ManoBook > Romances > Padre Por Sorpresa

   Capítulo 7 Creo que te enamorarás de ella

Padre Por Sorpresa Por LUCINDA JOAQUIN Palabras: 6268

Actualizado: 2020-03-19 11:02


De pronto, sonó el teléfono de la joven, su rostro cambió y contestó.

"Nancy, Doris dijo que habías regresado, ¡eso es genial!, le pedí tu dirección y te recogeré para ir al trabajo", era la voz alegre de un hombre, su nombre era Clare Ye. Había sido su compañero desde la escuela primaria hasta la universidad, era el médico responsable del departamento de ortopedia del hospital municipal y trabajaba con ella.

La joven le debía un favor que sabía que no le alcanzaría la vida para pagarle, si no hubiese salido con Caspar, o si no hubiera dado a luz, tal vez podría haber algo entre ellos dos, sin embargo, no había cabida para los 'tal vez'.

"Clare, sé que estás ocupado, no tienes que pasar por mí, puedo tomar un taxi", se negó.

"Te puedo recoger de paso, me viene de camino, prepárate que estaré allí en cinco minutos", exclamó y colgó.

"¿Novio?", preguntó Charles perezosamente, limpiándose las manos, pero parecía haber algo de celos en su tono.

"No", respondió ella con sinceridad.

"Eres mi mami, no puedes tener novio", dijo Bobby

dejándola sin palabras, este chico simplemente no la dejaría ir, ¿verdad?

"Termina rápido, tu mami tiene que ir a trabajar", ordenó el hombre, haciendo énfasis en 'mami'.

"Estoy lleno", le respondió mientras apartaba el tazón.

"Bueno, salgamos juntos, estoy sobre la hora", dijo ella, echando un vistazo al reloj, no podía llegar tarde en su primer día de trabajo.

Bajaron juntos las escaleras, desde que la chica recibió la llamada, Charles ha estado algo disgusto.

Nancy no se atrevió a hablar, pero Bobby soltó una risita, ¡su papá se veía genial cuando estaba celoso!

Clare había llegado, la chica lo vio sentado en un BMW blanco saludándola, al paso de los años, él ya no era aquel adolescente inocente, se había convertido en un hombre maduro.

"Qué bueno verte", lo saludó cortésmente.

"Vamos, entra", la invitó mientras le abría la puerta del auto.

En ese momento, la joven deseaba ser ignorada por Charles y su pequeño hijo, pero este primero trató de avergonzarla y dijo en voz alta: "Bobby, dile adiós a mamá".

"Mami, adiós, volveré a verte de nuevo", gritó el pequeño.

Ella rio torpemente de vergüenza y se despidió.

Con una sonrisa de satisfacción, Charles abrió la puerta del auto para su pequeño, y dejando de mirar a la chica, se subió.

"Papá, mamá parece popular entre los hombres, le debe gustar a ese, ¿no harás nada?", el niño se dio la vuelta para mirar a su 'mami'.

"Ja, ¿popular?, no lo creo", resopló su padre como si no le importara, todavía creía que se encontró con la chica la noche anterior por acto del destino, en cuanto a lo demás, nada parecía posible.

"Creo que te enamorarás de ella", dijo Bobby.

Mientras daba golpecitos al volante, Charles murmuraba de vez en cuando: "¿Me gusta?, tal vez un poco, pero nada más".

Por otro lado, en el otro coche se escuchaba: "Nancy, ellos dos...", Clare no pudo evitar preguntar mientras conducía.

"Oh, no los conozco muy bien, ayer Doris y yo nos encontramos al niño, ¿no te lo contó?", era difícil de explicar, habían salido de su casa tempr

ano en la mañana con ella, se prestaba a malinterpretaciones, parecía mejor idea hablar de su amiga.

"Ah, ese es el pequeño, sí, ella me lo contó, entonces, ese hombre es el padre", el tono del joven se volvió mucho más alegre, como era de esperarse.

"Sí, vino por él esta mañana", respondió ella.

Luego cambiaron el tema, hablaron sobre los estudios de Nancy en el extranjero en los últimos años y sobre medicina.

Cuando llegaron a su destino, los líderes del hospital ya estaban en la puerta, la recibieron con aplausos antes de que siquiera bajara del auto. Luego, el director general dijo: "Es un honor tenerla con nosotros, Dra. Nancy, de ahora en adelante, usted será el pilar central de nuestro departamento de pediatría. ¡Los pediatras excelentes son difíciles de encontrar!".

La joven estaba algo avergonzada, y encantadoramente dijo: "Eres muy amable, Sr. Hobart".

"Clare, escuché que eras el compañero de clase de la doctora, no tienes que ir al pabellón hoy, alguien más lo hará, tú y yo le daremos un recorrido a la doctora Ning por el hospital", le explicó.

"Sí, señor Hobart, con mucho gusto", respondió haciendo un gesto de invitación como un caballero y continuó: "Por favor, Dra. Nancy".

"Gracias", dijo ella con una sonrisa.

"Vamos, todos, demos un paseo, pueden pedirle a la doctora las innovadoras noticias internacionales. Especialmente ustedes, los internos, deberían aprender de ella", sugirió el director.

Entonces se reunieron y formularon algunas preguntas profesionales, ella era una mujer abierta, contó todo lo que sabía.

Cuando llegaron al departamento de pediatría, una pareja con un niño en brazos corrió hacia ellos a toda prisa.

"Doctora, mi pequeño tiene una bola de cristal atascada en la garganta, ¿puede ayudarlo?", pidió la mujer, llorando.

"¿Cuánto tiempo ha pasado?", preguntó Nancy.

"Han pasado ya unos diez minutos...", cuando se miraron, quedaron estupefactas.

"¿Fannie?", se sorprendió la doctora.

"Nancy", dijo la otra.

"Estás... ¿de vuelta?, ¿por qué regresaste?", las palabras de Caspar sonaban estúpidas.

¡Qué ridículo! ¿Por qué no podría volver?

Como él, su ex novio, estaba aquí, ¿ella no podía volver?

Nancy no respondió, ¡después de cinco años, ya no era una niña que se conmovía por todo! Al notar que la cara del niño se ponía azul, rápidamente extendió las manos y dijo: "Dámelo".

"Es mi bebé, no te lo voy a dar", Fannie trató de escapar con el niño, aterrorizada. En aquel momento, fue ella quien se llevó a aquella niña, y aunque Nancy no lo sabía, temía que la matara si se enteraba.

¿Qué pasaría si aprovechaba la oportunidad para lastimar a su hijo?

"Sé que es tuyo, pero en este hospital se salvan vidas, ¡no dejaré que le pase nada a ningún paciente!".

Una multitud de médicos detrás de ella aplaudió.

La doctora ignoró a la mujer por completo, puso al pequeño en su regazo e hizo su trabajo, después de unos segundos, la bola de cristal cayó al suelo.

"Hay que ponerle una máscara de oxígeno, ya está bien, estará perfecto pronto", explicó mientras le entregaba el niño a una enfermera.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir