ManoBook > Romances > Padre Por Sorpresa

   Capítulo 5 ¿Quién rayos se casará

Padre Por Sorpresa Por LUCINDA JOAQUIN Palabras: 6169

Actualizado: 2020-03-19 00:16


"Charles, no creo que hayan traficantes de personas tan hermosas como ella", Jay no había apartado los ojos de Nancy desde que entraron, nunca había visto a una chica tan bella y elegante.

¡Definitvamente, él era alguien que le agradaba mucho pasar tiempo con las mujeres!

"Chico, llevas demasiado tiempo juntándote con estúpidas, ¿no?, porque parece que te han contagiado la estupidez, ¿acaso los malos van con la palabra 'malo' escrita en la frente?", el joven hizo una seña para agregar: "Llévate a esta gente y dile a mi madre que ya encontramos a Bobby a salvo, y que lo llevaré a casa más tarde".

"¡Entendido!", su amigo se encogió de hombros, miró a Nancy y luego a él, y con una sonrisa indescifrable en su rostro ordenó: "Vamos, de prisa, ¿no ven que estorban aquí?, no comprenden la situación y no hay nada que puedan hacer".

Por razones desconocidas iba quejándose, y le molestó ver a Charles quedarse en ese lugar, si pasaba algo entre ellos, ya no tendría ninguna posibilidad.

¡Qué desgracia!

Bobby, por su parte, era el ser más feliz, le dio un beso a su padre en la mejilla y le preguntó: "Papi, mami es hermosa, ¿verdad?".

"No, no la llames 'mami' otra vez, ¿me oyes?", la palabra 'mami' lo puso nervioso, el pequeño entendía la relación mamá-papá, y sabiendo eso, llamaba cariñosamente a esta mujer 'mami', ¿había pensado alguna vez en sus sentimientos?

"Mami dijo que podía llamarla 'mami' si no habían extraños alrededor, tú eres papi, no un extraño, entonces puedo llamarla así", dijo sonriendo.

"Así que defendiéndote, ¿eh? ¡Ja!".

"Señor, es solo un niño, se le pasará pronto, ya es tarde, me parece que debería descansar", dijo arreglando la cama y luego acompañó al pequeño a su cuarto.

"Quiero que mamá duerma conmigo", insistió, abrazándose al cuello de Nancy.

Charles frunció el ceño con disgusto, era la primera vez que veía a su hijo ser tan dependiente, nunca lo había sido, era muy distante de su niñera, abuela e incluso de él, no podía creerlo.

La presencia de Charles incomodaba a la joven, pues sentía una presión invisible por su parte.

"Puedes dormir con ella, pero debes prometerme que volverás a casa conmigo mañana temprano", su padre estableció las condiciones.

Apoyando su barbilla en una de sus manitos regordetas, Bobby reflexionó un momento y dijo: "Puedo volver a casa, pero papá tiene que dormir conmigo también esta noche".

"Bueno, entonces deja que tu padre te acompañe, yo dormiré en el sofá", acordó Nancy de inmediato.

"No, quiero que papá y mamá duerman a mi lado", replicó en serio, dejándola conmocionada, ¿había sido este pequeñín enviado por Dios para hacerle pasar un mal rato?, tenía que acostarse con un hombre extraño en su primera noche de vuelta a casa...

Podía dormir con el niño, pero ¿con el padre?

"Bobby, no creo que sea una buena idea", los nervios la hacían sudar frío.

"Papi, está bien, ¿no?", preguntó solemnemente con la cabeza inclinada, ignorando las palabras de la joven.

Jay le había dicho que a muchas chicas les gustaba su papá, por eso lo vig

ilaba y le prohibía verlas, tenía que defender el puesto de su "mami".

"Bueno, no está bien, pero tampoco mal", inesperadamente, Charles no se negó, se quitó el abrigo y se acostó, "¿puedes dormir ahora?", no había podido descansar desde que su hijo desapareció, realmente necesitaba reposar.

"Sí, mami, vamos a la cama", lo decía mientras se dibujaba en su rostro una sonrisa encantadora.

Nancy vio que ya eran las dos de la madrugada, no podía enfrascarse en el problema, así que se mordió los labios y asintió sin decir nada.

"¡Genial!, tengo a papá y a mamá ahora", exclamó con entusiasmo, mientras se recostaba, tomando las manos de ambos adultos.

Para evitar la vergüenza, Nancy fue a apagar la luz a toda prisa, aunque inmediatamente se arrepintió, pues parecía que la atmósfera se sentía peor en la oscuridad.

El pequeño se durmió rápidamente, pero ellos estaban tan agitados que ni siquiera podían respirar bien.

Obviamente, Charles había sobreestimado su fuerza de voluntad, pensó que se quedaría dormido apenas se acostara, pero, para su sorpresa no pudo.

La respiración y los suspiros silenciosos de la joven lo ponían cada vez más ansioso, la imagen de la noche de hace cinco años aparecía en su mente una y otra vez.

Era difícil de controlarse, pues su impulso aumentaba por cada segundo que pasaba, y

por si fuera poco, Bobby hablaba dormido, "papi, mami...", este chico de veras quería juntarlos.

Nancy cerró los ojos con fuerza.

"Creo que es un buen momento para hacer algo, ¿no?", dijo él tratando de mirarla en la oscuridad, al igual que con aquella chica hace cinco años.

Era una sensación rara, la misma que la de aquella noche.

"No lo creo, señor", estaba demasiado nerviosa.

Esto le provocó una sonrisa al hombre y pensó: 'Qué tonta, pero su reacción es linda'.

Él solo le había coqueteado un poco y ella respondió en serio;

la chica se dio cuenta de que había sido algo torpe, así que no se atrevió a hablar de nuevo y tuvo que obligarse a quedarse dormida de inmediato, solo deseaba que amaneciera rápido.

Durante esa larga noche, no supo cuándo logró dormirse. Al despertar, olió la comida, salió de su habitación y encontró a dos hombres, uno grande y uno pequeño, ocupados en la cocina.

"No, papi, esto es sal, no le pongas demasiada. Oh, demasiado salado... Oh- oh...

Papi, eres un adulto, pero ni siquiera puedes cocinar, mami es una mujer tan buena que así no podrás conquistarla, ¡qué tonto!".

Mientras su hijo lo supervisaba, él se encargaba de los huevos fritos, "¿crees que no puedo conseguir una mujer?, ¡no menosprecies a tu padre!", derramó algo de aceite, quemándose las manos, a toda prisa, se chupó la zona lastimada.

Al escuchar las palabras de su padre, Bobby sacudió la cabeza y dijo: "Me debe agradar la mujer con la que te cases, deberías saberlo".

"Chico, ¿quién se casará, tú o yo?", gruñó Charles.

"Tú, pero no puedes casarte con alguien que no me guste, me agrada Nancy, quiero que sea mi madre, así que tienes que estar de acuerdo", exclamó firme y confiado.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir