ManoBook > Romances > Atados Por El Destino

   Capítulo 30 La cena de la familia Gu

Atados Por El Destino Por T. CAMERINO Palabras: 11012

Actualizado: 2020-03-13 00:25


Al día siguiente, Eric entregó en la comisaría la evidencia de lo que Yasmin y Sheena habían hecho. Lily solo tuvo que ir a dar una declaración.

El chico también presentó un informe de las lesiones y ella se quedó muy sorprendida. Incluso le preguntó de dónde lo había sacado, pero él nunca le respondió.

Obviamente, no quería decírselo, así que desistió de continuar preguntando. De todos modos, ya los habían archivado y no le preocupaba el resultado.

Lily no dijo nada sobre las heridas a su familia, además se quedó en casa de Becky durante los próximos dos días. Durante este tiempo, Eric se ocupó de ser el chofer de las dos chicas para llevarlas a la escuela.

Ese viernes, después de que terminaron las clases, las chicas se sorprendieron cuando se acercaron a la puerta de la escuela y vieron a Frank en la entrada.

Este llevaba ropa informal y estaba apoyado contra la puerta del auto, esperando a alguien. No podían evitarlo aunque quisieran, pues su auto estaba cerca del de Eric.

"¡Debería darle vergüenza!", dijo Becky, con evidente desprecio en su voz baja.

Lily sonrió y le tomó la mano, "No le hagas caso", repuso mientras conducía a su amiga al coche de Eric.

Cuanto más trataron de evitarlo, más posibilidades había de encontrarse con él y efectivamente, él las vio al salir.

"Lily", el hombre la llamó.

Ella frunció el ceño y pensó en si debía ignorarlo o no. Finalmente, decidió seguir caminando.

"¡Lily!", gritó más fuerte esta vez porque creyó que no lo había oído, trató de alcanzarlas y dijo, "Tengo algo que decirte".

Ahora era inevitable, así que no tuvo más remedio que darse la vuelta y hablar con él, "¿Señor Frank?", fingió estar desconcertada lo más que pudo, "¿Por qué ha venido?".

"Estoy aquí para recoger a Claire", respondió con una sonrisa.

"Muy bien", ella asintió, "¿Qué es lo que quería decirme?".

Él vaciló un momento, miró a la otra chica y dijo, "Supe por su hermana que ha estado viviendo en la casa de su amiga por unos días...".

"Sí, eso es cierto", interrumpió Becky antes de que pudiera terminar. No lo toleraba en absoluto, "Ella ha estado viviendo conmigo".

A Frank se le notó en el rostro que no le había agradado la interrupción. Volvió su atención hacia Lily una vez más y continuó, "Mi padre desea invitarla a una pequeña fiesta familiar esta noche".

¿Una fiesta familiar? ¿Solamente con las familias Gu y Qiao?

"Frank", Claire lo llamó en ese mismo momento, se acercó a él y preguntó, "¿Estás aquí para recogerme?".

"Sí", afirmó el hombre con una sonrisa y escondió el desasosiego que se había reflejado en su rostro por su presencia.

"Lo sabía", ella sonrió, aparentemente satisfecha y luego miró a su hermana con una expresión resplandeciente.

En respuesta, Lily solo levantó las comisuras de los labios. Tenía un sentimiento irónico sobre esta pareja tan pública y desvergonzada.

Becky estaba junto a ellos y puso los ojos en blanco.

¡Bip!

Un bocinazo repentino llamó la atención de todos.

Lily vio que Eric la miraba a través del parabrisas de su auto y le dijo, "Deberíamos irnos".

"Está bien, voy para allá", ella le respondió con una sonrisa. Luego tomó la mano de su amiga y se disculpó, "Nos vamos", entonces caminaron juntas hacia el auto de Eric.

Claire se aferró con más fuerza a su prometido cuando vio que las chicas se subieron al vehículo y su expresión en el rostro denotaba resentimiento.

Sin embargo, Frank sabía ocultar mejor que ella sus sentimientos y simplemente tenía una expresión indiferente, aunque se podía percibir aún que su mirada era fulminante, incluso a través del parabrisas.

Eric miró a la pareja con frialdad mientras las chicas subían a su auto. Luego, levantaron el cristal de la ventanilla y se marcharon.

Claire los vio alejarse, miró a Frank y sugirió, "Nosotros también deberíamos irnos".

Su voz hizo que él reaccionara de su estado de conmoción, así que sonrió y le dijo, "Está bien, vámonos".

Mientras tanto, en el auto, Lily meditó sobre la invitación de Frank. Realmente no deseaba asistir. Pero recibió una llamada de su padre a mitad de camino, y no tuvo más remedio que acceder a ir.

Eric también recibió una llamada de su casa casi al mismo tiempo que ella, y su única respuesta fue, "Sí", y luego colgó.

"Voy a ir contigo", este le anunció a Lily, mirándola a través del espejo retrovisor, "Mi abuelo regresó".

Ella sonrió al escuchar esto, "Ya entendí. Esta no va a ser una simple cena familiar".

Él sonrió y continuó concentrado en la vía.

Becky solo se limitó a escuchar su conversación y se sintió un poco confundida, pero pensó que no necesitaba hacer preguntas y tomó las manos de su amiga para tratar de animarla.

Lily sonrió al sentir el calor de las manos de Becky, pero luego pensó en la fiesta y en las sorpresas que le esperaban allí.

La cena tuvo lugar en un lago artificial propiedad de la familia Gu. En la construcción de este se invirtió una gran suma de dinero y estaba dedicado especialmente al representante de la familia, Wayne Gu.

El lago en sí consistía en un modesto volumen de agua con un gran pabellón en el centro, adornado y rodeado por una gran variedad de exuberantes flores y plantas.

A excepción de algunos invitados especiales, todos estaban en el salón cuando Eric y Lily llegaron, pero el señor Wayne no se había presentado aún.

De todos modos, la llegada de los jóvenes suscitó el interés de la mayoría, cuyos ojos los seguían al pasar

.

Eric miró a su alrededor y encontró un lugar lejos de las personas para sentarse. Todos los presentes estaban acostumbrados a sus modales, por lo que ninguno dijo nada.

Lily caminó hacia la multitud con una sonrisa educada.

"Hola, señor Simon, señora Jade", les saludó alegremente.

"Sí, hola", respondió Simon con una sonrisa, aunque la decepción en sus ojos era evidente.

Por su parte, Jade fingió no haberla escuchado. Simplemente la miró de reojo y la ignoró.

La joven se dio cuenta de sus expresiones pero no le dio importancia. Recordó el voto de venganza que había hecho cuando esa mujer la calumnió en público frente a los medios. Sin embargo, decidió que ahora no era el momento para eso.

Todavía resultaba incómodo, pero era bueno que el estado de ánimo no hubiera cambiado con la llegada de la chica. Dillon continuaba hablando con Lucía y Eden, mientras que Frank y Claire charlaban entre risas.

Lily también les sonrió a los demás y cuando vio a los padres de Eric, los saludó con cortesía, "Hola, señor Richard, señora Angela".

"Hola, Lily", el hombre asintió con una sonrisa amistosa.

Angela asintió casualmente y la examinó de la cabeza a los pies.

"Lily, ¿por qué llegaste tan tarde?", Claire se puso de pie, se liberó del brazo de Frank y caminó hacia ella con una sonrisa.

Un destello de desagrado pasó por los ojos de la chica pero se desvaneció rápidamente, "Fui a casa de Becky para cambiarme de ropa. Lamento haber llegado un poco tarde", le respondió con una sonrisa.

Lily sabía que su hermana solo quería avergonzarla, pero esto no le importó.

"Está bien", la otra asintió y fingió aceptar su excusa. Luego hizo hincapié en lo que realmente quería resaltar, "Eric es un verdadero caballero, ¿no crees? Incluso te llevó en el auto para que te cambiaras".

Su voz tenía matices de envidia, pero afortunadamente no era muy fuerte. No obstante, todos los que estaban sentados a la mesa escucharon lo que dijo y, por la expresión en sus rostros, era obvio que Claire había llamado su atención.

Incluso Eric, que estaba sentado en silencio en su rincón, lo escuchó y se volvió para mirarles fijamente, con la luz reflejada en sus ojos negros.

Esas palabras provocaron un ambiente incómodo, así que Lily miró a su hermana con frialdad. No se habría molestado si solo hubiera hablado de ella, pero no le agradó el hecho de que estuviera incluyendo a Eric también en sus comentarios.

Claire arqueó las cejas y dijo en su interior, 'Me aseguraré de que no consigas a ninguno de los dos hombres de la familia Gu'.

"No hay nada malo en que los compañeros de escuela se ayuden unos a otros", interrumpió Richard para tratar de aliviar la tensión, "Además, los dos debían asistir al mismo lugar, y decidieron venir juntos en el auto. ¿Qué hay de malo en eso?".

"Es cierto, muy cierto", repitió Dillon por miedo a que esta situación perjudicara a la familia Qiao y le dirigió una mirada de reproche a Lily.

Afortunadamente, el señor Wayne apareció en ese momento, con una túnica china de aspecto modesto. Caminaba lentamente, con un rosario budista en las manos.

"Abuelo", dijo Frank y le sostuvo inmediatamente el brazo, "¡Ya está aquí! ¿Por qué no me dejó verle antes, puesto que llegó a casa esta mañana? Realmente le extrañé mucho".

El hombre sonrió, "¡Qué dulces palabras! Entonces, ¿por qué no fuiste a visitarme a Canadá?".

"Es que eché raíces aquí".

"Oh, esa es una buena excusa, mas no trates de engañarme con eso".

Teniendo en cuenta su edad, el señor Wayne se destacaba en la multitud, pues a los setenta años, todavía lucía radiante y nadie adivinaría su edad real. Sin embargo, era obvio que su salud ya no era tan buena como en los últimos dos años.

"Papá, finalmente ha regresado", Simon saludó afectuosamente a su padre, "Todos le extrañamos mucho".

"Es cierto", añadió Jade rápidamente, "Estuvo varios meses en Canadá, pero no se preocupe, ya que Simon cuidó muy bien de la empresa durante todo ese tiempo".

"Sé que todos me extrañaron", respondió el anciano con una sonrisa mientras la miraba.

Richard y Angela se acercaron más sosegados que los otros, "Papá, ¿cómo le iba por allá?", Richard le preguntó con preocupación.

"Comía y dormía bien. De hecho, me sentí más a gusto que en casa, porque casi nunca había alguien a mi alrededor y disfruté de ese tiempo a solas", respondió a la vez que asentía con la cabeza.

"Me alegra escuchar eso", contestó el hijo y agregó, "Angela le preparó unas mezclas tónicas. Se las enviaré luego".

"Gracias. Eso es muy amable", Frank ayudó a su abuelo a sentarse. "Estuve descansando en Canadá durante varios meses, pero ya no soy tan fuerte como antes".

"Aún se ve muy saludable, abuelo", repuso el nieto con una sonrisa.

El anciano lo miró y negó con la cabeza mientras le devolvía la sonrisa. Después de un instante, vio a Eric sentado lejos de la multitud y no pudo evitar gritarle, "¡Eric!".

"¡Hola, abuelo!", el chico se dio la vuelta para responder. No esperaba que lo viera en ese rincón.

"¿Por qué no vienes a ver a tu abuelo?", sus palabras tenían un tono de decepción, pero en realidad su rostro reflejaba un cariño genuino por él.

"Abuelo, usted sabe cómo soy. De verdad no me agradan este tipo de eventos", le dijo el joven mientras se acercaba.

"¿Qué? ¿Crees que soy yo quien debe acudir a ti?".

"¿Por qué no?", le contestó en broma y antes de que el abuelo pudiera responder, ya había llegado a su mesa.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir