ManoBook > Romances > Atados Por El Destino

   Capítulo 8 No seas tan tonta la próxima vez

Atados Por El Destino Por T. CAMERINO Palabras: 11620

Actualizado: 2020-03-06 00:25


"Gracias por lo que hiciste hoy", le dijo Lily a Eric mientras salían de la oficina del director. Aunque él era el primo del idiota de Frank, y apenas lo conocía de su vida anterior, a su manera, realmente la había salvado ese día, así que sintió la necesidad de expresar su gratitud.

El chico, quien todavía estaba somnoliento, respondió: "Solo tú serías lo suficientemente tonta como para seguir a ese profesor".

"Yo...". Ella respiró hondo y dijo: "Bueno. Como sea, ¡gracias por tu ayuda hoy!".

"No seas tan tonta la próxima vez", Eric se quitó el abrigo y se lo arrojó a la chica.

"¡Oye!", ella quiso protestar, pero la prenda le cubría la cabeza y le impedía ver. Cuando se lo quitó de encima, teniendo cuidado de no perder los estribos, vio que el joven ya estaba muy por delante de ella.

Se limitó a verlo alejarse, mientras sostenía su abrigo en las manos. No entendía por qué se lo había dado, pero, de repente, al ver su pecho medio desnudo, comprendió y se sonrojó.

Se abrigó rápidamente. Segundos antes, se había enojado por la forma tan grosera en la que él se despidió, pero ahora estaba agradecida, ya que sabía que solo estaba tratando de ayudarla.

Al día siguiente, la escuela, como siempre, estaba llena de rumores por todas partes. Cuando Lily llegó, ya todos conocían la noticia de que tendría que volver a hacer los exámenes y que uno de los administradores de la escuela estaría allí para supervisar personalmente. Por supuesto, los estudiantes no conocían toda la historia. Pensaban que la dirección de la escuela la estaba castigando por hacer trampa, y querían ver cómo le iría en la repetición.

A ella, por su parte, ya no le preocupaba lo que dijera la gente. Después de que se dieran a conocer los resultados del examen, todos sabrían exactamente lo que ella podía hacer.

La evaluación sería realizada en una de las salas de reuniones. Los horarios establecidos eran desde las nueve de la mañana hasta las doce del mediodía, y luego desde las dos hasta las cinco de la tarde. Esto significaba que tendría que completar todas las repeticiones en un día.

Para sorpresa de todos, terminó los exámenes de todas las materias antes del mediodía. También le pidió a Vivian que le mostrara los resultados por la tarde.

Era un poco vergonzoso para un administrador escolar recibir tal solicitud de una estudiante, pero estuvo de acuerdo de todos modos.

Como tal, antes de que terminaran las clases, las calificaciones de todas sus repeticiones ya estaban publicadas en el tablero de anuncios del campus.

Durante el recreo, ya había una multitud reunida para ver los resultados. Lily sonrió burlonamente al verlos.

"¿Cómo es posible?", exclamó alguien en la muchedumbre. "¡Incluso obtuvo una puntuación más alta que la última vez!".

"¿Mejores notas que las anteriores? ¿Entonces eso la coloca casi en la cima de los mejores promedios del grado?".

"¡Vaya! ¡Eso es impresionante!".

"¡No es posible! Debe haber algún tipo de trampa".

"Estoy de acuerdo. ¿Cómo pudo tener un progreso tan rápido?".

Los estudiantes emitían diferentes juicios sobre ella.

"¡Eres increíble, Lily! Lo hiciste incluso mejor que la última vez", Becky la miró con admiración.

"No es gran cosa. Ya conoces a mi familia. Simplemente me vi obligada a dedicarme mucho a mis estudios", respondió la joven con amargura.

En una familia competitiva como la de ella, la única forma en que podía mantener la cabeza en alto era hacer las cosas bien. Becky suspiró y asintió. Luego tomó la mano de la otra y dijo: "Entiendo. No olvides que todavía cuentas conmigo. Yo siempre estaré a tu lado y te animaré. ¡Mejoremos juntas!".

Lily se conmovió con esas palabras. Ellas habían sido mejores amigas en su vida anterior, y de no ser por Frank, su amistad habría durado más tiempo.

Debido a que sus calificaciones fueron considerablemente mejor en las repeticiones de los exámenes, subió casi al segundo lugar entre los mejores promedios de todo el grado. Los rumores sobre ella se extendieron aún más salvajemente.

Al mismo tiempo, todos hablaban en voz baja sobre cómo el hijo de la esposa legítima no podía superar a la hija de una amante.

Este rumor no necesitaba que se le atribuyeran nombres específicos, ya que la gente de la escuela sabía muy bien de quiénes hablaban.

La Secundaria JC era una institución privada a la que asistían personas ricas, donde estudiaban jóvenes de élite y enseñaban profesores privilegiados. Como tal, los rumores no solo corrían entre los estudiantes, sino también entre los padres de la alta sociedad cuyos hijos iban a la escuela.

Lily experimentó el resultado de sus acciones. En los últimos días, cada vez que volvía a casa después de las clases, podía sentir el evidente cambio en la actitud de Dillon hacia ella.

En la cena, este le preparaba su comida favorita y se la servía en su cuenco. "Deberías comer más, Lily. Así tendrás más energía para estudiar", le aconsejó el hombre.

"Gracias, papá", respondió ella con una dulce sonrisa.

"Estoy muy orgulloso de ti. ¡De verdad trabajaste duro para obtener esas calificaciones!", Dillon sonrió y luego se volvió hacia Eden. "Tú tienes que esforzarte mucho más. Las notas de tu hermana fueron más altas que las tuyas".

Claire resopló. "¿Quién dice que no hizo trampa para obtener esas calificaciones?".

"¡Claire!", El hombre miró a su hija con severidad. "Cuida tu actitud, por favor. Si no estás convencida con los resultados, entonces también intenta conseguir esas notas para complacerme".

"Papá, estás siendo cruel conmigo", soltó la chica, llorando ante las palabras de su padre y volviéndose para abrazar a Lucía. "Mamá, a papá solo le agrada la hija que obtiene buenas notas. ¡A mí no me quiere y tampoco a Eden!".

"Tranquila, no llores

", Lucía le devolvió el abrazo a Claire y miró a su esposo. "¿Por qué tienes que decir eso? Tu hija solo expresó sus pensamientos y estás siendo innecesariamente cruel".

"No estoy siendo cruel, ni parcial. Lo que dijo estuvo mal".

"Tal como acabo de decir, ella solo manifestó sus dudas ante la situación. ¿Qué hay de malo en eso?".

Cuando Lily vio que estaban a punto de pelearse, interrumpió: "Papá, Lucía, por favor, no sigan. Está bien, entiendo por qué Claire está tan incrédula. Incluso a mí me sorprende mi progreso".

"¿Lo ves? Lo que Lily dice tiene más sentido. Ya sabes hija, tienes que trabajar más duro para tener éxito en el futuro", dijo Dillon.

"Lo haré", asintió ella. "Lo haré, papá".

"Estoy llena. ¿Puedo retirarme? Estaré en mi habitación". Eden, quien había estado en silencio todo este tiempo, dejó su cuenco y sus palillos. Luego se puso de pie y se fue, con las cejas profundamente fruncidas.

"¡Eden!", Lucía lo llamó. Al ver que no podía detenerlo, se volvió hacia Lily y Dillon. "Puedes pasar el resto de la cena con tu preciosa hija. Nosotras ya estamos llenas".

Dicho esto, se puso de pie y se retiró con Claire, quien todavía sollozaba.

Lily y su padre se quedaron sentados a la mesa.

"Papá, lo siento. Todo es mi culpa", dijo la chica mientras bajaba la cabeza, sintiéndose culpable.

Dillon suspiró y le dio unas palmaditas en el hombro. "No. No hiciste nada malo", dijo. "Son ellos. Ellos comenzaron".

Al oír la aprobación de su padre, Lily sonrió.

En su dormitorio, Claire solo se enojaba cada vez más cuando pensaba en la situación. Yacía nerviosa en la cama, incapaz de conciliar el sueño. Su padre le estaba prestando más atención a Lily, lo cual no era bueno. Incluso Eden, quien parecía ser su favorito, estaba siendo ignorado.

No. ¡No podía permitir que Lily continuara con su arrogancia en esta casa!

Claire tomó una decisión. Se sentó, sacó su teléfono y marcó un número. La llamada se conectó después de unos segundos.

"Hola, Terence. ¿Puedes reunir a algunas personas para que me esperen en la escuela mañana? Sí, mañana te contaré los detalles. Buenas noches".

Colgó después de esas pocas palabras. '¡Te daré una lección mañana, Lily!' pensó. Una luz fría brillaba en sus ojos.

Tan pronto como Lily bajó las escaleras a la mañana siguiente, Claire se acercó a ella y la tomó del brazo. "Siento lo de anoche, Lily. Fue mi culpa. No debí haber dicho eso. Por favor, no te enojes conmigo".

Lily se sorprendió por su comportamiento, pero sonrió y respondió: "No. ¿Cómo podría estar enojada contigo? Eres mi hermana. Ven, desayunemos o llegaremos tarde a la escuela".

"¡Gracias! Por cierto, si tengo algunas dudas sobre mis materias, ¿puedo preguntarte?".

"¡Por supuesto!", respondió Lily. Sin embargo, en su mente, se preguntaba qué estaba tramando su media hermana.

Eden acababa de terminar de comer cuando las dos chicas llegaron a la mesa. Se puso de pie y se fue. Lily notó círculos oscuros debajo de sus ojos. ¿Acaso se había quedado despierto hasta tarde solo para estudiar?

Cuando ellas terminaron de desayunar, se prepararon para la escuela y subieron al auto de Tom. Pero notaron que su hermano no estaba allí. "¿Dónde está Eden?", preguntó Claire.

"El señor Eden ya se ha ido a la escuela", respondió Tom respetuosamente.

"Está bien. Bueno, vámonos".

Lily arqueó las cejas. Parecía que Eden estaba realmente molesto con los resultados de los exámenes.

Cuando llegaron a su destino, finalmente comprendió lo que Claire tramaba. No esperaba que su hermana enviara chicos a golpearla, y mucho menos cuatro.

"Terence, ¡es ella! ¡Ella es la que me acosa todo el tiempo! ¡Fue ella quien les pidió a esas chicas que me golpearan la última vez!", gritó Claire, mientras sostenía el brazo de Terence Qin con una mano y señalaba a Lily con la otra.

Esta última miró al chico, junto con los otros tres que lo acompañaban, y soltó una risa extremadamente sarcástica. "Claire, ¿es por esto que me trajiste aquí?".

"¿Te sorprende? Ahora eres la favorita de papá. Ya no le agradamos ni Eden ni yo. Incluso mamá y él casi pelearon por tu culpa. Lo habría dejado pasar, pero no dejabas de amenazarme e incluso buscaste gente que me golpeara. ¡Necesitas que te enseñen una lección!".

"¿Eh? ¿De qué estás hablando?" Lily no sabía qué hacer. Su hermana era muy buena inventando cosas.

Trató de pensar en formas de escapar, pero estaba atrapada en el lugar más remoto de la escuela. Era casi imposible pedir ayuda de inmediato.

"Muy bien. Claire, ¿cuánto quieres que sufra?", preguntó Terence Qin, mirando a Lily con ojos maliciosos.

"Haz lo que sea necesario. La quiero gravemente herida. Si tan solo supieras todo lo que ella ha hecho. Hizo que me golpearan tan brutalmente, que tuve moretones azules en toda la cara. Estuve en la cama durante días, y apenas podía moverme", explicó la chica, exagerando su condición.

"Entendido", Terence asintió y se volvió hacia los otros tres chicos. "¡Muy bien, agárrenla! Golpéenla, pero traten de no romperle ningún hueso".

"Entendido". Los chicos corrieron hacia Lily.

Ella se asustó mucho y, desesperada, comenzó a pensar en formas para escapar, pero eso parecía imposible. ¿Podría de alguna manera razonar con ellos? No, eso no serviría de nada, ya que estaban del lado de Claire.

Seguía pensando en cómo huir cuando uno de los matones se coló detrás de ella y la pateó en la pantorrilla.

"¡Ah!". Perdió el equilibrio y cayó al suelo. Antes de que pudiera recuperarse, recibió otro impacto de un puño, esta vez directamente a la cara. Resguardándose la cabeza, exclamó: "¡Ayuda!".

Para su sorpresa, oyó un grito de dolor antes de que los siguientes golpes aterrizaran en su cuerpo.

"¡Oh! ¡Eso duele demasiado!".

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir