ManoBook > Romances > Atados Por El Destino

   Capítulo 28 Le tomaron fotos

Atados Por El Destino Por T. CAMERINO Palabras: 10251

Actualizado: 2020-03-12 12:27


Becky corrió al lado de Lily y le preguntó preocupada, "¿Te duelen las heridas?".

"No", contestó brevemente y negó con la cabeza. Luego dirigió la mirada hacia el extraño de mediana edad que entró a la habitación detrás de su amiga y se mordió los labios con torpeza.

Eric se dio cuenta, y enseguida le presentó al recién llegado, "Este es Jarvis Zou, el médico de cabecera de la familia Gu. Como ayer te negaste a ir al hospital, le llamé para que viniera aquí".

El doctor saludó a Lily con una sonrisa.

Ella se ruborizó, sonrió con timidez y dijo, "Hola, gracias por venir aquí".

"Bueno, tengo que seguir las órdenes del señor Eric", le respondió el hombre en broma, "Ya que está despierta, significa que se encuentra bien ahora. Le he recetado algunos antiinflamatorios y los puse en la sala de estar".

"Gracias, doctor Zou", la chica sonrió un poco más esta vez para expresarle su gratitud.

Jarvis simplemente asintió con la cabeza y una cálida sonrisa. Luego, se volvió para mirar al chico y le dijo, "Señor Eric, si no necesita más de mis servicios, le pido permiso para retirarme".

"No necesito nada más. Puede irse ahora. Gracias", asintió, le miró a los ojos y le pidió encarecidamente, "Doctor Zou, mantenga esto en secreto, por favor".

Jarvis le sonrió alegremente y dijo, "Por supuesto".

"Gracias. Le acompaño a la salida".

Después de que el hombre se marchó, Eric volvió a la habitación. Becky estaba sentada junto a Lily, así que el chico acercó una silla a la cama y le sostuvo la mano a la chica convaleciente con fuerza.

"¿Qué querías decir hace un momento?", le preguntó con sus ojos oscuros posados en ella.

"Ayer, ellas…", la chica se mordió los labios nuevamente y agachó la cabeza. Lucía pálida y el mordisco de sus labios también le había drenado todo el color en ellos.

"¿Hicieron algo que no debían haber hecho?", Becky preguntó nerviosa y la miró con mucha preocupación, porque recordó claramente el modo en que la habían encontrado, prácticamente desnuda.

Lily arqueó las cejas y asintió lentamente, "Ellas... tomaron fotos y dijeron que las subirían a Internet...".

Su voz reflejaba miedo y humillación.

Eric escuchó lo que ella dijo y apretó los puños inconscientemente. Tenía una mirada aterradora pues sus ojos oscuros se tornaron flameantes.

"¡Maldición! ¿Cómo se atrevieron a hacerte algo así? Si las atrapo, ¡tomaré fotos de sus cuerpos desnudos y las publicaré en Internet para avergonzarlas!", Becky rugió poseída por la ira. Después de unos minutos, se puso rápidamente de pie y dijo, "Voy a ver si han publicado algo".

"No vayas. No han subido las fotos", respondió Eric, dándole seguridad a Lily, "Terence las interceptó".

"¡Qué rápido!", la ira de la amiga disminuyó y elogió al chico, "Bueno, no sabía que eras tan eficiente a la hora de lidiar con este tipo de cosas".

Eric simplemente la miró, pues centró su atención en Lily, "¿Te despertaste después de estar inconsciente en poco tiempo?".

"Sí", asintió y continuó, "De hecho, no les conocí al principio. Me arrastraron hacia el estacionamiento y me desperté completamente adolorida. Cuando abrí los ojos, supe que no podía vencerles yo sola, así que antes de que pudieran reaccionar, quité la máscara de Sheena y les reconocí...".

Los dos escucharon el relato en silencio y la miraban fijamente mientras hablaba. Cuanto más entraba en detalles de lo que le habían hecho, más enojada Becky se sentía. Pensó en Sheena y Yasmin y apretó los dientes. Los ojos de Eric se oscurecieron, como si ya estuviera pensando en un castigo para ellas.

"Luego me quitaron la ropa frenéticamente. Traté de impedirlo, pero no pude…", los ojos de Lily se enrojecieron y su voz sonaba temblorosa.

"Ellas... me tomaron fotos. Estaba abrumada, por lo que no tengo idea de cuántas fotos tomaron. Incluso me colocaron en varias poses...".

"Es suficiente", el chico la interrumpió con los ojos rebosantes de cariño, porque no aguantaba más escuchar aquello y no quería que ella viviera de nuevo esa traumática experiencia.

"Está bien, Lily. Dejémoslo aquí", Becky la abrazó con fuerza y le dio unas palmaditas en la espalda para reconfortarla, pues sintió que estaba a punto de estallar en lágrimas, "¡Son tan malvadas! Pero recuerda que quien hace mal, eso es lo que recibe a cambio!".

Lily no quería llorar ni mostrar su debilidad. Tampoco esperaba que Yasmin y Sheena casi le arruinaran la vida que había retomado.

Respiró hondo e hizo todo lo posible por reprimir todas las emociones que laceraban su corazón. Luego, levantó la cabeza y forzó una sonrisa, "¡Tengo tanta suerte de tenerlos a ustedes!".

"Soy mucho más dichosa de tenerte como mi mejor amiga", respondió la otra, se puso de pie y agregó, "Quédate quieta, voy a traerte medicinas. Escuché al doctor decir que tenías muchas heridas y moretones en la espalda. Supongo que te las hiciste cuando te arrastraron escaleras abajo".

"También tiene un corte profundo en la cintura", añadió Eric a lo que esta había dicho.

"¿Qué? ¡Por eso sangrabas tanto ayer!", dijo la muchacha después de darse la vu

elta cuando estaba a punto de salir por la puerta, y entonces fue a buscar el medicamento.

Lily se sintió confundida. ¿No se suponía que su amiga conociera las heridas de su cuerpo? ¿Por qué Eric era quien dominaba esa información?

"Deja de pensar en eso", el chico habló como si sus pensamientos fueran un libro abierto. Se acercó a la cama y se sentó, "Ella se desmayó cuando vio que sangrabas tanto, así que fui yo quien cuidó de ti".

La joven abrió los ojos conmocionada al escuchar estas palabras.

Sintió que el rostro le ardía intensamente y se quedó mirándole, sin palabras. Sabía que él la había visto desnuda debido a las circunstancias, para salvarla y cuidarla, pero de todos modos no podía evitar sentirse avergonzada.

Imaginó cómo le había aseado, cambiado la ropa, e incluso aplicado medicina en las heridas por todo el cuerpo... 'No, no, no', cuanto más pensaba, mayor era el rubor en sus mejillas. Se sintió avergonzada por segunda vez.

"No pienses demasiado", Eric sonrió, le acarició la cabeza y dijo cálidamente, "Solo me ocupé de tus heridas, no vi nada más".

Trató de reconfortarla, pero sus palabras le resultaron más vergonzosas.

Ella levantó la cabeza y le miró fijamente, sin saber qué decir.

"De hecho, no había nada especial para ver. No tienes cuerpo con curvas", dijo el joven con una sonrisa juguetona.

"¡Eric!", Lily gritó con todas sus fuerzas y los ojos llenos de lágrimas y enojo.

Sin embargo, él adoraba verla de esta manera porque se veía linda y seductora al mismo tiempo. Las mejillas de la chica se tornaban color cereza y le despertaban un deseo intenso de darles un mordisco.

"¿Qué sucedió? ¿Te hizo enfadar?", Becky preguntó de inmediato cuando regresó con una pequeña caja de medicamentos.

"¡Uf!", Lily le dirigió al chico un fuerte resoplido y se volvió hacia el otro lado, ya que no podía soportar el modo en que se había burlado. ¡Era solo un niño en comparación con ella! Realmente le había hecho llegar al límite de su paciencia.

"¿De veras la hiciste enojar?", la otra le frunció el ceño y preguntó.

Sin embargo, Eric sonrió levemente y repuso, "Pregúntale tú misma".

"¿Lily?", caminó hacia ella y se sentó a su lado.

Lily respiró forzadamente, se volvió hacia su amiga y Eric y simplemente respondió, "No sucedió nada".

"Está bien", Becky los miró un poco escéptica porque vio que actuaban un poco raros, pero se concentró en aplicar la medicina. "Quítate la ropa. Voy a curarte las heridas".

La chica volvió la cabeza directamente al joven y ordenó, "¡Tú, sal!".

Este le miró con una leve sonrisa y dijo, "Es un placer irme. Además, no es la primera vez que veo tu cuerpo desnudo".

"Eric, tú…", Lily le señaló su espalda, maldiciéndole.

"¡Ha ido demasiado lejos!", no podía creer cómo era capaz de coquetear con ella sabiendo que Becky estaba ahí. ¡Era realmente molesto!

La otra por fin entendió la razón del comportamiento extraño entre los dos, así que dejó escapar una risa y le dijo, "Oh, no te enojes o tus heridas pueden doler".

Desabotonó la bata de su amiga para quitársela, la ayudó a acostarse en la cama y le aplicó suavemente el medicamento en las heridas.

"¿Por qué no me di cuenta antes del tipo de persona que él es?", Lily habló consigo misma en voz baja.

La amiga continuaba untándole la medicina y le dijo, "No te preocupes. No fue la gran cosa. Solo echó un vistazo y no pasó de ahí. Además, te cuidó toda la noche".

"¿No es la gran cosa? ¡Ay!", levantó la cabeza y sintió que la espalda y los costados le dolían. Se acostó en la cama, hizo una mueca y continuó, "Me vio desnuda. ¿Por qué dijiste que no fue la gran cosa? ¿Cuándo empezaste a apoyarle?".

"Bueno...", Becky dejó de hacer lo que estaba haciendo, parpadeó y respondió, "Realmente no fue una gran cosa. Estás pensando demasiado en eso. Además, su intención era solo cuidarte".

Hizo una pausa y agregó, "Mírate. Todavía eres una joven que no ha terminado de desarrollarse completamente. Tu cuerpo parece el de un niño".

En ese momento, Lily pensó que su amiga estaba bajo alguna especie de hechizo o que Eric la había comprado. No podía creer que estuviera de acuerdo con él esta vez.

El chico realmente la había enfadado. Ella sabía que su cuerpo aún no estaba bien definido, pero confiaba en que algún día sería tan hermoso como esperaba. Además, no debía sentirse mal, pues no parecía el de un niño en absoluto. Lo que le molestó fácilmente fue cuando él le dijo que sus pechos eran como dos diminutas bolas.

Becky estaba ocupada en las curas, por lo que Eric aprovechó para comprar algo de comida afuera, la colocó sobre la mesa del comedor y les esperó para comer.

Lily salió con la ayuda de su amiga y cuando vio al joven, le lanzó una mirada de desprecio y se sentó a la mesa.

Este no se molestó en absoluto sino que se sintió muy feliz y satisfecho. Simplemente le sonrió y tomó asiento frente a ella, "Primero comamos y luego iremos a un lugar", dijo.

"¿A dónde vamos?", Becky preguntó con las cejas arqueadas.

El chico sonrió con frialdad y respondió, "A hacer venganza".

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir