ManoBook > Romances > Padre Por Sorpresa

   Capítulo 20 Encuentro con una escoria

Padre Por Sorpresa Por LUCINDA JOAQUIN Palabras: 6935

Actualizado: 2020-03-23 00:26


Mientras veía a Nancy alejarse, Jay miró a Marcus de manera cruel: "No importa con quién te metas, excepto con la mujer que le gusta a Charles. ¿Acaso estás loco?".

"Señor Jay, por favor perdóneme. ¿Cómo podía saber que esa mujer era su favorita? Lo siento. Cometí un error, por favor, perdóneme", rogó Marcus.

"¡Dios!", entonces, Jay le dijo: "Vamos, Marcus. Es demasiado tarde para que te arrepientas, pero si lo estás, simplemente ven a la estación de policía".

Por otro lado, sentada en el auto de Charles, Nancy miraba por la ventana, todavía en estado de shock.

"¿Qué hacías allí?", preguntó el hombre con frialdad.

"Fui por diversión y conocí a ese bastardo por accidente", contestó la joven de manera superficial.

Al ser hombre astuto, ¿cómo podría no darse cuenta de que ella estaba mintiendo?

Entonces miró hacia adelante con una mirada fría y aguda y no preguntó más, pues se dio cuenta de que la mujer debía estarle ocultando algo.

"¿Quieres ir a casa, dar un paseo, o podemos ver una película juntos?", dijo Charles tentativamente.

Como ella no había podido encontrar a su hija, no tenía especial interés en hacer nada.

Solo quería volver a casa, darse una ducha y descansar bien. Ya pensará en qué hacer al día siguiente.

"Señor Charles, quiero irme a casa", dijo Nancy distante.

Cuando recordó que el hombre le había quitado la ropa, se cubrió el pecho con las manos de manera inconsciente, pensó que sería mejor mantenerse distanciada de él.

Charles presionó sus labios y mostró desagrado, no sabía que le pasaba realmente. Él quería sostener a esa mujer en sus brazos y darle todo su amor, pero al ser rechazado nuevamente, su corazón se rompió, así que cuando volvió a abrir la boca, la trató con desdén. "¿Por qué? ¿Por qué quieres ir a un bar como 'Shades' sola, pero no quieres ir a ver una película conmigo?".

Este hombre... Se había portado tan gentil mientras conversaban apenas hacía un momento, pero ahora su rostro se había tornado sombrío tan pronto como ella lo rechazó.

Eso la molestó tanto que ni siquiera se molestó en responderle.

Mientras Charles conducía hacia su departamento, de repente, su teléfono sonó.

Era Angelina, "Charles, vuelve ahora mismo. Bobby está haciendo un berrinche y yo no puedo con él, así que vuelve lo antes posible". Su mayor temor ahora era que Bobby se comportara mal, ya que se había resfriado por su negligencia la última vez, y esta vez no se atrevía a ser descuidada.

"¿Por qué?", preguntó Charles con impaciencia mientras se masajeaba el espacio entre sus cejas.

"Por ninguna razón en especial. Simplemente sucedió de repente. Bobby comenzó a decir que quería a papá y a mamá... Parece estar enojado, ¡pero él no tiene madre en absoluto!". Angelina suspiró impotente, y en el momento en que acabó de hablar, Bobby arrojó un plato de piña pelada con miel al suelo.

La mujer estaba a punto de llorar, "Bobby, ¿qué diablos te pasa? ¿Por qué de repente te comportas así?".

No obstante, de hecho no era la primera vez que eso pasaba, ya que la razón por la cual el niño había perdido los estribos la última vez, fue que Angelina no le permitió ver a Nancy, y esta vez...

Fue por una llamada de Dorothy.

Después de que Charles se fue, la mujer comenzó a hacerle al niño algunas preguntas con inquietud.

"Cariño, cuéntale a la abuela, ¿tu papá ha estado saliendo con otras mujeres recientemente?".

Bobby hizo oídos sordos ante su preg

unta.

"Bebé, cuéntale a la abuela, ¡y te compraré tu juguete favorito!".

"De ninguna manera", la rechazó sin vacilar el niño.

Después de pensarlo por un momento, Angelina decidió llamar a Dorothy.

"Hola, señora", dijo la chica con dulzura.

"¿Cuándo volverás, Dorothy? Te extraño mucho", dijo la otra.

"Después de terminar esta película pasaré a verla, y después... ¿Charles ha estado ocupado últimamente?", preguntó con cautela, pues tenía la sensación de que el hombre se había distanciado de ella. Aunque de por sí no la llamaba con mucha frecuencia, al menos antes solía hacerlo de vez en cuando, pero ya había pasado casi un mes desde la última vez que la llamó.

Ella se sentía un poco incómoda, pero no podía hacer de lado su arrogancia.

"Sí, ha estado muy ocupado".

"¿Ocupado con su trabajo?", preguntó ella nuevamente de manera tentativa.

"Oh, Dorothy, sabes que me agradas y siempre he querido que estés con Charles, pero ahora que tiene a Bobby, tal vez no te adaptes. Sin embargo, aún tengo que recordarte que si una mujer quiere ganarse el corazón de un hombre, no debería ser tan caprichosa".

"Sé que hiciste esto por mi propio bien, pero confío en él", dijo Dorothy con una sonrisa sombría.

De hecho, ella le guardaba rencor a él porque había tenido un bebé con otra mujer debido a los negocios.

"Bien. Vuelve temprano, adiós", dijo Angelina impotente.

"¡Adiós! ¡Te amo, besos!". Después de colgar el teléfono, ella no dejó de repetir su nombre, "¡Charles!, Charles...".

Para un hombre, la mujer que no podía conseguir era la mejor, ¿cierto?

No podía dejar que él la atrapara tan fácilmente. ¡Argh!

En ocasiones, las mujeres demasiado confiadas eran unas tontas.

De pie junto a su abuela, Bobby había estado escuchando toda la conversación, y no podía creer que ella hubiera llamado a esa perra y que le pidiera que regresara lo antes posible.

A él no le agradaba esa Dorothy en absoluto.

"Abuela, no puedes dejar que Dorothy regrese", gritó enojado.

"Oh, ¿quién dijo que le pedí a Dorothy que volviera? Es solo una llamada telefónica. Los niños no entienden cosas de adultos", se quejó Angelina.

"Quiero a mi mami, a mi mami, a mi papi, no quiero a Dorothy. ¡Hum!", dijo obstinadamente el pequeño mientras inclinaba la cabeza.

Entonces tiró al suelo todas las delicadas tazas de porcelana que había sobre la mesa.

"Nooo, Bobby, esa porcelana vale más de un millón. ¿Podrías tener cuidado?". Al ver la porcelana tirada en el suelo, Angelina se sintió un poco lamentable.

"No, no puedes...". Entonces el niño se puso de puntillas y extendió la mano para tirar el florero del estante.

"¡Crash!" El jarrón se rompió en pedazos.

"¡Bobby!". Angustiada, Angelina estaba a punto de llorar. Ese jarrón era invaluable, pero lo había tirado al suelo como si tal cosa, así que dijo: "No quiero meterme en problemas. Llamaré a tu papá".

Fue así como terminó llamando a Charles.

"¿Qué le pasa a Bobby?", preguntó nerviosa Nancy.

Lo admitiera o no, ahora Bobby ya no era un niño al cual pudiera ignorar, se sentía feliz cuando él estaba bien, y si era infeliz, ella se sentía incluso peor que él.

"¡Bobby te extraña mucho!", dijo el hombre con una voz profunda, mientras encendía un cigarrillo y respiraba hondo. El auto avanzó suavemente sin cambiar de dirección mientras Charles esperaba la elección de Nancy, ya que él no quería obligarla a hacer nada que no quisiera.

(← Acceso rápido del teclado) Anterior Contenidos (Acceso rápido del teclado →)
 Novels To Read Online Free

Escanea el código para descargar la aplicación Manobook.

Subir

Compartir