ManoBook > Romances > Padre Por Sorpresa

   Capítulo 12 Una mujer experimentada

Padre Por Sorpresa Por LUCINDA JOAQUIN Palabras: 5913

Actualizado: 2020-03-20 12:17


Conmovido, Charles cruzó los dedos.

No estaba seguro del cariño hacia esta mujer, pero tenía que admitir que le gustaba el cálido momento que acababa de presenciar entre ella y su hijo.

Guardó el número de teléfono de Nancy y su perfil de WeChat, y en cuanto se fueron, ella suspiró aliviada.

"Debes estar muy cansada últimamente", comentó Clare acercándose, había estado parado junto a la ventana hasta que vio el auto alejarse.

Ella se encogió de hombros y le sonrió, "Sí, ¿qué hay de ti?".

Él estaba despeinado y algo barbudo, haciéndolo lucir deprimido, por lo que ella recordaba, él era un hombre con un look más fresco.

El hombre sonrió amargamente, "Vi los rumores, no creo en ninguno".

La joven le sonrió: "Clare, nos conocemos desde hace muchos años, sabes lo que significas para mí, ¿no?".

"¿Un amigo que luchó por ti?".

"¡Veo que aún lo recuerdas! Así es, te considero mi hermano y creo que deberías encontrarme una cuñada lo antes posible". Extrañamente, actuaba como una niñita consentida, pero por dentro estaba triste.

"¿Acaso lo que leí en internet es cierto?".

Nancy agitó la mano, sin aclarar ni explicar, dejándolo a su interpretación, "Son chismes, sean reales o no, no tienen nada que ver con nosotros".

Ella era consciente de que le gustaba a su amigo, como también sabía que nunca estarían juntos. Sabía que Clare era un romántico empedernido, no podría tolerar que ella fuera madre;

entonces, ¿por qué le iba dar esperanzas?, ¡mejor ser amigos de por vida!

"¡Bien!", se peinó y dijo: "Hobart me pidió que te ayudara con los registros médicos, ¿empezamos?".

"Yo pedí esa asignación, necesito familiarizarme con los casos especiales y difíciles, no esperaba que me enviaran un ayudante, mucho menos uno tan competente como tú", bromeó ella.

"No te burles. Supongo que la razón por la que me enviaron es precisamente que nos conocemos".

"Bueno, empecemos", exclamó ella alegremente, dirigiéndose a la sala de casos.

Clare la siguió sin dejar de pensar en las cosas que había leído, Charles... Bobby...

¿Qué había pasado en el año en que Nancy desapareció?, ¿acaso tenía algo que ver con el niño?, por lo que sabía, ella definitivamente no era una promiscua.

Las dudas lo tuvieron muy inquieto.

Las carpetas de los archivos estaban cubiertas de polvo, obviamente llevaban muchos años guardadas allí, la joven Ning las sacudió con cautela, su compañero le bajó las que no podía alcanzar.

Luego, ella se sentó sobre una pila de periódicos viejos para comenzar a revisarlos, cuando veía casos especiales, les tomaba fotos con su teléfono.

"Aunque muchos casos ya expiraron, nos viene bien estudiarlos", reflexionó ella frotándose el cuello.

"¿Sabes lo que más aprecio de ti?", preguntó él examinándola.

"¿Me aprecias?, eso es extraño", replicó con indiferencia.

En la escuela primaria, fue él quien la había calificado 'la más estúpida', lo que la había hecho s

entir inferior, casi pensó que de verdad era más tonta que otras.

"Estudias mucho, te tomas en serio tu trabajo y los problemas que surgen... Te aprecio, veo que no te lo esperabas, ¿verdad?", confesó y se echó a reír.

"Bueno, dicen que si no eres muy inteligente deberías esforzarte bastante, si no lo hago, no avanzaré jamás", se rio de sí misma.

"¡Pero todavía existen muchos hombres a quienes les gustan las mujeres tontas!", bromeó Clare mientras quitaba el polvo de unos papeles.

Tal vez le entró un poco en los ojos, pues le comenzaron a picar y casi derramó lágrimas.

"¿Crees que todos opinan así? Permíteme decirte que te puede gustar cualquier tonta menos esta", advirtió ella con tono serio.

Él sonrió impotente, "Dame una razón".

Nancy estaba atónita, ¿razones?

habían muchas, ¿no?, cuando estaba en el primer año de la universidad, lo ignoró e insistió en salir con Caspar, se emborrachó y tuvo un accidente automovilístico que le provocó una fractura en la pierna, en su tercer año, tuvo un bebé con un extraño sin decírselo, luego se fue al extranjero. Él nunca se enteró de nada, eso la convertía a ella en una mujer experimentada, y no era fácil para una chica así volver a enamorarse.

"Te dije que te considero mi hermano, no te amo de otra manera", dijo sombríamente.

"Bien... Bueno, ¡todavía no me amas!", espetó, pero cambió de tema enseguida: "Estos no parecen casos pediátricos, son obstétricos, ¿cómo es que están aquí?".

"Tal vez alguien cometió un error", se acercó ella y recogió uno.

'Nancy...', cuando vio el nombre, su primer pensamiento fue que la paciente y ella compartían nombre, pero cuando miró la fecha... Sus ojos se agrandaron lentamente, palideció como un fantasma, si Clare no hubiera estado allí, habría gritado.

'Nancy: Gemelos, mala contracción del útero y mal cierre del vaso, causando hemorragia posparto'.

¿Se refería a ella?, ¡debía ser ella!, ¿dio a luz un niño y una niña?, ¿pero por qué nadie le dijo?, ¿se llevaron a ambos?

Recordó claramente que le dijeron que eran dos millones por un niño y quinientos mil por una niña, lo que significaba que querían un varón, no una pequeña, ¿la venderían entonces?, ¿por qué no se la dejaron?, ella la habría cuidado.

No sabía si estaba feliz o triste en ese momento, pero sintió que su corazón estaba destrozado...

"Nancy, ¿qué te pasa?", la vio temblar.

Ella guardó el archivo rápidamente, "Estoy bien, una mujer dio a luz, me da nervios verlo. Organicemos, deberíamos irnos".

"De acuerdo", Clare la miró con recelo y le dijo: "Las mujeres sufren en los partos, eres doctora, ¿por qué te afecta tanto?".

"¿Cómo podrías entender si no eres mujer?", pronunciaba esas palabras sintiendo sufrimiento por dentro, solo aquellos que habían dado a luz podían entender ese nivel de dolor.

"Es cierto, no entiendo. Vámonos", al ver que ella no se veía bien, no preguntó más, la abrazó y salieron de la sala.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir