ManoBook > Romances > Padre Por Sorpresa

   Capítulo 19 Aléjate de esa mujer

Padre Por Sorpresa Por LUCINDA JOAQUIN Palabras: 5822

Actualizado: 2020-03-23 00:16


"¡Suéltala!", rugió Jay enojado.

Marcus, que estaba a punto de estallar, gritó sin siquiera levantar la cabeza: "¿Quién crees que eres?, ¿cómo te atreves a darme órdenes?".

El amigo de Charles resopló con ira, dio unos pasos y pateó con fuerza el hombro del hombre.

"Oh, Dios mío... Tú...", gritó y finalmente soltó a Nancy.

"Jay...", lloró ella de alegría. Definitivamente era un buen momento para que él apareciera.

¿Cómo llegó a ese sitio?

Pues, él era un hombre reacio a quedarse solo, así que todas las noches, salía con chicas de varios clubes nocturnos y bares, esta vez había bebido demasiado y quería ir al baño, cuando salió de la habitación en la que estaba, vio a un hombre salir de la No. 2, caminando y murmurando: "¿Esa mujer es la Nancy que jugó con Nadia?, tiene que serlo, la vi en la tele. ¡Maldito Marcus!, ¡reemplazando lo viejo!, ¡te odio!, ¡te odio!".

La cara de Jay cambió, ¿Nancy?, ¿será la mujer que encontró a Bobby?, ¿pero por qué estaría allí?

En seguida escuchó a alguien gritar pidiendo ayuda desde esa habitación.

Era la voz de ella, sin duda, era inconfundible, por lo tanto, se apresuró a abrir la puerta de un puntapié.

"¿Jay Fang?", Marcus finalmente pudo verlo. "¿Conoce a esta mujer?", preguntó el hombre, pálido por la sorpresa.

Cualquiera en la ciudad sabía lo mujeriego que era este hombre, pero lo más importante: era el mejor amigo del muy influyente Charles Fu, la persona a la que Marcus no podía permitirse ofender.

Sin embargo, antes de que pudiera seguir hablando, Jay lo agarró y lo apartó.

"¡Escucha, Marcus!, ¡aléjate de esta mujer de ahora en adelante, o te romperé las piernas!".

"Señor Fang, creo que debe haber entendido mal, fue ella la que dijo que me adoraba y tomó la iniciativa de acercarse a mí, no tengo deseos inapropiados por ella, ella...", se apresuró a explicar.

"¡Maldición!, ¿cómo te atreves a decir eso?", inmediatamente sacó su teléfono y marcó el número de su amigo, "Charles, Marcus estaba molestando a Nancy en Shades, ¿qué tengo que hacer?".

"Estaré allí en diez minutos", sentado en el estudio, el joven Fu estaba de mal humor.

Por la tarde había ido a la guardería para recoger a Bobby, que no parecía nada contento.

"¿Qué pasa?", le preguntó.

"Papi, extraño a mami".

"Puedes ir con ella", de hecho, él también la extrañaba, ahora que su hijo lo decía, podía aprovecharlo.

"¡Papi, eres muy bueno conmigo!", sonrió con entusiasmo, "Deja que mamá cocine para nosotros, ¿de acuerdo?".

"Suena bien", asintió, llevando a Bobby al supermercado.

Sin embargo, cuando llegaron al departamento de Nancy, no la encontraron, Charles se entristeció.

El pequeño estaba muy preocupado, "¡Papi, llama a mami!, ¡no, yo la llamaré!".

Sacó el teléfono de su padre, solo para darse cuenta de que ella tenía el suyo apagado.

"¿Dónde estará?", preguntó el niño, melancólico.

Dejando la comida, Charles bajó las escaleras.

"Papi, ¿crees que mami tiene una cita con ese hombre?", le recordó su hijo con seriedad, lo que lo hizo apretar los dientes.

"Papi, ¿crees que mami se esconde de nosotros?, ¿no le gustamos y ya no nos quiere?".

"¡Deja de hablar, Bobby!", le ordenó con frialdad.

El chico le sacó la lengua, 'Papi está celoso otra vez, pero mami no debería tener citas'.

Charles lo llevó a casa.

"¿Llegó mi nieto?", lo saludó Angelina con una sonrisa.

Con las manos en los bolsillos, su padre subió directamente, ignorando a la abuela, y él lo siguió.

"¿Qué pasó?", le preguntó ella al pequeño antes de que se fuera.

"Silencio, abuela, mi papá está herido", susurró.

"¿Qué?, ¿dónde?", preguntó con ansiedad.

El chico, señalando su corazón, dijo: "Aquí".

"¡Disparates!", se quejó la señora.

"Estoy diciendo la verdad, ¡mi papá fue herido en el amor!", afirmó muy serio.

Ella se sorprendió, sabía que su hijo estaba algo extraño últimamente, ¿acaso salió con una chica?, pero Dorothy...

En ese momento, Charles estaba sentado en el estudio, con las manos entrelazadas tras la cabeza, los ojos cerrados y la mente llena de Nancy, al abrir los ojos, seguía pensando en ella.

Molesto, se sirvió una copa de vino.

"¡Maldición!".

Tenía una sensación que nunca había experimentado, lo que lo hizo molestarse, y en ese momento, recibió la llamada de Jay. Charles salió apresurado, y sin detenerse corrió escaleras abajo.

"¿A dónde va tu papá?", preguntó Angelina.

Bobby sacudió la cabeza y dijo: "Bueno, es realmente difícil decir qué hará un hombre enamorado".

"¿De verdad?, ¿de quién está enamorado tu papá?", en su opinión, la mujer con la que su hijo se case debería ser de una familia rica y poderosa, ¡y cualquier chica de familia común solo podría soñar con eso!

El pequeño se dio cuenta de que no debía decir nada, se cubrió la boca y dijo con voz ahogada: "Abuela, no sé, solo se me ocurrió...".

Al escuchar el auto alejarse, la señora se quedó pensativa.

El viaje usualmente le tomaba veinte minutos, pero esta vez lo hizo en diez, al entrar corriendo a la habitación y ver la mirada de Nancy, sintió que el corazón le dolía, levantó el puño y golpeó con fuerza el brazo de Marcus, y con un clic lo rompió.

"Señor Fu... Sé que me equivoqué", chilló y cayó sentado en el suelo.

"No importa, no me hizo nada", dijo ella, que al verlo casi se pone a llorar.

Él se quitó el abrigo y la cubrió rápidamente, "Mi tontita, ¿cómo pudo tratarte así?, debería pagarlo".

Conmovida por su protección, dijo respetuosamente: "Sr. Charles, gracias por venir".

"Oigan, vayan a un lugar más privado, tortolitos, no es bueno que estén aquí. Déjame encargarme de esta escoria, Charles", soltó con algo de celos.

"De acuerdo, vámonos", aceptó, poniendo su brazo sobre los hombros de Nancy para salir de allí.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir