ManoBook > Romances > Atados Por El Destino

   Capítulo 14 La llevan a casa

Atados Por El Destino Por T. CAMERINO Palabras: 10417

Actualizado: 2020-03-08 00:26


Finalmente el matrimonio entre las familias Gu y Qiao se hizo público. Como tal, ya todos en la escuela lo sabían.

Claire, Eden, y Lily llegaron juntas para el primer día de clases de la semana. Yasmin y Sheena enseguida se acercaron a Claire en cuanto la vieron para hablarle sobre las noticias que recibieron acerca de ella, y de cuánta envidia le tenían. Algunos miraron a la hija más joven de los Qiao con desprecio, pero otros mostraron admiración, casi envidiosos de ella.

Lily notó la expresión de alegría en el rostro de su hermana menor y sonrió. Luego siguió al siempre indiferente Eden hacia su clase.

Ni las apariencias ni la atracción importaban para el matrimonio. Lo importante era el prestigio que se alcanzaba al casarse con alguien de la familia Gu, y eso era lo que las personas valoraban más.

En cuanto a Lily, pensó que iba a tener un descanso después de tenderle una trampa a Frank y Claire, así que no esperaba que el hombre apareciera ante ella y se viera envuelta en el drama una vez más.

Su persistencia la sorprendió realmente. 'Cómo me encontró?', pensó al verlo en cuanto terminaron las clases.

"Señor Frank. ¡Qué agradable sorpresa! ¿Vino a ver mi hermana? ¿O me estaba buscando?", preguntó la chica.

"No, realmente...", el hombre empezó a hablar, pero se quedó sin palabras y recordó lo extraña que fue esa noche. Estaba muy seguro de qué vasos eran seguros y cuál tenía la droga. Disímiles preguntas cruzaron por su cabeza. ¿Cómo ella podía estar bien después de bebérselo todo? ¿Cómo fue que él y Claire se quedaron inconscientes? ¿Tuvo suerte o conocía su plan de antemano?

La chica se dio cuenta del estado de Frank y naturalmente asumió lo que pensaba. "Señor Frank, ¿hay algo que quiera decirme?", le preguntó con un aire de inocencia.

Él negó con la cabeza, la miró, y dudó que ella supiera sobre la droga, y mucho menos que hubiera hecho algo inteligente con ella, pues solo era una niña inocente. No pudo haberlo hecho.

Ella todavía era muy joven, por lo que no tendría el valor de hacerlo. Además, era la hija mayor de esa familia, por lo que si hubiera sabido algo sobre eso, podía haberlo delatado fácilmente y la familia Gu sucumbiría sola ante la vergüenza, sin arrastrar a los Qiao con ellos.

"Sí", respondió él después de mucho pensar. La miró con honestidad y agregó, "Acerca de Claire, realmente no tengo idea de lo que sucedió entre nosotros. De todos modos, debo seguir los planes de mi padre".

"Lo sé", respondió la chica mientras lo observaba con atención y esperaba sus próximas palabras.

"Lily, hay algo más que debe saber", Frank se acercó y le tomó las manos, "Desde que la conocí ese día, me he sentido irremediablemente atraído hacia usted. Me gusta y es usted con quien deseo comprometerme, no con Claire".

La confesión no la sorprendió, pero aun así le produjo una sensación de disgusto, porque pensó en cómo habían planeado matarla en su vida anterior solo para estar juntos, y sintió repugnancia por lo que acababa de decir.

"Señor Frank...", dijo mientras trataba de retirar sus manos para liberarlas, mas este era fuerte y no pudo.

"Lily, es la verdad. Créame por favor", dijo apretándole las manos con más fuerza. Actuaba como alguien que haya tenido una aventura y ahora le suplicara el perdón a la novia.

Lily comenzó a agitarse. ¡No esperaba que Frank se volviera tan fastidiosamente persistente!

"¡Señor Frank, suélteme!", gritó y trató de liberarse de su poder. El tirón casi la hizo caer al suelo, pero logró dar varios pasos hacia atrás para mantener el equilibrio.

"Usted y mi hermana se van a comprometer, eso está arreglado. Será mi futuro cuñado, así que no haga esto, por favor. No nos cause más problemas", respondió ella frotándose la muñeca adolorida.

"Pero es usted con quien quiero...".

"Señor Frank, se lo agradezco y estoy agradecida por la amabilidad con que nos trató en la fiesta, pero debe comprender. Por favor, olvídese de mí y no intente acercarse cuando esté sola de nuevo porque las personas podrían malinterpretar", explicó a la vez que miraba a su alrededor. Esta parte de la escuela estaba casi desierta, pero cualquiera podía verlos y difundir rumores.

"Lily, por favor...".

"No", repuso la chica sin darle la oportunidad de terminar, "Por favor, cuide de mi hermana. Sé que aprenderá a amarla y deseo que ambos vivan felices juntos mientras construyen su futuro".

La chica habló de felicidad, pero en el fondo se preguntó si este par de escorias podía ser realmente feliz alguna vez.

De cualquier modo, ella no esperó su respuesta y se dispuso a irse apenas dijo esas palabras. ¡Cada segundo con él era una tortura!

Lily se dio la vuelta y alguien familiar pasó por la escena.

Frank observó cómo se alejaba y su mirada oscureció al darse cuenta de que todo le había salido mal. Fue muy cuidadoso con el plan y no esperaba que las cosas terminaran así.

En ese momento, lo que más deseaba ella era encontrar un lugar para lavarse las manos. Su cuerpo temblaba de asco por cómo el hombre le había tomado la mano.

Se dirigió al baño del edificio donde estaban las aulas y vio a Eric allí.

"¿Vas a lavarte las manos?".

Li

ly volvió la cabeza y se sorprendió con su presencia repentina. ¿Cómo pudo saberlo?

"Te vi ahí", Eric levantó su barbilla para señalar en una dirección, "Yo estaba allí y lo vi todo".

Ella vio hacia donde había señalado y entendió todo. Eric observó y presenció todo: la conversación y la forma en que Frank sostuvo su mano. Por eso lo sabía.

"Bueno, nos has visto. ¿Qué deseas decir?", Lily preguntó y lo miró fijamente, en espera de su grosería.

Eric respondió, "Nada. Ve a lavarte las manos".

No lo podía creer. De hecho, se sorprendió de no recibir ningún comentario insultante, y le siguió por el pasillo.

A medida que caminaba, se dio cuenta de que esta parte de la escuela le era familiar. Frunció el ceño y notó que Eric realmente la había llevado a su clase. Le repugnó el lugar, pues recordó que fue allí donde aquel maestro abusivo trató de violarla.

El chico supo lo que pensaba y no le pidió que entrara al aula, sino que señaló el baño contiguo, "Ahí tienes. Puedes lavarte las manos allí".

Se marchó después de decir estas palabras.

Lily estaba confundida. ¿De verdad tenía que traerla a ese lugar solo para que se lavara las manos? ¡Ella no necesitaba su ayuda!

'Lo que sea', pensó ella y se dirigió hacia el baño.

Era la segunda vez que se lavaba las manos porque Frank la había tocado. Pensó en él y su hermana, ¡realmente quería desinfectarse toda la piel en contacto con esas manos!

"Aquí tienes", Eric apareció con jabón líquido y se lo ofreció a la muchacha.

Ella no entendió por qué era tan amable de repente, pero tuvo que admitir que su gesto la conmovió.

"¿No lo necesitas?", el chico arqueó las cejas al ver que ella no intentó tomar la botella.

"Gracias", dijo la joven al tomar el recipiente en sus manos y sintió un vuelco en el corazón, "No sabía que eras del tipo de personas que usa estas cosas".

"No es mío", repuso Eric con la espalda perezosamente apoyada contra el marco de la puerta del baño.

Ella lo miró con recelo y antes de que pudiera preguntar, él explicó, "Eso no es mío, ¿de acuerdo? Lo vi en alguna parte y lo tomé. Ni siquiera sé quién es el dueño".

Lily se horrorizó. ¿Acababa de decir básicamente que se lo robó? Pero, ¿cómo podía quejarse? ¡Él tomó el jabón líquido por ella!

Decidió que se lavaría y no diría nada más. Eric también se mantuvo callado. Se sentía casi un silencio total en la escuela, ya que había pasado alrededor de una hora después de que terminaron las clases, así que decidieron caminar juntos.

No se sintieron incómodos debido al silencio, pues el chico lo prefería de este modo para que ella estuviera tranquila, así que todo fluyó de una manera natural.

Incluso Lily sintió que era un poco extraño y encontró una sensación de paz y seguridad en compañía del joven.

Nunca antes se había sentido así.

Llegaron a las puertas de la escuela, pero el carro que debía recogerla no estaba allí y pensó que seguramente ya se había ido.

"Espera aquí", le dijo Eric alejándose.

Ella no asintió ni dijo que sí, pero decidió que esperaría a que él regresara.

Aproximadamente tres minutos después, el chico apareció en su auto y se detuvo frente a ella. Abrió la puerta del pasajero y dijo, "Entra".

"Está bien", ella sonrió y subió al coche, "No esperaba que condujeras solo a la escuela".

Eric le dirigió una mirada y luego miró hacia adelante, pero después de ver su expresión, le preguntó, "¿En qué piensas?".

"No lo sé. Hay muchas cosas en este mundo que no comprendo", Lily dio esa vaga respuesta con una sonrisa.

Lo miró y pensó que en realidad era muy guapo. Tenía pómulos bien definidos, sus espesas cejas y largas pestañas contrastaban con sus hermosos ojos negros, su nariz era recta y pronunciada, y tenía labios finos. Pensó que se vería mejor si cortaba su cabello largo porque resaltaría más sus ojos.

Eric sintió la mirada de la chica, curvó los labios y finalmente le dijo, "Puedo entender por qué piensas de esa manera. Eres estúpida, después de todo".

'¡Ahí va de nuevo!', pensó ella y su sonrisa desapareció al instante, igual que todos los pensamientos de él con una actitud encantadora. Decidió no responder, como agradecimiento por llevarla a casa ese día.

Lo que sí la preocupaba era que su familia los viera, así que le pidió que la dejara a una distancia prudente de su casa.

"Gracias por traerme. Adiós", dijo al salir del auto.

Eric se alejó sin decir una palabra.

Sin embargo, ella no se sorprendió en absoluto y caminó hacia la puerta pensando en lo tarde que era. Se preguntó qué diría Lucia, pero para su sorpresa, todo estaba inusualmente tranquilo. Solo vio a Jane y otro sirviente en la sala de estar.

"Señorita Lily, está en casa", Jane la saludó. "Voy a prepararle algo para comer. Su padre está en el estudio".

"¿Y los demás?", la chica preguntó.

"La señora Lucia ya está en su habitación, y la señorita Claire está leyendo un libro en la habitación de Eden", respondió la criada respetuosamente. No hubiera dicho dónde estaba cada uno si no se lo hubieran pedido.

"Bien. Gracias", Lily asintió. "Estaré en mi habitación. Cenaré más tarde", le comunicó a la vez que subía las escaleras.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir