo el grado!".

"Becky...", Lily apretó su agarre y respondió con tristeza. Su voz sonaba un poco contenida; no sabía qué decir a continuación.

En su vida anterior, Becky Song le había dicho que Frank tenía intenciones ocultas al acercarse a ella, lo que causó una gran discusión entre ellas dos. Cuando dicha discusión se volvió un poco física, un empujón provocó un accidente que le costó una pierna a Becky. Y no volvieron a ponerse en contacto desde entonces.

"¿Qué te sucede?", Becky la miró divertida. "¿Estás emocionada de obtener tan buenos resultados?", bromeó.

"¡Um! ¡Qué hipócrita es!", alguien en la multitud lanzó un comentario de desaprobación.

"Me pregunto de quién se habrá copiado en los exámenes", intervino otro.

"Si yo fuera ella, no me atrevería a hacer trampas para obtener buenas calificaciones. ¡Es obvio que se copió!".

"Pero, por supuesto, lo hace para llamar la atención. Después de todo, su madre no es más que una amante".

"¡Oigan, ya es suficiente!", gritó Becky enojada a los estudiantes que hacían comentarios crueles. "Si no pueden obtener buenas calificaciones, ¡no digan tonterías! Si estudian lo suficiente, podrían irles mejor".

Los disidentes se lanzaron miradas desdeñosas entre sí.

"Ustedes dos...".

"Olvídalo, Becky". Lily tiró del brazo de la chica y dijo: "Déjalos decir lo que quieran; no puedes detenerlos. Vayamos primero a clase. Tengo mucho que contarte".

"Lily...", al ver que se iba, Claire corrió tras ella. "No esperaba que obtuvieras tan buenas calificaciones durante los exámenes trimestrales, ya que casi no te he visto estudiar. ¿Podrías compartir tus métodos de aprendizaje conmigo?", preguntó, con una mirada de admiración aparente en su rostro.

Sin embargo, Lily sabía que detrás de esa expresión positiva, su media hermana se estaba burlando de ella en secreto. Debido al repentino encuentro con Becky, casi había olvidado que Claire y Eden también estaban con ella.

"Es cuestión de darle empeño", respondió con indiferencia. Al mismo tiempo, vio a Eden fruncir el ceño y se preguntó por qué estaba molesto.

Pero claro, ¿cómo no iba a estarlo? Aunque él no había hecho nada para lastimarla directamente, los resultados de los exámenes lo eran todo para él.

De hecho, Lucía únicamente le había pedido a Eden que fuera compañero de clase de Lily para que la superara en cuanto a calificaciones.

Gracias a los recuerdos de su vida anterior, también sabía que a esa mujer le encantaba presumir los logros de su hijo frente a Dillon. Decía que sus resultados eran mucho más altos que los de ella, aunque hacía estas comparaciones discretamente. Ahora sería interesante ver de qué manera alardearía.

Claire mantuvo una expresión impasible a pesar de la respuesta de Lily, pero su tono se volvió sarcástico cuando dijo: "¡Oh, veo que mi hermana está trabajando muy duro para sacar nota! Ahora estás entre los cinco mejores del grado, incluso mi hermano está detrás de ti.

"¡Claire!", susurró Eden, indicándole que se detuviera.

"Querido hermano, ¿acaso esto no te parece extraño? Apenas llevamos medio semestre de clases y sus calificaciones ya mejoraron tan exageradamente". Claire miró al chico fijamente, intentando descifrar si él le seguiría la corriente.

Este frunció el ceño. Ya estaba molesto porque Lily le había superado, pero montar espectáculo delante de tantos estudiantes solo empeoraba las cosas. Ignorando a su hermana, se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia el edificio de enseñanza.

La otra se mordió el labio. En ningún momento había esperado que Lily superara las notas de su hermano; sin embargo, sucedió y ya no podía hacer nada al respecto. Podía ver que Eden estaba muy molesto por eso.

Lily, por su parte, no quería perder más tiempo con la chica, o con quien sea que estuviera chismorreando, así que se dirigió a clase con su amiga Becky.

De cualquier manera, ya se sentía afortunada por el hecho de que su media hermana estaba en un grado más bajo que ella. De lo contrario, estaría más molesta.

Apenas entrar en el aula, escuchó los chismes habituales que la gente decía sobre ella: era hija de una rompehogares, o que hizo trampa en los exámenes. Ya estaba

acostumbrada. Su amiga intentó defenderla, pero ella la detuvo.

Dado que todos en la clase sabían la relación que tenía Eden y ella, lo que significaba que, a partir de ahora, tanto los estudiantes como los profesores estarían pendientes de lo que sucedería con ellos cuando presentaran exámenes.

Parecía que creían que ellos dos estaban en una competencia tácita. Después de todo, pensaban que era una lucha entre el hijo de la esposa legítima, y la hija de la amante. Por supuesto, era fácil para todos pensar que ella había copiado para superar a su hermano.

Las clases fueron difíciles ese día, ya que sufrió muchas burlas y sarcasmos. Ni siquiera el tutor del grado creía en ella, incluso le pidió que se quedara después de las clases.

Lily tuvo un mal presentimiento al ver la clase vacía. No sabía por qué el tutor la había obligado a quedarse.

"Lily", el tutor Víctor Liu apareció en la puerta del salón, interrumpiendo sus pensamientos.

"Señor Liu", ella se puso de pie y saludó cortésmente.

"Bueno". Este asintió y dijo: "Ven conmigo". Se dio la vuelta y se fue, esperando que la chica le siguiera.

Ella frunció el ceño mientras se levantaba. No le agradaba ese hombre gordo, ya que había escuchado muchos malos rumores sobre él en su vida anterior. Pero parecía que era respetado en la escuela, y estaba en una posición de poder.

Se sentía incómoda de no saber a dónde la llevaría. Y pensar en esos rumores empeoraba su situación.

Todavía estaba ansiosa cuando Víctor Liu se detuvo frente a un aula. El hombre hizo un gesto y le dijo: "Entra. Tengo algo que decirte".

"Está bien", la joven asintió con la cabeza después de vacilar un momento. Cuando entró dentro, miró a su alrededor.

"¡Nada mal! Copiaste las respuestas de los demás, ¿verdad?". Después de cerrar la puerta, este la miró con una expresión de desconcierto.

"Señor Liu, no hice trampa". Lily no esperaba que él fuera tan directo.

"¿No hiciste trampa?", Víctor Liu entrecerró los ojos y dio un paso adelante. "He sido tu tutor durante tres años, de séptimo a noveno grado de secundaria. Conozco tu desempeño".

"De verdad no hice trampa...", Lily dio un paso atrás cuando la inquietud se apoderó de ella.

"Nunca he visto a un mal estudiante convertirse en erudito de la noche a la mañana. No te creo. ¡Hiciste trampa!", el tutor dio otro paso adelante mientras la acusaba, tirando de su corbata con sus manos grasientas.

Lily se puso nerviosa. No era estúpida; podía ver lo que él estaba tratando de hacer. Miró alrededor de la clase vacía y se sintió impotente; sin embargo, intentó mantener la calma.

"Señor, no puedo hacer más que repetir lo que ya le dije. De verdad no hice trampa. Nunca copié mis respuestas de nadie", dio otro incómodo paso hacia atrás. Su pierna chocó con la pata de un escritorio, haciéndola tambalear. Casi se caía, pero, afortunadamente, logró agarrarse del borde del escritorio y se equilibró a tiempo.

"No importa lo que me digas. Si hiciste trampa o no, realmente no me importa. Ahora, si puedes hacer algo por mí, acabaré con estos rumores. Usaré mi puesto para limpiar tu nombre. Le haré saber a toda la escuela que obtuviste estas calificaciones de manera justa", comentó este, seduciéndola.

"¿Qué...? ¿Qué cosa?".

El hombre se inclinó más hacia ella y dijo: "¡Vamos! ¿Qué más podrían hacer una mujer y un hombre en una habitación vacía? Sabes a lo que me refiero".

"Señor, todavía soy muy joven", Lily entró en pánico. Estaba asustada y le costaba respirar. Las puertas del aula estaban cerradas. ¿Cómo podría escapar? ¡Incluso las ventanas estaban cerradas!

"¿Y qué? Me he acostado con chicas incluso más jóvenes que tú", Víctor hizo caso omiso de sus protestas y siguió presionándola. "Si me obedeces, me encargaré de que nunca más sufras aquí. ¿No dijeron todos que eras la hija de una amante? Puedo ayudarte, y nadie hablará así de ti nunca más".

Cuando Lily oyó la palabra "amante" de la boca de su tutor, su miedo desapareció. Gritó: "¡Señor Liu! Como tutor y profesor, debería saber bien lo que dice. ¡Conozca la verdad en lugar de acusarme sin fundamento! Parece estar seguro de que soy la hija de una amante. ¡Muéstreme su evidencia!".

"Oh, ¿en serio? ¿Entonces eliges luchar contra esto? ¡Te haré suplicar por misericordia!", espetó el hombre. Dicho eso, se abalanzó sobre ella y comenzó a desgarrar su ropa con las manos.

"¡Ah! ¡Suélteme! ¡Suélteme!", Lily hizo todo lo posible por defenderse. Golpeó y pateó, pero su resistencia parecía insignificante comparada con el peso de Víctor.

El hombre la empujó con violencia, presionándola contra el escritorio. Tenía la ropa destrozada y el pecho casi desnudo.

"Cariño, tienes la piel tan suave...", dijo él con lujuria, mientras le tocaba el hombro desnudo.

Ella se sentía tan asqueada, que casi podía desmayarse. Deseaba poder echarlo a patadas por la puerta. ¡Nunca había esperado que él arruinaría su nueva vida!

"¡No me toque! ¡Aléjese de mí!".

"No luches. Luego me pedirás más", espetó él. Después se inclinó y la besó en la mejilla.

"¡No! ¡Por favor, no lo haga!", gritó Lily con los ojos cerrados.

"Bueno...".

De repente, sintió que el peso sobre ella desaparecía.

Escuchó una voz extrañamente familiar que, con una profunda somnolencia, le dijo: "¡Qué ruidosa eres! ¿Podrías por favor no perturbar mi sueño?".

La chica abrió los ojos, se levantó para sujetarse la ropa rota y se alejó para ponerse a salvo. Cuando finalmente se giró para ver lo que estaba pasando, ya estaba en un rincón lejano del aula.

Vio a Víctor en el suelo, cubriéndose la cabeza con las manos, gimiendo de dolor. El hombre que acababa de salvarla parecía tener mucho sueño, como si golpear a una persona no hubiera sido gran cosa.

¿Por qué le parecía tan familiar? Entonces, cuando finalmente recordó, abrió los ojos de par en par. ¡Era Eric Gu!

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir