ManoBook > Romances > Padre Por Sorpresa

   Capítulo 16 Cooperación perfecta

Padre Por Sorpresa Por LUCINDA JOAQUIN Palabras: 6008

Actualizado: 2020-03-21 11:27


Al escuchar eso, Bobby inmediatamente torció la boca en desacuerdo, pensaba que Nadia era un patito feo y que él era un niño lindo, ¿cómo podrían parecerse?

"Director Zhao, no lo creo", dijo Nancy algo tímida.

"En serio, ¿no ve que los ojos y la nariz de la pequeña se parecen a los suyos?, y sus cejas gruesas son como las del señor Charles, además su boca y las orejas pequeñas se asemejan mucho a las del chico...".

Esto molestaba cada vez más a Bobby, y desconcertaba mucho a la joven Ning.

El hombre se frotó la barbilla mirándolas a ambas, lo que decía el director era cierto, realmente se parecían, era una coincidencia muy grande.

Mientras el señor Zhao seguía hablando, Bobby comenzaba a perder la paciencia, así que tomó la mano de la niña y se fueron, "Vámonos, las actividades están por comenzar".

Nancy sonrió torpemente y se despidió del director.

"Tiene razón, se parece mucho a ti", le comentó él.

"¡No te burles!, sé que lo haces a propósito", respondió ella con disgusto.

"Si no me crees, no puedo hacer nada", se encogió de hombros.

"¿Y qué?, me asignaste un hijo, ¿y ahora también una hija?", espetó enojada.

"¿No es bueno tener a la parejita?", una sonrisa pícara se asomó en la cara de Charles.

"Ya entiendo, simplemente sufres de hipocondría, conozco a un buen psiquiatra, ¿te lo recomiendo?", soltó ella en serio.

"Tengo entendido que la hipocondría es un tipo de enfermedad mental, ¿verdad?, escuché que las personas con esos trastornos no tienen que asumir las consecuencias de hacer cosas malas, así que mejor me mantengo cuerdo por el resto de mi vida, por si algún día no puedo controlarme y tener relaciones contigo, estar...".

"¡Charles!", la joven apretó los dientes con odio.

"Nancy, déjame decirte que eres demasiado joven como para discutir conmigo".

Pero no solo estaban discutiendo, de hecho, él era un hombre maquinador, así que si ella insistía en pelear con él, no podría vencerlo.

"Mami, papi, ¡vengan!, ¡vístanse!", les gritó el niño, y ellos caminaron rápidamente hacia él.

El nombre de la primera actividad era "Comparar", padres y niños debían usar ropa inflable, lo que los hacía caer fácilmente, pero sin correr peligro. Las familias iban en grupo, y el que llegara primero a la línea de meta ganaría.

Bobby se puso la ropa muy rápido, Nadia era un poco más baja y le quedaba grande, haciendo que su cabecita pareciera encogida.

El niño se regodeó, "Qué estúpida eres jajaja...".

"No hables así, deberías animarla", se quejó Nancy con suavidad, "Ven aquí, ayúdala con la ropa, eres un hombre, así que debes cuidarla bien".

La delicadeza de sus palabras despertó el deseo del niño de proteger a la pequeña, entonces se le acercó y le dijo: "Déjame ayudarte".

"Gracias, Bobby", le respondió ella asomando su cabecita.

Nancy y Charles no tardaron en vestirse, y luego se pararon con los niños en medio de ellos en fila, uno al lado del otro.

El árbitro levantó la bandera roja y anunci

ó: "¡Comiencen!".

Diez familias dieron todo para avanzar.

Con arrogancia, el hombre pensó que todo eso sería muy fácil, ya que había practicado artes marciales y era muy fuerte, pero para su sorpresa, necesitó mucho trabajo en equipo para que los cuatro lo lograran, especialmente con los dos niños caminando como pingüinos, pues se tambaleaban mucho y se les dificultaba correr.

"Dense prisa, papi, mami...", les gritó Bobby ansiosamente, al ver que iban de terceros.

"Papi, mami", agregó la niña, casi sin aliento.

"Silencio, ellos son míos", la interrumpió el pequeño, sudado y con el ceño fruncido.

"Yo... es mi culpa, señor, señora... Ah...", el cabello de la nena cubría sus ojos, lo que la hizo tropezar y caer al suelo, la ropa inflable pareció tragársela.

"¡Nadia, eres una carga!", saltó el chico al ver eso, lo que también lo hizo caer, y rodar por el suelo.

La multitud estalló en carcajadas, incluidos Nancy y Charles, luego ayudaron a los dos pequeños a levantarse rápidamente.

"Niños, continuemos". La joven levantó los puños para alentarlos: "¡Vamos, ánimo!", "¡Vamos! ¡Arriba! ¡Ánimo!".

"Nadia, sostén mi mano", sugirió Bobby, sosteniendo la suya con fuerza.

"De acuerdo", asintió ella.

"Chicos, a la cuenta de 3 corramos al mismo tiempo", Charles había entendido que la cooperación era la clave para ganar.

"Está bien", la joven Ning lo secundó.

El hombre contó hasta 3, y en seguida todos gritaron juntos, ejerciendo todas sus fuerzas para avanzar.

"¡Vamos!".

"¡Bobby es increíble!".

"Nadia, eres la mejor!".

Las caritas de los dos niños estaban sonrojadas, iban muy apresurados por llegar a la meta en una sola respiración.

"Los ganadores son... ¡La familia de Bobby!", anunció el árbitro.

Al escucharlo los pequeños sonrieron de oreja a oreja.

"Son increíbles!", los elogió Nancy, limpiándose el sudor.

"Sí, muy buen trabajo". Después de que Charles se quitó la ropa inflable, ayudó a la mujer con la suya.

"¡Esos cuatro trabajan perfectamente en equipo!", alguien jadeó con admiración.

"Sí, ¡deben ser una familia feliz!", comentaban los que no los conocían.

"Bueno, me parece que somos los mejores, ¿no crees?", le preguntó el joven Fu, a lo que la chica respondió con un resoplido de desprecio, pero en su corazón, ella estaba de acuerdo;

estando con los niños, olvidaba sus problemas.

Bobby los había inscrito en nueve actividades en total, las hicieron una por una entre risas, poco a poco iban olvidando la competitividad, y se dedicaron a disfrutarlas felizmente, una a la vez. Finalmente, llegaron a la última, se trataba de tocar con la nariz, los adultos se taparían los ojos, los chicos dirían el nombre del animal y les pedirían que lo tocaran con la nariz.

Cuando estaban a punto de cubrirse los ojos con las manos, oyeron una conmoción entre la gente, "Nadia, ¿quién te dio permiso para esto?, ¿además, cómo te atreves a participar con otros?, ¿acaso crees que no tienes familia?".

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir