ManoBook > Romances > Atados Por El Destino

   Capítulo 11 Derrotarlo en su propio juego

Atados Por El Destino Por T. CAMERINO Palabras: 11135

Actualizado: 2020-03-07 00:25


"¡Vaya! Eric, también estás aquí", dijo Claire, saludándolo con una sonrisa.

"Sí", respondió él, tratando de ser educado. Aún tenía esa mirada perezosa en su rostro.

Claire no lo había admitido hasta ahora, pero había sentido algo por él desde la primera vez que lo vio. Ahora no podía dejar de mirarlo. No le quitaba los ojos de encima, aunque se sentía tímida por tenerlo tan cerca.

Frank era un caballero, sin duda alguna, pero ella se sentía más atraída por el chico que tenía al frente. Le parecía que este tenía una personalidad impredecible, lo que la emocionaba y hacía que su corazón se acelerara.

"¿Puedo sentarme junto a ti?", le preguntó, pero no esperó una respuesta. Se acomodó a su lado antes de que él pudiera decir algo.

"No", respondió Eric despiadadamente.

La chica sintió vergüenza al instante, ya que había un puñado de personas presenciando la escena. Se puso de pie a regañadientes. "Entonces me sentaré junto a mi hermana", dijo, mientras se acercaba a Lily.

Esta sonrió, burlándose de la chica en silencio por ser tan obvia; básicamente estaba dejando a la vista de todos que le gustaba Eric. 'En mi vida anterior, ¿no siempre estuvo interesada en Frank? ¿Por qué ahora le gusta Eric?', se preguntó.

"Necesito salir a caminar. Los dejaré hablar", comentó Lily, levantándose para retirarse. Justo cuando estaba a punto de alejarse, vio a Frank caminando hacia ellos.

Este sostenía una copa de vino tinto en la mano, y se lo entregó con una sonrisa. "Esperaba que bebieras esto para celebrar mi cumpleaños".

Los ojos de la joven brillaron de tristeza, que fue inmediatamente reemplazada por timidez. "No puedo beber esto. ¿Puedo tomar jugo en su lugar?".

Él se sintió avergonzado por la negativa, pero comprendió de inmediato. "Olvidé que todavía es estudiante", respondió.

"Sí", Lily sonrió y levantó la copa de jugo. "¡Bueno, feliz cumpleaños!".

"Gracias", dijo Frank mientras brindaban.

Eric veía todo esto con su habitual pereza, pero, a juzgar por la mirada en sus ojos, era obvio que estaba un poco molesto.

Claire sacudía las rodillas, sintiéndose inquieta al recordar las palabras de su madre. Sin embargo, no se atrevía a intentar nada con Frank porque Eric estaba mirando, y no quería darle una mala impresión al chico que le gustaba. Se limitó a ver a Frank depositando toda su atención en su hermana.

Mientras pensaba en todo eso, una idea llegó a su cabeza repentinamente. Hizo una mueca de confusión, contorsionó un poco sus facciones y dijo: "Lily, me siento un poco mareada".

Esta última se dio la vuelta y, cuando la vio, fingió preocupación. Dejó el vaso de jugo que sostenía sobre la mesa y le preguntó: "¿Estás bien? ¿Por qué te sientes mareada? ¿Todavía puedes ponerte de pie?".

"Probablemente", respondió Claire. "Tal vez sea porque hay demasiada gente aquí", agregó, aparentemente incómoda.

"Déjame ayudarte", dijo Lily, mientras la ayudaba a ponerse de pie con cuidado. Luego, sonriendo levemente, se volvió hacia Frank y le preguntó: "Señor Frank, mi hermana no se siente bien. ¿Nos guiaría el camino a una habitación para que pudiera descansar un rato?".

"Claro, por supuesto", asintió él. "¿Qué tan grave es? ¿Todavía puede caminar? ¿Debería llamar a un médico?".

Alarmada al oír la palabra "médico", Claire negó con la cabeza inmediatamente. "¡No! Eso no es necesario. Creo que con solo descansar un poco, me pondré bien".

Al escuchar eso, el hombre asintió y no dijo nada más. Se dio la vuelta y empezó a abrir el camino para ayudar a las hermanas a llegar a la habitación. Un destello de luz brilló en sus ojos.

Lily estaba ocupada ayudando a Claire a levantarse para que pudieran seguir el ritmo de Frank. Antes de irse, miró a Eric por casualidad. Si bien no había nada inusual entre ellos, tuvo una repentina sensación de ser observada. Era incómodo, como si la estuvieran espiando.

Cuando ellos tres se fueron, el comportamiento somnoliento habitual de Eric desapareció, reemplazado por cierto enfoque en sus ojos profundos. Decidido, se puso de pie y también abandonó el lugar.

Cuando llegaron a la habitación, Frank le dijo a Lily: "Quédese aquí a descansar un rato con su hermana. Yo iré a buscarles un poco de agua".

"Gracias", respondió ella, mientras ayudaba a Claire a acomodarse en la cama.

"Es un placer para mí servir a dos bellas mujeres", agregó antes de irse.

Cuando Claire vio que el hombre ya no estaba, apartó la mano de Lily, la miró burlonamente y le dijo: "Al parecer, mi querida hermana disfruta mucho estar rodeada de dos hombres".

Su transformación fue casi instantánea; pasó de ser una chica indefensa y mareada a una llena de seguridad en sí misma.

Lily la miró con sorpresa y se burló: "¿Qué? ¿Estás fingiendo estar enferma?".

"Bueno...". Claire estaba demasiado furiosa como para seguir con su acto. "Sí, solo estoy fingiendo", admitió. "Deberías agradecerme, de todos modos. Si no fuera por mí, tendrías que soportar el drama que sucedería mañana. Todo el mundo inventaría rumores de que te involucraste con dos hombres esta noche".

"Oh, ¿en serio? Bueno, gracias entonces", respondió Lily sarcásticamente.

"No seas tan confiada", advirtió Claire, agitada por la reacción de su hermana.

La otra se inclinó para acercarse a su rostro y, sonriendo, le dijo: "¿Sabes? Si quieres mantener la atención de Frank en ti por más tiempo, tendrás que seguir fingiendo estar enferma".

Luego se puso de pie y salió de la habitación.

Ella ya estaba familiarizada con todo lo que estaba pasa

ndo, ya que tenía la ventaja de recordar su vida anterior, que le advertía sobre lo que sucedería a continuación.

Mientras caminaba, encontró a Frank haciendo algo muy sospechoso, con la espalda contra la puerta. Todo se estaba desarrollando exactamente como en su vida anterior.

"Señor Frank", dijo.

El joven se sorprendió al oír su voz e inmediatamente escondió lo que sostenía. Tratando de ocultar su sorpresa con una sonrisa, se volvió hacia ella y dijo: "Lily. Les estaba trayendo un poco de agua".

Tomó una bandeja que tenía tres copas agua.

"Lamento mucho molestarlo", dijo Lily. Al notar algo extraño en su manga, agregó: "Su ropa está manchada".

"¿Qué? Oh, tal vez fue un accidente", explicó Frank, limpiándose el residuo blanco de la ropa. En su rostro se percibía incomodidad.

"Vaya a cambiarse. Yo llevaré esto. Puede encontrarse con nosotras más tarde", dijo la chica, agarrando la bandeja de las manos del otro.

El hombre no vio ninguna razón para negarse, así que se fue. Sin embargo, lanzó un vistazo deliberado a las copas antes de hacerlo.

Lily dejó la bandeja sobre la mesa al verle irse. Sabía cuál era la copa que tenía el agua alterada, así que la dejó a un lado. Luego derramó el contenido de las otras dos, dejándolas a la mitad, y vertió el agua alterada en ellas para que estuvieran llenas nuevamente. Por último, se sirvió agua fresca, colocó todas las copas en la posición deseada y llevó la bandeja a la habitación.

Ella sabía que Frank tendría prisa, pero no esperaba que regresara tan rápido. No mucho después de que ella entrara a la habitación con la bandeja y las copas, llegó él, cambiado de ropa.

"Lo siento, Lily, tuviste que ayudarme a cargar esto", dijo él con una sonrisa. Luego tomó la bandeja de las manos de la chica y la dejó sobre una mesa. Echando otro vistazo a las copas, tomó una y se la ofreció a Claire. "Aquí tiene. Beba esto, señorita Claire".

"Gracias", dijo ella, agarrando la copa y tomando un sorbo.

"Y esta es para Lily", agregó él, entregándole otra de las copas.

"Gracias, señor Frank", ella la tomó y bebió el contenido, segura de que no estaba alterado, ya que era el agua fresca que se sirvió antes.

"Señor Frank, no creo que sea correcto que a ella la llame simplemente 'Lily' y a mí 'señorita Claire'", bromeó Claire, lanzándole una mirada resentida a su media hermana.

"Sí, sí. Es mi culpa, lo siento", respondió el joven sin pensar, con su atención centrada en Lily. Al ver que ella ya se había tomado el agua, se volvió hacia Claire y le dijo: "Le llamaré 'Claire' de ahora en adelante, ¿de acuerdo?".

"Muy bien", asintió la chica, sonriendo con satisfacción. "Después de beber el agua que usted me dio, ya no me siento tan mal", agregó después.

"¡Ja, ja! ¡Qué encantadora es!".

"¡Solo digo la verdad!".

Mientras ellos dos bromeaban, Lily sonrió y miró al hombre. Levantando su copa, intervino: "Señor Frank, como agradecimiento por cuidarnos, me gustaría hacer un brindis con esta agua en lugar de vino".

"¡Sí, señor Frank, también brindaré por usted!", dijo Claire, levantando su copa.

El joven sonrió. Esto era justo lo que él quería. Tomando el otro vaso de agua y sosteniéndolo en alto, exclamó: "Es un placer y un honor cuidar de ustedes dos".

Las copas tintinearon mientras brindaban. Lilly fue la primera en beber, seguida de los otros.

Ella los observaba cuidadosamente. Quería saber cómo serían los efectos de la droga, ya que no tenía idea de cómo funcionaba en un estado tan diluido.

Mientras todavía se preguntaba cuánto tardaría en hacer efecto, Claire y Frank ya se habían desplomado, inconscientes.

Sus ojos brillaron con frialdad al darse cuenta de que su plan había funcionado a la perfección. Cargó los cuerpos pesados y los colocó sobre la cama. Luego sacó su teléfono e hizo una llamada. Después de esto, les lanzó una mirada de desprecio a los otros dos y salió de la habitación, dejándolos aún inconscientes.

'En mi vida anterior, ustedes intentaron todo para estar juntos. Déjenme cumplir ese deseo en esta, lo antes posible', pensó.

Al salir de la habitación, se dirigió al jardín. Ahora solo tenía que esperar.

Sin embargo, se sorprendió al tropezar con Eric en un rincón.

"¿Qué? ¿Estás buscando un lugar para esconderte después de hacer algo terrible?", le preguntó él, aún con esa mirada perezosa en su rostro.

Lily se sorprendió, pero lo ocultó. "¿De qué estás hablando?", dijo con calma.

"En realidad, no me parece tan terrible lo que hiciste", comentó el chico, acercándose a ella. "Me equivoqué contigo. Ahora veo que no eres tan tonta después de todo. Sabes cómo repartir venganza".

"Bueno...", Lily intentó encontrar las palabras correctas, pero no sirvió de nada. Parecía que, a juzgar por lo que Eric había dicho, ya había visto lo que acababa de hacer. Era un consuelo que no pareciera importarle mucho, pero lo que ella acababa de hacer era algo que afectará seriamente la reputación de la familia Gu. ¿Por qué estaba tan indiferente?

"Deja de darle vueltas al asunto. No lo resolverás con tu coeficiente intelectual", ahí estaba de nuevo la voz burlona de Eric.

La chica estaba dividida entre estar enojada y complacida. Siempre había creído que él le provocaba dolor de cabeza.

"Si te quedas ahí parada, nunca saldrás de esto", comentó el chico antes de comenzar a caminar. Al ver que Lily no le había seguido, se detuvo y se volvió para mirarla inquisitivamente.

"Está bien, está bien. ¡Ya voy!", dijo ella, mientras le seguía a regañadientes.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir