ManoBook > Romances > Atados Por El Destino

   Capítulo 21 Destinado a ser extraordinario

Atados Por El Destino Por T. CAMERINO Palabras: 12153

Actualizado: 2020-03-10 00:35


Nadie esperaba la llegada de Eric, y mucho menos Simon y Frank. Cuando lo vieron, adoptaron una expresión terrible en sus rostros; sus ojos se oscurecieron.

Dillon, por su parte, también se sorprendió, y se preguntó por qué estaba él allí. Después de todo, se le conocía por ser una persona muy poco dada a los eventos públicos, lo que hacía extraño que de repente apareciera en su casa.

Después de volver a sus sentidos, Claire le lanzó una mirada a su hermana, convencida de que el joven debía estar aquí por ella.

El recién llegado, sin embargo, ignoró por completo las reacciones de los demás. Simplemente miró a Lily con indiferencia y le dijo: "Te he estado esperando durante mucho tiempo".

La chica quedó perpleja una vez más. Sintiendo una pizca de incomodidad, respondió: "Lamento la demora".

"Está bien, vámonos". El joven les lanzó un vistazo a los demás, quienes lo fulminaban con la mirada, y luego se dio la vuelta sin decir nada.

Cuando Lily lo vio irse, le alcanzó rápidamente, dejando a la gente en la sala de estar más estupefacta de lo que ya estaban.

Eric conducía el mismo auto que había usado para llevarla a casa la última vez. Tenía la mirada fija en la carretera, mientras que la chica estaba sentada tranquilamente a su lado. El silencio reinaba en el vehículo.

"¿Sabes? Podrías llamarme", Lily inició la conversación, para romper el ambiente incómodo.

El otro, completamente consciente de a qué se refería ella, la miró y le dijo: "Es más rápido encontrarte en tu casa".

La chica volvió a quedarse en silencio. De alguna forma, él tenía razón, ya que no había ningún lugar al que ella pudiera ir además de la residencia de la familia Qiao.

Cuando llegaron a la casa de Becky, esta misma abrió la puerta y descubrieron que Alice también estaba allí.

"Pasa", Becky le dio la bienvenida a su amiga alegremente, pero cuando vio a Eric, solo resopló. Ella simplemente lo recibía en su hogar porque había ayudado a Lily.

"¡Señorita Alice!", saludó cortésmente esta última, con una sonrisa cálida.

"Al fin llegaste", la mujer caminó hacia ella y la miró fijamente. "Muy bien. No tienes moretones ni nada. Parece que has tenido muy buenos días en casa".

La otra solo sonrió y respondió: "No hice nada malo, así que nadie tiene razones para maltratarme".

"Tienes razón". Alice luego se volvió para mirar a Eric y arqueó levemente las cejas. "Tú debes ser quien la ayudó a salir de ese problema, ¿verdad? Eres muy valiente para hacer eso a pesar de solo ser un estudiante. Eres joven, pero muy inteligente. Fuiste de muchísima ayuda".

"Sí, fui yo", el chico solo sonrió levemente y no dijo nada más.

La mujer se sorprendió un poco por su reacción y la sequedad de su respuesta.

Lily se dio cuenta de esto, así que interrumpió inmediatamente la conversación para evitar que hubiera malas interpretaciones: "Señorita, él no sabe cómo interactuar con la gente. Es un poco introvertido, así que no se tome a mal lo que diga o haga".

Alice asintió lentamente. Entonces Becky intervino: "Lily, vamos a cocinar de una vez. Tú puedes ser la chef. Yo te ayudaré a preparar los ingredientes".

"¿Desde cuándo eres tan impaciente?", preguntó su madre. Luego, lanzándole a su hija una mirada de reproche, continuó: "Tu amiga acaba de llegar. Déjala descansar aunque sea un poco".

"Mamá, no sabes lo buena cocinera que es ella. ¡Sus platos son absolutamente deliciosos!". Becky sintió ganas de babear cuando recordó el almuerzo que su amiga le había llevado. "Lily, por favor, comencemos a cocinar", dijo.

Sin esperar una respuesta, la llevó directamente a la cocina.

"¡Qué chica tan traviesa!", espetó Alice, sacudiendo la cabeza. Después se volvió hacia Eric y le dijo: "Toma asiento en la sala de estar. Tenemos todo tipo de frutas, por si quieres algo. Si deseas ver televisión, no dudes en tomar el control remoto y poner el canal que quieras. Yo iré a la cocina".

El joven solo asintió. De repente, sus ojos se llenaron de celos y alegría. De alguna manera, envidiaba la sana relación que Becky y su madre tenían, a diferencia de todos en su familia, quienes siempre estaban enfocados en su imagen y sus propios problemas.

En la cocina, Lily cortaba las verduras como una experta. Alice la ayudaba a cocinar, mientras que Becky simplemente las acompañaba, llena de emoción.

"Hija, ve a la sala de estar y habla un rato con tu compañero de escuela", ordenó la mujer en un tono serio.

"No", la chica se negó de inmediato e insistió en quedarse con ellas. "Quiero ver cocinar a Lily".

"Él es un invitado, y tú eres nuestra anfitriona. Deberías...".

"Señorita Alice, no importa", Lily la interrumpió. "Está bien que esté solo. Además, así es como él prefiere estar en todo momento".

La mujer frunció el ceño y preguntó: "¿Cómo lo sabes?".

La otra se sorprendió un poco ante esa pregunta. De hecho, no sabía cómo responderla. Simplemente era algo que sabía, porque casi siempre veía a Eric sin compañía.

"¿Cuál me dijiste que era su nombre? ¿A qué se dedica su familia?", interrogó Alice, con los ojos llenos de curiosidad.

Lily la miró y respondió: "Es el segundo hijo de la familia Gu. Se llama Eric".

"¿El segundo hijo de la familia Gu?", repitió la otra, sorprendida. "Si pertenece a esa familia, ¿entonces por qué te ayudó?".

"Bueno...", comenzó la chica. Sin embargo, realmente no entendía por qué Eric la había ayudado. "No lo sé", respondió, con toda sinceridad, ya que realmente no tenía idea de la respuesta a esa pregunta.

"No entiendo por qué estaría dispuesto a ayudarte. El escándalo fue reprimido por la familia Gu, pero no se puede negar que tuvo un gran impacto. ¿Acaso no pensó en las consecuencias de sus acciones? ¿No le importó volverse en contra de su familia solo para ayudarte?".

Lily también había pensado en eso, pero no lograba entender el porqué de las acciones del chico. Tal vez había tenido algún motivo, pero ella prefería creer que lo había hecho por buena voluntad.

Becky se hartó de escucharlas, ya que, cuanto más habla

ban, más lentas cocinaban. Empujando ligeramente, sacó a su madre de la cocina.

"Lo importante de todo esto es que ya las cosas volvieron a la normalidad", comentó. Luego comenzó a ayudar a Lily.

"No sabes lo afortunada que eres de no tener problemas como los míos", le dijo esta última a su amiga, mirándola significativamente. Después continuó con su trabajo.

Pronto, todos los ingredientes estuvieron listos y el arroz ya estaba cocido. Lily lavó la sartén y la secó suavemente. Luego encendió la estufa y precalentó la sartén antes de verter el aceite. Cuando se trataba de cocinar, ella tenía un talento natural.

"¡Vaya! ¡Qué buena eres!", exclamó Becky, sorprendida de la habilidad de la otra en la cocina, como si fuera algo que hiciera todos los días.

"Mantente alejada de la sartén. El aceite te salpicará en la ropa", advirtió Lily.

"Entendido", obedeciendo, dio unos pasos hacia atrás.

Alice estaba en la sala de estar, pelando una manzana y mirando a Eric disimuladamente. "Me enteré de que eres el segundo hijo de la familia Gu", le dijo.

"Sí", respondió el joven. Luego se volvió para mirarla y continuó: "Pero no me gusta ese apellido ni ser parte de la familia".

La mujer se sorprendió al oír esa respuesta. Luego, sonriendo, dijo: "Ahora sé por qué ayudaste a Lily".

"Sí", el chico se encorvó en el sofá, poniéndose cómodo. Aunque tenía los ojos dirigidos a la televisión, su mente no estaba concentrada en lo que estaba viendo.

La otra no se molestó en decir nada más. Después de terminar de pelar la manzana y cortarla en rodajas finas, la sirvió en la mesa frente a Eric.

Llena de preocupación, lo miró desde atrás, sin que él se diera cuenta, y suspiró. Era solo un chico, pero debido a que había nacido en una familia rica, su vida no era como la de otros. No era ingenuo como los otros chicos de su edad.

Sin embargo, lo positivo de todo era que aún había una buena persona en la familia Gu.

Cuando una ráfaga de aroma llegó a su nariz, Eric se puso de pie y se dirigió hacia la cocina, pero no entró. En cambio, se apoyó contra el marco de la puerta y se dispuso a observar en silencio lo que sucedía adentro.

Lily estaba concentrada en lo que estaba cocinando, mientras que Becky estaba parada a su lado, casi babeando por el buen olor de la comida.

Las guarniciones condimentadas estaban en una olla, y luego fueron servidas en una sartén.

Finalmente un plato ya estaba listo. Lily lavó la olla y procedió a cocinar el siguiente.

"Vaya, ¡qué delicioso!", comentó Becky, tras comer un bocado del plato. Aunque estaba caliente, lo disfrutó mucho.

Lily se sintió impotente pero feliz al mismo tiempo ante la reacción de su amiga, ya que nadie había apreciado sus platos de esa manera.

Eric, por su parte, seguía observando a las chicas. De repente, una sonrisa se formó en las comisuras de sus labios. Por supuesto, su vista sería mucho mejor si la chica que estaba haciendo el alboroto no estuviera interrumpiendo.

Terminada la cena, los cuatro se habían comido seis platos y una sopa. Lily, quien estaba recostada en su silla sin ganas de levantar ni un dedo, estaba complemente sorprendida por el apetito de Becky. Alice también había comido demasiado y estaba demasiado llena para hablar; solo le dio a la cocinera un pulgar hacia arriba.

Eric era el único que estaba tan enérgico como cuando llegó.

"Déjame limpiarlo", ofreció su ayuda al ver a Lily limpiando la mesa. Se puso de pie, le quitó los palillos de la mano y empezó a encargarse él de la limpieza.

Esto fue muy útil y considerado de su parte.

La chica se sorprendió ante tal gesto, al igual que las otras dos. No esperaban que él fuera una persona tan aterrizada a pesar de venir de una familia tan poderosa.

El chico ignoró completamente sus miradas de extrañeza y siguió limpiando la mesa.

Cuando terminó, se dirigió al fregadero y lavó los platos con cuidado.

"Lily, creo que Eric será un buen hombre", comentó Alice, apoyando la barbilla en la mano.

La chica se sonrojó y no dijo nada, solo asintió suavemente.

"Y...", continuó Alice, sin percatarse de su extraña expresión, "Está destinado a ser extraordinario. Puedo ver un futuro brillante en él".

"Mamá, creo que ya estás soñando", refutó Becky. "Él se pasa el día faltando a clases y durmiendo en la escuela. ¿Cómo podrá tener un gran éxito?", continuó, bajando la voz para que el joven no escuchara sus palabras.

"Yo también pienso lo mismo", Lily estuvo de acuerdo.

Pero Alice negó con la cabeza y dijo: "Hay cosas que no pueden ser juzgadas por su apariencia. Que ustedes vean a un hombre perezoso no significa que no vaya a tener un futuro brillante".

Eric salió de la cocina cuando terminó de lavar los platos. Alice le ofreció algunas frutas. Lily, por otro lado, sentía curiosidad por ver cómo había quedado la cocina, así que se dirigió allí.

Se sorprendió de lo pulcra que estaba. La mesa de cristal brillaba intensamente y cada plato estaba en su lugar. No esperaba que Eric, quien parecía descuidado en todo, pudiera ser tan organizado. Incluso era bueno haciendo las tareas del hogar.

Cuando hubieron terminado con la pequeña reunión, él la llevó a casa. En el camino, ella le pidió que pasara por una farmacia porque necesitaba comprar un medicamento para Claire. El chico adoptó una expresión de extrañeza, pero aun así obedeció y la llevó a la farmacia.

Después de conseguir lo que necesitaban, se dirigieron nuevamente al auto. Antes de subir, él frunció levemente el ceño y espetó: "No sigas ayudando a Claire".

Lily quedó perpleja ante el comentario. No esperaba que él dijera eso. "Ella es mi hermana", replicó.

Eric la miró con desdén y dijo: "No me digas que es tu hermana. Ambos sabemos que ni siquiera tú puedes convencerte de eso".

Lily no dijo nada. Este chico siempre tenía la razón. Parecía que ella era traslúcida a sus ojos, ya que no había nada de lo que él no se diera cuenta. Su mente parecía ser superior a su verdadera edad. Sentía que él no era un adolescente como ella.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir